Biden selecciona a un general recientemente retirado, excomandante de la guerra de Oriente Medio para dirigir el Pentágono

por Bill Van Auken
10 diciembre 2020

El presidente electo Joe Biden anunció el martes su nombramiento como secretario de Defensa del general Lloyd Austin, un excomandante de la guerra de Irak que se retiró como jefe del Comando Central de EE.UU. (CENTCOM), que supervisa todas las operaciones militares de EE.UU. en el Oriente Medio y Afganistán.

Esta elección está siendo aclamada por los demócratas y los medios corporativos como histórica, ya que Austin sería el primer afroamericano en liderar el Pentágono.

A pesar del intento de hacer de la carrera de Austin un símbolo de cambio socialmente progresivo, la nominación representa una continuidad definitiva con la administración Trump, que también eligió a un general recientemente retirado para el máximo puesto civil en el Departamento de Defensa. En el caso de Trump fue el general de la Marina James "Mad Dog" Mattis (retirado), quien precedió a Austin como comandante del CENTCOM.

Biden y el general Austin en 2009 (Crédito: Ejército de los EE.UU.)

La nominación de Austin, como la de Mattis, viola la Ley de Seguridad Nacional de 1947, que estipulaba que un exoficial tendría que esperar 10 años (cambiados por el Congreso en 2008 a siete años) después de dejar el ejército antes de tomar el cargo de secretario de defensa. La derogación de esta disposición, que tenía por objeto defender el control civil del ejército, requiere la aprobación de una exención por ambas cámaras del Congreso de los Estados Unidos.

En el caso de Mattis, 17 senadores demócratas votaron en contra de la concesión de una exención. El senador Jack Reed, entonces el demócrata de mayor rango en el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado, votó a favor, mientras insistía, "No apoyaré una exención para futuros nominados". Reed y sus compañeros demócratas del Senado hasta ahora no han planteado las mismas objeciones a Austin que lo hicieron en 2017 con la nominación de Mattis.

La revista Atlantic publicó un artículo de Biden el martes en el que defiende su nombramiento de Austin como "parte de nuestro diverso equipo de liderazgo de seguridad nacional que refleja las experiencias vividas por todos los estadounidenses".

Escribió: "Fue el primer oficial general afroamericano en dirigir un cuerpo del Ejército en combate y el primer afroamericano en comandar todo un teatro de guerra; si es confirmado, será el primer afroamericano en dirigir el Departamento de Defensa, otro hito en una carrera de romper barreras dedicada a mantener seguro al pueblo estadounidense".

Que el comandante del cuerpo del ejército que destruyó pueblos y aldeas iraquíes, dejando a su paso innumerables víctimas, fuera afroamericano no fue un consuelo para las víctimas iraquíes de la invasión criminal de Washington, ni para las de otras partes del "teatro entero de la guerra" comandado por Austin.

Otras secciones del establishment del Partido Demócrata habían argumentado a favor de la nominación de Michele Flournoy como la primera mujer secretaria de Defensa. Algunos habían propuesto al ex secretario de Seguridad Nacional Jeh Johnson, también afroamericana.

A pesar de todo lo que se dice sobre la "diversidad", lo que es notable es la similitud entre las carreras de estos tres nominados propuestos y las de sus contrapartes de cualquier raza y género dentro de las altas filas del extenso aparato militar y de inteligencia de los EE.UU.

En primer lugar, todos ellos comparten la responsabilidad de los crímenes masivos llevados a cabo por el imperialismo estadounidense.

Austin sirvió como comandante de combate en Iraq, pasando a dirigir todas las operaciones militares de EE.UU. en ese país, donde la guerra ilegal de agresión de Washington, lanzada sobre la base de mentiras acerca de las armas de destrucción masiva, cobró la vida de más de un millón de personas, convirtió a millones más en refugiados y devastó a toda una sociedad.

Entrevistado por el Washington Post en la víspera de la invasión de EE.UU., cuando era el comandante asistente de la 3ª División de Infantería del Ejército, Austin dijo de los iraquíes: "Podemos verlos. Y lo que podemos ver, podemos golpear, y lo que podemos golpear, podemos matar, y la muerte será catastrófica".

Austin pasó a comandar 150.000 tropas estadounidenses y aliadas en Irak durante el sangriento período de represión y guerra civil provocado por las políticas sectarias de división y gobierno de Washington.

Posteriormente, como jefe del Comando Central, supervisó la intervención ilegal de Washington para cambiar el régimen en Siria y la sangrienta campaña que se llevó a cabo tanto en Irak como en Siria en nombre de la derrota de ISIS que vio la destrucción de Mosul y Ramadi en Irak, Raqqa en Siria y otras ciudades, donde decenas de miles de civiles fueron asesinados.

Flournoy y Johnson desempeñaron papeles similares. Como subsecretario de defensa para la política bajo Obama, Flournoy fue un belicista total, un arquitecto del "aumento" militar de EE.UU. en Afganistán y un principal defensor de la guerra de EE.UU. para el cambio de régimen en Libia que devastó la nación del norte de África.

Johnson trabajó como asesor general del Pentágono, defendiendo los asesinatos de drones y las "comisiones militares", los tribunales "canguro" para los detenidos en Guantánamo, antes de convertirse en secretario de seguridad nacional, donde supervisó la deportación más masiva de inmigrantes en la historia de EE.UU.

Los tres se convirtieron en multimillonarios al aprovechar de sus conexiones gubernamentales en lucrativos acuerdos con militares y contratistas de seguridad. Austin se unió a la junta de Raytheon junto con otras firmas vinculadas al Pentágono, mientras que Johnson se unió a las juntas de Lockheed Martin y US Steel. Flournoy se unió a la junta de Booz Allen Hamilton, mientras que se unió al candidato a secretario de Estado de Biden, Antony Blinken, para fundar WestExec Advisors, una empresa consultora especializada en los vínculos de Silicon Valley con el Pentágono y las fuerzas policiales de los Estados Unidos. Tanto Austin como Flournoy se convirtieron en socios de Pine Island Capital, una empresa de capital privado especializada en los sectores aeroespacial y de defensa.

La afirmación de que la elección de tales individuos hará que el gabinete de Biden refleje "las experiencias vividas por todos los estadounidenses", en condiciones en las que decenas de millones de estadounidenses se enfrentan a la indigencia, el desalojo y el hambre, es nada menos que obscena.

La confirmación de Austin requerirá el apoyo de los demócratas que votaron en contra de una exención para Mattis basada en el control civil del ejército, junto con los republicanos, que ahora podrían invocar hipócritamente el mismo principio.

Este principio se codificó en la ley durante el mismo período, hace casi 60 años, cuando el presidente republicano saliente, Dwight Eisenhower, exgeneral de cinco estrellas y comandante supremo de las fuerzas aliadas en Europa occidental durante la Segunda Guerra Mundial, advirtió al pueblo estadounidense que "se protegiera contra la adquisición de una influencia injustificada, buscada o no, por el complejo militar-industrial", añadiendo que "la posibilidad de un ascenso desastroso del poder mal situado existe y persistirá".

Mientras el Congreso de los Estados Unidos se prepara para aprobar un proyecto de ley de gasto militar de $740 mil millones, la escala del complejo militar-industrial y el alcance del "desastroso ascenso de un poder equivocado" está más allá de lo que Eisenhower podría haber imaginado.

Que Biden esté eligiendo como su secretario de Defensa al general que fue el sucesor como jefe del CENTCOM del nominado elegido por Donald Trump no es una coincidencia, ni una mera expresión de la política de derecha del presidente electo demócrata.

Las elevaciones consecutivas de los jefes del comando responsables de las sangrientas guerras de agresión durante la mayor parte de las últimas tres décadas es una expresión de la profunda militarización de la política del gobierno de EE.UU. y la sociedad estadounidense en su conjunto.

La nominación de Austin no es de ninguna manera un atípico. Los exgenerales y otro personal militar están desempeñando un papel de gran envergadura en toda la administración entrante de Biden, según Politico, que informó de que los exgenerales, almirantes y otro personal militar están dirigiendo los llamados "equipos de revisión de la agencia" que se ponen en marcha para preparar la transición de la administración Trump a la de Biden.

Con Trump todavía intentando llevar a cabo un golpe de Estado para anular los resultados de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, Biden puede tener un incentivo adicional para ganarse el favor de los militares, con la esperanza de que sirva como árbitro final en caso de que Trump se niegue a abandonar la Casa Blanca.

En cualquier caso, la nominación de Austin y el papel prominente que están desempeñando otros oficiales superiores recientemente retirados en la transición constituyen una advertencia a la clase obrera de que una administración demócrata entrante será un régimen de creciente militarismo en el exterior y de reacción social y represión en el interior.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Biden names national security team of right-wing militarists
[24 noviembre 2020]

El gabinete de Joe Biden: un arcoíris de reacción imperialista
[26 noviembre 2020]