La crisis económica y política de Irak amenaza con provocar nuevos trastornos

por Jean Shaoul
27 noviembre 2020

El primer ministro Mustafa al-Kadhimi no ha cumplido ninguna de las demandas sociales y políticas de los cientos de miles de iraquíes que salieron a las calles en octubre del año pasado y obligaron a la dimisión del gobierno de Adel Abdul Mahdi.

Su gobierno provisional, ampliamente considerado como la "última oportunidad" de Irak, está ahora desacreditado y vilipendiado.

Las manifestaciones masivas fueron el resultado de la creciente ira de los jóvenes que no pueden encontrar trabajo, en condiciones en las que el 60% de la población tiene menos de 24 años y la mayoría de los jóvenes no tienen trabajo. Más del 90% de los empleos iraquíes son empleos ocasionales, de jornada en el sector no estructurado, y sólo el 10% proporciona un empleo regular, en gran parte en el sector público y asignado sobre la base del sistema político sectario del Iraq.

Un manifestante herido es llevado para recibir primeros auxilios durante los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en la calle Rasheed en Bagdad, Irak, el jueves 28 de noviembre de 2019. (Foto AP/Khalid Mohammed)

La represión de las protestas iniciales —más de 560 manifestantes murieron y miles resultaron heridos cuando el gobierno trató de dispersar a las multitudes— condujo a un levantamiento generalizado contra las condiciones de pobreza, el fracaso de los servicios sociales esenciales y la corrupción endémica en el régimen de base sectaria introducido por la ocupación militar de los Estados Unidos y el Reino Unido tras la criminal invasión encabezada por los Estados Unidos en 2003.

Sucesivos gobiernos iraquíes han presidido niveles obscenos de desigualdad social en un país que en 2009 era el quinto productor de petróleo del mundo. Su inmensa riqueza ha sido saqueada por las corporaciones petroleras multinacionales y los bancos, así como por los cleptómanos políticamente conectados de Irak. En mayo, la ONU predijo que la pobreza aumentaría al 40 por ciento de los 39 millones de habitantes de Irak debido a las restricciones de la pandemia y a la caída de los precios del petróleo. Según ReliefWeb, alrededor del 8 por ciento de los hogares (3 millones de personas) no estaban recibiendo suficiente comida en septiembre.

Aunque al-Kadhimi, un exjefe de inteligencia y un títere de Washington que había prometido "justicia" para los muertos durante las protestas, ha prometido $8.400 para que las familias cubran los gastos de funeral y entierro, ninguno de los responsables ha sido procesado.

También había prometido celebrar elecciones el próximo mes de junio, pero esto parece cada vez más improbable ya que no ha podido conseguir un acuerdo sobre una nueva legislación que derogue el sistema político sectario del Iraq, como exigía el movimiento de protesta.

Su gobierno se ha hundido cada vez más en crisis en varios frentes. Con más de 500.000 casos de COVID-19 y casi 12.000 muertes, los hospitales se han visto desbordados. El sistema de atención médica de Iraq, que en su momento fue el mejor del mundo árabe, fue destruido por la Guerra del Golfo de 1991, una década de sanciones de EE.UU., la guerra y la ocupación de Iraq encabezadas por EE.UU. en 2003 y el terrible sistema político sectario impuesto por Washington. Los presupuestos de salud se convirtieron en un mecanismo para repartir el patrocinio, mientras que los hospitales se convirtieron en un lugar para morir.

El gobierno se enfrenta a una catastrófica crisis financiera y se encuentra al borde de la insolvencia. Dependiente del petróleo para el 95 por ciento de sus ingresos -basado en un precio de $56 por barril en vez del precio actual de $40 —se enfrenta a un recorte presupuestario del 45 por ciento para el 2020, según el Comité de Economía e Inversión del Parlamento. Mientras que al-Kadhimi había buscado la aprobación del parlamento para pedir prestado $34.000 millones, el parlamento sancionó sólo $10.000 millones, apenas lo suficiente para cubrir los salarios de 4 millones de empleados del gobierno, que han visto sus salarios retrasados por casi dos meses, hasta el final del año.

Además de sumarse a la deuda del gobierno, que ascendía a $133.300 millones de dólares en septiembre y constituye el 80% del PIB, y a los reembolsos de intereses que consumen al menos el 10% del presupuesto, esto ha tensado aún más las relaciones con el Gobierno Regional semiautónomo del Kurdistán (GRK), en el que tres de cada cuatro trabajadores son pagados por el gobierno regional al que el gobierno federal de Bagdad paga $270 millones, una reducción respecto de un acuerdo anterior en virtud del cual pagaba $400 millones al mes, después de que el GRK comenzara a exportar su petróleo de manera independiente.

Como el gobierno se alimenta de sus reservas de divisas (bajo el control de los Estados Unidos en Nueva York) y se enfrenta a la perspectiva de tener que devaluar su moneda, necesita urgentemente unos $40.000 millones de financiación externa. Eso sólo se conseguirá si se ajusta a las exigencias políticas y económicas de Washington —reducir el poder de las milicias y los políticos apoyados por el Irán y aplicar "reformas" económicas, privatizaciones y, sobre todo, la reducción drástica de los salarios y las prestaciones del sector público que empobrecerá aún más a los trabajadores iraquíes y sus familias.

En una reunión celebrada en Londres el mes pasado, Iraq acordó el establecimiento de una alianza financiera internacional, que se conocerá como Grupo de Contacto Económico de Iraq, integrado por los países del Grupo de los Siete, el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, el Ministerio de Finanzas de Iraq, el Banco Central de Iraq y el Comité de Finanzas, para supervisar el desempeño económico de Iraq, convirtiendo efectivamente al Iraq en una colonia en todo menos en el nombre.

El gabinete ha aprobado ahora planes para reducir a la mitad la partida de sueldos del sector público y recortar el déficit presupuestario, lo que amenaza con provocar una agitación política masiva mucho mayor que la de octubre de 2019.

Irak se ha convertido en un campo de batalla político clave en la confrontación militarista del imperialismo estadounidense con Irán, exacerbando aún más la crisis. Esto, a su vez, está relacionado con la preparación de Washington para una confrontación de "gran potencia" con China —que intenta utilizar la fuerza militar para establecer un asfixiante control sobre los recursos energéticos de los que depende la economía china.

Mientras que Bagdad había acordado a mediados de 2019 un acuerdo de 20 años para suministrar a Beijing 3 millones de barriles de petróleo al mes a cambio de inversiones chinas en proyectos para reparar la infraestructura dañada por la guerra de Irak, Alquitisad News citó a Ali Saadoun, miembro del comité parlamentario de economía e inversiones, diciendo que esto había sido congelado debido a la presión de Washington.

Por el contrario, el gobierno de al-Kadhimi ha firmado varios acuerdos económicos y de inversión con Arabia Saudita para limitar la dependencia de Irak de Irán. Los dos países han abierto tanto a los bienes como a las personas el paso fronterizo terrestre de Arar en la provincia de Anbar que se cerró después de que Saddam Hussein invadiera Kuwait en 1990.

Tras derogar unilateralmente el acuerdo nuclear de 2015 con el Irán, la administración Trump ha impuesto sanciones cada vez más severas a Teherán, así como a los dirigentes de las milicias y los políticos pro iraníes en el Iraq, como parte de su "campaña de máxima presión" destinada a lograr un cambio de régimen. Si bien al Iraq, cuya economía está inextricablemente vinculada a la del Irán, se le concedieron inicialmente repetidas exenciones de seis meses, la última exención de 45 días expirará antes de que el presidente Donald Trump deje el cargo el 20 de enero y en medio de amenazas de que las exenciones terminarán completamente.

Las tensiones aumentaron bruscamente en enero tras el asesinato selectivo en Bagdad del comandante iraní de alto rango Qasem Suleimani y Abu Mahdi al-Muhandis, un miembro destacado del gobierno iraquí y subcomandante del Hashd al-Shaabi de Iraq, una organización de milicias respaldada por Irán. Estas milicias chiítas desempeñaron el papel predominante en la lucha sobre el terreno contra el Estado Islámico de Iraq y Siria (ISIS) que invadió el oeste de Iraq en 2014, encauzando a las fuerzas de seguridad entrenadas por los EE.UU., y desde entonces se han incorporado a las fuerzas armadas de Iraq. Los asesinatos alimentaron aún más la hostilidad popular hacia Washington, con manifestaciones masivas que exigían la retirada inmediata de las tropas estadounidenses del país.

El gobierno de Trump ha exigido que Bagdad controle las milicias chiítas. Han disparado repetidamente cohetes a la Zona Verde, la zona fuertemente fortificada que alberga a las embajadas de EE.UU. y otras embajadas, así como a las fuerzas militares y contratistas de EE.UU., y han atacado los convoyes que abastecen a las instalaciones de EE.UU. en la zona.

En septiembre, el secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo amenazó con cerrar la embajada de EE.UU. en Bagdad como preludio a los ataques militares de EE.UU. destinados a "liquidar" a los elementos de la milicia chiíta responsables de los ataques a las instalaciones de EE.UU. en el país. Nombró específicamente a Kata'ib Hezbollah, que al-Muhandis lideró antes de su asesinato, y a Asa'ib Ahl al-Haq.

A pesar de la distensión declarada el mes pasado, ha habido más ataques con cohetes contra la embajada de EE.UU. y una instalación militar cercana en Bagdad, con un grupo armado previamente desconocido llamado Ashab al-Kahf reclamando la responsabilidad.

Irán envió al general Esmail Ghaani, sucesor de Suleimani como jefe de la Fuerza Quds de Irán, a reunirse con la milicia y los líderes políticos en Bagdad, según se informa, diciéndoles que "se retiren para evitar dar a Trump la oportunidad de iniciar una nueva ronda de violencia de tetas por tetas". Pero Qais al-Khazali, el líder de Asa'ib Ahl Al-Haq, dijo a la televisión estatal iraquí que no se habían cumplido las condiciones de la distensión y que "demostraremos el pleno derecho a la confrontación militar con las fuerzas extranjeras".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Diez años desde que WikiLeaks y Julian Assange publicaron los Registros de la guerra de Irak
[24 octubre 2020]