Las nuevas restricciones de COVID-19 en California imponen una carga a los trabajadores y a los propietarios de pequeñas empresas

por David Fitzgerald
12 diciembre 2020

Las nuevas restricciones de COVID-19 en varios condados de California comenzaron el domingo por la noche, y otras entrarán en vigor en los próximos días. El gobernador demócrata Gavin Newsom vinculó las medidas a la proporción de camas de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) disponibles en varias amplias regiones.

El orden de permanencia en el hogar hace que toda la carga de la pandemia recaiga sobre los trabajadores y los propietarios de pequeñas empresas, cerrando los restaurantes al aire libre y restringiendo la capacidad de las tiendas minoristas sin ninguna compensación financiera, mientras que permite que las principales fuentes de transmisión, como los grandes lugares de trabajo y las fábricas, permanezcan abiertas para generar beneficios. Si bien muchas escuelas del estado han pasado a la instrucción en línea, parte de la orientación del gobernador es que las escuelas que han vuelto a abrir a la instrucción en persona no serán cerradas.

Una persona administrando un test de COVID-19 (Wikimedia Commons)

En cincuenta y dos de los cincuenta y ocho condados de California, la pandemia está clasificada como "extendida", lo que significa que hay altas tasas de positividad en las pruebas de COVID-19 y un gran número de casos per cápita. Sólo 339.811 californianos viven en condados donde el virus no está extendido en un estado de 40.129.160 personas.

California es ahora el estado más afectado de los Estados Unidos, según la Universidad Johns Hopkins, con más de 1,3 millones de casos hasta el lunes. Los nuevos casos han aumentado en un 84 por ciento en California en las últimas dos semanas. El número de muertes en California es ahora de casi 20.000, con muchos casos probablemente sin contar. El condado de Los Ángeles batió el récord de infección en un solo día el jueves, viernes y sábado. El domingo se registraron más de 28.000 nuevos casos de COVID-19, el más alto registrado en un solo día. Casi uno de cada diez californianos que se hacen la prueba es positivo.

La disponibilidad de camas en la unidad de cuidados intensivos ha caído a niveles extremadamente peligrosos en numerosos condados. El sur de California está ahora en un 10,3 por ciento de disponibilidad de camas en la UCI, según el Departamento de Salud de California. A medida que las UCI se extienden más allá de sus capacidades, las tasas de mortalidad seguirán aumentando. La falta de médicos, enfermeras, otros proveedores de atención médica y de capacitación en cuidados intensivos agrava la crisis de manera dramática. Un informe de septiembre de National Nurses United reveló que 35.525 trabajadores de la salud de California han sido infectados, la mayor parte de cualquier estado. Sólo en Nueva York y Nueva Jersey han muerto más trabajadores de la salud a causa del COVID-19.

Las nuevas pautas y restricciones sugieren que los residentes se abstengan de realizar reuniones fuera de casa. Cenar en restaurantes, ya sea al aire libre o en el interior, está ahora prohibido, mientras que los servicios religiosos al aire libre están exentos de restricciones. Las producciones de cine y televisión también están exentas. Se permite a los minoristas llevar a cabo sus negocios a una capacidad del 20 por ciento siempre que se sigan los protocolos de seguridad. Se permite que las instalaciones recreativas al aire libre permanezcan abiertas, así como los gimnasios y las clases de gimnasia al aire libre, mientras que los patios de recreo estarán fuera del alcance de los niños.

Ninguna de estas nuevas restricciones tendrá un impacto significativo en la propagación de la enfermedad en las fábricas, escuelas y muchas oficinas. De hecho, las guarderías, los jardines de infancia y las escuelas de K-12 que imparten instrucción en persona permanecerán abiertas, independientemente de la falta de camas de cuidados intensivos.

Un nuevo estudio realizado por el profesor de sociología Edward Orozco Flores de la Universidad de California-Merced y la directora ejecutiva del Centro Comunitario y Laboral Ana Padilla revelan la notable ineficacia de las recientes medidas de restricción al señalar que los condados con un alto número de trabajadores de bajos salarios, especialmente los considerados trabajadores esenciales, están viendo tasas de infección mucho más altas.

Casi todos los condados con alto número de trabajadores están en la lista de vigilancia del estado para aquellos con tasas de positividad de COVID-19 por encima del 8 por ciento. En comparación, sólo dos de los 37 condados con bajos niveles de estrés laboral estaban por encima del 8 por ciento. La angustia de los trabajadores está directamente relacionada con mayores tasas de infección. Los entornos de trabajo muy congestionados, la falta de medidas de seguridad, el flagrante secretismo de la administración y la falta de opciones de atención médica disponibles para los trabajadores de bajos salarios se combinan para crear un desastre de salud pública. Las nuevas medidas de salud pública permitirán que el virus se propague sin obstáculos entre la clase trabajadora.

Padilla hizo hincapié en que los trabajadores de bajos salarios en la agricultura, los servicios alimentarios, el transporte y otras funciones esenciales tienen tasas de infección más altas. Señaló que "nuestros hallazgos indican que el trabajo de bajos salarios está asociado con la propagación de COVID-19, y que para mitigar la propagación de COVID-19 no basta con regular simplemente las aperturas de negocios y las reuniones públicas". Las nuevas restricciones protegen claramente a los que pueden quedarse en casa, sin tener en cuenta a los trabajadores esenciales y con salarios más bajos.

A pesar de la naturaleza limitada de las nuevas restricciones para permanecer en casa, los sheriffs de los condados de Ventura, San Bernardino, Orange y Riverside han anunciado que no las harán cumplir. Estos sheriffs de derecha se han visto envalentonados por el enfoque descaradamente hipócrita de Gavin Newsom de California con respecto a las restricciones.

Newsom ha sido expuesto por comer en restaurantes extravagantes en grupos más grandes que los permitidos por las normas estatales, y con estas nuevas medidas pone toda la carga de la prevención en los trabajadores y las pequeñas empresas. La decisión del estado de declarar esenciales casi todos los grandes lugares de trabajo, al tiempo que rechaza la compensación a los propietarios de pequeñas empresas y a las familias de la clase trabajadora, da lugar a que estos sheriffs de derechas se hagan pasar por defensores de la democracia.

Durante las medidas iniciales de cierre que comenzaron en marzo, Tesla Motors de Elon Musk, ubicada en Fremont, California, en el área de la bahía, desafió flagrantemente las órdenes del gobierno de cerrar la fábrica. Musk publicó en Twitter información sobre medidas de salud pública y se le permitió continuar las operaciones incluso cuando se produjeron numerosos casos en su fábrica. Esta vez, el condado de Alameda, donde se encuentra la planta de Fremont, no hace ningún esfuerzo por cerrar la planta de Tesla ante las crecientes tasas de infección.

Está claro que las nuevas restricciones no son ni de lejos suficientes para contener el virus. Los trabajos no esenciales, incluida la fabricación de automóviles, deben cerrarse y al mismo tiempo proporcionar una compensación total a los propietarios de pequeñas empresas, familias y trabajadores. Las escuelas deben proporcionar enseñanza a distancia con financiación completa y acceso garantizado a Internet de alta velocidad. Sólo es posible hacerlo si los trabajadores toman el asunto en sus manos formando comités de base. Se puede salvar un número incalculable de vidas mediante una lucha activa de la clase obrera contra la oligarquía financiera y su política asesina de "inmunidad de rebaño".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

As San Diego County coronavirus cases surge, schools and non-essential businesses remain open
[13 noviembre 2020]

Local county officials in California bow before billionaire’s demand to reopen Tesla factory
[14 mayo 2020]

La invisible difícil situación de los trabajadores indocumentados en los EE. UU. durante la pandemia
[10 diciembre 2020]