Trabajadores franceses en rebelión

25 años desde la ola masiva de huelgas en Francia

por David Walsh
1 diciembre 2020

Hace veinticinco años, a mediados de noviembre de 1995, estalló una ola de huelgas masivas de trabajadores franceses en oposición a los esfuerzos del régimen de derecha del primer ministro Alain Juppé para "reformar" el sistema de seguridad social. Millones de trabajadores, encabezados por los del transporte en particular, rechazaron los reclamos hechos por el gobierno y los medios de comunicación, y reconocieron la maniobra de "reforma" por lo que era: un intento de trasladar la carga de los costos sociales a la espalda de la población trabajadora. El gobierno se encontró aislado frente al movimiento de masas.

A pesar del amplio apoyo a la huelga en 1995, las burocracias sindicales y la izquierda oficial (Partido Socialista, Partido Comunista, Los Verdes), con la ayuda de la llamada "extrema izquierda" (Ligue Communiste Révolutionnaire, Lutte Ouvrière y Parti des Travailleurs), logró contener el movimiento y preservar al gobierno de Juppé en el poder. (La Ligue Communiste Révolutionnaire se ha disuelto desde entonces en el abiertamente antitrotskista Nuevo Partido Anticapitalista [Nouveau Parti Antiapitaliste, NPA.])

El régimen de derecha de Juppé fue derrotado en las elecciones parlamentarias de 1997, pero la coalición de "izquierda plural" de Lionel Jospin, dominada por el Partido Socialista, que siguió a continuación, continuó con los ataques a la clase trabajadora, abriendo la puerta una vez más para que la derecha regresara en 2002.

Los trabajadores protestan contra el plan del gobierno de Juppé, 1995

En diciembre de 1995, David Walsh viajó a Europa como parte de un equipo internacional de reporteros para brindar cobertura sobre el terreno de la ola masiva de huelgas en Francia. Estudiaron el movimiento de huelga y la crisis política que produjo y entrevistaron a huelguistas, dirigentes sindicales y representantes de diversas organizaciones de “izquierda”, así como a no huelguistas de diversos estratos de la población.

Trabajadores franceses en rebelión

La serie de artículos, que volvemos a publicar a continuación (también disponible como folleto), presentó un análisis detallado del movimiento de huelga y el papel desempeñado por los diversos sindicatos, partidos políticos y tendencias.

Abordó una serie de preguntas: ¿Por qué había estallado este movimiento en Francia? ¿Qué presagiaban estos acontecimientos para el desarrollo futuro de la lucha de clases en Francia, Europa e internacionalmente? ¿Qué habían revelado estos hechos sobre la capacidad revolucionaria de la clase trabajadora, así como sobre los problemas políticos críticos que debían superarse?

Es importante destacar que, como argumenta la serie, estas huelgas masivas proporcionaron "una refutación rotunda de aquellos que habían proclamado 'el fin de la lucha de clases' y se habían ‘despedido de la clase trabajadora'". Una sección importante de lo que los marxistas ahora denominan "Los intelectuales pseudoizquierdistas ya se habían ganado en 1995 una vida cómoda de tales proclamaciones durante décadas. De hecho, las huelgas demostraron la marcada proletarización de las sociedades capitalistas avanzadas, incluidas las capas que antes se concebían a sí mismas como clase media o "profesionales".

Como sugerimos en ese momento, los "intelectuales ignorantes y verdaderamente degenerados para muchos de los cuales París es el hogar espiritual" probablemente no verían el error de los caminos que tomaron. Por el contrario, el movimiento de la clase obrera en 1995 asustó y empujó a la ex pequeña burguesía de izquierda hacia la derecha. No obstante, insistió la serie, las acciones "de millones de trabajadores franceses han demolido efectivamente sus elaboradas construcciones ideológicas".

El desarrollo más importante desde los acontecimientos de hace un cuarto de siglo en Francia ha sido la fundación del Parti de l'égalité socialiste (PES, Partido Socialista por la Igualdad), la sección francesa del Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI), en 2016. El PES avanza una alternativa internacionalista, socialista y revolucionaria para la clase trabajadora en oposición a todo el establishment francés, incluidos sus elementos de "izquierda" podridos y desacreditados.

Como explicaron los trotskistas franceses en 2017: “No hay otro camino más que volver a los principios fundamentales del marxismo revolucionario. En este centenario de la Revolución de Octubre, cuando a las masas populares se les recuerde la lucha irreconciliable y la perspectiva internacionalista del Partido Bolchevique y las luchas heroicas de la clase trabajadora rusa hace 100 años, esta es la perspectiva que avanzó el PES".

* * * * * * * * * * * *

¿Qué provocó el movimiento de huelga?

Durante tres semanas y media en noviembre y diciembre de 1995, masas de trabajadores franceses lucharon contra el gobierno de derecha del presidente Jacques Chirac y el primer ministro Alain Juppé. Cerraron y ocuparon lugares de trabajo para resistir los ataques radicales del gobierno a los programas sociales, las pensiones, los beneficios de salud y los empleos y las condiciones de los trabajadores del servicio público.

A la derecha, Alain Juppé y Jacques Chirac en 1988

Con decenas de miles de trabajadores ferroviarios a la cabeza, los trabajadores de correos, teléfonos y servicios públicos, y del transporte en París y otros lugares, así como, maestros, trabajadores de la salud, mineros, bomberos, trabajadores del aeropuerto y del gobierno local libraron una lucha enorme. En media docena de manifestaciones masivas, millones de trabajadores y estudiantes salieron a las calles de todas las ciudades y pueblos importantes exigiendo el retiro de la propuesta del gobierno, conocida como el Plan Juppé.

El día de la mayor movilización, el 12 de diciembre, hasta 2,3 millones de personas participaron en más de 250 manifestaciones. En Marsella, donde el Frente Nacional fascista ha ganado un apoyo considerable en los últimos años, más de 100.000 trabajadores y estudiantes marcharon; en Niza, en la Riviera, 50.000 personas marcharon en una de las mayores manifestaciones en la historia de esa ciudad.

El movimiento de huelga contó con la simpatía de la inmensa mayoría de la población francesa. Los intentos de los políticos de derecha de movilizar a los “usuarios del transporte” contra los huelguistas resultaron un vergonzoso fracaso. Incluso los encuestadores de opinión, cuyos hallazgos se ajustan por regla general a las necesidades políticas de la burguesía, se vieron obligados a informar que después de tres semanas alrededor del 60 por ciento de los encuestados seguía apoyando los objetivos del movimiento antigubernamental.

Manifestación de trabajadores, 1995

Esta revuelta de la clase trabajadora contra el tipo de programa de austeridad de recorte presupuestario que se ha vuelto común en los países capitalistas avanzados amenazó todo el marco de la política de la clase dominante en Europa. Juppé presentó su plan como parte del esfuerzo por reducir el déficit presupuestario francés a los niveles requeridos para ingresar a la Unión Monetaria Europea (UEM) en virtud del Tratado de Maastricht. En el apogeo de la ola de huelgas, el presidente francés Chirac se reunió con el canciller alemán Helmut Kohl en Baden-Baden, simbolizando la unidad de la burguesía europea y, de hecho, internacional en oposición a la clase trabajadora francesa.

Los trabajadores en Francia demostraron su enorme poder social y asustaron a la clase dominante en el país y en el extranjero. Pero, a raíz del movimiento de huelga, el gobierno de Chirac-Juppé y los componentes esenciales de su plan permanecen en su lugar. En este movimiento de huelga de masas la clase obrera expresó su capacidad revolucionaria, pero también su mayor debilidad: la falta de un programa y una dirección socialistas.

Los trabajadores no fueron golpeados ni obligados a regresar al trabajo, fueron traicionados. Desde el principio, la dirección oficial de la clase obrera francesa, el Partido Comunista, el Partido Socialista y los sindicatos, así como las organizaciones de izquierda de la clase media como la Ligue Communiste Révolutionnaire (LCR), Lutte Ouvrière (LO) y Parti des Travailleurs (PT). Hicieron todo lo posible para contener el movimiento de huelga en el marco de los sindicatos, bloquear cualquier desafío político al gobierno y agotar a los trabajadores hasta el punto de que no les quedaba más remedio que volver al trabajo. En última instancia, la clase obrera francesa tropezó con la falta del único combustible que podría haber mantenido en marcha el motor del movimiento: una perspectiva política revolucionaria.

El carácter histórico del movimiento de huelga

El movimiento de huelga de noviembre-diciembre en Francia fue un hecho histórico. Las huelgas más masivas en un cuarto de siglo fueron una rotunda refutación de quienes habían proclamado "el fin de la lucha de clases" y se habían despedido de la "clase trabajadora". No es probable que estos intelectuales ignorantes y verdaderamente degenerados para muchos de los cuales París es el hogar espiritual admitan su error. No importa. Las hazañas de millones de trabajadores franceses han demolido efectivamente sus elaboradas construcciones ideológicas. Los acontecimientos franceses han reafirmado de manera convincente el papel revolucionario de la clase obrera, arraigado en la posición del proletariado en la producción. Demostraron, además, la fuerza atractiva que tiene la clase obrera movilizada en la lucha para amplias capas de trabajadores a los que tradicionalmente se ha llamado clase media.

Como la huelga general de mayo-junio de 1968 en Francia, la ola de huelgas de este pasado noviembre y diciembre de 1995 fue una experiencia estratégica de la clase trabajadora. Como ocurre con todas las confrontaciones importantes entre la clase trabajadora y la burguesía, hay lecciones críticas que extraer y asimilar. Es necesario realizar un estudio cuidadoso de las fortalezas y, lo que es más importante, las debilidades del movimiento de huelga. Porque nuestro punto de vista, a diferencia del de los parásitos pequeñoburgueses de las burocracias estalinistas y socialdemócratas que glorifican acríticamente la militancia espontánea de los trabajadores, son las implicaciones revolucionarias de este levantamiento. Por lo tanto, es sobre todo esencial descubrir y enfrentar los problemas políticos que se revelaron en las huelgas francesas: la crisis histórica de la dirección y perspectiva de la clase trabajadora. El objetivo es contribuir a la formación política de los trabajadores y la construcción de la nueva dirección revolucionaria cuya necesidad fue subrayada con tanta urgencia por los acontecimientos recientes.

La explosión social de noviembre-diciembre marca el comienzo de una nueva etapa en la lucha de clases internacional. ¿Qué siguió a la huelga general de mayo-junio de 1968 en Francia? Siete años de erupciones que provocaron la caída del gobierno fascista de larga duración en Portugal y España, el derrocamiento de la dictadura militar en Grecia, la derrota del gobierno de Heath en Gran Bretaña y la crisis política en los EE. UU. que condujo a la salida de Richard Nixon, la primera vez en la historia de Estados Unidos que un presidente se vio obligado a dimitir. Estas convulsiones sacudieron el capitalismo europeo y mundial hasta sus cimientos. La burguesía sólo pudo mantenerse gracias a los esfuerzos de sus agentes contrarrevolucionarios, el estalinismo y la socialdemocracia, asistidos por las tendencias revisionistas de la clase media. La clase trabajadora ha pagado un alto precio por esa oportunidad perdida.

Este nuevo movimiento surge en condiciones más agudas y avanzadas. El boom económico de la posguerra fue derrumbado hace mucho tiempo, todo el sistema de relaciones políticas asociado con el período de la posguerra se ha desmoronado y la influencia de las antiguas burocracias laborales se ha erosionado severamente. La prosperidad de la posguerra ha dado paso en Francia y gran parte de Europa a un desempleo de doble dígitos y una enorme intensificación de los conflictos comerciales.

En 1968, la clase trabajadora francesa intentaba extender lo que había logrado en las dos décadas anteriores. Hoy enfrenta un asalto frontal a todos sus logros sociales por parte de una clase dominante que es dramáticamente menos capaz de llegar a un compromiso.

Las implicaciones internacionales de la explosión de la lucha de clases en Francia son más inmediatas hoy que hace 27 años. El período intermedio ha sido testigo de grandes cambios en la economía mundial que han dado como resultado un grado sin precedentes de integración mundial. El propio capital europeo busca integrarse. Prácticamente todas las grandes corporaciones operan a escala global. Todo desarrollo político significativo tiene ramificaciones internacionales. El destino de los trabajadores en una parte del mundo tiene un efecto tangible sobre el destino de las luchas de los trabajadores en otras partes. Estos inmensos cambios han hecho que la necesidad de un enfoque conscientemente internacional por parte de los trabajadores sea aún más vital. Las medidas de Juppé son las políticas de Thatcher, Reagan, Clinton, Berlusconi, etc., traducidas al francés.

Toda la burguesía mundial, no sólo el régimen de Kohl y los directores del Bundesbank, apoyó al gobierno de Juppé y le pidió que se mantuviera firme contra las protestas obreras.

El miedo que generó el movimiento en Francia dentro de la burguesía estadounidense encontró expresión en la forma en que los hechos fueron retratados en los medios de comunicación. Las cadenas de televisión de Estados Unidos, propiedad de corporaciones multimillonarias, invariablemente adaptan sus informes de "noticias" a las necesidades de las grandes empresas. En este caso, ignoraron cuidadosamente la ola de huelgas que sacudió a Francia. La prensa de las grandes empresas goteaba veneno. Calumnió a los trabajadores franceses, reservándoles el lenguaje que ahora dirige contra los pobres en Estados Unidos. Según su lógica, los trabajadores franceses, al defender sus derechos, eran egoístas, codiciosos y mimados.

Aparte de los desnudos intereses de clase a los que responde la prensa, no hay duda de que hay otro factor que contribuye a su actitud: que no ha habido una explosión social comparable a este punto en Estados Unidos. Al mismo tiempo que millones cerraban líneas ferroviarias, aeropuertos y oficinas de correos en Francia en respuesta al plan de Juppé, no existía una oposición organizada a las propuestas de Bill Clinton y el Congreso de la virtual eliminación de los programas sociales en los EE. UU. cierre del gobierno federal, instigado por las grandes empresas, que dejó sin trabajo a cientos de miles.

La revuelta de la clase trabajadora en Francia no fue simplemente una lucha sindical. Su poder y el desafío implícito que representaba para la clase dominante estaba ligado al hecho de que era un amplio movimiento social que iba mucho más allá de los estrechos intereses sectoriales.

De hecho, la influencia de los sindicatos ha sufrido un fuerte declive en Francia en los últimos años, hasta el punto de que las principales figuras burguesas han advertido de los peligros para la estabilidad política que esto plantea. La debilidad de los sindicatos oficiales es una de las principales razones por las que la clase trabajadora pudo construir un movimiento tan poderoso. El poderoso sentido de solidaridad de la clase trabajadora que se exhibió es el legado residual de las fuertes tradiciones revolucionarias y socialistas de la clase trabajadora francesa.

Los trabajadores no lucharon simplemente por sus propios intereses inmediatos. Se movilizaron para defender un sistema de protección social universal que consideran que se debe a todos. Los trabajadores franceses están orgullosos de sus conquistas sociales y de las operaciones de empresas estatales como la compañía ferroviaria y telefónica.

El asalto del gobierno a la protección social

El 15 de noviembre de 1995, el primer ministro Alain Juppé subió a la tribuna de la Asamblea Nacional y anunció el plan del gobierno para reformar el sistema de seguridad social. Con mucha autosatisfacción y el aplauso de cerca de 500 diputados los partidos de derecha obtuvieron el 80 por ciento de los escaños parlamentarios en las elecciones de marzo de 1993, esbozó cuatro reformas principales: en el seguro médico, en las pensiones, en la política familiar y sobre la financiación de la seguridad social.

Protesta de trabajadores ferroviarios, 1995

En una semana y media, millones de trabajadores abandonaron el trabajo en una huelga de un día y los trabajadores ferroviarios comenzaron una huelga indefinida. Estalló una gran crisis social y política que planteó implícitamente (aunque no en la conciencia de la masa de trabajadores mismos) la pregunta: ¿Qué clase gobernaría?

Para entender por qué el llamado Plan Juppé provocó tal conmoción, es necesario, en primer lugar, examinar brevemente el sistema de protección social en Francia y la naturaleza del ataque del gobierno contra él.

El sistema actual fue creado al final de la Segunda Guerra Mundial. Los sectores más conscientes de la clase obrera francesa habían participado en el movimiento de resistencia contra la ocupación alemana y el régimen títere del mariscal Pétain establecido en colaboración con los nazis, que controlaban la mayor parte del sur de Francia. Armas en mano en 1945 los trabajadores vieron la victoria sobre el régimen nazi no simplemente como la derrota del enemigo fascista, sino como la oportunidad de ajustar cuentas con la propia burguesía francesa.

Sin embargo, como escribe un historiador, los líderes del Partido Comunista Francés [PCF], que dominaba el movimiento de resistencia, “tenían otras ideas. [El jefe del PCF, Maurice] Thorez, que pasó la guerra en Moscú, estaba en una buena posición para saber que Stalin no tenía planes de fomentar golpes comunistas en Europa Occidental, y aceptó la división del mundo en dos bloques de poder distintos, como se acordó en la Conferencia de Teherán de 1943 [una de las tres principales conferencias celebradas por los aliados de la posguerra, Estados Unidos, Gran Bretaña y la URSS, en la que se determinó la forma de Europa de la posguerra]”.

( Francia del siglo XX, James F. McMillan, Nueva York, 1992)

Los trabajadores franceses fueron impedidos de emprender una lucha por el poder por la dirección del Partido Comunista estalinista que actuó para preservar el sistema de ganancias. No obstante, pudieron forzar de la clase dominante un sistema integral de protección social.

En los Estados Unidos, el término "seguridad social" describe el sistema de seguro de vejez establecido por la Ley de Seguridad Social de 1935. En Francia, se refiere a la responsabilidad de la sociedad en su conjunto de brindar protección contra la amenaza de la pobreza, la discapacidad y enfermedad, así como para garantizar un nivel de vida digno para las personas mayores, y el sistema integral establecido para lograr esos objetivos.

Durante la reciente ola de huelgas, los medios de comunicación de Estados Unidos solo pudieron responder con una mezcla de malicia y desconcierto a los beneficios que la población francesa da por sentados. Un reportero del New York Times, por ejemplo, en un artículo titulado "Para el francés, la solidaridad supera el presupuesto equilibrado", relató con asombro que una mujer embarazada en Francia, independientemente de su estado económico o civil, recibe un subsidio de 150 dólares al mes del gobierno a partir del cuarto mes de embarazo, subsidio que se duplicará con un segundo hijo y se seguirá pagando hasta que los niños cumplan 18 años. Durante todo el embarazo, todas las necesidades médicas, revisiones y medicamentos son gratuitos en una clínica financiada por el gobierno.

El artículo continúa: “Las familias más numerosas y pobres pueden beneficiarse y de hecho se benefician de una asombrosa variedad de beneficios financiados por el gobierno que incluyen vacaciones anuales pagadas y transporte a un centro turístico de mar o montaña. El Gobierno paga los gastos de mudanza, el cuidado a domicilio de las personas mayores, los apartamentos subvencionados e incluso los lavavajillas y lavadoras para quienes no pueden pagarlos y tienen familias numerosas”.

El Wall Street Journal presentó el caso de un trabajador ferroviario, Francis Dianoux, de 37 años, “que disfruta de todos los beneficios que conlleva trabajar en la Societé Nationale des Chemins de Fer, o SNCF, el ferrocarril estatal francés: trabajo garantizado de por vida, jubilación a los 55 años, viajes gratis en tren, cinco semanas y media de vacaciones. El costo de todo esto para SNCF y para la sociedad francesa es irrelevante para él".

El Wall Street Journal encuentra inconcebible que los trabajadores en Francia no compartan la opinión tan ampliamente difundida en los Estados Unidos e incluso aceptada sin pensar por muchos trabajadores estadounidenses de que el mercado capitalista es el producto más alto de la civilización humana y que cualquier empresa que no logre ganancias merece perecer. "Superar sentimientos tan profundamente arraigados es el desafío al que se enfrenta el gobierno francés al salir de una paralizante huelga de 24 días", comenta el periódico. Es más fácil decirlo que hacerlo, porque aquí la burguesía se encuentra con lo que queda de las tradiciones igualitarias y revolucionarias de la clase obrera francesa.

El plan Juppé

El sistema de seguridad social en Francia no es totalmente público ni privado. Ha tenido una estructura administrativa altamente descentralizada construida alrededor de un gran número de fondos o “caisses” (cajas) financieramente autónomos. Los organismos que gestionan estos fondos están dirigidos por consejos administrativos, la mitad de cuyos miembros son nombrados por las organizaciones de empleadores y la otra mitad por los sindicatos.

El primer cambio propuesto por Juppé fue crear un sistema universal de los 19 planes de seguro médico existentes. Sin embargo, está claro que el gobierno francés no pretende mantener las ventajas especiales que ofrecen los diferentes esquemas, sino crear un nuevo sistema de seguro de salud inferior que representaría una disminución de los beneficios para las masas de trabajadores. También abriría la puerta a una mayor actividad de las compañías de seguros privadas que ofrecen cobertura complementaria.

El primer ministro propuso también acabar con el sistema de gestión conjunta patronal-sindical de los distintos fondos, provocando una tormenta de protestas de las burocracias sindicales. Force Ouvrière (FO), la federación laboral anticomunista creada con la ayuda de la CIA después de la Segunda Guerra Mundial, es hoy la tercera organización sindical más grande de Francia con unos 400.000 miembros. Se beneficia en particular de su función en la gestión del fondo nacional del seguro de enfermedad, que gestiona cientos de miles de millones de francos al año y proporciona patrocinio y puestos a la burocracia de FO.

Juppé afirma que el propósito del gobierno al poner el aparato de seguridad social bajo su control directo es democratizarlo. Esto es fraudulento. Según la propuesta, el parlamento "establecerá la orientación general y los objetivos de política de protección social" y determinará los gastos que garantizarán "el equilibrio del sistema". En otras palabras, al pueblo francés, como al estadounidense, se le dirá que sus necesidades sociales elementales son demasiado caras e incompatibles con los requisitos de la economía nacional, y el sistema de seguridad social caerá bajo el eje presupuestario.

El gobierno propuso también extender el período de cotización de los trabajadores del servicio público de 37,5 años a 40 años. El anterior gobierno del primer ministro Edouard Balladur introdujo esta “reforma” para los trabajadores del sector privado en 1993, sin que los sindicatos movieran un dedo.

El plan general de pensiones también se estableció al final de la Segunda Guerra Mundial. Diecisiete grupos de trabajadores gubernamentales optaron por no consolidar sus planes de pensiones en el plan común. Sus planes de jubilación generalmente tienen tasas de contribución más bajas y beneficios más altos. A medida que el número de trabajadores ha disminuido en estas ocupaciones, gracias en parte a la destrucción de puestos de trabajo en el servicio público, estos fondos han acumulado cada vez más déficits.

La edad mínima de jubilación para el 65 por ciento de los empleados públicos es de 60 años. Es de 55 años y, en un pequeño número de casos, de 50 años para el 35 por ciento de los empleados que se considera que realizan un trabajo "que implica riesgos especiales o fatiga excepcional". Los mineros, enfermeras, clasificadores de correo y ciertas categorías de trabajadores de servicios públicos pueden jubilarse a los 55 años. También pueden hacerlo los maestros de escuela primaria, aunque los nuevos trabajadores deben trabajar hasta los 60. La edad promedio de jubilación de los 30.000 trabajadores del tránsito de París es 53.

Un empleado del servicio público percibe una pensión media de 11.134 francos (£1.465) al mes o el 75 por ciento de su salario base final, mientras que un trabajador de la industria privada recibe 8.459 francos (£1.113) o el 70 por ciento del salario base. Estas pensiones superan con creces los beneficios de jubilación de la gran mayoría de los trabajadores estadounidenses.

Además del asalto general a la seguridad social y la atención médica, los trabajadores ferroviarios se enfrentaron a ataques específicos en varios frentes. Para jubilarse con pensión completa, un trabajador ferroviario debe cumplir dos condiciones: debe tener al menos 55 años (50 para 18.000 maquinistas) y haber trabajado para SNCF durante al menos 25 años. En promedio, un trabajador ferroviario que se jubila actualmente a los 55 años ha trabajado para la línea ferroviaria durante 32 años. Si el período de cotización se ampliara a 40 años, tendría que trabajar ocho años más, un aumento del 25 por ciento.

Los trabajadores ferroviarios también se sintieron indignados por el plan propuesto para los ferrocarriles acordado por SNCF y el gobierno. Este documento preveía la destrucción de 3.500 millas de vías férreas y la eliminación de decenas de miles de puestos de trabajo. Y más allá de todo esto se vislumbra la amenaza de privatización de SNCF en su totalidad o en parte, un destino que se avecina inmediatamente para France-Télécom, la empresa estatal de telefonía y telecomunicaciones.

El tercer aspecto del ataque de Juppé consiste en congelar las asignaciones familiares y hacerlas gravables por primera vez. La “reforma de la financiación de la protección social” es el cuarto elemento de su plan. Para compensar una deuda de unos 250.000 millones de francos (£33.000 millones) acumulada entre 1992 y 1996, el gobierno propuso introducir un Reembolso de la Deuda Social (RDS), un impuesto general del 0,5 por ciento sobre todos los ingresos. Incluso los jubilados que ganen un poco más de la pensión mínima de vejez de 443 libras esterlinas al mes estarán sujetos al nuevo impuesto.

Además, la contribución social universal (CSG), un impuesto regresivo introducido por el anterior gobierno del Partido Socialista, que ahora se sitúa en el 2,4 por ciento, se incrementará en una cantidad indeterminada y se ampliará para cubrir todos los ingresos en 1997. Los desempleados y jubilados con los ingresos por encima del salario mínimo se verán afectados por una contribución del seguro médico complementario del 1,2 por ciento en 1996 y por la misma cantidad en 1997.

Bernard Thibault, líder sindical de trabajadores ferroviarios de la CGT

Según la CGT, la federación sindical dirigida por los estalinistas, el plan del gobierno costará a los asalariados 5.600 millones de libras esterlinas en 1996 y 8.000 millones de libras esterlinas en 1997.

En resumen, el gobierno lanzó un asalto generalizado sobre las condiciones de vida y los logros pasados de la clase trabajadora, logros obtenidos en una lucha encarnizada. Los trabajadores franceses, reconociendo la naturaleza del ataque, se levantaron para combatirlo.

Tras la oleada de huelgas, el Plan Juppé permanece

Como resultado de las tres semanas y media de huelgas, el gobierno se vio obligado a dejar de lado su propuesta de extender el período contributivo de los trabajadores del servicio público, así como el plan de SNCF-gobierno para los ferrocarriles. Pero todos los ingredientes esenciales del Plan Juppé permanecen: la tasa del 0,5 por ciento, la ampliación del CSG, la congelación de las asignaciones familiares y el cambio de su situación fiscal, el aumento de los pagos del seguro médico para los desempleados y los ancianos, la colocación del sistema de seguridad bajo el control del gobierno.

Los trabajadores protestan contra el plan del gobierno de Juppé, 1995

Los líderes sindicales, los estalinistas del Partido Comunista y sus apologistas de la clase media en Francia y en otros lugares han declarado que el movimiento de huelga es una gran victoria.

La burguesía francesa ve los resultados del conflicto con mayor precisión. El 15 de diciembre, Le Monde, uno de los principales diarios del país, tituló intencionadamente un artículo: "El Plan Juppé ha sido vaciado de solo una parte de su contenido". Liberation, otro diario, en un artículo del 13 de diciembre preguntaba: “¿Qué queda del Plan Juppé? Casi todo".

Las huelgas francesas demostraron que la clase trabajadora sigue siendo, desde el punto de vista de su posición económica, la fuerza más poderosa de la sociedad. Pero los acontecimientos de noviembre-diciembre revelaron con la misma crudeza que el movimiento obrero internacional se enfrenta a la mayor crisis de liderazgo y perspectiva de la historia. Los trabajadores franceses lucharon resueltamente, amplias capas de la población se volvieron hacia ellos, el gobierno estaba aislado, el movimiento lo poseía todo excepto el ingrediente más decisivo: una dirección revolucionaria y una perspectiva política independiente. Fue esta falta de una estrategia alternativa lo que permitió a los líderes sindicales oficiales recuperar el control del movimiento y sabotearlo.

Millones de trabajadores se hacían la obvia pregunta: si los ferroviarios que se manifestaban con bengalas en París el 16 de diciembre el Plan Juppé es el eje central de este gobierno, entonces ¿cómo se puede derrotar sin la salida del gobierno? Los trabajadores más conscientes de clase agregaron: y sin la salida del propio sistema de ganancias.

Pero de las organizaciones que no valen nada en las que se encuentran atrapados los trabajadores franceses, no hubo respuesta a estas preguntas. De hecho, ninguno de ellos, ni el Partido Socialista, el Partido Comunista, los sindicatos o la autodenominada “extrema izquierda” (las pablistas, la LCR, Lutte Ouvrière, Parti des Travailleurs de Pierre Lambert) abordaría siquiera la cuestión del poder político. En esto radica la clave para la derrota definitiva del movimiento de huelga.

El acto final de los acontecimientos de noviembre-diciembre puso de relieve la traición de los sindicatos CGT y FO, que dejaron aislados a los trabajadores del transporte público en Marsella para afrontar toda la fuerza de la represión estatal.

Si bien los trabajadores franceses fueron derrotados en esta batalla, la última palabra no se ha dicho en Francia ni en ningún otro lugar. Es desde la perspectiva de prepararse para todo un período de conmociones sociales mundiales que la Workers League [EE.UU.] y el Comité Internacional de la Cuarta Internacional abordan esta experiencia crítica.

Un movimiento de masas de solidaridad social

En noviembre y diciembre de 1995 amplias capas de la clase obrera francesa se movilizaron contra el gobierno de coalición del presidente Jacques Chirac y el primer ministro Alain Juppé. Los trabajadores resistieron el ataque del régimen de derecha a la seguridad social, las pensiones, los beneficios de atención médica y los trabajos y las condiciones de los trabajadores del servicio público. Millones se retiraron en huelgas de un día o más. Decenas de lugares de trabajo fueron ocupados por huelguistas. Muchos trabajadores de la industria privada participaron en manifestaciones y otras formas de protesta.

Incluso una breve mirada a la cronología de los acontecimientos de noviembre-diciembre y una lista parcial de las secciones de trabajadores que participaron revelan el carácter amplio, tanto geográfico como sectorial, del movimiento.

La batalla comenzó a tomar forma en el verano y otoño de 1995. En agosto, el primer ministro Alain Juppé, alegando que el debilitamiento de la economía estaba afectando los ingresos fiscales, ordenó a las industrias estatales que recortaran sus presupuestos. En el mismo mes, el entonces ministro de Economía y Finanzas, Alain Madelin, atacó los “privilegios” de los trabajadores del servicio público. Lo sacaron del gabinete por su indiscreción, pero no pasó mucho tiempo antes de que Juppé disparara el primero tiro. En septiembre, declaró la congelación de los sueldos de los trabajadores del gobierno. El 10 de octubre, en respuesta a esto y a la amenaza de recortes en el sistema de seguridad social, 3,5 millones de trabajadores del servicio público realizaron una huelga de un día.

Cinco semanas después, el 15 de noviembre, Juppé presentó su plan de “reforma” del sistema de seguridad social.

Al igual que en Estados Unidos, la palabra reforma en Francia significa ahora que la institución o estructura que se debe "reformar" debe eliminarse por completo o cambiarse irremediablemente en interés de las grandes empresas.

Incluso antes del arrogante discurso de Juppé ante la Asamblea Nacional, decenas de universidades habían sido clausuradas por estudiantes en huelga que exigían una mayor financiación para la educación superior. El 27 de octubre, miles de estudiantes, padres y profesores marcharon en Rouen. Más de 100.000 estudiantes universitarios protestaron el 21 de noviembre, a los que se unieron estudiantes de lycée (secundaria).

La respuesta de los trabajadores a Juppé comenzó en serio el 24 de noviembre, cuando 50.000 marcharon en París y un millón en todo el país. Los trabajadores de SNCF, la línea ferroviaria estatal, comenzaron una huelga, que se extendió rápidamente por todo el sistema. Los huelguistas bloquearon las líneas ferroviarias de París, deteniendo el funcionamiento del tren de alta velocidad al Túnel del Canal de la Mancha. Los controladores aéreos impidieron el despegue del 90 por ciento de los vuelos.

Cuatro días después, 60.000 trabajadores y jóvenes marcharon en París en el segundo día de protestas nacionales masivas. Se cerraron cuatro importantes centros de distribución postal y se ocuparon dos de ellos. Ochenta y cinco conductores de autobuses empleados por la RATP (autoridad de tránsito de París) bloquearon un garaje con sus autobuses en apoyo del movimiento de huelga. En cuestión de horas, todo el sistema de transporte de París, los autobuses y el metro (metro), así como las líneas ferroviarias regionales y de corta distancia, se detuvieron. Se formaron atascos masivos de tráfico en París y sus alrededores, un hecho diario durante las próximas tres semanas.

El 30 de noviembre, la mitad de los centros de clasificación de correo en Francia estaban cerrados. Los trabajadores de los servicios públicos de gas y electricidad EDF-GDF, de propiedad estatal, comenzaron a retirarse. Los camioneros amenazaron con tomar medidas. Aproximadamente 300 millas de atascos de tráfico se extendían alrededor de París. Una sección de trabajadores de automóviles de Renault en las plantas de Cléon y Sandouville abandonó el trabajo en apoyo de los trabajadores del servicio público.

El 30 de noviembre también fue un día de protesta nacional por parte de los estudiantes; 160.000 participaron en manifestaciones en Francia. En Toulouse, cuya universidad fue una de las primeras en huelga, marcharon 30.000 estudiantes; en Rennes se manifestaron 10.000 estudiantes y ferroviarios; en Lorient, 7.000 estudiantes protestaron; en Lille, 4.000 estudiantes y 1.000 trabajadores ferroviarios y de servicios públicos se unieron a una marcha contra el gobierno. En total, entre 30 y 40 universidades fueron cerradas parcial o totalmente.

El EDF-GDF quedó paralizado por el abandono de sus puestos de trabajo del 1 de diciembre; según los sindicatos, dos tercios de los trabajadores de servicios públicos estaban en huelga. La empresa estatal de telefonía y telecomunicaciones France Télécom, que se enfrenta a una privatización inminente, comenzó a verse afectada por las huelgas.

El 3 de diciembre, trabajadores ferroviarios de Le Mans bloquearon la entrada a la sede local del partido gobernante, el RPR [Rally por la República]. Los trabajadores del Banco de Francia se reunieron para considerar una huelga. La prensa informó que al día siguiente 107 de 137 centros de clasificación de correo fueron afectados y 57 fueron ocupados por trabajadores; el 20 por ciento de los trabajadores de France Télécom estaban fuera. El 4 de diciembre hubo manifestaciones de trabajadores del gobierno en Perpignan (3.000), Nantes (1.000) y Brest y Rennes (1.000 cada una). Los trabajadores del automóvil en Cléon y Flins protagonizaron acciones industriales. Los trabajadores de los centros hospitalarios universitarios de Clermont-Ferrand, Nancy, Niza, Poitiers, Caen, Roubaix y Arras se retiraron. Además, los trabajadores de una docena de hospitales en el área de París realizaron asambleas generales para discutir qué acciones deberían tomar. El aeropuerto de Orly en París se vio afectado.

Una de las movilizaciones más grandes de la clase trabajadora tuvo lugar el 5 de diciembre. Se realizaron al menos 247 manifestaciones en todo el país, con una asistencia combinada de más de un millón: 160.000 trabajadores y simpatizantes marcharon en París; en Marsella, ferroviarios, mineros, estibadores y estudiantes se unieron a una protesta de 50.000 personas; 30.000 se manifestaron en Lyon y 25.000 en Niza. Según la prensa, el 45,6 por ciento de los telefonistas faltaron al trabajo. Se cerraron 200 oficinas de seguridad social. En diferentes regiones, los trabajadores del gobierno local, los asistentes de las guarderías, los bomberos y los limpiadores de calles salieron durante el día. Los trabajadores de la industria privada también mostraron su oposición al plan del gobierno. En el departamento de Seine-Maritime del norte de Francia, por ejemplo, se vieron afectadas numerosas plantas industriales: una fábrica de papel en Chapelle-Darblay, así como las operaciones de Renault, Goodyear, ATO, GEC-Alsthom, SPIE y SEITA. Varios miles de trabajadores de Michelin actuaron en Clermont-Ferrand.

Gran protesta en Burdeos

Además de funcionar como primer ministro, Alain Juppé es alcalde de Burdeos, una ciudad de 250.000 habitantes en el suroeste de Francia. Recibió una desagradable sorpresa el 6 de diciembre cuando la ciudad fue testigo de una de las manifestaciones más grandes de su historia. Más de 50.000 trabajadores y estudiantes marcharon por las calles de Burdeos, de unas 700 empresas privadas, instalaciones de servicios públicos y escuelas. La manifestación incluyó a 300 trabajadores de una fábrica de galletas local, así como a trabajadores de IBM y Thomson.

La policía antidisturbios se enfrenta a los trabajadores, 1995

Un millón de trabajadores franceses se manifestaron el 7 de diciembre, al día siguiente de una movilización general. Además de la participación masiva en París, Marsella y nuevamente Burdeos, decenas de miles marcharon en Le Havre, Rouen y Caen, todos en Normandía. En la pequeña ciudad bretona de Lorient, trabajadores de un astillero de construcción naval y empleados de SBFM, afiliada a Renault, se unieron a los huelguistas para formar una marcha de 12.000. Se retiraron Los trabajadores de la Biblioteca de Información Pública (BPI) de París. El mismo día, los mineros de Freyming-Merlebach en la cuenca de Lorena en la frontera con Alemania, en huelga por demandas salariales, lucharon con miembros de la CRS, la fuerza policial paramilitar nacional, en una batalla campal que duró horas.

El 9 de diciembre, cuando comenzaron las conversaciones entre el gobierno y los líderes sindicales para encontrar una manera de poner fin al movimiento de huelga, la marcha se mantuvo sólida en los ferrocarriles y el transporte de París. El tráfico aéreo se interrumpió en el aeropuerto Charles De Gaulle de París y en los aeropuertos de Marsella y Montpellier. Los trabajadores del transporte público de Saint-Etienne, Toulouse, Rennes, Marsella y Burdeos llevaron a cabo acciones. El cuarenta por ciento de los trabajadores del Banco de Francia estaban en huelga. Al día siguiente, domingo, hubo más manifestaciones: de 30.000 en Burdeos, 5.000 en Le Mans y Chateauroux y 3.000 en Narbonne. En muchas ciudades más pequeñas, la huelga comenzó a tomar el carácter de una huelga general. Los noticieros de televisión mostraban escenas de ciudadanos y comerciantes que llevaban alimentos y suministros a los huelguistas en Périgueux, por ejemplo, una ciudad de 40.000 habitantes.

La mayor movilización de todas tuvo lugar el 12 de diciembre. Según estimaciones sindicales, unos 2,3 millones de trabajadores participaron en cientos de manifestaciones. En París participaron 150.000; en Marsella, más de 100.000; en Rouen, 70.000; Niza fue testigo de una de las mayores protestas de su historia, cuando 50.000 personas marcharon contra el Plan Juppé.

En este punto, el gobierno y los burócratas sindicales hicieron un esfuerzo concertado para poner fin al movimiento. Existía el peligro real de que la ola de huelgas se extendiera a la industria privada y fuera del control de los sindicatos. Cada vez era más incierto que el régimen sobreviviera a la crisis. Además, el potencial de un movimiento europeo contra las medidas de austeridad se planteó con la manifestación de 70.000 trabajadores del servicio público en Bruselas, en la vecina Bélgica, el 13 de diciembre.

Juppé ofreció concesiones a los ferroviarios, en particular en ciertos temas del “Plan-Contrato” de la SNCF-gobierno que amenazaba los puestos de trabajo y el plan de pensiones de los trabajadores ya los trabajadores del servicio público en general sobre sus pensiones. Además, propuso que el 21 de diciembre se celebre una “cumbre social” en la que supuestamente se puedan ventilar las quejas de los trabajadores. El gobierno también prometió un poco más de financiación para las universidades en un intento por sacar a los estudiantes de las calles.

A través de estas maniobras el régimen logró escindir a los ferroviarios que empezaron a regresar al trabajo, sin entusiasmo, el 14 de diciembre, seguidos durante los siguientes días por los trabajadores de correos, servicios públicos y tránsito de París.

Los dirigentes sindicales, los estalinistas del Partido Comunista y las organizaciones de clase media de “izquierda” se aferraron con entusiasmo a las migajas que había dejado Juppé, declarando la huelga como una victoria y casi anunciando su fin.

Las manifestaciones masivas finales se llevaron a cabo dos días después, un sábado. Si bien las protestas en las provincias, según las autoridades, fueron más pequeñas que antes, la marcha de París fue gigantesca. Varios cientos de miles de trabajadores y simpatizantes marcharon desde la Place Denfert Rochereau en el sur de París hasta la Place de la Nation. A lo largo del recorrido de la marcha, las aceras estaban abarrotadas de transeúntes. Algunos aplaudieron, algunos tomaron videos de lo que obviamente consideraron un evento histórico, otros quizás simplemente sintieron curiosidad. Los espectadores desde sus ventanas animaban a los manifestantes. Este reportero estaba en la Place de la Nation antes de que llegara la marcha. Miles de personas, sin carteles ni letreros, corrieron por el Boulevard Diderot hacia la marcha a medida que se acercaba, como atraídos por un imán.

El regreso al trabajo se aceleró considerablemente el 18 y 19 de diciembre. En ese momento, uno de cada dos trenes estaba funcionando y los sistemas de tránsito y trenes de cercanías de París estaban casi de regreso a la normalidad. Sólo 15 centros de clasificación de correo permanecieron en huelga. El veinte por ciento de los trabajadores de servicios públicos permaneció fuera del trabajo.

Para el día de la cumbre social, la gran mayoría de los huelguistas estaban desmovilizados. Los trabajadores postales de Caen permanecieron fuera hasta el 27 y 28 de diciembre, cuando una empresa de CRS invadió una instalación postal ocupada y expulsó por la fuerza a 15 huelguistas. En Marsella, los trabajadores del tránsito resistieron hasta el 8 de enero en oposición a un sistema de dos años según el cual a los nuevos empleados se les pagaba menos y se les obligaba a trabajar en horarios más largos y flexibles.

La cumbre en sí, a la que asistieron representantes del gobierno, grandes y pequeñas empresas y cinco federaciones sindicales, fue un asunto fraudulento y vacío. Considerado como una discusión seria de los problemas sociales que habían provocado la ola de huelgas, Juppé aprovechó la oportunidad para apelar a los sindicatos en busca de "comprensión", "reconciliación" y "esperanza". Declaró que era plenamente consciente de que "entre nosotros persisten fuertes diferencias". Ni siquiera se molestó en discutir la posibilidad de cambios en su planeado ataque a la seguridad social, la medida que había provocado el movimiento. Su única propuesta era la de celebrar tres reuniones más en 1996 sobre desempleo juvenil, política familiar y jornada laboral. Como comentó un editorialista burgués, Juppé propuso "no mucho más que un ... calendario".

Después de que Juppé hiciera su presentación introductoria, los líderes sindicales desahogaron un poco. La reunión duró diez horas, interrumpida por varios descansos y una comida. Todos los participantes se fueron a casa, dejando escapar un suspiro colectivo de alivio. ¿Era por esto que los trabajadores habían luchado y sacrificado durante tres semanas?

Tradiciones revolucionarias

Frederick Engels escribió una vez: "Los franceses siempre toman una nueva vida cuando se acerca la batalla". De hecho, los trabajadores franceses parecen disfrutar de un placer casi sensual ante la perspectiva de una batalla con el enemigo de clase. Esto tiene sus raíces en la historia de Francia, “la tierra donde, más que en ningún otro lugar, las luchas históricas de clases se libraron cada vez por una decisión y donde, en consecuencia, las formas políticas cambiantes dentro de las cuales se mueven y en las que sus resultados están resumidos han sido estampados en los contornos más nítidos". (Engels, prefacio del Decimoctavo Brumario de Luis Bonaparte de Karl Marx.)

La gran Revolución Francesa de 1789 asestó un golpe mortal a la Europa feudal e inauguró la era burguesa moderna. La primera revuelta de la clase trabajadora a gran escala tuvo lugar en 1830 en Francia y ayudó a derrocar a Carlos X. Dieciocho años más tarde, los trabajadores se levantaron una vez más y derrocaron a otro rey, Luis Felipe. El primer gobierno obrero de la historia, la Comuna de París, se estableció en 1871. En 1936, la lucha de los trabajadores franceses por el poder fue traicionada por el Partido Comunista estalinista, como lo fue nuevamente en 1945 y nuevamente en la huelga general masiva de 1968.

La prolongada decadencia de las organizaciones tradicionales de la clase trabajadora y la confusión producida por el colapso de la Unión Soviética se han combinado para erosionar seriamente estas tradiciones revolucionarias y socialistas durante el período pasado. Cabe destacar que, a pesar de su alcance masivo, el reciente movimiento de huelga tuvo graves limitaciones políticas. La experiencia de 14 años de gobierno del Partido Socialista, apoyado por el Partido Comunista, y las traiciones de los sindicatos durante décadas han producido dentro de la clase trabajadora francesa un alejamiento de la política y una desconfianza en prácticamente cualquier forma de organización.

Sin confianza en una perspectiva socialista y sin un partido revolucionario a la cabeza, los trabajadores no pudieron lanzar o plantear seriamente una lucha por el poder.

Este bajo nivel de conciencia política es, por supuesto, relativo. Hay que decir que los trabajadores franceses se mostraron en los acontecimientos de noviembre-diciembre mucho menos abrumados por la burocracia sindical y mucho menos atrapados por las ilusiones individualistas que los trabajadores estadounidenses en este momento.

La actitud amarga y resentida de los medios de comunicación estadounidenses hacia el movimiento de huelga francés es totalmente comprensible. Este movimiento, con todas sus limitaciones políticas, representó la antípoda de la visión de la sociedad propuesta por los ideólogos de la clase dominante estadounidense. En oposición al individualismo egoísta y las supuestas virtudes del mercado capitalista, los huelguistas defendieron los principios de acción colectiva y solidaridad social.

Es importante subrayar una vez más que, en gran medida, los huelguistas franceses, que no recibieron ningún pago por huelga, no estaban luchando principalmente por cuestiones económicas o sindicales inmediatas. Los trabajadores ferroviarios, postales y telefónicos estaban comprometidos conscientemente en una lucha para defender todos los logros sociales obtenidos durante muchos años de lucha. Un joven conductor de tren nos dijo en la Gare du Nord: "No luchamos por un salario más alto, sino para defender los logros obtenidos por nuestros padres y nuestros abuelos". Y los trabajadores se veían a sí mismos luchando por toda la población activa. Uno escuchó estos temas repetidos una y otra vez.

Esto tomó formas muy concretas. El gobierno francés afirma que combatir la altísima tasa de desempleo juvenil es una de sus principales prioridades. Pero cuando los funcionarios del gobierno plantean el tema, como lo hizo Juppé en la cumbre social, lo hacen para afirmar que el principal obstáculo para la creación de empleo es el alto costo de la mano de obra y los beneficios sociales “excesivamente generosos”. La burguesía europea en general sostiene como modelo a seguir el ejemplo estadounidense de empleos mal remunerados con pocos o ningún beneficio.

Pero los trabajadores señalaron que prolongar la vida laboral de millones de empleados del servicio público, y mucho menos la eliminación interminable de puestos de trabajo mediante la deserción privaría a toda una generación de jóvenes de trabajos con salarios decentes en las empresas estatales y departamentos gubernamentales. Trabajadores de 40 y 50 años, que se sentían relativamente seguros, explicaban que estaban luchando por sus hijos, por las generaciones futuras.

Esto contradice la noción reaccionaria planteada por una gran cantidad de ex radicales, algunos de ellos incondicionales de los eventos de 1968, en el sentido de que la ola de huelgas fue un movimiento de los "privilegiados", de los "dinosaurios" que se oponían a "modernización” y “europeización”. Esta visión, que resuena de una forma u otra en todo el medio radical internacional, expresa la hostilidad de estas fuerzas pequeñoburguesas hacia los trabajadores que se presentan en defensa de sus propios intereses de clase independientes. Pero esta capa de radicales, un estrato social esencialmente bastante conservador, no era de ningún modo representativo de la clase media en su conjunto.

Apoyo en la clase media

El movimiento de huelga tocó una fibra sensible en la población francesa. Años de medidas de austeridad y recortes bajo el Partido Socialista y gobiernos conservadores por igual han hecho mella en la paciencia popular. Y los trabajadores franceses no están ciegos ante lo que ha sucedido bajo Thatcher y Major en Gran Bretaña, Kohl en Alemania y Reagan, Bush y Clinton en Estados Unidos. Los que se marcharon decían: ya es suficiente. Y muchos otros estuvieron de acuerdo.

En París, no era necesario leer los resultados de las encuestas de opinión para saber que el movimiento de huelga gozaba de un inmenso apoyo. El lector debe imaginarse un área metropolitana de diez millones de personas (casi una quinta parte de la población del país), sin ningún tipo de transporte público: sin metro, ni autobuses, ni trenes de cercanías o de larga distancia. Día tras día, en la oscuridad de la madrugada, en medio de los bocinazos de los automóviles, miles de personas se dirigían a pie o en bicicleta en silencio y con paciencia a sus lugares de trabajo. Fue una vista fantasmal. Aquellos que conducían al trabajo soportaban estar sentados en el tráfico hasta cuatro o cinco horas al día. Decenas de miles hicieron autostop desde los suburbios. Sin embargo, prácticamente nadie, excepto unos pocos pequeñoburgueses enfurecidos, se quejó. Incapaces o no preparados para atacar por sí mismos, la gran mayoría de la población sintió que esto era lo mínimo que podían hacer.

El RPR, el partido de Chirac y Juppé, intentó organizar a los pasajeros de trenes, metros y autobuses contra la huelga. En un memorando del 1 de diciembre dirigido a los funcionarios locales de RPR, la dirección del partido describió los medios para establecer "comités de usuarios". El memorándum incluía una petición modelo que se distribuirá con el título: "¡Trabajemos!"

Esta campaña fracasó. Los partidarios del gobierno organizaron una o dos manifestaciones, con quizás quinientos o mil participantes cada una. El puñado de damas y caballeros que reunió la RPR claramente no eran usuarios de transporte público en ningún caso. E incluso ellos tuvieron que iniciar las entrevistas que dieron a los reporteros de televisión destacando, nerviosamente: “Claro que no estamos en contra de la huelga. Simplemente nos gustaría tener el derecho como individuos a llegar a donde queremos ir”, etc.

Estaba claro que Juppé y Chirac, elegido presidente de Francia apenas seis meses antes, estaban bastante aislados. La reacción popular fue enteramente comprensible. Chirac llevó a cabo una campaña engañosa y demagógica en la primavera de 1995, comprometiéndose a hacer de la creación de empleo su primera prioridad. El desempleo durante todo el año se mantuvo en doble dígitos y su primer ministro procedió a lanzar un ataque masivo a los beneficios sociales que disfrutan todos los estratos de la sociedad francesa.

Una revista de noticias francesa, que no era amiga de la huelga, entrevistó a varias personas de clase media que habían votado por Chirac en mayo. Citó a un empleado de banco de cuello blanco diciendo: “Pensé que Chirac iba a cambiar las cosas, a luchar eficazmente contra el desempleo y el despilfarro ... El resultado: hizo lo contrario. Bueno, yo también me gustaría salir a la calle a decir 'Que jodan' a Juppé, Chirac y amigos. A estos incompetentes cargados de bonitos diplomas que nos engordan la espalda, con los automóviles del gobierno y las mesas reservadas en los mejores restaurantes”.

La revista citó a un joven oficinista: “Siempre voté por la izquierda. Pero después de 14 años de engaños eso fue suficiente. Entonces, decidí votar por Chirac. Sin demasiadas ilusiones, pero con la secreta esperanza de que hubiera un poco más de justicia social en el país. Pero con el Plan Juppé siguen siendo los asalariados, la gente pequeña, quienes pagarán impuestos. Elegido pretendiendo ser socialista, Chirac muestra hoy su verdadero rostro”.

La actitud general, incluso de las personas más acomodadas de clase media, fue quizás resumida por una mujer que entrevistamos en París el 16 de diciembre justo antes de la gran manifestación. La mujer, que resultó ser psicoanalista, caminaba con su hija y su perro por la ruta de la marcha.

Cuando le preguntamos qué pensaba del movimiento de huelga, respondió: “Ha habido una situación difícil en Francia durante algunos años. Uno tiene la impresión de que está pagando cada vez más deducciones, cada vez más por la seguridad social y todo eso. Se ha vuelto intolerable ".

Añadió: “Por supuesto que es cierto que el sistema de seguridad social no puede seguir perdiendo dinero como lo está haciendo. Así que uno está un poco perplejo en relación con todo eso".

Entonces, en general, preguntamos, ¿apoyaba a los huelguistas? Con una sonrisa, respondió: "Je ne suis pas contre ..." No estoy en contra de ellos.

Sería engañoso sugerir que el movimiento de huelga fue apoyado universalmente por la clase media. Sin duda, muchos maldijeron a los trabajadores en voz baja, pero encontraron que la atmósfera no era agradable para ventilar sus puntos de vista. Hablamos con el propietario tunecino de un pequeño restaurante en Belleville, al este de París, que se mostró hostil a la huelga. Explicó: "Los clientes no van a venir. Todo está bloqueado. El negocio ha caído un 60 por ciento. Todas las facturas se están acumulando y nadie las reducirá después”.

Le preguntamos al propietario si sentía simpatía por los trabajadores en huelga. "No", dijo sin rodeos. “Esos son chicos de 30 y 40 años que están pensando en las pensiones que van a recibir dentro de 20 años, pero tenemos que vivir hoy”. Pero esta visión miope era una opinión claramente minoritaria.

Ira por las condiciones de vida

Los trabajadores de todas partes expresaron su enojo por los ataques del gobierno y el deterioro de las condiciones de vida. Un maestro de educación especial en huelga en el norte de París que trabajaba con niños discapacitados, por ejemplo, nos habló de las condiciones en el vecindario de su escuela. Es tan malo, dijo, que en algunos hogares las únicas personas que se levantan por la mañana son los niños que van a la escuela porque todos los demás están desempleados. Señaló que un mayor porcentaje de maestros de escuelas en áreas empobrecidas estaban en huelga porque ven las pésimas condiciones de primera mano.

Un trabajador postal del centro de clasificación de correo de Landy comentó: “Somos nosotros los que pagamos la seguridad social. Estoy en huelga contra el sistema. Todo cuesta más. La vida es más difícil. La gente está siendo expulsada en la calle. ¿Por qué deberíamos pagar?

Un trabajador mayor nacido en Italia, empleado de SERNAM, una empresa de transporte afiliada al ferrocarril estatal, nos dijo: “Donde vivo veo gente acurrucada contra el frío, que vive en la calle. Es terrible. ¿Por qué es eso? Uno está obligado a hacer algo. La sociedad está obligada ... Es un problema internacional, claro. El gobierno está haciendo esto debido a Maastricht [el tratado que anuncia la integración de Europa]. Quieren que trabajemos por centavos. En los Estados Unidos, la gente no tiene seguro médico ni nada. No queremos eso aquí".

Millones de trabajadores franceses y amplias capas de la clase media se opusieron al ataque del gobierno a la protección social. Se desarrolló un movimiento de resistencia masivo. Pero a pesar de la determinación y solidaridad demostradas por la clase trabajadora francesa, el plan del gobierno sobrevivió al conflicto más o menos intacto. Para comprender este resultado, hay que considerar los problemas políticos actuales del movimiento obrero francés e internacional.

Problemas políticos del movimiento de huelga

En las elecciones a la Asamblea Nacional francesa de marzo de 1993, los partidos de derecha Rassemblement pour la République (RPR) y Union pour la Démocratie Française (UDF) obtuvieron 460 de 577 escaños. Los partidos de izquierda socialista y comunista eligieron sólo 93 diputados. La victoria del líder del RPR Jacques Chirac sobre el socialista Lionel Jospin en las elecciones presidenciales de mayo de 1995 confirmó, a los ojos de los expertos burgueses, el giro hacia la derecha en la vida política francesa.

Esta apariencia de consenso de derecha fue destrozada por el movimiento de huelga masiva de noviembre-diciembre. Las victorias electorales de los partidos burgueses no revelaron tanto una base masiva de apoyo para sus políticas como la quiebra de las organizaciones tradicionales de la clase trabajadora, los partidos comunista y socialista y los sindicatos.

La entrada en lucha de cientos de miles de empleados públicos en huelga creó rápidamente una nueva relación de fuerzas sociales. Masas de trabajadores se movilizaron en solidaridad con los huelguistas contra el ataque del gobierno al sistema de bienestar social. Grandes sectores de la clase media demostraron su apoyo a los huelguistas y su inmensa hostilidad hacia la élite gobernante.

Al final resultó que, el gobierno, con su alardeada mayoría del 80 por ciento en el parlamento, estaba completamente aislado. Resultó incapaz de organizar una sola manifestación pública seria en defensa de sus planes. No hay duda de que una poderosa intervención de las masas de trabajadores en Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania o cualquiera de los países avanzados revelaría rápidamente la misma alineación fundamental de fuerzas.

Pero el movimiento de huelga también puso al descubierto los problemas políticos fundamentales que enfrenta la clase trabajadora internacional. A pesar de las profundas raíces sociales y el apoyo de las masas del movimiento antigubernamental, el régimen de Chirac-Juppé sobrevivió a la crisis con el cuerpo principal de sus ataques intacto. ¿Cómo se explica esto?

La burguesía francesa disfrutó de una gran ventaja en el conflicto de noviembre-diciembre: poseía una estrategia para reestructurar la sociedad en su interés y tenía el poder político.

La clase dominante francesa se ve impulsada a recuperar todas las concesiones que le arrebataron los trabajadores en medio siglo o más de lucha. Lo hace ahora en nombre de la unidad económica y política europea. El impulso a la unión europea encabezado por Alemania y su banco central es un esfuerzo por mejorar la posición competitiva de la industria europea frente a sus rivales estadounidenses y japoneses.

Falta de preparación de los trabajadores

La clase obrera francesa, a pesar de toda su combatividad, no estaba preparada para el enfrentamiento con el gobierno en noviembre y diciembre. Las numerosas manifestaciones masivas a las que asistimos en París y Rouen fueron grandes y entusiastas, pero el nivel político fue en general bastante bajo. Una característica sorprendente del movimiento fue la virtual ausencia de consignas y demandas políticas, excepto por el llamado ocasional a la renuncia de Juppé. Cuando intentamos plantear cuestiones políticas a los participantes, fue difícil ir más allá de las generalidades. Si hablábamos con los trabajadores sobre la necesidad de derrocar al gobierno de Juppé, la respuesta era casi siempre la misma: "Estoy totalmente de acuerdo, pero hoy en Francia no hay alternativa para la izquierda".

La responsabilidad de esto recae en los viejos partidos y burocracias sindicales de la clase obrera, así como en la llamada "extrema izquierda", la Ligue Communiste Revolutionnaire, Lutte Ouvrière, Parti des Travailleurs que los apuntala.

Pero esto no es simplemente el resultado del papel pernicioso de estas organizaciones en los acontecimientos recientes. El nivel actual del pensamiento político de los trabajadores franceses debe entenderse como un producto de la historia.

Los esfuerzos socialistas revolucionarios de la clase trabajadora francesa han sido traicionados en numerosas ocasiones desde la degeneración estalinista de la Unión Soviética y los partidos comunistas, que comenzó en la década de 1920. En 1936, el Partido Comunista Francés (PCF) y los reformistas del Partido Socialista establecieron el gobierno de coalición del Frente Popular en alianza con el Partido Radical, un partido burgués que apelaba a sectores de la clase media baja. El régimen del Frente Popular, encabezado por el líder del Partido Socialista Leon Blum, se las arregló para sofocar un gran movimiento de huelga general de la clase trabajadora, obligando a los trabajadores en huelga a regresar a las fábricas después de haber ganado algunas concesiones insignificantes de los empleadores.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno burgués francés se restableció solo con la ayuda del PCF, que se unió a los gobiernos de coalición de 1945-47. En mayo y junio de 1968 millones abandonaron sus trabajos u ocuparon sus lugares de trabajo. Una vez más, los estalinistas traicionaron a los trabajadores, maniobrando para evitar que la huelga desafiara al gobierno de De Gaulle.

Bloqueados en 1968, los trabajadores franceses pusieron sus esperanzas en un "gobierno de izquierda", un bloque del Partido Socialista recientemente reformado de François Mitterrand y los estalinistas. Tal régimen llegó al poder en 1981. Mitterrand mantuvo la ilusoria promesa de reformar el capitalismo francés como si el país operara independientemente de las leyes que gobiernan la economía mundial.

Las escasas reformas iniciadas en los primeros meses de este gobierno, incluidas las nacionalizaciones limitadas de empresas en crisis, provocaron una enorme oposición dentro de la clase dominante francesa. La respuesta del gobierno de Mitterrand en 1983-84 a la creciente depresión mundial y la presión de la burguesía francesa fue volverse drásticamente contra la clase trabajadora e imponer medidas de austeridad. El desempleo saltó del 8,9 por ciento en 1981 al 10,8 en 1984 y se mantuvo en dos dígitos. Los niveles de vida cayeron drásticamente. Se intensificó la campaña chovinista contra los trabajadores inmigrantes.

Cuando los trabajadores contraatacaron, el gobierno intervino directamente: envió tropas en un intento fallido de romper la huelga de los trabajadores del tránsito de París en 1988 o se basó en la traición de la Confédération générale du travail (CGT, Confederación General del Trabajo ) dirigida por los estalinistas y las otras burocracias sindicales. La CGT saboteó todas las luchas contra los despidos y las concesiones. Esta colaboración con el régimen de Mitterrand se mantuvo después de que los estalinistas perdieran sus escaños en el gabinete en 1983.

Al final de los 14 años de gobierno "socialista", el desempleo era del 11 por ciento, y quizás del 25 por ciento entre los jóvenes. La mitad de los trabajadores franceses gana menos de 7.000 francos (£933,33) al mes, una cuarta parte gana menos de 5.500 (£733,33). El cincuenta por ciento de los trabajadores menores de 25 gana 5.300 (£706,67) al mes o menos. Como en Estados Unidos, los salarios se estancan mientras la productividad del trabajo se dispara. Entre 1993 y 1995, la productividad creció 22 veces más rápido que los ingresos de los trabajadores.

Muchos trabajadores expresan abiertamente su disgusto con el Partido Socialista. Al mismo tiempo, el apoyo al Partido Comunista ha caído vertiginosamente. El porcentaje de votos del PCF, que obtuvo la mayor votación en las primeras elecciones de la posguerra, ha caído al 8 por ciento.

Ambos partidos se ganaron la hostilidad de amplias capas de la población. En ausencia de una auténtica alternativa socialista, una de las consecuencias de esta creciente alienación de la izquierda tradicional ha sido el aumento del apoyo al Frente Nacional neofascista. El partido de Jean-Marie Le Pen había encontrado una respuesta entre sectores de los desempleados y los trabajadores más atrasados.

Después de haber pasado por una serie de amargas experiencias con sus organizaciones tradicionales, que culminaron en los 14 años del gobierno de Mitterrand, la clase obrera francesa se enfrentó a un dilema genuino en noviembre-diciembre de 1995. Si los trabajadores derrocaron al gobierno de Juppé, ¿a qué reemplazarían? No había entusiasmo por una repetición del gobierno del Partido Socialista-Partido Comunista. Los trabajadores no tenían confianza en que estos partidos llevarían a cabo políticas fundamentalmente diferentes a las de Juppé-Chirac.

De hecho, el gobierno del Partido Socialista, apoyado por los estalinistas, anticipó los ataques al sistema de bienestar social que luego expandió Juppé. No es ningún secreto que una buena parte, si no la mayoría, de los diputados del PS en la Asamblea Nacional habrían apoyado el Plan Juppé, si se hubieran dejado a su suerte. Un diario explicaba: “Conscientemente o no, muchos socialistas se ponen en el lugar de los funcionarios del gobierno en los que esperan volver a ser mañana. Este 'realismo' les impide echar gasolina al fuego".

El colapso de la Unión Soviética y los regímenes estalinistas en Europa del Este, seguido por el aluvión de propaganda sobre la supuesta "muerte" del socialismo, contribuyó a la desilusión general y la confusión ideológica.

Habiendo probado los viejos partidos y organizaciones su inutilidad, a la clase obrera en Francia se le planteaba la construcción de una alternativa socialista revolucionaria a estas burocracias. En esencia, a esta tarea se enfrenta a los trabajadores de todos los países del mundo.

El papel de la "extrema izquierda"

Pero, ¿qué pasa con las organizaciones que afirman representar una alternativa a los estalinistas y reformistas? La Ligue Communiste Révolutionnaire (LCR) de Alain Krivine, Lutte Ouvrière (LO) y el Parti des Travailleurs (PT) de Pierre Lambert han contribuido significativamente al callejón sin salida político en el que se encuentran los trabajadores franceses.

Estas tendencias radicales anunciaron universalmente que no estaban en condiciones de proporcionar liderazgo. Proclamaron que no representaban ninguna alternativa y que no existía ninguna alternativa. “Somos demasiado débiles para hacer algo”, fue su grito de guerra universal, a pesar de que tenían cientos, si no miles, de miembros en posiciones de liderazgo en los sindicatos. Esto solo reforzó la sensación de impaciencia y escepticismo que sentían muchos trabajadores.

La LCR, Lutte Ouvrière y el PT lambertista tienen todos sus orígenes en escisiones del movimiento trotskista, la Cuarta Internacional. Separados unos de otros por décadas de luchas entre facciones, están unidos en su convicción de que no se puede construir ningún movimiento basado en los principios trotskistas y en su odio hacia cualquiera que luche por construir tal movimiento.

En 1986-88, cuando estallaron las huelgas de enfermeras, trabajadores de ferrocarriles y tránsito y otros contra el gobierno de "cohabitación" de Mitterrand y Chirac, los trabajadores intentaron eludir a los sindicatos desacreditados creando "comités de coordinación" independientes. Los comités caían invariablemente bajo el liderazgo de estas organizaciones oportunistas de clase media, que decían ser antiburocráticas. Invariablemente, los radicales procedieron a actuar como lo habían hecho los burócratas sindicales antes que ellos: entablaron negociaciones con el gobierno y vendieron las luchas.

Los trabajadores empezaron a sospechar de estos comités de coordinación, que no eran mejores que los viejos sindicatos, y se desmoronaron. Para los poderes fácticos y sus defensores, la tarea en noviembre-diciembre de 1995 fue crear una nueva forma dentro de la cual atrapar al movimiento y estrangularlo.

Esto se logró de la siguiente manera: el odio que sienten los trabajadores hacia los partidos socialdemócrata y estalinista fue explotado por estas mismas fuerzas, con la ayuda de los radicales de clase media, para promover la noción de que los trabajadores deben rechazar la política y los partidos políticos por completo. Las nuevas consignas eran: “¡Democracia! ¡Sin política! ¡No colonización de los sindicatos por partidos políticos!” Esto se justificó teóricamente en las manifestaciones de los think-tanks del PCF y CGT.

Bastante típicas fueron las declaraciones de un joven director de la Gare du Nord, quien explicó: "Los sindicatos han perdido más o menos su influencia porque durante algunos años han actuado como un brazo de dirección". Pero este mismo trabajador, cuando se le presionó para que explicara cómo pensaba que se debía llevar a cabo la lucha, dijo que los sindicatos tenían experiencia en la negociación y, por lo tanto, debían desempeñar un papel de liderazgo, bajo la presión de la base. Estaba dispuesto a admitir que la lucha era política, pero insistió en que los trabajadores no estaban preparados para un nuevo partido, desconfiaban de la política y querían manejar las cosas sin "interferencias externas".

Como resultado de las traiciones pasadas y la intervención de los radicales de la clase media, hubo un resurgimiento de los prejuicios sindicalistas. El resultado: el movimiento de huelga se mantuvo dentro de los límites del sindicalismo burgués y la protesta.

El gobierno y los medios de comunicación afirmaron que no había más opción que imponer recortes y mayores costos a la población trabajadora. Ninguna de las antiguas organizaciones explicó a los trabajadores que no eran de ninguna manera responsables del déficit presupuestario. Tampoco promovieron una alternativa socialista.

Los clamorosos llamamientos a que Juppé retirara su plan no podían ocultar un hecho doloroso: los trabajadores estaban decididos a hacer retroceder al gobierno en la medida que pudieran, pero la mayoría se mostraba escéptica de que pudiera ser expulsado y reemplazado por un gobierno de su propia creación.

Un huelguista no sindical, hablando durante una reunión en la Gare du Nord, habló por muchos cuando dijo, entre aplausos: “Yo también quiero reformas, pero deberían ser equitativas. Si saco un franco de mi bolsillo, los jefes también deberían hacerlo".

Las huelgas en el servicio público no fueron lideradas por los sindicatos, ni se reactivaron los comités de coordinación. En su lugar, las llamadas asambleas generales se convocaron todos los días para decidir el curso de acción. Formalmente, nadie estaba en huelga ilimitada. Cada acción industrial individual era una serie de huelgas de un día "renovadas" cada 24 horas en la asamblea general.

Así que los trabajadores tenían la situación firmemente bajo su control o eso pensaban. ¿Cómo podía alguien venderlos, como se había hecho en innumerables ocasiones en el pasado, cuando tenían el poder de tomar decisiones directamente en sus propias manos? Escuchamos el mismo argumento en innumerables ocasiones: no importa lo que hagan los dirigentes sindicales a nivel nacional, las asambleas generales deciden todo.

Esta ilusión fue alentada por los estalinistas día tras día y repetida por los radicales. Mientras tanto, los dirigentes sindicales permanecían despiertos por las noches obsesionados con un solo pensamiento: ¿cómo acabar con las huelgas sin desafiar al gobierno?

Los que hablaban en las reuniones diarias eran generalmente los funcionarios sindicales de la CGT y la Force Ouvrière (FO), aunque no se presentaban así. En las dos primeras semanas de la huelga se hicieron pasar por los más feroces opositores al régimen de Chirac-Juppé. Ninguna denuncia del gobierno fue demasiado fuerte. La demagogia estaba en plena temporada. Una pancarta decía: "Juppé, te estrangularemos".

Los dirigentes sindicales eran seguidos a menudo al micrófono por uno o más representantes de los grupos radicales de clase media: un miembro de la LCR, un maoísta, un partidario de Lutte Ouvrière, un anarquista que glorificaba el movimiento de huelga y pedía su ampliación. Nunca una palabra de crítica a los dirigentes sindicales. Nunca un llamado a una lucha política contra el gobierno. Nunca un llamado a la formación de comités de acción y la lucha por un gobierno obrero y políticas socialistas basadas en esas organizaciones.

Luego, se ofreció el micrófono a cualquiera que lo quisiera. ¡Aquí supuestamente estaba la democracia en acción! La dificultad era que los trabajadores de base tenían poco que decir. No se sentían capaces de contrarrestar a los dirigentes sindicales o compartían una perspectiva política similar. Todo sucedía frente a sus ojos, pero la falta de una perspectiva política revolucionaria les impedía ver el proceso de la traición.

Cómo la burocracia laboral sofocó el movimiento de huelga

El movimiento de huelga que estalló en Francia en noviembre-diciembre de 1995 tuvo implicaciones sociales revolucionarias. Las masas de trabajadores estaban desafiando la política capitalista europea y, de hecho, la política de todas las clases dominantes a nivel internacional. El gobierno del presidente Jacques Chirac y el primer ministro Alain Juppé habían lanzado un ataque radical contra el sistema de bienestar social, sin ninguna base de apoyo popular. A los trabajadores franceses se les planteó la necesidad de organizar su propia alternativa política al gobierno capitalista y su programa, es decir, luchar por un gobierno obrero y la implementación de políticas socialistas.

Las huelgas se iniciaron en las asambleas generales que los sindicatos se vieron obligados a convocar en respuesta al Plan Juppé. Los trabajadores ferroviarios, seguidos por los trabajadores postales, los empleados de servicios públicos de gas y electricidad y los trabajadores del transporte público, abandonaron el trabajo. Millones de otros trabajadores siguieron de cerca el movimiento de huelga, observando, esperando y esperando que los trabajadores en huelga tomaran medidas decisivas para cambiar la situación en Francia.

En estas condiciones volátiles, la tarea de asegurar la supervivencia del gobierno de Juppé y el capitalismo francés recayó en las burocracias sindicales, el Partido Comunista (PCF) y las organizaciones de “izquierda” de clase media.

Marc Blondel of Force Ouvrière (Photo credit: Blanc Frédéric)

El movimiento de huelga estalló sobre las cabezas de los dirigentes sindicales. Una de las tres principales líderes sindicales del país, Nicole Notat de la Confédération Française Démocratique du Travail (CFDT), acogió abiertamente el ataque del gobierno a la seguridad social, las prestaciones sanitarias y las pensiones de los empleados públicos. Otros dirigentes sindicales emitieron protestas verbales, ninguna más estridente que la burocracia de Force Ouvrière (FO), dirigida por Marc Blondel, que podría perder miles de puestos de trabajo a través de la reorganización del fondo nacional del seguro de salud. Pero la protesta verbal es el plato estándar de los líderes sindicales en todos los países. Está muy lejos de organizar un movimiento masivo contra el gobierno.

El historial de los sindicatos franceses en los últimos años es de colaboración de clases llevada a cabo por una burocracia cada vez más comprometida y marginada. Durante los 14 años de gobierno del Partido Socialista (PS) de François Mitterrand, las tres centrales sindicales, la CGT, dirigida por el Partido Comunista, la CFDT y la FO dedicaron todos sus esfuerzos a reprimir la resistencia de la clase trabajadora al aumento del desempleo, la caída del nivel de vida y las medidas de austeridad del gobierno.

Las centrales sindicales de Francia han experimentado una pérdida constante de miembros durante la última década y media. La CFDT (vagamente asociada con el Partido Socialista) y la CGT controlada por los estalinistas sufrieron la caída más pronunciada en la década de 1980. Estos sindicatos se identificaron más estrechamente con el gobierno de Mitterrand de 1981-95, que incluía a ministros del gabinete del Partido Comunista entre 1981-83.

La membresía que paga cuotas de la CGT cayó en un 50 por ciento a un millón entre 1979 y 1986. Desde entonces, sus filas han caído a aproximadamente 630.000. La CFDT perdió más del 30 por ciento de sus miembros durante el mismo período, cayendo a 650.000. La membresía de FO, a pesar de las campañas de reclutamiento del Secretario General de la CGT, cayó un 25 por ciento a 600.000 en el período 1979-86. Hoy representa a unos 400.000 trabajadores.

En conjunto, la tasa de sindicalización francesa cayó del 25 por ciento de la población activa en 1975 al 15 por ciento en 1986; la tasa es ahora oficialmente del 9,8 por ciento. Este declive ha alarmado a los representantes más reflexivos de la burguesía francesa. En el otoño de 1995, el presidente de la Federación de Empleadores, Jean Gandois, le dijo a un entrevistador: “Tenemos todo que perder si los sindicatos se debilitan aún más. Por lo tanto, tenemos que encontrar formas de mantener su cabeza fuera del agua".

El debilitado estado de los sindicatos puede haber llevado al gobierno de Juppé a pensar que podría prescindir por completo de los servicios de la burocracia laboral. Le Monde comentó que "Alain Juppé es quizás el primer jefe de gobierno que, consciente del bajo nivel de representación sindical en Francia ... pensó que podía ignorar con seguridad su consulta al llevar a cabo la reforma". Pero los acontecimientos iban a demostrar que los sindicatos eran indispensables para controlar el movimiento de huelga y, en última instancia, extinguirlo.

El Partido Comunista Francés

El actual Partido Comunista Francés no se parece, salvo en el nombre, al partido establecido en 1921 como sección de la Tercera Internacional. El PCF, junto con los otros partidos de la Tercera Internacional, quedó bajo el liderazgo estalinista a fines de la década de 1920. A mediados de la década de 1930 había abrazado la política del Kremlin de frente popular, que obligaba a los partidos comunistas de todo el mundo a repudiar las políticas socialistas revolucionarias y aliarse con los partidos capitalistas liberales, entrando en gobiernos de coalición burguesa siempre que fuera posible. Sobre esta base, el PCF entró en el gobierno del frente popular de León Blum en 1936, que reprimió el levantamiento revolucionario de los trabajadores franceses y luego entregó el poder a un gobierno de derecha. A pesar de esta traición, el PCF de la década de 1930 mantuvo una membresía masiva de la clase trabajadora y seguidores.

Incluso en el período de la huelga general de mayo a junio de 1968, el PCF tenía la lealtad de grandes sectores de la clase trabajadora. Explotó las ilusiones de los trabajadores en sus supuestas credenciales socialistas para traicionar la huelga y facilitar la reelección de un gobierno gaullista.

Pero el PCF ya no puede caracterizarse como un partido obrero de masas. Ha perdido la mayor parte de sus miembros de la clase trabajadora. Hoy es poco más que un aparato burocrático, que ejerce influencia principalmente a través de sus funcionarios en la dirección de la CGT y sus conexiones con los partidos burgueses.

El PCF ha visto caer su porcentaje de votos en las elecciones nacionales del 25-30 por ciento al final de la Segunda Guerra Mundial al 8,6 por ciento en las elecciones presidenciales de 1995, casi dos millones de votos por detrás del Frente Nacional neofascista. La respuesta de los estalinistas, bajo Robert Hue, ha sido desplazarse más hacia la derecha. En nombre de la “mutación” del comunismo, Hue propone transformar al PCF en un partido abiertamente procapitalista, nacionalista y “humanista”.

El estallido del movimiento de huelga en noviembre de 1995 arrojó a la dirección del PCF y de la CGT a una crisis. En la primera semana de huelga, los estalinistas apenas pudieron presentar una línea política coherente. Cuando los funcionarios del PCF y la CGT encontraron sus voces fue para entregar el siguiente mensaje: bajo ninguna condición el movimiento de huelga fue para desafiar al gobierno.

Como dijo el líder del partido Hue a la prensa el 6 de diciembre: “No se debe hacer que el movimiento diga lo que no dice. El movimiento de hoy no es un movimiento de cambio político”. En una variación del mismo tema, Louis Viannet, secretario general de la CGT, dijo a un entrevistador el 13 de diciembre: “El problema no es Alain Juppé como primer ministro. El problema radica en la política que está llevando a cabo”. La política PCF-CGT se redujo a un llamado a la negociación entre el gobierno, preferiblemente el propio Juppé, y los sindicatos.

Antes de examinar cómo se llevó a cabo esta política de traición en la práctica, es necesario volver a enfatizar un tema. En 1986-1987 se produjeron importantes huelgas entre los trabajadores de los ferrocarriles, el transporte público y los servicios de salud, que pasaron por alto las estructuras sindicales desacreditadas. Las diversas organizaciones de clase media de "izquierda", la Liga Comunista Revolucionaria (LCR), la Lucha Obrera (LO) y el Partido Comunista Internacional de Pierre Lambert asumieron la dirección de estas luchas virtualmente por defecto y procedieron a descarrilarlas. Su papel era llevar a los trabajadores de regreso a los sindicatos oficiales, restaurando a los burócratas estalinistas y reformistas en el proceso. Por lo tanto, estos grupos oportunistas fueron fundamentales para crear las condiciones para que los líderes de la CGT y el FO asumieran el liderazgo, aunque sea de manera tenue, de la ola de huelgas de 1995. A lo largo de las semanas de huelga y protesta masiva, los funcionarios estalinistas de la CGT en particular tenían el aspecto de hombres condenados que se preguntaban por qué aún no se había dictado sentencia.

Los dirigentes sindicales maniobran

Uno puede comprender el papel general de los líderes sindicales simplemente siguiendo sus maniobras. La huelga alcanzó su punto álgido durante la primera semana de diciembre. Este fue también el punto culminante de la retórica de los líderes de la CGT y FO. Adoptaron la postura de hombres preparados para asaltar el cielo mismo.

El 3 de diciembre Blondel pidió el “endurecimiento” y la “radicalización” de la huelga. "Nos estamos movilizando", declaró, "en una posición simple: la retirada del Plan Juppé". Al día siguiente, dirigiéndose al 45º congreso de la CGT, Viannet pidió la "generalización de la huelga". Blondel, quien jugó el papel de demagogo y bufón durante toda la huelga, dijo a los trabajadores ferroviarios el 6 de diciembre que estaba preparado "para llegar hasta el final" para lograr la derrota del ataque del gobierno.

El 7 de diciembre se filtraron a la prensa informes de que el primer ministro estaba dispuesto a reunirse con los dirigentes sindicales en una cumbre social.

Al día siguiente, los líderes sindicales ferroviarios se reunieron por primera vez con un mediador especial, Jean Matteoli. Jacques Barrot, ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, inició negociaciones con los dirigentes sindicales CGT y FO el 9 de diciembre. El mismo día la dirección de FO dio a conocer que la retirada del Plan Juppé ya no era una condición previa para las negociaciones. Le Monde informó que durante el fin de semana del 9 al 10 de diciembre “los contactos, por naturaleza discretos, por no decir secretos, entre el gobierno y los sindicatos se multiplicaron”.

Ese domingo el primer ministro anunció por televisión que el 21 de diciembre celebraría una cumbre con los líderes sindicales. También declaró que su gobierno no haría ningún cambio en los planes de pensiones de los empleados públicos y que el “contrato-plan” de reducir los trabajos y las condiciones ferroviarias se discutiría con los trabajadores ferroviarios.

El 11 de diciembre Juppé se reunió con los líderes sindicales por primera vez desde el estallido de la crisis. Al salir de la residencia del primer ministro, Viannet declaró que "sería inteligente si se congelara el Plan Juppé y lo ideal sería su retirada". Blondel dijo a los periodistas que, con suerte, Juppé "no estaba cerrado a la idea de negociaciones generales". Ahora exigía la "suspensión" del Plan Juppé.

El gobierno y los sindicatos continuaron actuando y fanfarroneando durante varios días más, pero claramente se había elaborado el marco de un acuerdo. La estrategia de los dirigentes sindicales, que no estaban en condiciones de ordenar el fin de la huelga, fue llevar a cabo una guerra de desgaste contra los huelguistas. Si los trabajadores se quedaran en huelga el tiempo suficiente, desarmados políticamente, se agotarían y volverían a trabajar.

El 15 de diciembre, después de que el ministro de Transporte de Juppé prometiera por escrito que no se tocarían las pensiones de los trabajadores ferroviarios y que el plan ferroviario del gobierno era un tema muerto, los sindicatos estaban listos para plegar sus tiendas. El diario del PCF, L’Humanité, publicó el titular el 16 de diciembre:" La victoria de los trabajadores ferroviarios inspira a otros ". Viannet pontificó: “La victoria de los ferroviarios es la prueba magistral del poder que representa la unidad de los trabajadores, encarnada en los sindicatos”. Comenzó la vuelta al trabajo. Los líderes de la CGT y FO no quisieron recordarle a nadie que el gobierno de Juppé seguía en el poder y los elementos centrales de su ataque a los programas de bienestar social permanecían intactos.

En la Gare du Nord de París

Durante los últimos días de la huelga, tuvimos la oportunidad de observar este proceso de cerca a medida que se desarrollaba en la Gare du Nord, uno de los centros del movimiento. El 14 de diciembre, el funcionario de la CGT, Alain Bord, inauguró la asamblea general, celebrada en la torre de señales ocupada. Leyó una lista de lugares de trabajo y las votaciones allí realizadas a favor de continuar la huelga. Todos estaban de buen humor. El siguiente orador, François Boudet, partidario de la LCR pablista, se mostró exuberante. La huelga iba viento en popa. Los ferroviarios iban a ser la locomotora del movimiento de huelga y del renacimiento de la propia Francia. Ahora deberían atraer a todos los demás trabajadores a la lucha, especialmente a los de la industria privada. Después de algunos oradores más, se realizó una votación de apoyo unánime para la continuación de la huelga.

Aquella noche, Juppé hizo su anuncio poniendo en suspenso su cambio en los planes de pensiones de los empleados del gobierno y el "contrato-plan" ferroviario.

¡Qué diferencia hace un día! En la Gare du Nord, el 15 de diciembre, la atmósfera había cambiado drásticamente. Los trabajadores con los que hablamos antes de la reunión estaban deprimidos. Admitieron que era probable que volviera al trabajo. Los que rodeaban al PCF estalinista culparon en gran parte a los trabajadores de la industria privada. “Los ferroviarios eran fuertes, pero nadie nos siguió. Fueron los trabajadores y los sindicatos. Hicimos que el gobierno se retirara, pero no lo suficiente”, nos dijo un partidario de Gorbachov de mediana edad.

Un huelguista no sindicalizado, el director Paul Fauquembergue, se enfureció. “Los sindicatos son responsables de este miserable resultado. Solo tengo desprecio por los sindicatos porque no defienden los intereses de la fuerza laboral. Se preocupan por sus propios puestos y su dinero".

Alain Bord de la CGT era un hombre diferente al militante del día anterior. Sombríamente, comenzó: “Siempre estuvo claro. No le decimos que continúe o que regrese. Las asambleas generales deciden”. Luego leyó una lista de ubicaciones que regresaban al trabajo.

El mensaje fue inconfundible. “Hemos mantenido lo que teníamos”, continuó, admitiendo que “el Plan Juppé permanece”. El burócrata de la CGT nos había escuchado antes de la reunión criticar a los sindicatos por no convocar una huelga general. Sintiéndose obligado a responder, preguntó: "¿Por qué los sindicatos no denunciaron a la empresa privada?" Respondió a su propia pregunta: "Ya no tenemos un botón mágico".

Boudet, de la LCR, pálida sombra de la exaltada animadora del día anterior, pidió que se continuara el movimiento, pero sin convicción. El pobre François fue un globo desinflado: "Es la primera victoria, la primera concesión, en 20 años", dijo. “La extensión de la huelga a la empresa privada no se ha producido. Esa es la debilidad del movimiento".

En otras palabras, los villanos de la historia eran los trabajadores del sector privado y, por implicación, la clase trabajadora en su conjunto.

Un oficial de FO, Claudio Serenelli, un demagogo de primer orden, agarró el micrófono. Él estaba personalmente preparado para luchar hasta el amargo final. Sin embargo, había que ser realista. "No hemos derrotado el Plan Juppé", dijo, "pero si esto no es una victoria, no sé qué es". Culpó de los problemas del movimiento de huelga a la sección de trabajadores del sector público que no había salido. Le gustaría mucho ser una locomotora, explicó, pero no sin coches detrás de él.

Por primera vez, algunos trabajadores se pronunciaron airadamente contra la continuación de la huelga. Su argumento básico: hemos ganado nuestras demandas, se acerca la Navidad, hemos estado fuera más de tres semanas, ya es suficiente. Cuando llegó la votación, diez votaron en contra de la huelga, cinco se abstuvieron. Estaba claro que la huelga estaba en sus últimos tramos.

Después de la reunión hablamos con un joven trabajador de mantenimiento, Dominique Chaupard, de origen caribeño, quien había abogado en la reunión por la continuación de la huelga una semana más, pero insistió en que la huelga no debía tener como objetivo expulsar al gobierno. Chaupard, que gana solo £933 al mes, resultó ser un partidario del PCF. Se vio aquí la influencia debilitante del estalinismo. Le preguntamos por qué se mostró tan firme en no pedir la derrota del gobierno.

“Bueno”, dijo, “este es un movimiento social, sindical, no político. Y debería seguir siéndolo". Además, argumentó que plantear demandas políticas sería antidemocrático. “Sí”, explicó, “el gobierno fue elegido en elecciones generales. Mientras la mayoría de la gente no exija el derrocamiento de tal gobierno, sería antidemocrático presentar tal demanda".

Chaupard había sido víctima del último giro en el arsenal de traición de los estalinistas, esta absurda y cínica invocación de la "democracia". ¡En nombre de la democracia era inadmisible que la masa de la población expulsara al gobierno más derechista desde la Segunda Guerra Mundial!

Los intentos de los estalinistas y de los radicales pequeñoburgueses de culpar de la derrota del movimiento a aquellos sectores de la clase trabajadora que no hicieron huelga es la calumnia más despreciable de todas. Estos “dirigentes” podrían haber unido y movilizado a las amplias masas de trabajadores, pero solo librando la lucha como ofensiva política y revolucionaria contra el gobierno y fomentando la creación de órganos democráticos y populares del pueblo trabajador como base para un nuevo, gobierno de los trabajadores. ¿De qué otra manera podría despertarse la clase trabajadora en su conjunto, después de tantos engaños y decepciones? Pero esto era lo último que querían los estalinistas y los falsos "izquierdistas". Era evidentemente imposible movilizar a decenas de millones en una política de no luchar por un cambio de gobierno y un compromiso que, al final del día, no cambiaría mucho, por eso precisamente se adhirieron a una política tan miserable y traicionera.

La cultura del oportunismo

A fines del año pasado, estalló un movimiento de huelga masiva en Francia en respuesta al ataque del gobierno al sistema de bienestar social. Los trabajadores paralizaron el tráfico ferroviario, el sistema de tránsito de París, la oficina de correos, las empresas estatales de gas y electricidad y muchas otras instalaciones gubernamentales. Las huelgas ganaron el apoyo de amplias capas de la población. Sin embargo, el gobierno sobrevivió a la crisis con los ingredientes esenciales de las medidas propuestas intactas. ¿Cómo fue esto posible?

El papel de las organizaciones pequeñoburguesas de “izquierda” en Francia fue decisivo en la derrota del movimiento de huelga. Numerosos grupos en Francia profesan representar una alternativa de izquierda al Partido Socialista socialdemócrata y al Partido Comunista estalinista. Entre los más importantes que afirman tener alguna conexión con el trotskismo se encuentran el grupo Lutte Ouvrière (LO), la Ligue Communiste Revolutionnaire (LCR), afiliada al Secretariado Unido pablista, y el Parti des Travailleurs (PT) de Pierre Lambert.

Desde el punto de vista político, la característica más destacable de la intervención de estos grupos en el movimiento de huelga fue su negativa a hacer campaña para la caída del gobierno del primer ministro Juppé. Tal lucha política era la condición previa para una lucha exitosa contra las propuestas del gobierno de recortar los programas de bienestar social. El movimiento de huelga planteó la necesidad de que la clase trabajadora avanzara en su propia alternativa al régimen capitalista: un gobierno obrero comprometido con llevar a cabo políticas anticapitalistas y socialistas.

Las antiguas direcciones sindicales del Partido Comunista, la federación sindical dirigida por el PC, la CGT y los otros sindicatos establecidos se opusieron explícitamente a tal movimiento político. Los burócratas estalinistas y reformistas insistieron en que la ola de huelgas era simplemente un movimiento de protesta y no tenía como objetivo provocar un cambio político. Rechazaron cualquier intento de sacar al gobierno del poder. Los grupos pequeñoburgueses iban detrás de las burocracias obreras, haciéndose eco de su línea traicionera.

Las huelgas estallaron en gran medida fuera de las estructuras sindicales oficiales, que habían sufrido una fuerte disminución de afiliados e influencia durante los 15 años anteriores. Las masas de trabajadores estaban disgustadas con la CGT y las otras federaciones sindicales, Force Ouvrière (FO) y la Confederation Francaise Democratique du Travail (CFDT), así como con los partidos socialista y comunista.

Los acontecimientos franceses plantearon de la manera más aguda la crisis del liderazgo y la perspectiva de la clase trabajadora. Los grupos pequeñoburgueses de “izquierda” hicieron todos sus esfuerzos para ocultar este tema central. Intervinieron para promover ilusiones en el sindicalismo, defender la perspectiva de la presión masiva sobre el régimen de Juppé y reforzar la credibilidad de las burocracias laborales.

Todas estas organizaciones insistieron en que no había alternativa política a los estalinistas y los socialdemócratas. “No hay alternativa para la izquierda”, proclamaron. En cuanto a su propio papel político, la LO, LCR y PT revelaron el contenido real de sus pretensiones socialistas y revolucionarias con la reiterada protesta: “No somos la dirección de la clase obrera”.

El grupo Lucha Obrera (Lutte Ouvrière)

El grupo Lutte Ouvrière (LO, Lucha Obrera), llamado así por su periódico semanal, está profundamente arraigado en los sindicatos. Actuó como un adjunto leal a las burocracias sindicales durante el movimiento de huelga de tres semanas. En la edición del 1 de diciembre de Lutte Ouvrière, en medio de las huelgas, la portavoz de LO, Arlette Laguiller, escribió en su editorial semanal: “Esto significa que los trabajadores ferroviarios, los trabajadores postales, la RATP (tránsito de París) y los trabajadores del transporte público en varios las grandes ciudades van por buen camino para entrar en lucha. Y si otras huelgas estallan, se alargan, se desarrollan en otras empresas públicas y privadas, es posible no sólo meterle en la garganta las propuestas criminales de Juppé; incluso más allá de eso, los trabajadores (pueden) imponer todas sus demandas a los patrones y al gobierno”.

Según la lógica de este argumento, no había necesidad de una campaña para expulsar al gobierno de Juppé, ya que la clase obrera a fuerza de sus luchas huelguísticas podría lograr todos sus objetivos mientras dejaba el régimen en su lugar. Esta fue simplemente una versión ligeramente “izquierdista” de la línea de liderazgo de la CGT.

Nos encontramos por primera vez con LO en una asamblea general de trabajadores postales en un centro de clasificación de correo en el norte de París. La reunión en sí siguió un patrón que hemos descrito en segmentos anteriores de esta serie. Lo dirigía un funcionario de la CGT que, tras haber dicho los comentarios habituales, abrió el debate. De los que hablaron, pocos o ninguno eran trabajadores de base. Un maoísta del sindicato postal de “izquierda” SUD tomó la palabra, seguido por un miembro de la LCR, entonces partidario de Lutte Ouvrière. En los estilos propios de cada tendencia el maoísta, un “hombre del pueblo” jocoso y condescendiente, el pablista, un intelectual con pañuelo rojo, el partidario de LO, un sindicalista sólido, etc. los “izquierdistas” adelantaron la misma estrategia general: la necesidad de extender la huelga para obligar al gobierno a retirarse. Nadie criticó a la CGT ni exigió que la huelga fuera arrebatada de las manos de la burocracia sindical. Nadie planteó la necesidad de una lucha política. Se aplaudieron amablemente las contribuciones de los demás. Un verdadero encuentro de antiguo alumnos de la "izquierda".

Después de la reunión, entrevistamos al seguidor de LO. Vio el movimiento de huelga enteramente desde el punto de vista del sindicalismo. “Es un ataque a las estructuras sindicales. Es una ruptura con el pacto entre el gobierno y la burocracia sindical que existe desde 1945. [El líder de Force Ouvrière, Marc] Blondel está furioso. El gobierno ha cambiado de política. Antes decían: ‘No tocamos a los sindicatos ni a sus derechos. Son nuestros socios'. Lo han cuestionado”, dijo.

El partidario de LO esencialmente hizo caso omiso de la importancia del movimiento de huelga, que en ese momento involucraba a varios millones de trabajadores. “No es una explosión social. Crece poco a poco. No se puede decir si se extenderá a la industria privada o no". Quizás consciente de su propio tono despectivo, agregó: “Por supuesto, los trabajadores están interesados. Es importante, antes de que estos trabajadores se retiraran. Es una situación nueva, es algo importante. Una contraofensiva".

Continuó: “Por el momento es necesario ampliar el movimiento. Es necesario hacer retroceder al gobierno. Será una derrota para ellos. Tendrán que celebrar elecciones”.

Luego dio rienda suelta al desdén por la clase obrera y el asombro por las burocracias laborales comunes a todos los grupos pequeñoburgueses de "izquierda": “Los trabajadores no van más allá de los problemas inmediatos. Los sindicatos están por delante de los trabajadores, están a la cabeza".

En cuanto a los “militantes de izquierda” como él, admitió: “Muchos están desanimados. Han estado en hibernación".

¿Cuál vio él como el papel de su organización en esta situación? “Impulsamos una huelga, llamamos a una huelga. En este momento no hay diferenciación entre sindicatos y partidos políticos. Todo el mundo está a favor de la huelga. La diferencia radica en su extensión".

Una admisión condenatoria. En efecto, no hubo diferenciación entre las burocracias, dedicadas a la preservación del sistema de lucro y su representante político, Juppé, y los partidos supuestamente de “extrema izquierda”.

La teoría de la "burocracia de vanguardia"

La concepción de que eran los líderes sindicales los que formaban la vanguardia, arrastrando tras ellos a una clase trabajadora reacia, no era simplemente la opinión de un partidario de LO. Esta fue la posición oficial de la organización. Un artículo del número del 8 de diciembre de Lutte Ouvrière comentaba: “Es, en efecto, por voluntad de las confederaciones sindicales, en todo caso la FO y la CGT, que este movimiento ha estallado, ha durado y se ha extendido hasta ahora. De hecho, las declaraciones y la política de la FO han sido más radicales y violentas que las de la CGT. Pero, sin embargo, es la CGT la que ha sido la fuerza rectora para desencadenar, prolongar y extender el conflicto, gracias al número de sus militantes”.

El artículo continuaba: “Al principio, los trabajadores no estaban entusiasmados, pero, poco a poco, asistidos por la presión y la unidad de los sindicatos, la determinación fue creciendo de manera perceptible de un día para otro”.

Sólo una organización alejada de las vidas, pensamientos y sentimientos de las amplias masas de trabajadores podría proponer tal posición. Si había dudas en la clase trabajadora, estaba bien fundamentado: el temor de que los sindicatos vendieran este movimiento, ya que habían traicionado todos los intentos anteriores de los trabajadores por defender sus puestos de trabajo y su nivel de vida.

Como las otras tendencias radicales, Lutte Ouvrière nunca publicó un solo comentario analizando seriamente el significado objetivo de la ola de huelgas, incluidas sus implicaciones para el movimiento socialista. Lo que hacía pasar por un análisis eran artículos como el del 8 de diciembre que mencionada arriba. Gran parte de ese artículo se dedicó a especular sobre los motivos del Partido Comunista, la CGT y los líderes de las FO para transformarse, a los ojos de Lutte Ouvrière, en combatientes de clase militantes.

El periódico de la organización funcionaba como una especie de boletín de huelga. En lo que respecta a sus editores, no existía nada fuera de la huelga. Todo lo que se necesitaba para derrotar el Plan Juppé era la extensión del movimiento de huelga. Hacia el final de los eventos de noviembre-diciembre, LO propuso una huelga general para cumplir con “todas las demandas de la clase trabajadora”, pero nunca especificó cuáles eran o debían ser esas demandas. "Los que se declararon en huelga han descubierto ... que las luchas de los trabajadores pueden hacer retroceder al gobierno", afirmó el diario.

Lutte Ouvrière no actuó independientemente de la burocracia sindical, ni siquiera a nivel de demandas y consignas. No presentó el "plan de emergencia" que había publicado para las elecciones nacionales del año anterior. Las únicas demandas que planteó, además del llamado a la retirada del Plan Juppé, se referían a los salarios y el reembolso de los días de huelga.

Orígenes de Lutte Ouvrière

El podrido papel jugado por la "izquierda" de la clase media francesa en los acontecimientos de noviembre-diciembre no surgió de la nada. Había sido preparado por décadas de actividad oportunista. El grupo Lutte Ouvrière vuela bajo una bandera totalmente falsa. Se llama a sí mismo trotskista, pero los orígenes de LO se encuentran en una facción del movimiento trotskista francés que se opuso al establecimiento de la Cuarta Internacional en 1938 y se separó formalmente del partido mundial dirigido por Trotsky el año siguiente. En la década de 1960, LO adoptó la posición de que la Cuarta Internacional había sido destruida por el revisionismo.

El grupo —entonces conocido como Voix Ouvrière— asistió al Tercer Congreso del Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) en 1966 como observador. Sus portavoces expusieron la visión centrista de que la FI tenía que ser "reconstruida". Esta línea fue rechazada por el congreso y Lutte Ouvrière sigue siendo un oponente político del CICI.

LO se enorgullece de negarse a plantear demandas políticas socialistas, sobre la base de que tales políticas son inapropiadas para condiciones no revolucionarias. Esta posición, típica de los opositores centristas del marxismo, es una racionalización para adaptarse a las burocracias existentes que dominan el movimiento obrero. En realidad, tales organizaciones rechazan cualquier posibilidad de revolución social. Esto quedó claramente demostrado en noviembre-diciembre, cuando se abrió una situación prerrevolucionaria y LO actuó para bloquear cualquier movimiento político independiente de la clase obrera.

La candidata del grupo a la presidencia, Arlette Laguiller, que sigue un programa reformista de izquierda, recibió 1,6 millones de votos, más del 5 por ciento de los votos en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del año pasado. Nadie podría haber estado más sorprendido y asustado por las implicaciones de la votación que los propios líderes de Lutte Ouvrière. Se esforzaron por restar importancia a la votación, cualquier cosa menos enfrentarse a la realidad de que un gran número de trabajadores buscaba una alternativa genuinamente socialista a los viejos partidos estalinistas y socialdemócratas.

Unas semanas después de la votación, en su festival anual en París, LO celebró una reunión con la LCR en la que se debatió el significado del voto de Laguiller. Hubo un elemento de farsa en el evento. Las dos organizaciones esencialmente discutieron sobre cuál era la más débil y la más insignificante. El representante de la LCR instó a LO a asumir las responsabilidades derivadas de su logro en las elecciones. El altavoz LO no aceptaría nada de eso. Rechazó la propuesta diciendo: no exageres, todavía somos demasiado pequeños, no somos un partido revolucionario. Nuestro objetivo es ser uno, pero aún tenemos que crear un "partido verdaderamente proletario".

Los marxistas sostienen que el carácter de clase de un partido está determinado ante todo por su programa, no por el número de trabajadores que se adhieren a él en un momento dado. La tarea del partido revolucionario es elevar la comprensión política de la clase obrera al nivel de las tareas que plantean las condiciones objetivas.

Lutte Ouvrière, como todas las organizaciones oportunistas, rechaza este punto de vista de principios. En el panfleto, “¿Qué es Lutte Ouvrière?”, escrito después de las elecciones presidenciales, la dirección de LO declaró: “Lutte Ouvrière es un partido pequeño y estamos lejos de existir en todas las ciudades, incluso en la más grande del país”. En una sección titulada "El partido que se construirá", el panfleto decía: "Un partido verdaderamente capaz de defender a los explotados debe poder estar presente en todas partes". Debe ser una fiesta de "decenas de miles". Por supuesto, explicaba el panfleto, Lutte Ouvrière no era tal partido: “Eso es lo que nos falta. Gracias a la respuesta recibida por la campaña de Arlette Laguiller, vamos a intentar encontrar ese apoyo en los próximos meses. No sabemos si podemos tener éxito porque en este momento estamos lejos de ser lo suficientemente numerosos ... "

Esta línea desmoralizada y cobarde fue una justificación anticipada de la negativa de Lutte Ouvrière a ofrecer una alternativa a las burocracias estalinista y reformista.

El oportunismo de LO está ligado a su orientación esencialmente nacionalista. No parte de la necesidad de construir un partido mundial. Su panfleto no hace ningún análisis del capitalismo como sistema global. Simplemente se refiere a una "crisis permanente" que ha afligido a Francia desde 1970, "provocada por los arranques y sacudidas del sistema económico, los arranques y arranques del mercado capitalista". De esta manera LO se adapta a la perspectiva nacionalista promulgada por los estalinistas franceses, que utilizaron su influencia durante la ola de huelgas de noviembre-diciembre para definir el movimiento como una lucha puramente francesa. Lutte Ouvrière y los otros grupos de “izquierda” guardaron silencio mientras los líderes del PC y de la CGT alentaban la opinión de que los trabajadores franceses competían con sus hermanos y hermanas de clase en el resto de Europa por trabajos decentes y beneficios sociales.

Los dirigentes de la LO no pueden concebir una clase trabajadora al margen del aparato sindical oficial. Ven a los trabajadores de la industria privada como "desmoralizados". Culpan al debilitamiento del sindicalismo entre estos sectores por el ataque del gobierno. “La desmoralización y la falta de sindicalización entre los trabajadores había llevado al gobierno a creer que podían enfrentarse a los aparatos sindicales”, escribieron después de la huelga.

La reunión del 15 de diciembre

El oportunismo de Lutte Ouvrière se puso de manifiesto en su reunión pública del 15 de diciembre en París. Cuatro días antes, los líderes de la CGT y FO se habían reunido con el primer ministro Juppé por primera vez. Evidentemente, buscaban una hoja de parra política para poner fin al movimiento de huelga. Pero no apareció ninguna advertencia de la inminente venta en las ediciones del 8 o 15 de diciembre de Lutte Ouvrière.

El 14 de diciembre, Juppé hizo concesiones a los trabajadores ferroviarios, habiendo obtenido garantías de los dirigentes sindicales de que presionarían para que se pusiera fin a la huelga ferroviaria. De esta manera se rompería la espalda del movimiento huelguístico y Juppé sería libre de imponer su plan básico de recortar los programas de bienestar social.

Esa misma noche compramos una copia de Lutte Ouvrière. Llevaba un editorial de Laguiller endosando el vendido de la huelga y declarándolo una "victoria". El editorial decía: “La huelga actual demuestra que se puede hacer retroceder al gobierno ya los patrones. Incluso si terminara con lo que ya se ha obtenido, sería una victoria para todos. Ha hecho que Juppé se retire. Debe dar a todos los trabajadores una confianza renovada en sus propias fuerzas. Hemos visto que cuando los trabajadores dejan de trabajar, todo se paraliza. Y cuando los trabajadores salen a la calle, son ellos quienes hacen la ley”.

El 15 de diciembre había comenzado la vuelta al trabajo de los ferroviarios. Este fue el trasfondo de la manifestación pública de LO esa noche. Se llevó a cabo en un gran salón, con grandes pancartas inscritas con letras rojas. Hubo muchas banderas rojas. Cuando uno entraba, veía una plataforma impresionante, pero sin altavoces. Quizás había 2.000 personas en la sala. Pero eran de tipos muy definidos. Primero, la cariñosa clase media llena de mujeres con la mirada severa pero devota de los maestros de escuela católica. El salón tenía algo de la atmósfera de una reunión social, incluso, para algunos, de un club de corazones solitarios. Allí también había trabajadores, pero en general eran los más crédulos y políticamente ingenuos.

Había numerosas mesas de literatura, de nuevo impresionantes desde la distancia. Uno descubrió, sin embargo, que estaban cubiertos con miles de copias de quizás dos o tres de los folletos banales de la organización.

Cuarenta y cinco minutos tarde, el telón se abrió y los líderes entraron ceremoniosamente desde el centro del escenario. La multitud se puso de pie de un salto, sobre todo cuando apareció "Arlette". Una ovación de pie duró varios minutos. Un hombre detrás de nosotros, obviamente un partidario de LO, se inclinó hacia su vecino y susurró cínicamente: "¡El culto a la personalidad!"

Varios de los líderes se sentaron en la plataforma, pero resultó que solo había dos oradores. El primero fue un trabajador ferroviario, que simplemente relató durante media hora los acontecimientos del movimiento de huelga. Luego vino Arlette Laguiller, que tiene los modales y el peinado de la Doncella de Orleans, o, mejor dicho, Juana de Arco reencarnada en una cajera de banco radicalizada.

Laguiller, ella misma una funcionaria sindical de FO a tiempo completo, repitió una serie de banalidades populistas sobre los ricos y el gobierno en la parte superior y los trabajadores oprimidos en la parte inferior. Afirmó: “Ya hemos ganado concesiones importantes, una victoria moral”, etc. De vez en cuando se detenía para beber un sorbo de agua, esta era la señal cada vez de un tormentoso aplauso. Habló durante una hora, hubo otra ovación de pie al final de sus comentarios, luego todos se fueron a casa. La actuación, extraña y grandilocuente en su forma, tenía un contenido definido: era un encubrimiento de la burocracia que estaba en el proceso de estrangular el movimiento de huelga.

En los últimos días del movimiento de huelga, se destacaron dos aspectos del pernicioso papel de Lutte Ouvrière. Le mintió a la clase obrera, proclamando que la traición de la huelga, que dejó en el poder a los partidos de derecha y las propuestas de Juppé intactas, era una victoria. Y, en el siguiente aliento, culpó a la clase trabajadora, en particular a los trabajadores del sector privado, por los resultados predecibles de sus propias políticas traicioneras.

Laguiller, en su editorial del 5 de enero, escribió: “Los del sector público se rebelaron y el gobierno temblaba. Los trabajadores del sector privado no tenían la capacidad moral y material para seguir y aceptaron pasivamente la huelga por un lado y la presión patronal por el otro. Pero todo tiene un final".

LO es un componente del medio "radical" de la clase media, una capa social sustancial en Francia. Una característica verdaderamente notable de estos círculos es lo que podría llamarse la cultura del oportunismo. Uno no se reunió con un solo miembro de LO, la LCR o su periferia que pudiera imaginarse planteando un tema o apoyándose en un principio que aún no estaba en el aire y más o menos aceptado por la mayoría de los trabajadores. Eran personas sin musculatura política. Esto no podría ser simplemente un defecto personal, ya que lo encontramos repetidamente.

Uno tenía ganas de decir: si actitudes como la suya hubieran prevalecido en los círculos políticos e intelectuales franceses en 1895, Alfred Dreyfus (víctima de un notorio fraude antisemita) se habría podrido en la Isla del Diablo.

Ligue Communiste Révolutionnaire

La Ligue Communiste Révolutionnaire (LCR), dirigida por Alain Krivine, es otra de las organizaciones radicales oportunistas que desempeñaron un papel tan pernicioso en el levantamiento de la clase obrera en Francia de noviembre-diciembre de 1995.

Durante la ola de huelgas, la LCR glorificó el movimiento espontáneo de trabajadores y estudiantes, negó la necesidad de una lucha política para expulsar al gobierno de Juppé y defendió las acciones de las burocracias sindicales CGT y FO.

De las organizaciones en Francia que afirman tener alguna asociación con el trotskismo, la LCR es la que más se identifica con el movimiento estudiantil radical de la década de 1960. Guiada por figuras como Ernest Mandel, durante mucho tiempo líder de los renegados del trotskismo organizados en el Secretariado Unido, la LCR abrazó las consignas del “poder estudiantil” y la “universidad roja” durante los embriagadores días de mayo-junio de 1968. Según estas teorías, la clase trabajadora había sido integrada en la sociedad capitalista y reemplazada como la principal fuerza revolucionaria por los manifestantes estudiantiles y otros estratos pequeñoburgueses.

El estado actual de la LCR está íntimamente ligado al destino de la generación de 1968. Los que lucharon en las barricadas en mayo-junio ahora tienen el cabello canoso. Durante los últimos 28 años, muchos de los lanzadores de piedras de ayer han echado raíces profundas en una variedad de instituciones burguesas.

Los radicales y exradicales de hoy constituyen una capa social profundamente conservadora. Durante muchos años asociaron la lucha por el socialismo, tal como lo concebían, con uno u otro sector de las burocracias estalinistas o socialdemócratas. Para estas fuerzas, el colapso de la Unión Soviética y la decadencia de los sindicatos y los partidos laboristas reformistas han colocado un signo de interrogación gigante sobre la perspectiva del socialismo. Tienen cada vez menos motivos para hablar de boquilla a una orientación hacia la clase trabajadora, que los ha decepcionado en el pasado y amenaza con traspasar sus intereses sociales en el futuro.

La clave para analizar el papel de cualquiera de los grupos radicales en los eventos de noviembre-diciembre es descubrir el mecanismo por el cual la organización dada eludió sus responsabilidades políticas. Los líderes de la LCR, un grupo políticamente más ágil que los oportunistas transparentes del grupo Lutte Ouvrière, se especializaron en hacer avanzar consignas aparentemente de “izquierda” que, al examinarlas, no obligaban a nadie especialmente a hacer nada. La LCR, por ejemplo, se asoció con la consigna de la huelga general. ¿Pero desde qué punto de vista?

La huelga general, como explicó Trotsky, es "uno de los métodos de lucha más revolucionarios ... Nada puede estar en un plano más alto que la huelga general, excepto la insurrección armada". Sin embargo, la LCR negó enfáticamente que las condiciones en Francia estuvieran maduras para un cambio político de cualquier tipo. Cuatro meses antes, el periódico de Krivine, Rouge (Rojo) , había publicado un artículo que afirmaba que los trabajadores industriales franceses eran un grupo reaccionario que, en general, votaba por el Frente Nacional neofascista.

La LCR propuso que la clase trabajadora se involucre en una confrontación a gran escala con los empleadores y su estado, pero no luche por un cambio de gobierno. Después de todo, sostuvieron, debido a las traiciones de los partidos comunista y socialista, no había "alternativa de izquierda".

"Los trabajadores tienen la culpa"

La consigna no solo fue criminalmente ligera, sino que se planteó de tal manera que la responsabilidad de la construcción de tal movimiento de huelga general no recayó ni en los sindicatos ni, que Dios nos ayude, en la propia LCR, sino en los trabajadores no en huelga: “Lo que falta ... para transformar la situación actual en una huelga general es la participación sustancial de los asalariados del sector privado en el movimiento de huelga” ( Rouge, 6 de diciembre de 1995).

En un suplemento de Rouge, publicado el 9 de diciembre, la LCR fue más allá. Después de describir las glorias de las manifestaciones a nivel nacional celebradas el 7 de diciembre, su artículo principal señaló: "Sin embargo, dos dificultades radican en gran medida en la movilización". No el control continuo de los líderes burocráticos, sino "1-Los límites [del movimiento de huelga] en el sector privado ..." y "2-La vacilación, incluso la cautela, para renovar las huelgas". Todos los problemas residían en los propios trabajadores.

Mientras el movimiento de huelga aún se fortalecía, la LCR se limitó a aquellas demandas que eran aceptables para los burócratas estalinistas y reformistas. Casi con las mismas palabras utilizadas por los funcionarios de la CGT, la LCR se quejó el 9 de diciembre de “una negativa general [del gobierno] a retirar el Plan Juppé y abrir negociaciones genuinas. De hecho, el gobierno juega a llevar las cosas a un punto crítico y parece querer enfrentar el movimiento de huelga”.

Tan pronto como quedó claro que el gobierno y los sindicatos iban a dar por terminada la huelga, la LCR lanzó algunas consignas de “izquierda” sobre las que sigue mintiendo para esas ocasiones. El titular de la edición del 14 de diciembre de Rouge decía: "¡Ahora Juppé debe irse!"

¿Ser reemplazado por quién o qué? La LCR se mantuvo evasiva en este tema. “También hay una alternativa en las fuerzas sociales y políticas del país: la izquierda está en las calles, se expresa también en las urnas contra la derecha. ¡Lo que falta es voluntad política!"

La proposición básica de la LCR era que estaba mal “imponer” una perspectiva política al movimiento espontáneo. El movimiento mismo promovería su propia solución política. La LCR dijo a los sindicalistas que no se preocuparan por los partidos políticos de izquierda que estaban “ausentes” y se concentraran en el sindicalismo. “El papel del sindicalismo es hacerse cargo directamente, en base a su serie de demandas, de la crisis política que puede estallar en la cúpula del Estado” ( Rouge, 16 de noviembre de 1995).

En la medida en que la LCR reprochó a los dirigentes sindicales, fue simplemente por no coordinar sus esfuerzos. Su crítica al líder del Partido Comunista, Robert Hue, fue que "no imaginó en absoluto ayudar a construir una alternativa verdaderamente unificada, incluso", agregó Rouge, "si los militantes del PC estuvieran totalmente involucrados en el campo".

La respuesta de la LCR al auge de la clase trabajadora ha sido cultivar relaciones cada vez más estrechas con el PCF. El grupo Krivine sostuvo sus primeras discusiones oficiales con los estalinistas el 29 de noviembre. Declaró que el "cambio de actitud de la dirección del PCF es positivo". Esto fue en medio de la ola de huelgas que los líderes del PCF-CGT estaban haciendo todo lo posible para evitar desafiar al gobierno de Juppé.

Inmediatamente después de la traición de los estalinistas al movimiento de huelga, el 28 de diciembre, la LCR sostuvo otra discusión con el PCF. Las dos organizaciones se comprometieron a seguir colaborando. La edición del 4 de enero de Rouge explicó que “un amplio acuerdo (entre la LCR y el PCF) se expresó sobre el profundo significado de las luchas que tuvieron lugar en diciembre”. En este acercamiento entre los estalinistas y los radicales pequeñoburgueses se revela una profunda polarización política y social. A medida que la clase trabajadora entra en una confrontación con el estado capitalista, la LCR busca el abrazo del aparato estalinista.

El partido de Krivine se adaptó por completo al ambiente antipolítico que prevalecía entre los estudiantes. El 23 de noviembre, bajo el titular “La experiencia de la democracia”, Rouge declaró: “¡No se apoderará [del movimiento estudiantil por los partidos políticos]! ¡Queremos controlar nuestro movimiento! En todas las asambleas generales de los estudiantes, la voluntad de ejecutar la movilización democráticamente domina las discusiones”. En las asambleas estudiantiles, los miembros de la LCR y otros radicales hablaron como individuos, ocultando sus afiliaciones partidistas, en nombre de preservar la “independencia” del movimiento de huelga.

Esta vergonzosa sumisión a lo que de hecho era un nivel político extremadamente bajo ayudó a crear las condiciones en las que los traidores estalinistas y reformistas pudieron “imponer” su propia solución: la preservación del gobierno de Juppé.

La reunión pública de la LCR

Una reunión pública del 11 de diciembre de la LCR en París dirigida por Alain Krivine brindó una imagen concreta de la organización y el medio social que habita. Quizás asistieron 500 personas. Pertenecían, en su gran mayoría, a la clase media bohemia y académica. Se trata de una capa social que prospera en todo tipo de círculos: sindicatos, universidades, centros de investigación, think tanks, editoriales, revistas, etc.

La reunión comenzó con 45 minutos de retraso. Claramente, los que dirigían el asunto no esperaban una participación de nuevas fuerzas ni querían una. Aunque la reunión había sido ampliamente publicitada, su presidente no sintió la necesidad de presentarse a sí mismo ni a nadie más, excepto por su nombre de pila. Esta fue una reunión familiar. Si hubiera entrado un trabajador o un joven desempleado que buscaba una alternativa socialista, no se habría sentido bienvenido.

Si Krivine siempre le ha parecido a uno como un aspirante a Ernest Mandel, la audiencia estaba formada por varios cientos de aspirantes a Krivine, cada uno sin duda convencido de que era capaz de ocupar el lugar del líder del partido. Durante la reunión, los miembros de la audiencia leyeron los periódicos, conversaron en el fondo del salón, pasearon, examinaron la mesa de literatura.

Uno de los oradores fue François Boudet (entrevistado a continuación), un funcionario sindical de la CGT con el que nos habíamos encontrado anteriormente en la Gare du Nord de París. Otro fue José Pérez, funcionario de la CGT y líder de la huelga en Rouen. Por la brillante descripción de Pérez, uno habría pensado que el comité organizador de Rouen representaba el renacimiento del Soviet de Petrogrado, como mínimo. Asistimos a una manifestación masiva en esa ciudad al día siguiente y escuchamos, desde la plataforma de oradores, la misma demagogia vacía que los dirigentes sindicales y sus cómplices radicales derramaron por todas partes.

El principal orador en la reunión del 11 de diciembre fue el líder de la LCR, Krivine. Después de referirse a las cualidades positivas de la huelga, describió su principal obstáculo como la falta de un "liderazgo nacional". Los líderes no se han reunido, se quejó Krivine. No hay coordinación, todo se organiza de manera informal.

La tarea central de la LCR, afirmó, era aceptar la propuesta de prolongar la huelga. Es necesario “arrebatar una victoria” de este movimiento de huelga, es decir, la derrota del Plan Juppé. Después de pasar la mayor parte de su tiempo discutiendo el pequeño cambio de organización de la huelga, Krivine, en un esfuerzo por cubrir un poco sus huellas, agregó: “No somos sindicalistas, ni siquiera militantes sindicalistas ... Debemos crear una alternativa política, un partido que satisfaga las necesidades de la huelga". Sin embargo, luego de jactarse de que “cientos de miembros de la LCR tienen responsabilidades sindicales”, se apresuró a agregar que “somos demasiado débiles” para ofrecer una alternativa seria. Krivine terminó con una descripción abstracta del "tipo de sociedad" que a la LCR le gustaría ver.

Ni una palabra de crítica a los dirigentes sindicales. Ni una sola advertencia. Ni una pizca de un programa socialista. Ningún esfuerzo, todo lo contrario, para plantear el LCR como alternativa. Un ejercicio de falsedad y evasión política de “izquierda”.

Cuando los dirigentes del sindicato ferroviario de la CGT cancelaron la huelga a mediados de diciembre, la LCR no pronunció ni un ápice de protesta. Rouge repitió el llamado del líder de la CGT, Louis Viannet, de "continuar el movimiento en una forma diferente". Su titular del 21 de diciembre decía: "En diciembre Juppé ... se retiró. En enero, debe ceder y continuamos".

Un funcionario de SUD

Varios días después de la reunión de Krivine, obtuvimos una mayor comprensión de la naturaleza del entorno oportunista pequeñoburguesa a través de una discusión con un funcionario del SUD (Solidaridad / Unidad / Democracia), un pequeño sindicato activo entre los trabajadores de correos y telecomunicaciones.

El funcionario de la SUD, Philippe Crottet, a cargo del trabajo de la oficina de correos del sindicato en París, comenzó como lo hicieron todos los radicales: no se puede decir con certeza si los líderes sindicales traicionarán, la presión de la base es muy fuerte, etc.

Pero Crottet fue muy interesante al relatar con cierto grado de honestidad su propia evolución política y la de toda una capa social. Se incorporó a la LCR en 1973 y fue miembro hasta 1988, cuando se convirtió en funcionario a tiempo completo en SUD. Había tenido que elegir entonces, dijo, entre trabajar para el sindicato o el partido revolucionario. Mire, prosiguió, hay que tener una vida, una familia. Su madre le había dicho: querido muchacho, estás envejeciendo.

Crottet tomó nota del estado desmoralizado de los movimientos radicales: “En los últimos 15 años ha habido cada vez menos miembros de organizaciones de izquierda”. Continuó describiendo lo que de hecho es un fenómeno internacional: “Los que se han mantenido activos están ahora en los niveles medios de las estructuras sindicales. Hoy son el verdadero motor de esta lucha. Es por ellos su generación, los que participaron en el 68 que ha habido tal movimiento, tal organización, tal actividad en esta disputa. Pero al mismo tiempo, incluso para aquellos que estaban activos, o incluso revolucionarios, solo hay 24 horas en un día”.

Los orígenes de la LCR se encuentran en la minoría de los trotskistas franceses que se adhirieron a la línea política revisionista de Michel Pablo, secretario del Secretariado Internacional (SI) de la Cuarta Internacional (FI), a principios de la década de 1950. Pablo intentó imponer una perspectiva liquidacionista, incluida la disolución en el Partido Comunista estalinista, a los trotskistas franceses. Una mayoría del partido, en oposición a este ataque a los principios de la FI, rechazó esta perspectiva. La dirección del SI Pablo-Mandel expulsó a la mayoría y entregó la sección francesa a la minoría.

Los pablistas franceses han pasado los 40 años intermedios buscando que algún sector de las burocracias estalinista y laboral se mueva hacia la izquierda y haga su trabajo por ellos. Continúan este esfuerzo hoy bajo Krivine, aunque quizás con un entusiasmo menguante. Debe ser un trabajo agotador, deshacerse de las responsabilidades durante décadas. Los pablistas ahora tienen la distinción en nombre del trotskismo no menos de traicionar tres movimientos de huelga general en Francia: agosto de 1953, mayo-junio de 1968 y noviembre-diciembre de 1995.

Entrevista a François Boudet, miembro de la Ligue Communiste Révolutionnaire y dirigente del sindicato ferroviario de CGT

¿Cuál es el significado político de este movimiento?

Al principio quedó claro que, si bien algunos trabajadores se incorporaron al movimiento sobre la cuestión de la jubilación y sus propios intereses sectoriales, la gran mayoría entendió que el problema de las condiciones de jubilación de los ferroviarios no era suficiente. La razón por la que la huelga creció tanto es que la gente se dio cuenta de que para ganar era necesario movilizar a otras industrias.

¿Cree que es necesario hacer dimitir al gobierno?

El movimiento apunta a retirar el Plan Juppé. El problema en Francia y Juppé juega con esto es que Juppé dice: "Tengo un plan, una perspectiva y nadie más la tiene". La gente dice: "Chirac fue elegido, es el gobernante legítimo". El Partido Socialista no está en ninguna parte. La izquierda realmente no tiene perspectiva. El riesgo de un movimiento así, si sigue empujando y provoca la dimisión de Juppé, es que hará el trabajo de la extrema derecha. Hay personas que participaron en el 68 que reaccionan con miedo. Dicen: "Al final, no es la izquierda la que gana". Si realmente se suprime el Plan Juppé, eso dará fuerza al movimiento porque en Francia no ha habido un éxito en el movimiento obrero durante mucho tiempo. Entonces, si el gobierno se ve obligado a retirarse, eso creará una dinámica para que el movimiento avance.

Pero eres miembro de una organización socialista. ¿Ve su propia organización como una alternativa para los trabajadores?

Nuestro movimiento es bastante limitado porque la gente no está lista para un cambio político, porque si no es Juppé, será [el derechista Charles] Pasqua; o [el líder del partido socialista Lionel] Jospin. Si es la izquierda, será la izquierda la que esté comprometida con las políticas de austeridad. Nadie quiere eso. Entonces, los trabajadores están tratando de sacar el máximo provecho de quienes están en el poder en este momento.

En Alemania hay 100.000 trabajadores ferroviarios que se enfrentan a despidos. ¿Por qué no pides la unidad con los ferroviarios alemanes y planteas una solución socialista, no solo para Francia, sino también para Italia, Alemania, Inglaterra?

Estoy de acuerdo. El problema es que ha habido un crecimiento del individualismo en la clase trabajadora.

¿Cree que es posible plantear la cuestión de los comités de acción y un gobierno obrero basado en consejos de acción?

No, no lo creo, porque la debilidad del movimiento es que todavía está liderado por los sindicatos. La única excepción fue Renault en Cleon. Hubo una reunión de 400 personas que no fue controlada por los sindicatos. La gente se levantaba y decía cualquier cosa y al final todo el mundo se cansaba. Depende de los delegados sindicales organizar la huelga, no de nosotros, dijeron. Intentamos lo mejor que podemos organizar acciones en unidad con otras secciones de la función pública, pero no es posible ir más allá en este momento. Sin embargo, si el movimiento fuera más allá de sus limitaciones actuales, eso podría cambiar.

Pero, ¿cómo se supone que haga eso si la gente no dice la verdad, que es necesario quitar la huelga de las manos de los líderes sindicales?

Sí, eso es cierto, pero los dirigentes sindicales tienen respeto en este momento. Actualmente se mantienen firmes.

¿Crees que [el líder de la CGT Louis] Viannet y [el líder de FO Marc] Blondel van a traicionar este movimiento?

Creo que cada uno está tratando de encontrar una salida, Blondel en particular, porque su principal preocupación es mantener el control de las posiciones sindicales. Está tratando de encontrar una salida que le permita hacer eso. Por el momento está de acuerdo con el movimiento.

¿Cuál es el pensamiento político actual de los trabajadores?

Están en contra de la sociedad capitalista con toda su austeridad y todo lo demás. No ven mucho de positivo. Pero en cuanto a hablar del socialismo de 1968 a 1972, era bastante natural. Pero desde entonces, la palabra se ha corrompido tanto que ahora existe un problema de idioma. Ahora la palabra socialismo se interpreta como sinónimo de Oriente. O el Oriente o Mitterrand.

¿Cómo ve el papel de la LCR en este movimiento?

Es, en primer lugar, explicar políticamente que no se trata solo de una crisis social, sino política. También para intervenir en los sindicatos para que lleguen lo más lejos posible. Hay algunos sindicatos en los que tenemos más apoyo, como el SUD-PTT y el sindicato de profesores. Pero incluso en sindicatos en los que somos una pequeña minoría, debemos presionarlos para que lleguen lo más lejos posible. Lutte Ouvrière, por ejemplo, dice que no hay posibilidad de huelga general. Pero seguimos presionando, incluso si no tenemos muchas posibilidades.

¿Cuál es la diferencia entre su puesto y el de Lutte Ouvrière? ¿Acaba de terminar la huelga general?

Creen que estamos sobreestimando el movimiento. Dicen que no es un movimiento político. Vamos más lejos que ellos. Estamos interviniendo en la CGT, por ejemplo, aunque somos una minoría muy pequeña allí.

Pero la huelga general no es una perspectiva política. ¿A dónde debería conducir?

A la retirada del Plan Juppé. Si avanzas, como sugieres, un gobierno obrero basado en consejos de acción, eso no se corresponde en absoluto con la realidad actual. Eso parecería completamente ridículo. Si avanza un gobierno del Partido Comunista-Partido Socialista, eso sería igualmente ridículo, porque la gente lo ha experimentado. Decimos que el movimiento debe continuar y que debe hacer avanzar un programa y construir un programa que sea una alternativa real a la izquierda oficial.

El espectro de un movimiento europeo

Las condiciones objetivas que produjeron la ola masiva de huelgas en Francia en noviembre y diciembre prevalecen en toda Europa. En todo el continente, los logros sociales pasados de los trabajadores han sido atacados. Cada burguesía nacional intenta reducir los costos laborales para seguir siendo competitiva con sus rivales internacionales y recortar los déficits presupuestarios para calificar, según el Tratado de Maastricht, para la unión económica europea.

En la vecina Bélgica, la destrucción de miles de empleos en el sector público, los recortes en el gasto social, las privatizaciones y los planes del gobierno de coalición del demócrata cristiano Jean-Luc Dehaene como el régimen del primer ministro francés Alain Juppé de "reformar" el sistema de seguridad social, trajeron consigo que masas de trabajadores salieran a las calles de Bruselas el 13 de diciembre. Esto planteó el espectro de un movimiento internacional contra los recortes presupuestarios, el desempleo y el deterioro del nivel de vida.

Si bien las condiciones económicas nacionales provocaron la ira de los trabajadores belgas, sin duda las huelgas francesas también sirvieron de inspiración. La manifestación del 13 de diciembre había sido programada mucho antes de que estallaran las huelgas en Francia, pero la masiva asistencia sorprendió a sus organizadores, la Central General de Servicios Públicos (CGSP), afiliada a la Federación General Socialdemócrata del Trabajo Belga, y la Federación de Públicos Service Christian Unions (FSCSP), vinculado a la federación sindical católica.

Asistieron setenta mil trabajadores públicos y simpatizantes, incluidos bomberos, mineros, trabajadores de correos, ferrocarriles, teléfonos, tránsito y aerolíneas. También marcharon trabajadores de la industria privada Volkswagen, Caterpillar, Forges de Clabecq.

Al igual que en Francia, los ataques contra los empleos y las condiciones de los trabajadores ferroviarios proporcionaron una chispa al movimiento de masas. El plan, anunciado el 27 de octubre, para reestructurar SNCB, la línea ferroviaria estatal, prever su fractura en "unidades de negocio" autónomas (usan las palabras en inglés), la eliminación de líneas y la destrucción de 10.000 puestos de trabajo para 2005. En 1981 SNCB empleó 65.000; hoy su fuerza laboral se ha reducido a 42.000.

La amarga disputa en Sabena, la aerolínea semiprivatizada, también alimentó el movimiento. La dirección de la empresa, después de varios meses de infructuosos intentos por obtener concesiones de los trabajadores, simplemente descartó el convenio colectivo a finales de noviembre.

Los campus del país también fueron escenario de lucha. En Lieja, el 28 de noviembre, la policía montada y un escuadrón antidisturbios con porras atacaron brutalmente a una multitud de casi 10.000 estudiantes universitarios y secundarios de habla francesa que exigían más gastos estatales en educación, hiriendo a decenas.

Sobre todo, esto se cernía las condiciones de vida que, en general, empeoraban para un gran número de trabajadores. Bélgica, un país de 10 millones de habitantes, está sumido en el estancamiento económico y la recesión. La economía se contrajo durante cada uno de los últimos tres trimestres de 1995. El desempleo se sitúa en el 14,5 por ciento, casi el doble de la tasa de 1991.

La angustia económica y el asalto de la clase dominante belga al empleo, los programas sociales y el nivel de vida han provocado que los trabajadores actúen, pero también en ese país prevalece una gran crisis de liderazgo y perspectiva de la clase trabajadora.

Bélgica contiene la región industrial más antigua de Europa continental. La clase trabajadora tiene tradiciones sindicales socialistas y militantes, que se remontan a más de un siglo. Estas tradiciones han sido objeto de feroces ataques en las últimas décadas, al igual que en otras partes.

Las limitaciones políticas extremas de la protesta del 13 de diciembre se hicieron evidentes. Los manifestantes fueron animados y demostrativos, pero prácticamente no hubo consignas políticas. Solo se escuchó: “Solidaridad [de los trabajadores] públicos y privados”. Los dirigentes sindicales ni siquiera insinuaron una lucha para derrocar al gobierno de coalición, que incluye al Partido Socialista. La actitud del delegado sindical de Volkswagen entrevistado a continuación fue típica de muchos en la marcha: los socialistas, los demócratas cristianos y los liberales (un partido de derecha pro "libre empresa") eran intercambiables y los sindicatos, la única arma que los trabajadores tenían.

Los "mismos problemas" que en Francia

Las huelgas francesas estaban muy presentes en la mente de los trabajadores y muchos expresaron la esperanza de que el mismo tipo de movimiento pudiera desarrollarse en Bélgica. Pero fue en gran parte un sentimiento pasivo y hubo poca oposición abierta a la burocracia sindical.

Los trabajadores del tránsito de Bruselas fueron prominentes en la marcha. Paul Smets, miembro del sindicato liderado por los socialistas, comentó: “La situación en Francia no tiene nada de extraordinario. Nuestros compañeros de transporte en Francia tienen los mismos problemas que nosotros en Bélgica. Estos problemas existen a nivel europeo. Otro trabajador de tránsito, un conductor de tranvía con 25 años en el trabajo, del sindicato católico, se hizo eco del mismo pensamiento: “Obviamente los problemas en Francia están directamente relacionados con la situación aquí. Vemos el deterioro de los servicios públicos en general. Creo que está justificado porque están dejando que las cosas se pudran. Trabajos, pensiones, todo”.

Los trabajadores de Sabena estuvieron muy activos en la manifestación. Un miembro de un sindicato católico detalló los ataques de la dirección de la aerolínea. "Su explicación [de la compañía]", dijo, "es que tienen que mejorar la posición de Sabena en relación con otras aerolíneas europeas y estadounidenses". Si la clase trabajadora se uniera más allá de las fronteras nacionales, preguntamos. “En mi opinión, los trabajadores deben unirse en todo el mundo. Porque a lo que nos oponemos es a la lógica [económica] que ahora prevalece".

La manifestación se organizó, como una procesión de gremios medievales, por región, de modo que los trabajadores de habla francesa y flamenca se manifestaron por separado en su mayor parte. También lo hicieron los sindicatos socialdemócratas y cristianos. Y la marcha, que atravesó el corazón de Bruselas, se organizó con gran eficacia. Cuando los grupos de trabajadores llegaron al final de la ruta de la marcha, depositaron sus ponchos (rojo para los sindicatos socialdemócratas, verde para los sindicatos católicos) en un camión, sus carteles o pancartas en otro, y fueron llevados en autobús. Decenas de miles de personas simplemente desaparecieron en el aire. Los trabajadores nunca llegaron a ver o sentir su propia fuerza colectiva.

Varias tendencias estalinistas y radicales estuvieron presentes en la marcha: el Partido Comunista, los maoístas, los múltiples renegados del trotskismo. Ninguno de ellos tenía nada edificante que decir. Debe hacerse una mención especial a los pablistas del Parti Ouvrière Socialiste (Partido Socialista de los Trabajadores, POS) simplemente porque es el producto final de décadas de trabajo del difunto Ernest Mandel, líder durante mucho tiempo del Secretariado Unido, y sus asociados. El trotskismo belga tiene una historia inspiradora, pero uno nunca lo sabría al encontrarse con el POS. Publica un magro bimensual, La Gauche (La izquierda), cuyo editorial sostenía que los burócratas reformistas organizados en la Confederación Europea de Sindicatos tienen "una gran responsabilidad" para liderar la lucha contra Juppé, Dehaene y sus homólogos en toda Europa.

Asistimos a la rueda de prensa organizada por las dos centrales sindicales en el ático del sindicato de trabajadores del servicio público socialdemócrata. Los dirigentes sindicales belgas son unos caballeros muy respetables, algo indignados porque los ataques del gobierno los han puesto en peligro. El jefe respetable, Jacques Lorez, secretario general de CGSP, explicó que los sindicatos entendieron que había que modernizar el servicio público, “no somos dinosaurios”, pero, de verdad ... esto fue un poco demasiado.

Durante el período de preguntas, señalamos que los sindicatos ferroviarios alemanes habían firmado recientemente un acuerdo que permitía 100.000 despidos. Nos preguntamos si este era el tipo de “modernización” que tenían en mente los líderes sindicales belgas. Bueno, respondió Lorez, había que recordar que Alemania se había reunificado y ese era uno de los precios inevitables que tenían que pagar los trabajadores. Pero Bélgica era un país pequeño, ya eficiente, y no había necesidad de las mismas medidas allí.

En respuesta a nuestra pregunta de seguimiento, sobre qué alternativa se proponía a la luz de la enorme deuda pública, otro funcionario explicó que los sindicatos estaban muy conscientes de la deuda. Pero, prosiguió, ¿por qué había que solucionarlo a costa de los trabajadores del servicio público? No indicó en qué espaldas pensaba que debería resolverse.

Decididos a unirse a la unión económica europea

Dos tercios de toda la producción belga se envía al extranjero. La clase dominante no está sorprendentemente determinada a ser incluida en la Unión Monetaria Europea, programada para 1997. Para calificar para este club exclusivo, el déficit presupuestario de una nación no puede ser más del 3 por ciento de su Producto Interno Bruto y su deuda pública no más de 60 por ciento. La relación entre la deuda pública y el PIB de Bélgica fue del 133,7 por ciento en 1995.

Para reducir el déficit presupuestario y la deuda pública, los dos gobiernos de coalición cuatripartita liderados por Dehaene desde 1991 han llevado a cabo una serie de medidas de austeridad. La congelación de los salarios y los importantes recortes del gasto promulgados a fines de 1993 provocaron una respuesta masiva en la clase trabajadora, incluida una huelga general de un día, la más grande en 57 años.

Si bien el desempleo se encuentra en niveles récord, la tasa de pobreza, del 6 por ciento, es una de las más bajas entre los países avanzados. Actualmente, el sistema de seguridad social evita que un 35 por ciento de la población belga se hunda en la pobreza. Esa red de seguridad social, que es tan completa como el sistema francés y también data del final de la Segunda Guerra Mundial, tiene 803 millones de libras en números rojos. Los empleadores están pidiendo recortes mucho más profundos.

Algo que llama la atención de inmediato en Bruselas es la cuestión del idioma. Cada letrero de la calle está en ambos idiomas nacionales: francés y flamenco (una forma de holandés). Algo más de la mitad de la población de Bélgica es de habla flamenca, predominantemente en Flandes, en el norte del país; un tercero, principalmente en Valonia, en el sur de Bélgica, es francófono; y el 11 por ciento, es decir, la población de Bruselas, es oficialmente bilingüe. Los partidos políticos están divididos a nivel nacional. La coalición gobernante está compuesta por los demócratas cristianos flamencos (oficialmente el Partido Popular Cristiano), demócratas cristianos valones, socialistas flamencos y socialistas valones.

Todos los ataques contra los logros sociales de los trabajadores durante la última década se han llevado a cabo con políticos del Partido Socialista en los distintos gabinetes. Los socialdemócratas, en palabras de Le Soir, un importante diario belga, "gestionan las carteras delicadas", es decir, las que se ocupan de las relaciones laborales y los asuntos sociales. En el régimen actual los socialistas, por ejemplo, están a cargo de los ministerios de transporte, trabajo, servicio público y educación, entre otros.

El Partido Socialista, las dos alas, un partido burgués completamente corrupto. Una serie de escándalos la ha envuelto recientemente. Willy Claes, un socialista flamenco, se vio obligado a renunciar a su puesto como secretario general de la OTAN en octubre pasado debido a las revelaciones sobre su papel en un escándalo de sobornos de 1988, entonces era ministro de Economía de Bélgica en el que un fabricante italiano de helicópteros pagó £1,25 millones a las arcas del Partido Socialista. Un líder de la sección francófona del partido, que pudo haberse beneficiado del trato, fue asesinado en 1991.

El descrédito de los socialistas y la ausencia generalizada de una respuesta progresista a la crisis social han demostrado ser un terreno fértil para un crecimiento del nacionalismo y el chovinismo, que amenaza con poner a un sector de la población contra el otro por motivos étnicos en una catástrofe al estilo de los Balcanes.

El primer trabajador con el que hablamos en el mitin del 13 de diciembre, un bombero de Bruselas (entrevistado), se refirió a los problemas sin precedentes que están creando las divisiones étnicas.

El bloque flamenco de ultraderecha es ahora el partido más grande de Amberes, la ciudad con mayor población flamenca. Predica el separatismo y el racismo, afirmando que Flandes, que es la región más próspera, debería dejar de pagar la factura de los pobres y desempleados en Valonia.

Como reflejo del nacionalismo flamenco, el Frente Nacional de derecha defiende el separatismo en la Valonia francófona. Los radicales pequeñoburgueses, los pablistas en particular, se han adaptado al nacionalismo valón durante décadas. Ernest Mandel fue pionero en esta orientación traicionera en la década de 1960 y sus seguidores en el POS mantienen esa línea hoy.

En un artículo del 3 de marzo, el Financial Times se regocijaba sobre el papel que juegan el idioma y las cuestiones étnicas en el debilitamiento del movimiento obrero. “Aunque los belgas están mostrando claros signos de malestar, la indignación no ha alcanzado los niveles vistos en Francia antes de Navidad, en parte porque en Bélgica la división lingüística entre francófonos y flamencos 'debilita el frente', como dijo un observador político. "

Después del 13 de diciembre

El día después de la protesta masiva en Bruselas, el gobierno tomó nuevas medidas para privatizar Belgacom, la empresa de telefonía y telecomunicaciones. Unos días después, la dirección de la SNCB anunció de manera provocativa su aceptación de todas las propuestas contenidas en el plan de reestructuración. Los trabajadores ferroviarios organizaron huelgas, pero la burocracia sindical pudo mantener el movimiento bajo control y finalmente ponerle fin.

El primer ministro Dehaene, sin embargo, dejó en claro que no iba a repetir lo que pensaba que era el gran error de Juppé: intentar reducir y reorganizar las empresas públicas al mismo tiempo que lanzaba un asalto frontal al sistema de seguridad social. El 22 de diciembre Dehaene anunció que posponía hasta 1997 la propuesta de “reforma” de la seguridad social. Las luchas están claramente por delante, en condiciones en las que el problema más acuciante que enfrentan los trabajadores belgas sigue siendo la falta de una alternativa socialista revolucionaria.

Entrevista a Cloetens Sergent, bombero de Bruselas desde hace 25 años

¿Cuál es la importancia de esta protesta?

Para nosotros esta manifestación tiene un doble sentido, porque además de mostrar nuestra solidaridad con el movimiento nacional, tenemos nuestras propias demandas.

¿Cuáles son tus demandas?

Tenemos problemas lingüísticos. Cierto sector de la población de habla holandesa quiere "Flamencanizar" Bruselas. Quieren crear una estructura flamenca unilingüe y una estructura francesa unilingüe. La gente comienza a pelear entre ellos, lo que nunca había sucedido.

¿Cree que es necesaria la unidad entre los trabajadores francófonos y flamencos?

Absolutamente. En Bélgica siempre hemos tenido los dos idiomas. Pero ahora hay una parte de los flamencos a los que llamamos Flemagogues que quieren ver eliminada a Bélgica y hacer de Flandes un país separado. Mira las banderas allí. No están enarbolando la bandera belga o la europea, solo la flamenca. Es una provocación para la gente de Bruselas.

¿Cuál crees que es el significado de los eventos franceses?

Bueno, tienen los mismos problemas que nosotros, ya sabes, creo que es mundial. Francia o Bélgica, poco a poco, hay cada vez más pobres, el gobierno cobra cada vez más impuestos. Todos los países están endeudados.

¿Existe una alternativa a las políticas de los gobiernos actuales y las grandes empresas?

Sabes, creo que son todos los partidos, socialistas o liberales.

Entrevista con Thierry Defays, delegado sindical en la planta de Volkswagen en las afueras de Bruselas

¿Eres de Volkswagen?

Somos unos 400 aquí. Estamos en huelga desde ayer. Porque ayer le dijimos a la dirección que íbamos a la manifestación. E hicieron algunas amenazas provocadoras contra los trabajadores en un folleto que distribuyeron. La reacción fue inmediata. Hubo una huelga y hoy también, una huelga.

¿Tiene demandas particulares en relación con VW?

Creemos que todo el mundo está involucrado. Porque lo que está pasando con la función pública también nos preocupa. Si los dejamos agotar el servicio público, inevitablemente eso se traducirá en un aumento de los impuestos sobre los salarios.

¿Tiene confianza en el Partido Socialista?

Creo que el Partido Socialista aquí en Bélgica se enfrenta a las mismas realidades que todos los demás partidos en Bélgica. Si pusiéramos a los liberales en el poder sería lo mismo. Hay muy poca diferencia. Porque lo que los ocupa ahora es la norma de Maastricht, que se ha convertido en norma. Creo que los liberales no serían mejores que los socialistas.

¿Es necesario unir a la clase trabajadora a nivel internacional?

Creo que esto lo prueba. Aquí en Bélgica, en Francia, está comenzando a suceder. El problema es que a nivel europeo todavía no existen estructuras sindicales suficientemente efectivas que puedan presentar demandas, porque a nivel europeo los empresarios y el mundo financiero están bien organizados y los trabajadores todavía no lo están.

¿Tiene confianza en los dirigentes sindicales?

Tengo confianza en las estructuras sindicales, estas son las únicas cosas que tienen los trabajadores en este momento.

La importancia del movimiento de huelga

La traición al movimiento obrero francés de noviembre y diciembre de 1995 proporcionó al gobierno del presidente Jacques Chirac y al primer ministro Alain Juppé un respiro, pero no hizo nada para resolver la crisis política y social en Francia y en toda Europa.

En Gran Bretaña, el gobierno conservador de John Major, atormentado por el escándalo y presidiendo una pobreza cada vez mayor, pende de un hilo después de nuevas derrotas electorales. La victoria electoral del 3 de marzo del derechista Partido Popular en España puso fin a 13 años de gobierno del Partido Socialista de Felipe González. Los italianos acudirán a las urnas el 21 de abril, y se espera que la Alianza Nacional fascista obtenga avances sustanciales. En Alemania, el aumento del desempleo y el deterioro de las condiciones de vida están produciendo un disgusto generalizado en todos los partidos parlamentarios.

Aumenta la presión sobre la burguesía europea para racionalizar la industria, realizar recortes masivos de empleo y liquidar el estado del bienestar. La necesidad de llevar a cabo tales medidas codificadas en el Tratado de Maastricht sobre la unidad económica europea surge de los crecientes conflictos comerciales entre Europa y sus rivales en América del Norte y Asia.

Juppé ha comenzado a implementar su desmantelamiento del sistema de seguridad social. En marzo, su gobierno envió a la Asamblea Nacional tres decretos que otorgan al estado amplios poderes para regular y reducir los costos de los esquemas de seguro médico anteriormente autónomos. Una comisión designada por el gobierno ha publicado un informe sobre la SNCF, la línea ferroviaria estatal que se asemeja al plan abandonado ante la lucha de los trabajadores ferroviarios en diciembre. Propone el cierre de las líneas regionales, la reducción de los costos laborales, el aumento de las tarifas y la privatización de las líneas rentables.

La resistencia de la clase trabajadora a los planes del régimen continúa. El 19 de marzo, los trabajadores del tránsito en la ciudad portuaria de Marsella se retiraron, alegando que la administración de la ciudad había incumplido el acuerdo de enero que puso fin a una huelga de un mes. En oposición al plan del gobierno de cambiar el estatus de France-Télécom, la empresa estatal de telecomunicaciones, cinco sindicatos realizaron una huelga de un día el 11 de abril.

En toda Europa, los trabajadores se oponen a las medidas de austeridad de los distintos regímenes. Los trabajadores de ferrocarriles y aerolíneas en Bélgica y los trabajadores de servicios públicos en Luxemburgo dejaron de trabajar en diciembre. En Bruselas, el 28 de febrero, 60.000 profesores y estudiantes, tanto de habla francesa como flamenca, marcharon para exigir el fin de los ataques del gobierno a la educación. En Alemania, decenas de miles de trabajadores del acero realizaron huelgas y ocupaciones en enero para protestar contra las propuestas de recortar los beneficios de las pensiones y eliminar puestos de trabajo.

Pero las clases dominantes europeas conservan una ventaja principal sobre los trabajadores. Tienen una comprensión mucho más firme de las implicaciones de la crisis y se están preparando en consecuencia. En respuesta al reciente auge obrero, la burguesía francesa ya está trazando planes para el próximo enfrentamiento. Poco después de la oleada de huelgas, el presidente Chirac anunció que el actual ejército de reclutas sería reemplazado por un ejército profesional totalmente voluntario. La clase dominante francesa quiere un ejército menos propenso a simpatizar con los trabajadores y dispuesto a llevar a cabo medidas despiadadas en el país y en el extranjero.

El Frente Nacional neofascista de Jean-Marie Le Pen también ha intensificado su actividad. Su Secretario General declaró recientemente que existe una "situación prerrevolucionaria" en Francia, caracterizada por "el profundo abismo entre el pueblo y la clase política".

Argumentos de derecha explotados

La revuelta de los trabajadores franceses en noviembre y diciembre fue un evento masivo. Millones respondieron a la lucha de los trabajadores ferroviarios y amplias capas de trabajadores del servicio público. La ola de huelgas hizo estallar el argumento, repetido por los gobiernos y los medios de comunicación en todas partes, de que existe un apoyo generalizado para la liquidación de medio siglo o más de ganancias sociales, como lo demanda el mercado capitalista.

La clase dominante francesa sin duda creyó en sus propios recortes de prensa. Igualaba la falta de resistencia o, más bien, la colaboración de los sindicatos y los partidos socialista y comunista con la aceptación popular de sus medidas. La realidad cayó sobre Chirac y Juppé como una grosera sorpresa. La mayoría parlamentaria del 80 por ciento ganada por los partidos de derecha en 1993 resultó ser una ilusión. El régimen apareció repentinamente como si estuviera realmente aislado y despreciado en general.

Los acontecimientos de noviembre-diciembre de 1995 no agradaron más a la burguesía europea e internacional. La política de Juppé es la política de Major, Kohl, Dehaene, Dini y todos los demás. Los directores del Banco Central Alemán solo podían mirar con horror el movimiento masivo que estallaba en Francia.

En Estados Unidos, el hosco silencio mantenido por los medios de comunicación ante el rechazo de la población francesa a las medidas de austeridad ocultaba un profundo resentimiento y miedo. Las huelgas francesas asestaron un golpe fatal a lo que quedaba del triunfalismo expresado por la burguesía internacional tras el colapso de la Unión Soviética y la victoria de los partidos "promercado" en todas partes.

Los acontecimientos franceses son la expresión nacional particular de un proceso universal. Las contradicciones del capitalismo mundial han alcanzado una nueva etapa. Por más momentáneo que fuera, uno podría comparar la ola de huelgas en Francia desde el punto de vista histórico al destello de luz en el horizonte que señala la tormenta que avanza.

Los eventos de noviembre-diciembre demostraron el inmenso poder de la clase trabajadora. Lejos de haber sido fatalmente debilitada por los avances tecnológicos de las dos últimas décadas, la clase obrera moderna se ha visto considerablemente fortalecida por la proletarización de las capas sociales que antes se consideraban pequeñoburguesas. Este fenómeno objetivo encontró expresión en el hecho de que un gran número de trabajadores administrativos, técnicos y profesionales franceses identificaron la causa de los huelguistas como propia.

La huelga francesa demostró una vez más que los intereses de los trabajadores son diametralmente opuestos a los de las grandes empresas y sus gobiernos. También mostró que las luchas por cuestiones sociales básicas, trabajos decentes, salarios, prestaciones sociales, vivienda en las condiciones actuales plantean rápidamente la necesidad de llevar a cabo una lucha contra los cimientos del capitalismo.

Los hechos revelaron además que el mayor dilema que enfrentan los trabajadores es la naturaleza de sus propias organizaciones. Mientras la clase trabajadora sea incapaz de promover su propia alternativa a la política nacionalista y procapitalista de las burocracias laborales, incluso la lucha más decidida será conducida a un callejón sin salida.

La situación en Francia y se encontraría la misma contradicción en casi todos los países industrializados avanzados contenía una gran paradoja. Se encontró entre los trabajadores una tendencia a apartarse de la política en medio de acontecimientos que a su vez plantearon de la manera más aguda la necesidad de asimilar las lecciones de la lucha de clases, no sólo en Francia, sino a nivel internacional, durante los últimos tres cuartos de siglo. Captar estas lecciones críticas y adoptar el programa del internacionalismo y el socialismo ofrece el único camino para salir del estancamiento actual para la clase trabajadora.

Al mismo tiempo, las huelgas francesas demostraron que están surgiendo las condiciones para resolver el problema del liderazgo de la clase trabajadora. La base material del dominio de las viejas burocracias laborales ha sido destrozada por los vastos cambios en la vida económica. Enfrentados con el capitalismo globalmente integrado, los sindicatos y los partidos reformistas y estalinistas son cada vez menos capaces de presentarse como defensores de los intereses de la clase trabajadora.

Fuera de las viejas estructuras

La clase trabajadora en Francia estalló en un movimiento insurgente, en gran parte fuera de los órganos sindicales oficiales. Los sindicatos, que representan menos del 10 por ciento de la fuerza de trabajo francesa, pudieron retener cierto grado de control sobre el movimiento y finalmente suprimirlo debido a la ausencia de una alternativa socialista revolucionaria.

Las organizaciones en las que se monta la clase obrera en Francia resultaron inútiles como instrumentos de lucha. El Partido Socialista es simplemente un ala del establecimiento político burgués. La principal preocupación de los líderes del partido, Lionel Jospin y Michel Rocard, es la creación de un capitalismo francés simplificado que pueda competir en Europa y el mundo. A sus ojos, el sacrificio de los derechos y las ganancias de los trabajadores franceses en busca de ese objetivo es un pequeño precio a pagar.

El Partido Comunista Francés (PCF) es un aparato burocrático en descomposición que se mueve cada vez más hacia la derecha. El historial de traiciones de los estalinistas en Francia se extiende ahora a más de seis décadas y numerosas oportunidades revolucionarias. El PCF se dedicó en las recientes huelgas a la preservación del gobierno de Juppé. Los estalinistas están celebrando ahora una serie de foros públicos, en colaboración con la LCR, los Verdes y varios grupos liberales. Están tratando de construir una nueva trampa nacionalista y reformista para la clase trabajadora.

Los estalinistas mantienen su influencia principalmente como resultado del oportunismo y la cobardía de las organizaciones de "extrema izquierda": más notablemente la LCR y Lutte Ouvrière. Estos grupos jugaron un papel central en los eventos recientes al bloquear la movilización independiente de la clase trabajadora. Cualquiera que tenga la impresión de que el historial de la izquierda pequeñoburguesa francesa en 1968, cuando capituló cobardemente ante los estalinistas, era producto de la juventud o la inexperiencia, debería ser desengañado de esta noción por su papel en las huelgas recientes. Los LCR y LO "maduros" se comportaron aún más vergonzosamente. Después de haber pasado las décadas anteriores integrándose en las burocracias sindicales y otras instituciones burguesas, sin haber preparado a nadie para tal auge, sin haber previsto nada, estos oportunistas se comportaron como los arribistas de la clase media que son.

El Comité Internacional trató de abordar las huelgas francesas de manera objetiva. Fuimos a Francia con opiniones definidas sobre la socialdemocracia, el Partido Comunista, las burocracias sindicales y los grupos radicales de clase media, basadas en una larga experiencia histórica. Pero las conclusiones que hemos extraído no fueron en ningún sentido impuestas desde fuera. La exposición de estas organizaciones y de todo el medio de “izquierda” de la clase media proviene de sus propias palabras y actividades. Simplemente hemos presentado lo que hicieron y lo que dijeron.

El historial es claro: organizaciones como la LCR y Lutte Ouvrière se opusieron a plantear demandas socialistas y políticas, se negaron a asumir la responsabilidad de orientar el movimiento de masas y aceptaron a los traidores burocráticos de los sindicatos y del Partido Comunista como la dirección legítima de la clase obrera. Como sus contrapartes en todo el mundo, los oportunistas radicales en Francia forman una de las capas más conservadoras de la sociedad, profundamente hostil a la afirmación de la clase trabajadora de sus propios intereses sociales. Nada positivo puede emanar de este pantano político.

¿Pudo el movimiento de huelga francés haber conducido al surgimiento de una situación revolucionaria? Todos los cínicos y escépticos de la llamada izquierda se burlarán de la misma pregunta. Ignoran el hecho de que su propio cinismo y escepticismo juegan un papel objetivo en evitar que el potencial revolucionario emerja de la crisis objetiva. “Una situación revolucionaria”, escribió León Trotsky con respecto a las huelgas francesas de un día anterior, “no cae de los cielos. Toma forma con la participación activa de la clase revolucionaria y sus partidos”. En Francia, todas las organizaciones con "socialista", "comunista" y "revolucionario" en su nombre demostraron ser un partido de orden. Con la actividad de todos estos movimientos dirigida a evitar que la clase obrera se embarcara en una lucha por el poder, se sofocó una situación prerrevolucionaria.

El Comité Internacional de la Cuarta Internacional consideró que su contribución más importante a la lucha de la clase obrera francesa, y su principal responsabilidad ante la clase obrera internacional, era proporcionar un análisis del movimiento de huelga francés y extraer sus lecciones, con el fin de avanzar en la lucha para construir un auténtico partido marxista en Francia como sección del Comité Internacional. En palabras de Trotsky, "Comprender la situación plenamente y sacar de ella todas las conclusiones prácticas, audazmente, sin miedo y hasta el final, es asegurar la victoria del socialismo".

Entrevista al ferroviario Jacques Espagne

¿Cuál es la situación actual?

Al parecer, el gobierno ha detenido el ataque a los ferrocarriles. Juppé ha dado un paso atrás en la cuestión de las condiciones de jubilación de los ferroviarios. Pero no estoy muy convencido de este retiro, porque él no se ha retirado en absoluto sobre la cuestión de la seguridad social, que afecta a todos. La amenaza de aumentar el número de años antes de la jubilación a 40 sigue en el aire. Creo que volverá por la puerta de atrás y nos encontraremos en dos o tres años en la misma situación, porque fundamentalmente no se ha resuelto nada. Entonces soy un poco escéptico.

Si el Plan Juppé sobrevive, eso significará que los dirigentes sindicales aceptan que la clase trabajadora debe pagar la crisis.

Exactamente. Realmente no hemos detenido al gobierno sobre lo que más quieren hacer. Básicamente, no somos responsables de la crisis. Por ejemplo, nos pidieron en 1982 que aceptemos un impuesto del 1 por ciento de nuestro salario para "crear empleos". Trece años después, ¿qué vemos? No logró nada en absoluto. Hemos estado pagando durante 13 años y el desempleo ha subido cada vez más. La única forma en que podemos dar un paso adelante es creando puestos de trabajo. Todo lo que tienen que hacer es reducir la semana laboral a 35 horas y bajar la edad de jubilación. El desempleo está aumentando en todo el mundo. Proponen que trabajemos como ganado y retrocedamos al siglo XIX. Con la tecnología actual podemos reducir la semana laboral. La productividad aumenta, pero los trabajadores no se benefician de ella. Se invierten enormes sumas en los grandes centros financieros —Nueva York, Londres y otros lugares— que generan enormes ganancias, pero que no producen nada. Simplemente va a los bolsillos de unos pocos. Es inaceptable.

¿Qué opinas del Partido Socialista, del Partido Comunista?

El Partido Socialista —personalmente, nunca he tenido ninguna confianza en ellos, porque está el pasado y en el pasado el Partido Socialista nunca ha defendido o implementado una política alternativa para los trabajadores, antes de la Segunda Guerra Mundial o después— nunca. En cuanto al Partido Comunista, en la actualidad, me sorprendería que estuvieran en condiciones de asumir el poder porque se necesitan elecciones y representan apenas el 10 por ciento del electorado. Por otro lado, hacen propuestas valiosas.

Ellos a ceptan el sistema.

Para convertirse en gobierno, es necesario aceptar el sistema. Después, si la gente quiere una política diferente, puede hacer algo. El pueblo francés en su conjunto decidirá eso. El hecho de que el Partido Comunista decida hacer esto o aquello no significa que la gente necesariamente quiera eso. Necesitamos una alternativa desde el punto de vista económico. Bueno, eso existe. Lo que dijeron Marx y Lenin sigue siendo relevante. Debes tener una cierta concepción del futuro para darte cuenta de todo lo que está mal. Soy un ex miembro del Partido Comunista. Me fui en 1981 porque no podía tolerar el gobierno formado en ese momento con cuatro ministros del PC. No acepté eso y para no tener que defender esa línea, dejé el partido.

¿Qué opinas de los partidos de “extrema izquierda”: la LCR, Lutte Ouvrière?

Básicamente, no proponen mucho. Proponen una alternativa egoísta. El problema básico es que tienes que proponer algo que la gente crea que se puede lograr, porque si propones algo que la gente no cree que sea alcanzable, nunca lo conseguirás.

Por el momento puede ser que haya un cierto letargo entre los trabajadores, pero este Plan Juppé ha sido el catalizador de todo el descontento. No estoy peleando tanto por mí mismo. Estoy al final de la línea. Me quedan cinco años. Incluso según lo que propone Juppé, solo me quedan cinco años. Pero son los jóvenes los que se acercan. No tienen trabajo. El gran problema actual es que los jóvenes están sin trabajo. Hacen que los trabajadores mayores trabajen más y los jóvenes estén desempleados. Es inaceptable. No podemos aceptar el hecho de que los jóvenes de 25 años estén desempleados.

¿Qué opinas del significado de este movimiento a escala internacional?

Parece estar teniendo un gran impacto, porque nuestros camaradas alemanes, los sindicalistas alemanes, nos apoyan; los sindicatos ingleses también, los sindicatos italianos también, al menos que yo sepa. Por supuesto, no sé realmente qué está pasando allí. Estoy un poco aislado, ya que no pertenezco a ningún sindicato ni a nada en este momento.

¿No estás en un sindicato?

No. No pertenezco a ningún sindicato desde el 83. Me echaron más o menos por "posiciones extremas". Eso está bien para mí, porque no estaba de acuerdo en absoluto con lo que estaba sucediendo entonces. Quería pelear, pero ellos decían: “Tenemos que tomarnos nuestro tiempo. No puedes tener todo a la vez". Los acontecimientos me dieron la razón.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 18 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

El camino a seguir para la masiva huelga en Francia
[9 diciembre 2019]

1968: La huelga general y la revuelta estudiantil en Francia
[7 junio 2018]

French workers’ protests say ‘No!’ to pension reform
[24 mayo 2008]

The French Popular Front of 1936: Historical lessons in the “First Job Contract” struggle
[24 marzo 2006]