Cuando precios de acciones en EE.UU. alcanzan niveles récord

El informe de noviembre sobre el empleo muestra el colapso del crecimiento económico

por Jacob Crosse
7 diciembre 2020

La publicación del informe de empleos de noviembre de la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. (BLS) reveló el peor crecimiento de empleo desde la primavera, con sólo 245.000 empleos adicionales, menos de la mitad de los 638.000 empleos añadidos en octubre y muy por debajo de las expectativas de los economistas.

Las cifras se basan en informes anteriores al inicio de los cierres parciales y los toques de queda en algunos estados, como California e Illinois, lo que disminuye las perspectivas de crecimiento del empleo en los próximos meses, ya que la actividad empresarial y el gasto en la economía real se evaporan a medida que los casos de coronavirus siguen superando los 200.000 al día y las muertes diarias rondan los 3.000.

Un comprador usa una mascarilla y pasa por una tienda con un cartel de contratación en Wheeling, Illinois, el sábado 28 de noviembre de 2020. (AP Photo/Nam Y. Huh)

A pesar del pésimo informe de empleo y de que el número de muertes por la pandemia de EE.UU. superó los 285.000, Wall Street respondió con euforia, empujando a los tres principales índices bursátiles a niveles récord. El Dow Jones Industrial Average cerró en 30.218, el índice S&P 500 en 3.699 y el Nasdaq Composite en 12.464.

Un factor importante en el aumento del mercado de valores ante la muerte masiva y los niveles de desempleo cercanos a la depresión es la selección por parte del presidente electo Joe Biden de un equipo económico que incluye a ex ejecutivos de BlackRock y a Janet Yellen, la expresidenta de la Reserva Federal que presidió el rescate bancario de la "flexibilización cuantitativa" bajo el mandato de Obama. Junto con las repetidas garantías de Biden de que no habrá un cierre nacional y de que las escuelas permanecerán abiertas durante su administración, los oligarcas financieros tienen la seguridad de que la nueva administración continuará el flujo de dinero gratuito a los mercados y las campañas de regreso al trabajo y a la escuela que garantizan beneficios ininterrumpidos de la explotación de los trabajadores obligados a trabajar en lugares infectados por el virus.

En una entrevista conjunta con la CNN el jueves por la noche, Biden y la vicepresidenta electo Kamala Harris enfatizaron la necesidad de mantener abiertas las escuelas primarias: "Podemos mantener las escuelas abiertas. Podemos mantener los negocios abiertos", declaró Biden. Harris estuvo de acuerdo: "Todo el mundo quiere que nuestros hijos vuelvan a la escuela. Todos los padres quieren que sus hijos vuelvan a la escuela". Biden reiteró dos veces que no habrá cierre y que mantendrá la economía abierta.

Dándose un festín de muerte, entre mediados de marzo y mediados de octubre, 644 milmillonarios estadounidenses vieron aumentar su riqueza total de $2,95 billones a $3,88 billones, un aumento del 31,6 por ciento. Se están frotando las manos en previsión de más de lo mismo.

El informe de BLS reveló que la tasa de desempleo cayó del 6,9 por ciento al 6,7 por ciento. Sin embargo, esto no fue un reflejo del crecimiento del empleo, sino más bien un fuerte aumento en el número de trabajadores "desanimados" que han dejado de buscar trabajo.

El número de desempleados de larga duración se disparó en 385.000 a 3,9 millones en noviembre. Estos trabajadores, muchos de los cuales provienen de las industrias del comercio minorista, restaurantes, construcción, música y entretenimiento, no se cuentan en las cifras oficiales porque no han estado en la fuerza laboral durante 27 semanas o más.

Si se cuentan los trabajadores "desanimados" junto con los 2,1 millones de trabajadores que están disponibles y buscando trabajo en los últimos 12 meses, pero que no han solicitado empleo en las últimas cuatro semanas, la tasa de desempleo real salta al 8,5 por ciento.

Además del asombroso crecimiento de los desempleados de larga duración, que en noviembre constituían el 36,9% de todos los trabajadores desempleados, 14,8 millones de personas informaron que no habían podido trabajar o habían perdido horas en las últimas cuatro semanas debido a cierres relacionados con la pandemia.

Un ejemplo de esta tendencia es el sector de la venta al por menor, que suele registrar un fuerte crecimiento durante las vacaciones. En cambio, el informe encontró una fuerte disminución del comercio minorista. En general, hay 550.000 personas menos empleadas en el sector del comercio minorista en comparación con febrero de 2020.

Otro sector vital de la economía que experimentó un crecimiento mínimo del empleo fue la industria de la salud, que informó de una modesta contratación de 46.000 personas en noviembre, con la pérdida de 12.000 puestos de trabajo en las residencias de ancianos. En general, el empleo en el sector de la salud en medio de una crisis catastrófica de salud pública sigue estando 527.000 por debajo del nivel de febrero.

La tasa de participación de la fuerza laboral cayó en noviembre al 61,5 por ciento, 3,8 puntos porcentuales por debajo de la tasa de febrero.

El BLS informa que todavía hay oficialmente 10,7 millones de personas desempleadas, una ligera disminución de los 11,1 millones reportados en octubre. Sin embargo, se espera que esta cifra aumente durante el invierno, después de cinco meses de inacción del gobierno en cuanto al estímulo económico, que ha obligado a cerrar unos 200.000 pequeños negocios.

La destrucción de puestos de trabajo, junto con las infecciones por COVID-19 y los desalojos, se ha dejado sentir con mayor fuerza entre los trabajadores con salarios más bajos. Según los datos recopilados por Harvard y la Universidad de Brown desde el 19 de enero, los trabajadores que ganan menos de $27.000 han visto una reducción del 19,2 por ciento en el empleo hasta el 16 de noviembre, mientras que los que ganan más de $60.000 han visto un pequeño crecimiento del empleo del 0,2 por ciento. Los trabajadores que ganan entre $27.000 y $60.000 han visto una reducción del 4,7 por ciento en los puestos de trabajo.

En un discurso el viernes, Biden caracterizó el informe de empleos del BLS como "sombrío", mientras que pidió al Congreso y al presidente Trump que "actúen ahora", "se unan" y aprueben una legislación para evitar un mayor colapso. Citó indicadores de malestar generalizado —"Uno de cada seis inquilinos no puede pagar el alquiler", "12 millones perderán beneficios" después de Navidad— y declaró su apoyo al "marco de ayuda de emergencia" revelado a principios de esta semana por un grupo de legisladores republicanos y demócratas.

Asumiendo que el proyecto de ley de compromiso pase por el Congreso y sea firmado por Trump —de ninguna manera algo seguro dados los últimos seis meses de teatro político— la legislación de $908 mil millones no es ni de lejos suficiente para hacer frente a la escala de la crisis económica y médica que afecta a millones de personas. Además de ser la mitad del paquete de $1,7 billones que la Casa Blanca Trump había respaldado antes de las elecciones, la nueva propuesta no incluye un cheque de estímulo adicional de $1.200 ni renueva una moratoria de desalojo que expira a finales de mes.

La última encuesta de pulso de los hogares del censo de EE.UU. mostró asombrosos niveles de angustia en todo el país. En 13 estados, incluyendo Texas, Nueva York y Oregón, entre el 39,4 y el 56,2 por ciento informó vivir en hogares donde el desalojo o la ejecución hipotecaria en los próximos dos meses es "muy probable" o "algo probable". Luisiana lidera el país con un 56,2 por ciento que respondió afirmativamente, seguido de Nuevo México, 52,7 por ciento, Missouri, 48,6 por ciento, Wyoming, 47,6 por ciento y Misisipi con 46,4 por ciento.

El paquete propuesto reserva sólo $160.000 en ayuda a los gobiernos estatales, locales y tribales, muy lejos del billón de dólares en el que insistió la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi en anteriores iteraciones del proyecto de ley, mientras que sólo $180.000 millones están destinados a beneficios adicionales de desempleo, siendo la pieza central $300 en la paga semanal por desempleo hasta el 31 de marzo, una reducción del 50 por ciento del suplemento de $600 a la semana que expiró a finales de julio.

La parte más importante del paquete, a los ojos de la clase dirigente, es un acuerdo de protección de responsabilidad para las empresas de los clientes y trabajadores que se han enfermado o muerto a causa de COVID-19 debido a procedimientos de seguridad inadecuados.

El líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell ha mantenido que la protección de responsabilidad es una "línea roja" en la que no se comprometerá. Los demócratas, por su parte, se posicionaron como opositores de tal pase libre para las corporaciones, sabiendo todo el tiempo que eventualmente prestarían su apoyo.

La mayor parte del gasto del proyecto de ley, $300 mil millones, se destina al Programa de Protección de Cheques de Sueldo, un programa de préstamos controlado por la Administración de Pequeñas Empresas (SBA), aparentemente creado para mantener a flote a los propietarios de pequeñas empresas y mantener a sus trabajadores empleados durante la pandemia. El programa se ha utilizado en cambio como fondo de sobras para las grandes empresas y las personas bien conectadas, mientras que los principales bancos de Wall Street han cosechado más de $18.000 millones en comisiones desde su creación, según un reciente análisis de McClatchy y el Miami Herald basado en las cifras publicadas por la SBA.

Su análisis encontró que JPMorgan Chase, el banco más grande de los EE.UU., recaudó más de $1.000 millones en honorarios, seguido de cerca por Bank of America, con $947 millones, mientras que Wells Fargo fue un distante tercero con "sólo" $427 millones.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 5 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

El invierno mortal del capitalismo
[5 diciembre 2020]

La pandemia de coronavirus y el caso a favor de expropiar a la oligarquía financiera
[3 diciembre 2020]

New US unemployment claims top 712,000 as mass layoffs continue
[4 diciembre 2020]