Estados Unidos, Israel y Arabia Saudita se reúnen en medio de crecientes amenazas de guerra contra Irán

por Bill Van Auken
25 noviembre 2020

Tanto funcionarios israelíes como sauditas han confirmado un viaje secreto sin precedentes del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, acompañado por el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo y Yossi Cohen, jefe de la agencia de espionaje israelí Mossad, a Arabia Saudita el domingo.

Príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammad bin Salman Al Saud (Crédito: en.kremlin.ru)

La Radio del Ejército de Israel informó por primera vez sobre el viaje y la reunión entre funcionarios estadounidenses e israelíes y el príncipe heredero Mohammed bin Salman, que fue confirmado por un alto funcionario saudí que habló con el Wall Street Journal. Esta es la primera conversación de este tipo que se informa públicamente, aunque se cree que las reuniones entre oficiales de inteligencia y militares israelíes y saudíes han tenido lugar con mayor frecuencia en los últimos años.

El ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, el príncipe Faisal bin Farhan, tuiteó posteriormente una negación del informe y dijo: “No se produjo tal reunión. Los únicos funcionarios presentes eran estadounidenses y saudíes". La negación refleja la naturaleza controvertida de la reunión dentro de Arabia Saudita, donde la Casa gobernante de Saud se ha posicionado como guardiana del Islam y ha insistido formalmente en que la "normalización" de los lazos entre Riad y Tel Aviv depende de la implementación de un acuerdo de paz en el Medio Oriente y la creación de un estado palestino independiente.

Sin embargo, las monarquías petroleras sunitas de los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein prescindieron de tales condiciones al firmar un acuerdo negociado por Estados Unidos en agosto para reconocer a Israel. La monarquía en Bahréin, que gobierna sobre una población mayoritaria chiita oprimida, depende de Arabia Saudita para su supervivencia y no podría haber entrado en el acuerdo sin su aprobación.

La reunión entre Pompeo, Netanyahu y bin Salman en la ciudad de Neom en el Mar Rojo, al igual que el acuerdo de agosto, no tenía como objetivo lograr la paz en Oriente Medio, sino más bien solidificar una alianza entre Washington, Israel y la monarquía saudí, eje de la reacción y dominación imperialista en el Medio Oriente, en preparación para una guerra contra Irán.

Este ha sido el principal objetivo de la extraordinaria gira de 10 días de Pompeo por el extranjero, realizada apenas dos meses antes del día de la inauguración, y lo que, según los resultados de las elecciones, debería ser la juramentación de una nueva administración encabezada por el demócrata Joe Biden.

Si bien es tradicional que los secretarios de Estado salientes o “patos cojos utilicen este interregno para preparar el traspaso del poder y coordinar las decisiones políticas con sus reemplazos entrantes, Pompeo ha dejado claro que no tiene la intención de hacer nada por el estilo.

En la víspera de su viaje, le dijo a un reportero que le preguntó si anticipaba una "transición sin problemas" en el Departamento de Estado de Estados Unidos que de hecho habría "una transición sin problemas a una segunda administración Trump", alineando abiertamente la política exterior de EE.UU. con el intento de golpe poselectoral que se realiza desde la Casa Blanca.

Pompeo ha anunciado planes para intensificar continuamente la campaña de sanciones de "máxima presión" de Washington contra Irán, un bloqueo económico equivalente a un estado de guerra, durante los próximos dos meses, anunciando nuevas medidas al menos semanalmente.

Durante el transcurso de su viaje, él y los funcionarios del Departamento de Estado han declarado repetidamente que la opción de una acción militar contra Irán sigue "sobre la mesa".

Si bien el secretario de Estado de EE. UU. se ha negado a responder a las preguntas de los representantes de los medios de comunicación norteamericanos que lo acompañan durante su gira, concedió una entrevista a The National, un diario con sede en Abu Dhabi controlado por los gobernantes monárquicos de los EAU, en la que se le preguntó si se estaba considerando un ataque militar estadounidense contra Irán.

Pompeo respondió: “El presidente de los Estados Unidos siempre se reserva el derecho de hacer lo que sea necesario para garantizar que los estadounidenses estén seguros. Ha sido nuestra política durante cuatro años. Será nuestra política, siempre que tengamos la responsabilidad de mantener a Estados Unidos protegido".

El New York Times confirmó que tales planes están en discusión, que citó a altos funcionarios de la administración que informaron sobre una reunión del 12 de noviembre entre Trump y su gabinete de seguridad nacional en la que el presidente de Estados Unidos planteó la posibilidad de ataques aéreos contra el principal sitio nuclear civil de Irán en Natanz. El pretexto para tal ataque fue que Teherán había excedido los límites de su arsenal de uranio poco enriquecido establecido por el acuerdo nuclear de 2015 entre Irán y las principales potencias, que la administración Trump derogó unilateralmente en 2018.

Si bien el Times informó que los asesores principales persuadieron a Trump de que no atacara la instalación nuclear y "abandonaron la reunión creyendo que un ataque con misiles dentro de Irán estaba descartado", hay indicios ominosos de que los preparativos para la guerra continúan.

El Comando Central de EE. UU. confirmó durante el fin de semana que los bombarderos B-52H Stratofortress de EE. UU., capaces de desplegar hasta 20 misiles de crucero nucleares, así como municiones convencionales, se han vuelto a desplegar desde la Base de la Fuerza Aérea Minot en Dakota del Norte en un "corto aviso, misión de largo alcance” a Oriente Medio.

Según un comunicado de prensa del Comando Central de los Estados Unidos, el propósito de la misión era "disuadir la agresión y tranquilizar a los socios y aliados estadounidenses".

Esta fue la primera vez que los bombarderos estratégicos de largo alcance se han desplegado en la región desde el pasado mes de enero, a raíz del asesinato del general Qasem Soleimani, uno de los principales funcionarios de Irán, con misiles no tripulados estadounidenses, después de su llegada al aeropuerto internacional de Bagdad. para una visita oficial de estado.

El envío de los B-52 al Medio Oriente sigue al redespliegue la semana pasada de un escuadrón de caza F-16 de Alemania a la Base Aérea Al-Dhafra en Abu Dhabi, mientras que el Grupo de Ataque Nimitz Carrier Strike de la Armada de los Estados Unidos permanece desplegado en el Golfo Pérsico.

Mientras tanto, Israel ha estado llevando a cabo ataques aéreos cada vez más provocativos contra las fuerzas vinculadas a Irán en Siria, al tiempo que ofrece afirmaciones públicas sin precedentes de responsabilidad por los ataques. Los últimos ataques de este tipo se registraron el sábado en la región oriental de Deir Ezzor, cerca de la frontera iraquí, alcanzando hasta 10 objetivos y, según informes, matando a 14 milicianos.

El gobierno israelí ha presionado durante años a Estados Unidos para que lleve a cabo una guerra con Irán, y sin duda sus últimas acciones están destinadas a provocar tal confrontación antes del final de la administración Trump.

La sabiduría convencional dentro de los medios corporativos y el Partido Demócrata es que la campaña antiiraní que están llevando a cabo Trump y Pompeo tiene como objetivo de acorralar a la administración entrante de Biden, impidió su objetivo declarado de volver a unirse al acuerdo nuclear iraní, aunque exigiendo aún más concesiones de Teherán.

Sin embargo, se están considerando cada vez más posibilidades siniestras. El Washington Post informó el domingo que “ha aumentado la especulación de que la administración Trump se estaba preparando para una acción militar contra las capacidades nucleares de Irán en sus últimos días. Algunos consideraron la aparente visita de Netanyahu al reino [saudí] y la presencia de Pompeo como una prueba más de que era posible un ataque".

El prolongado y amargo conflicto entre Estados Unidos e Irán se remonta a casi 40 años desde el derrocamiento de la dictadura del Sha que era respaldada por Estados Unidos. Su fuente objetiva radica en el impulso del imperialismo estadounidense por imponer su hegemonía sobre el Medio Oriente rico en petróleo y negar sus recursos estratégicos a su principal rival global, China. Cualesquiera que sean las diferencias tácticas, este impulso continuará si los demócratas o los republicanos ocupan el poder el próximo año.

Sin embargo, en el contexto de la explosiva crisis política que se desarrolla dentro de Estados Unidos, el lanzamiento por parte de la administración Trump de una abrupta confrontación militar con Irán, y la inevitable represalia iraní, podría tener un propósito político definido y siniestro. Proporcionaría el pretexto para la declaración de una emergencia nacional, bloqueando la transferencia de poder e imponiendo la ley marcial.

Entre ahora y el 20 de enero, se puede aprovechar cualquier provocación para justificar el lanzamiento de una nueva guerra catastrófica en el Medio Oriente con el potencial de desencadenar una conflagración global. La lucha contra esta amenaza solo puede ser librada por la clase trabajadora movilizando su fuerza independiente tanto contra la administración Trump como contra los demócratas y en unidad con los trabajadores de todo el mundo en la lucha contra la fuente de la guerra, el sistema capitalista de ganancias.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 24 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

¡Detengan la conspiración de Trump para anular las elecciones de 2020!
[12 noviembre 2020]

¿Prepara Trump una “sorpresa de octubre”?
[29 septiembre 2020]