Jacobin se queja de ser marginada de Gobierno de Biden mientras promueve ilusiones en los demócratas

por Barry Grey
15 diciembre 2020

En las semanas desde las elecciones estadounidenses, mientras Joe Biden prepara un Gobierno de austeridad y guerra, la revista Jacobin, afiliada con los Socialistas Demócratas de EE.UU. (DSA, sigla en inglés), está publicando una serie de artículos quejándose de haber sido relegada.

Un ejemplo típico es un artículo del 4 de diciembre escrito por David Sirota y Andrew Perez bajo el título “Liberales del Gobierno Federal [Beltway] no están combatiendo los nombramientos proempresariales de Biden con suficiente fuerza”.

Candidato presidencial demócrata, Joe Biden, hecha un vistazo desde el techo de una camioneta mientras deja un evento de recaudación de fondos el miércoles 25 de septiembre de 2019, Manhattan Beach, California (AP Photo/Jose Sanchez)

Sirota es un operario del Partido Demócrata desde hace mucho tiempo y exredactor de discursos de Bernie Sanders. A principios de 2000, trabajó en el departamento político del derechista y sionista Comité de Asuntos Públicos Israelíes-Americanos (AIPAC, sigla en inglés).

El artículo no se dirige tanto a Biden, a quien se describe simplemente como un “incrementalista”, sino a las organizaciones liberales y a los grupos de pensamiento que tratan de ocultar el carácter proempresarial y belicista del gabinete propuesto por el presidente electo. Es evidente que quienes en DSA y su entorno esperaban puestos en algún nivel de la Administración de Biden se sienten traicionados.

Los autores escriben: “La desconexión entre los corporativistas proempresariales de Biden y los liberales del Gobierno federal [Beltway], quienes celebran efusivamente a los nominados, pone de relieve la decisión de estos últimos grupos de doblegarse para obtener acceso e influencia, en lugar de ser brutalmente honestos sobre la situación. ... Esta cultura de aquiescencia les da a las criaturas del pantano un pase libre - y puede que produzca una Administración de Biden incrementalista que dará por sentado a los progresistas y, por consiguiente, no se ocupará de las emergencias nacionales”.

Entre los nombrados por los autores se encuentra Neera Tanden, designada directora del presupuesto de Biden. Escriben: “Y a pesar de o quizás debido a que Tanden es una de los troles personales más viciosos de la nación del senador Bernie Sanders y sus partidarios progresistas, los colegas supuestamente liberales de Sanders en el Senado se esforzaron por hacer un espectáculo público alabándola”.

Estos liberales condicionales son, de acuerdo con Jacobin, culpables de “no proporcionar la oposición leal que les prometieron a sus partidarios de base, miembros y donantes”.

Entonces, ¿cuál es el papel de los supuestos “socialistas” de Jacobin y DSA? Servir como la “oposición leal” a una Administración de Biden viciosamente derechista, belicista y austera, que ellos tildan diplomáticamente de “incrementalista”.

Otro ejemplo del descontento de Jacobin por los nombramientos de Biden es un artículo del 17 de noviembre titulado “Joe Biden está apartando a Bernie Sanders y Elizabeth Warren de su gabinete”.

¿Cuáles conclusiones saca Jacobin del Gobierno de derecha que está montando Biden, que admite que consiste en boquillas de un “pantano” corrupto favorable para las grandes empresas y la cúpula militar y de inteligencia? Concluyen que puede y debe ser presionado a la izquierda y obligado a llevar a cabo una agenda “progresista”.

Como escriben Sirota y Pérez escriben: “Si hay alguna esperanza para los cambios políticos más desesperadamente necesarios, y la esperanza de evitar que una Administración de Biden cierre malos acuerdos legislativos con los republicanos, tiene que haber una oposición real, fiable y robusta, incluso si molesta a los poderosos de Washington”.

En otras palabras, ¡NO ROMPAN CON LOS DEMÓCRATAS!

No hay ninguna mención en este “análisis” de la pandemia o de la crisis política que rodea las elecciones. No se menciona la promoción de fuerzas fascistas por parte de Trump. No hay un análisis de clase y no hay una lucha de clases. Ni siquiera hay un indicio de revolución o de lucha contra el capitalismo.

Jacobin no tiene prácticamente nada que decir sobre ninguno de estos temas. Los lectores de la publicación en línea no encontrarán casi nada sobre la pandemia, y mucho menos críticas a la estrategia asesina de “inmunidad colectiva” que impulsan ambos partidos patronales en torno a sus campañas de regreso al trabajo y a las aulas.

En los últimos tres meses, mientras la pandemia de COVID-19 ha estallado fuera de control, Jacobin ha publicado un total de unos 10 artículos sobre la crisis del coronavirus.

El silencio casi completo de la publicación asociada al DSA sobre la pandemia no es un misterio. En septiembre, Jacobin mantuvo una entrevista con el profesor de la Universidad de Harvard, Martin Kulldorff, un defensor abierto de la política de “inmunidad colectiva” de la Administración de Trump y coautor del “Manifiesto de Great Barrington”, la cual se opone a cualquier medida para contener la propagación del coronavirus y exige la plena apertura de los negocios y las escuelas.

La entrevista promovió esta política criminal, que ya es responsable de cientos de miles de muertes en los EE.UU., y trató de darle un barniz de “izquierda”, anticipando que una Administración de Biden continuaría en lo esencial con la estrategia de Trump. En un pasaje retuiteado en apoyo por el editor de Jacobin, Bhaskar Sunkara, Kulldorff declaró: “El encierro es el peor asalto a la clase trabajadora en medio siglo”.

El 10 de diciembre, mientras el número de muertos en EE.UU. se elevaba a 300.000 y las infecciones diarias superaban las 200.000, Jacobin rompió su virtual silencio sobre la pandemia y publicó un artículo (“Joe Biden dijo que 'seguiría a la ciencia' sobre la pandemia. No lo hace'“) en el que critica al presidente electo por rechazar un encierro para contener la enfermedad. Sin embargo, el artículo no señala que denuncia a Biden por seguir la misma política de “inmunidad colectiva” promovida por Jacobin .

En cuanto a la negativa de Trump a conceder la elección, difícilmente alguien sabría que esto está sucediendo al leer la revista. El silencio de Jacobin sobre la operación de golpe de Estado de Trump refleja los cobardes esfuerzos de Biden y el Partido Demócrata de minimizar el peligro para los derechos democráticos por miedo a la resistencia masiva a Trump desde abajo.

Jacobin representa a sectores privilegiados de la clase media, parte del 10 por ciento más pudiente de la población que se esfuerza por abrirse campo y obtener una mayor parte del poder y la riqueza controlada por el 5 y el 1 por ciento más rico. Trata de mantener la oposición de la clase trabajadora a la desigualdad social, los ataques a los derechos democráticos y la guerra atrapada dentro de los confines del sistema bipartidista capitalista y bloquear el desarrollo de un movimiento socialista y revolucionario independiente de la clase trabajadora.

En las elecciones de 2020, Jacobin y DSA desempeñaron esta función reaccionaria primero promoviendo la campaña de Bernie Sanders, y cuando Sanders capituló una vez más, como lo había hecho en 2016, haciendo campaña a favor de Biden. Impulsaron la línea pragmática y oportunista del “mal menor” en un esfuerzo por encadenar a los trabajadores y a la juventud detrás del candidato demócrata.

En una desvergonzada mentira de Sanders, de la que se hizo eco Jacobin, llegó a predecir que una Administración de Biden sería la más progresista desde el Nuevo Trato de Franklin D. Roosevelt. Sin embargo, en su mayor parte, Jacobin y DSA sostuvieron que una Administración de Biden proporcionaría “espacio” y un “lugar en la mesa” para las fuerzas “progresistas” y de “izquierda”.

Ahora que esta pretensión ha quedado hecha añicos dados los nombramientos del gabinete de derecha de Biden y sus interminables llamamientos a la unidad bipartidista con los republicanos –aun cuando estos últimos se dedican abiertamente a anular millones de votos y su victoria electoral—, siguen insistiendo en la mentira de que se puede hacer que el Partido Demócrata lleve a cabo medidas progresistas.

(Publicado originalmente en inglés el 14 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Jacobin y los Socialistas Demócratas de Estados Unidos promueven ilusiones en una administración "progresista" de Biden
[26 noviembre 2020]

Revista Jacobin adopta la política asesina de "inmunidad de rebaño" de la administración de Trump
[23 septiembre 2020]

Socialistas Demócratas de Estados Unidos le suplican a Biden que no nombre a Rahm Emanuel
[27 noviembre 2020]