Los Ángeles limita los servicios de ambulancia mientras las infecciones por COVID-19 se disparan en California y en todo el país

por Bryan Dyne
7 enero 2020

Desde el lunes, los trabajadores de ambulancias en Los Ángeles, California, han recibido instrucciones de que "los pacientes adultos en paro cardíaco por traumatismo cerrado no serán transportados", si no pueden ser reanimados por los propios socorristas.

La directiva fue emitida por la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles en respuesta a la falta de camas en la unidad de cuidados intensivos causada por el aumento continuo de casos de COVID-19 en la segunda ciudad más grande de los Estados Unidos. Desde el 30 de noviembre se han registrado más de 400.000 casos en Los Ángeles, con lo que el número total de casos de coronavirus que ha sufrido la región supera los 827.000.

Desde mediados de diciembre no hay camas libres en la UCI de la región y, por lo general, sólo se liberan si un paciente muere. Esto ha producido escenas de ambulancias alineadas en los hospitales durante horas, incapaces de entregar a sus pacientes y actuando como unidades improvisadas de desbordamiento tratando de mantener sus cargas con vida. Y por supuesto, cuando los paramédicos no pueden dar de alta a sus pacientes en los hospitales, son incapaces de responder a más llamadas de emergencia, creando una crisis aún mayor.

Ambulancia del Departamento de Bomberos de Los Ángeles (Crédito de la imagen: Chris Yarzab/Flickr)

Ahora, se está diciendo a las ambulancias que si no pueden resucitar a los pacientes utilizando sus limitados recursos en un plazo de hasta 20 minutos "o hasta que se alcance la inutilidad" en el campo, esas personas deben ser declaradas muertas.

Un bombero del condado de Los Ángeles que trabaja en las ciudades de Paramount y Compton dijo al World Socialist Web Site que en muchos casos los socorristas no están siguiendo la orden, tanto la más reciente emitida el lunes como una orden similar anterior del 28 de diciembre. "Estas directivas pueden parecer tan abstractas, pero estamos trabajando en pacientes de más de 20 minutos. Nuestro equipo trabaja en pacientes durante 45 minutos, incluso ahora. Nos rompemos la espalda tratando de salvar vidas y estamos tratando de enviar a todos los que podamos. Estamos haciendo lo mejor que podemos con una situación horrible".

Dijo que si llaman a una muerte en el campo o en la casa de un paciente, la Oficina del Sheriff se hace cargo y llama al forense.

Se han dado instrucciones al público en general de no llamar al 911 a menos que sea una emergencia absoluta. Los que lo hacen a menudo se ven obligados a esperar en las salas de emergencia hasta 18 horas para recibir tratamiento. Los hospitales se han visto obligados a instalar catres en los aparcamientos para recibir a los pacientes. También está resultando difícil trasladar a los pacientes, ya que los hospitales de todo el estado de California se enfrentan a circunstancias similares y no pueden hacerse cargo de ningún desbordamiento.

Las últimas órdenes dirigidas a los equipos de primera intervención reflejan la crisis cada vez más grave de Los Ángeles, exacerbada por la negativa de los funcionarios locales, estatales y federales a iniciar los cierres necesarios desde el punto de vista médico para poner la furiosa pandemia bajo alguna apariencia de control. Las hospitalizaciones se han triplicado hasta 7.697 en el último mes. Las muertes se han disparado de manera similar a casi 11.000. El número de los que dieron positivo en las pruebas del coronavirus ahora supera el 19 por ciento.

Al mismo tiempo, las pruebas de la enfermedad han bajado de 100.000 por día a menos de 80.000 por día. No sólo la pandemia está fuera de control en la ciudad, sino que los funcionarios han renunciado a cualquier medida para contener la propagación del virus, y mucho menos incluso a hacer un seguimiento de su extensión.

La pesadilla de Los Ángeles es un precursor de lo que está por venir en los Estados Unidos a nivel nacional. Ya se han producido más de 760.000 casos en todo el país desde el comienzo del nuevo año, lo que eleva el número total de casos en el país desde marzo a la asombrosa cifra de 21,6 millones. Más de 10.000 personas han muerto en los últimos cinco días, lo que hace que el número total de muertos por el coronavirus supere los 365.000.

En todo el mundo, el actual recuento de casos de coronavirus confirmados se sitúa en más de 87 millones. Los muertos oficialmente son 1,87 millones a un ritmo de más de 10.000 muertes cada día.

Las últimas proyecciones de la trayectoria de la pandemia son igualmente sombrías. El Instituto de Evaluación y Métrica de la Salud (IHME) predice que, en el mejor de los casos, al menos 89.000 personas más morirán para el 5 de febrero. Sin embargo, es más probable que se pierdan entre 105.000 y 143.000 vidas durante el próximo mes, lo que indica que medio millón de personas morirán a causa de COVID-19 sólo en los Estados Unidos en algún momento de febrero.

Hace un mes, el IHME predijo que el número de muertos en los Estados Unidos cruzaría el umbral del medio millón en marzo, un indicio más de una pandemia en aceleración.

Otras zonas del país están viendo picos similares en su carga de casos de coronavirus. En Nueva York, epicentro mundial de la pandemia en la primavera pasada, los recuentos de casos diarios han alcanzado más de 13.000, un 25 por ciento más que el pico anterior de la pandemia en abril. El número de casos activos está en un nivel similar, 547.000, casi el doble de lo que estaba antes de una fuerte caída a principios de junio.

Las muertes diarias han llegado hasta ahora a 150, un aumento de treinta veces desde que la pandemia fue más suprimida a principios de septiembre. Hasta ahora, hay 8.590 pacientes de COVID-19 hospitalizados, incluyendo 1.392 en una UCI.

De manera similar en Florida, una segunda ola de casos de coronavirus ha engullido al estado. Con un promedio de 7 días de casi 14.000 nuevos casos registrados cada día, hay ahora más de 600.000 casos activos, frente a los 220.000 de mediados de octubre. La tasa de mortalidad también ha aumentado de un mínimo de 50 en noviembre a más de 110 muertos cada día.

Al mismo tiempo, el gobernador Ron DeSantis está haciendo todo lo que está a su alcance para suprimir que los datos sean ampliamente accesibles. La policía estatal de Florida llevó a cabo una redada fascistizante en la casa de la denunciante Rebekah Jones, poniendo armas en la cara de Jones y su familia con el fin de incautar los datos que ella había recogido sobre los brotes de COVID-19 en el estado. Ella fue el blanco de sus críticas a la reapertura de la escuela por parte de DeSantis y el presidente de los Estados Unidos Donald Trump.

También ha habido un fuerte aumento de los casos, hospitalizaciones y muertes en Arizona. El número de casos en el estado se ha duplicado a 567.000 desde mediados de octubre. El número de muertes también ha aumentado bruscamente, y ahora asciende a un total de 9.300, registrándose alrededor de 85 cada día. Actualmente hay 40.300 hospitalizados en el estado con cientos de nuevas hospitalizaciones cada día.

Se sabe que estos registros de recuento de casos y de número de muertes también son subestimados. Un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association el martes encontró que es probable que haya al menos cuatro veces el número de casos conocidos en los Estados Unidos y probablemente un 35 por ciento más de muertes que las reportadas. Esto concuerda con otros estudios que analizan el exceso de muertes en los Estados Unidos, lo que eleva el número real de víctimas de la pandemia a unos 85 millones de infecciones, 492.000 muertes y millones de personas que sufren los efectos a largo plazo de la enfermedad.

Y como el estudio señala, "sigue habiendo una brecha sustancial entre la proporción estimada de la población infectada y la proporción infectada que se requiere para la inmunidad colectiva". En otras palabras, incluso si estas estimaciones son ciertas, permitir que las políticas homicidas de reapertura de escuelas y lugares de trabajo continúen producirá aún más muertes en los próximos meses.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 5 de enero de 2021)

 

El autor también recomienda:

Las lecciones políticas de la pandemia y la lucha por el socialismo en 2021
[5 enero 2021]

Hospitals overwhelmed and bodies loaded into semi-trailers as California reaches breaking point with COVID-19
[4 enero 2021]

Enfermeros piden ayuda según hospitales de California llegan al borde
[31 diciembre 2020]