Decenas de millones de estadounidenses necesitan ayuda, cuando el programa de cajas de comida del USDA se acerca a su fin

por Alex Findijs
12 diciembre 2020

El Programa de Cajas de Alimentos de Agricultores a Familias del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) expirará a finales de mes. El programa fue diseñado para proporcionar alimentos a organizaciones benéficas y bancos de alimentos mediante la contratación de empresas para comprar alimentos de las granjas y entregarlos a las organizaciones benéficas locales.

Esta es la cuarta ronda de asignaciones presupuestarias para el programa, que va del 1 de noviembre al 31 de diciembre. En total, el programa ha recibido $4.500 millones desde que comenzó en mayo de este año. Las primeras tres rondas de dos meses tuvieron presupuestos de más de $1.000 millones.

Sin embargo, la actual ronda de dos meses de financiación se redujo drásticamente a sólo $500 millones.

Voluntarios empacan cajas de comida afuera del Second Harvest Food Bank el jueves 19 de noviembre de 2020, en Irvine, California. (Foto AP/Ashley Landis)

Con el monto de la financiación reducido a más de la mitad, los bancos de alimentos de todo el país ya están informando de que los contratistas ya han agotado su financiación, lo que ha llevado a algunos contratistas a cesar sus entregas programadas antes de lo previsto.

El USDA afirma que la caída de la financiación fue el resultado de que muchas organizaciones benéficas eligieron recibir más cajas a principios de año con el entendimiento de que agotarían los recursos a finales de año. Sin embargo, las organizaciones benéficas entrevistadas por el Washington Post declararon que no fueron informadas de la potencial falta de recursos para esta ronda.

El programa de cajas de alimentos formaba parte del Programa de Asistencia Alimentaria para el Coronavirus (CFAP), que se promulgó con una financiación de hasta $19.000 millones para apoyar a los agricultores que habían sufrido pérdidas financieras durante la pandemia. La segunda iteración de este programa, aprobada por el USDA después del final de la primera ronda el 11 de septiembre, permitió hasta $14.000 millones de financiación.

Con $14.000 millones asignados al mismo programa que financió la iniciativa de la caja de alimentos, no hay razón para que no se haya podido proporcionar más dinero para la ayuda alimentaria. Esto es especialmente cierto con un número récord de personas que acuden a los bancos de alimentos este año.

La necesidad de más ayuda alimentaria ha aumentado considerablemente durante la pandemia. En 2019, se estima que 34 millones de personas sufrieron de inseguridad alimentaria. Se espera que esa cifra aumente a 54 millones para finales de año, según Feeding America, la mayor red de bancos de alimentos de los Estados Unidos.

Con un aumento tan drástico de la necesidad de ayuda alimentaria, la presión sobre los bancos de alimentos y las organizaciones benéficas para satisfacer la demanda ha sido inmensa. Se han visto colas de coches de kilómetros de largo en los bancos de alimentos de todo el país, y muchos han informado de que es la primera vez que buscan ayuda. Los bancos de alimentos en todo el país están reportando un aumento del 100 por ciento en la demanda, haciendo que la ayuda de programas como Agricultores a Familias sea tan importante.

En medio de la crisis desencadenada por la pandemia, las cajas de alimentos que el USDA ha proporcionado han sido críticas para muchas comunidades, pero el USDA no ha hecho lo suficiente para atender las necesidades de la clase trabajadora.

Feeding America estima que entre junio de 2020 y junio de 2021 la demanda nacional de ayuda alimentaria ascenderá a 17.000 millones de libras de alimentos, el triple de la distribución del año pasado.

Hasta ahora, el USDA ha proporcionado 126,1 millones de cajas de alimentos. Mientras que el USDA ha cambiado el tamaño de las cajas en el curso del programa, una caja promedio era probablemente alrededor de 25 libras de alimentos. Esto significa que el USDA ha proporcionado alrededor de 3,15 mil millones de libras, cerca de la mitad de lo que sólo Feeding America espera poder distribuir el próximo año.

Esta es una cantidad significativa de alimentos, pero no satisface la necesidad y el programa ha estado plagado de problemas crónicos, desde la entrega hasta la calidad.

Dado que las cajas de alimentos son empaquetadas por los contratistas, todas son diferentes en su composición y calidad. Algunos receptores han informado de productos de alta calidad de un proveedor, pero carnes procesadas de baja calidad y productos mohosos de otro.

La falta de supervisión y de requisitos de calidad estándar ha hecho que el programa sea un desastre. Algunos contratistas no proporcionaron el número de cajas prometido, mientras que otros no entregaron las cajas en el lugar de distribución real, lo que en última instancia le costó al banco de alimentos dinero extra para almacenarlo y trasladarlo.

Tampoco se aplicó ningún programa de uniformidad en cuanto a los alimentos que se proporcionarían. Los receptores sólo podían esperar que los alimentos que recibían fueran de buena calidad y cantidad. En las primeras etapas, muchas cajas sólo se llenaban con un artículo, obligando al USDA a exigir que todas las cajas estuvieran compuestas de productos agrícolas, carne y productos lácteos.

Pero aún así, las cajas seguían siendo un misterio para quienes las recibían, y la incapacidad de la gente para elegir sus artículos a menudo conducía al despilfarro, ya que la gente desechaba artículos de mala calidad o alérgenos.

El USDA está permitiendo que el programa expire ya que la pandemia rompe récords cada semana. Decenas de millones de personas necesitan desesperadamente comida. La crisis alimentaria se ha vuelto tan aguda que los casos de personas que roban alimentos de las tiendas han aumentado considerablemente. Millones de personas no pueden pagar el alquiler y los servicios públicos, las colas para los bancos de alimentos son muy largas y decenas de millones de personas todavía no pueden pagar una atención médica decente durante una crisis sanitaria internacional.

Considerando lo poco que ha hecho el gobierno de los Estados Unidos, tanto en el partido republicano como en el demócrata, es inconcebible que la administración Trump proporcione más ayuda desde ahora hasta la inauguración del presidente electo Joe Biden. Tampoco es probable que un futuro gobierno dirigido por los demócratas compense los fracasos de Trump, dada la negativa de Biden a comprometerse a salvar vidas durante la pandemia y la falta de voluntad del Partido Demócrata para exigir que se proporcionen los recursos sociales adecuados.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 10 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

US food banks and homeless shelters struggle to meet record demand ahead of Thanksgiving
[17 noviembre 2020]

Trump administration overpays, underdelivers on USDA food box program for the hungry
[7 septiembre 2020]

USDA food box program fails to deliver significant share of much needed aid
[15 julio 2020]