Huelga general griega contra los ataques al derecho a manifestarse y la devastadora política del coronavirus

por Katerina Selin
1 diciembre 2020

El estado de ánimo en la clase trabajadora internacional está tenso hasta el punto de ruptura. Mientras millones de personas se manifestaban contra el gobierno en toda la India el jueves, decenas de miles de trabajadores y empleados del sector público en Grecia también participaron en una huelga general nacional de 24 horas.

Protestaban contra las devastadoras políticas de coronavirus y exigían mejores medidas de protección, la confiscación de hospitales privados, la contratación masiva de trabajadores de la salud y aumentos salariales. Esta semana, el número total de infecciones en Grecia superó la marca de 100.000 y el número de muertos aumentó a más de 2.000. Dado el hacinamiento de las unidades de cuidados intensivos en el norte de Grecia, los pacientes tuvieron que ser transportados a Atenas en un vuelo especial por primera vez.

Los estudiantes se manifiestan el 1 de octubre de 2020 para pedir medidas de protección contra el coronavirus y un mayor gasto en educación. (Fuente: Facebook/COVID-19 Solidaridad/Menoume energoi)

La huelga también fue dirigida contra los ataques autoritarios del estado en el espíritu de la junta militar, que gobernó brutalmente el país de 1967 a 1974 con el apoyo de la OTAN. Los manifestantes exigieron el retiro inmediato del anteproyecto de una nueva ley laboral que aboliría la jornada de ocho horas y restringiría drásticamente el derecho de huelga y manifestación.

Mientras la Confederación General de Sindicatos (GSEE) colabora estrechamente con el gobierno durante la pandemia, el Sindicato de Servicios Públicos (ADEDY) y el Sindicato de Hospitales Públicos (POEDIN) habían convocado la huelga para intentar mantener bajo control a la resistencia. Además de médicos, enfermeras y empleados públicos, también participaron en la huelga trabajadores del transporte, estibadores, periodistas, profesores y trabajadores de la cultura. Los puertos, el metro y el tren eléctrico de Atenas se detuvieron. Los huelguistas de todo el país se reunieron frente a los hospitales, observando las medidas de seguridad del coronavirus.

En el centro de Atenas, se llevaron a cabo pequeñas manifestaciones frente al Ministerio de Trabajo y el Ministerio de Salud. Se desplegó una gran fuerza policial para intimidar a los manifestantes.

Artistas atenienses viajaron en un convoy de protesta en motocicleta pasando los hospitales hasta el Ministerio de Salud. “Policía en todas partes, camas de cuidados intensivos en ninguna parte” y “Dinero para la salud, no para Aegean Airlines [la aerolínea griega más grande]” estaban escritos en sus carteles. Con estas consignas denunciaron la política de clases del gobierno, que está invirtiendo grandes sumas en los grandes negocios y aumentando los poderes represivos del estado, mientras el sistema de salud pública se desmorona.

Los controladores de tráfico aéreo también querían dejar las herramientas, pero una orden judicial les impidió hacerlo poco antes de que comenzara la huelga. El Ministerio de Infraestructura y Transporte había acudido a los tribunales contra la huelga en la industria de la aviación y se le concedió una orden judicial. Las aerolíneas celebraron y anunciaron que los vuelos operarían con normalidad.

En las últimas semanas y meses, trabajadores, estudiantes y jóvenes habían salido a las calles contra el gobierno de la conservadora derechista Nueva Democracia (Nea Dimokratia, ND). A principios de abril, al comienzo de la pandemia, médicos y enfermeras protestaron en todo el país. En el verano, miles se manifestaron contra las masivas restricciones al derecho a manifestarse. En septiembre y octubre, miles de estudiantes ocuparon más de 700 escuelas, exigiendo enormes inversiones en educación en lugar de militares.

A mediados de noviembre, los trabajadores del hospital organizaron nuevamente acciones de protesta como parte del “Día de Acción Nacional por la Salud”. Los estudiantes de la Universidad Aristóteles en Salónica ocuparon la oficina del rector para llamar la atención sobre las peligrosas condiciones en sus residencias de estudiantes. Exigieron pruebas masivas, mejor limpieza y medidas de seguridad contra COVID-19. El Ministerio de Salud ignoró las demandas y envió a la policía para reprimir las protestas.

Las crecientes huelgas y protestas de la clase trabajadora y la juventud griegas plantean cuestiones políticas fundamentales. Pocos países en los últimos años han experimentado tantas huelgas generales como Grecia. Siempre que la presión se vuelve demasiado grande y la ira de los trabajadores amenaza con estallar incontrolablemente, los sindicatos recurren a las huelgas generales y aseguran que la resistencia se canalice hacia un callejón sin salida. Previenen deliberadamente una unificación europea e internacional de las luchas, aunque la pandemia hace necesaria una respuesta mundial de la clase obrera.

La huelga general cubrió solo el servicio civil y fue limitada por los organizadores a un marco puramente nacional. Las convocatorias de huelga de los sindicatos y las organizaciones de pseudo izquierda asociadas a ellos, como el Partido Comunista Estalinista de Grecia (KKE) y la alianza Antarsya, no contienen ninguna referencia a la situación internacional, ni hacen un llamamiento a los trabajadores europeos de la clase o exigir el cierre de toda la producción no esencial con el pago del salario completo para proteger a todos los trabajadores del virus. Los dirigentes sindicales no articulan los intereses de los trabajadores, sino que hablan por sectores prósperos de la clase media que temen un movimiento revolucionario de la clase trabajadora como el diablo teme el agua bendita.

Es significativo que Syriza, la organización pseudoizquierdista más grande de Grecia y líder nominal de la oposición parlamentaria, haya silenciado efectivamente la huelga general. No hubo una convocatoria de huelga oficial, y mucho menos una declaración del líder del partido Alexis Tsipras en Twitter o YouTube. Tsipras se apresura de un hospital a otro para tomarse una foto con médicos y enfermeras y pretender apoyarlos. Pero los trabajadores griegos saben muy bien lo que significan estas declaraciones falsas y frases vacías. Lo experimentaron de primera mano cuando Syriza, con Tsipras como primer ministro, implementó los dictados de austeridad de la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo cuando estuvo en el gobierno durante cuatro años. Syriza impuso recortes masivos en salud, educación y servicios sociales.

Ahora, el partido pseudo izquierdista actúa esencialmente como una oposición parlamentaria leal. El jueves, día de la huelga general, el representante de Syriza, Giorgos Katrougalos, se reunió con el canciller Nikos Dendias, quien le informó sobre la nueva alianza estratégica con los Emiratos Árabes Unidos. Katrougalos, que fue ministro de Relaciones Exteriores en 2019 y que implementó drásticos recortes de pensiones en 2015 como ministro de Trabajo, acogió con satisfacción la cooperación con los Emiratos. Cuando criticó al gobierno, lo hizo desde la derecha. Faltaba una "estrategia" de política exterior y se necesitaban "líneas rojas claras" contra la vecina Turquía, dijo el político de Syriza. Ambas partes coinciden en la necesidad de una política imperialista más agresiva, que por supuesto requiere miles de millones en gastos de armas.

También en el frente interno, Syriza y los sindicatos están de acuerdo en esencia con el rumbo del gobierno y juegan un papel clave en impulsar la política de inmunidad colectiva contra la enorme resistencia.

Aunque la situación de la pandemia en Grecia está actualmente en el filo de la navaja, el gobierno quiere levantar gradualmente el bloqueo el 7 de diciembre. El primer ministro Kyriakos Mitsotakis y el ministro de Educación, Niki Kerameos, declararon que lo primero que se debe hacer es reabrir las escuelas. En una entrevista con RealNews, Kerameos volvió a afirmar que los niños tenían menos probabilidades de verse afectados por el virus. Las escuelas primarias solo se habían cerrado para limitar la mezcla social y el tráfico de los padres, dijo.

Los niños deben regresar a las aulas en medio del invierno, a pesar de la explosión del número de coronavirus, para que sus padres estén disponibles para el mercado laboral. Al mismo tiempo, el gobierno apenas ha gastado dinero para hacer que la educación a distancia sea técnica y financieramente viable para todos los estudiantes.

La peligrosa reapertura de escuelas también cuenta con el apoyo del sindicato de maestros OLME, que quiere vincularlo solo a ciertas precauciones de seguridad. En su convocatoria de huelga, OLME exige más gasto en educación y las “medidas necesarias para que las escuelas abiertas en condiciones de salud sean seguras”. Durante la manifestación, el sindicalista P. Saraidari criticó al gobierno por no realizar pruebas masivas y aumentar el personal, pero dijo: “Creemos que las escuelas deben estar abiertas, con salvaguardias”.

Syriza utiliza el argumento cínico del bienestar infantil para promover escuelas abiertas y "seguras", y critica al gobierno por no tener "ningún plan" de educación. "Los cierres de escuelas muestran la quiebra del Ministerio de Educación", escribió el grupo parlamentario de educación de Syriza en un comunicado a principios de noviembre. Debido a la "discriminación social" en la pandemia, "todos debemos tratar de no alejar a los niños del entorno educativo y social de la escuela y devolverlos a clases presenciales en condiciones seguras y educativas". Si bien Syriza habla de “discriminación social”, la organización se encargó de pisotear el “bienestar infantil” con sus políticas de austeridad y le robó el futuro a toda una generación de jóvenes.

La segunda ola de la pandemia encuentra una sociedad que ha sido destruida por los dictados de austeridad de la UE durante los últimos diez años. Mientras los oligarcas de Grecia se retiran a sus yates y villas de lujo, regocijándose con el aumento de los precios de sus acciones, la mayoría de las familias están indefensas y a merced de la pandemia. Muerte, desempleo, salarios bajos, pensiones de pobreza, falta de perspectivas: esta es la triste realidad que lleva a las masas a las barricadas una y otra vez.

Pero una lucha real por la igualdad social y la contención de la pandemia requiere que los trabajadores y jóvenes griegos vayan más allá del marco de las gastadas ollas sindicales y formen sus propios comités de seguridad de base, independientes de todas las organizaciones burgueses y pseudoizquierdistas y unirse a través de las fronteras nacionales. Los trabajadores y los jóvenes necesitan un programa socialista para ajustar cuentas con la política criminal de coronavirus en todo el mundo. Hay que expropiar las grandes empresas y los bancos, derrocar a los gobiernos capitalistas en la lucha por una sociedad que antepone la salud y la vida a las ganancias de los oligarcas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 27 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

El legado de Syriza: cuatro años de austeridad, privatizaciones, militarismo y ataques a refugiados—Primera parte
[13 septiembre 2019]

La derrota electoral de Syriza: un balance de una traición política
[10 julio 2019]

Greece’s hospitals face collapse in the second coronavirus wave
[26 noviembre 2020]

Révolution Permanente (NPA) silent on Greek youth protests against COVID-19
[6 octubre 2020]