La economía mundial se ve envuelta en un "tsunami de deuda"

por Nick Beams
24 noviembre 2020

La deuda mundial ha aumentado a niveles sin precedentes desde el inicio de la pandemia COVID-19 en lo que el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), cuyos miembros incluyen más de 400 bancos e instituciones financieras, ha caracterizado como un "ataque del tsunami de la deuda".

En su informe Global Debt Monitor publicado el miércoles, el IIF, dijo que la deuda mundial establecería un nuevo récord y alcanzaría los $277 billones a finales de año, equivalente al 365 por ciento del PIB mundial.

"Estimulado por un fuerte aumento de los préstamos gubernamentales y corporativos a medida que la pandemia COVID-19 se va extendiendo, la carga de la deuda mundial aumentó en $15 billones en los primeros tres trimestres de 2020 y ahora se sitúa en $272 billones", dijo el informe del IIF.

Edificio de la Reserva Federal en la Avenida Constitution en Washington [Fotografía: AP Photo/J. Scott Applewhite, archivo]

El alcance de la aceleración de la deuda se revela en los datos de los distintos países y regiones. La deuda de las principales economías se disparó hasta el 432 por ciento del PIB en el tercer trimestre, frente a alrededor del 380 por ciento a finales de 2019. La deuda de los mercados emergentes alcanzó casi el 250 por ciento, con China en un 335 por ciento.

En los Estados Unidos, la deuda total está en camino de alcanzar los $80 billones este año, en comparación con los $71 billones a finales del año pasado. La deuda en la zona euro aumentó en $1,5 billones en los primeros nueve meses de este año.

El informe del IIF dijo que la carga de la deuda era particularmente onerosa para las economías de mercado emergentes, habiendo aumentado un 26% este año como proporción del PIB. En consecuencia, la proporción de los ingresos públicos de estos países que van a realizar pagos al capital financiero internacional ha aumentado considerablemente.

Esta semana Zambia se ha convertido en el sexto país en desarrollo en incumplir un préstamo y se espera que se produzcan más incumplimientos. Para finales del próximo año, unos $7 billones de bonos de mercados emergentes y préstamos sindicados vencerán con alrededor del 15 por ciento denominado en dólares de EE.UU.

La crisis de la deuda de estos países se está intensificando por la caída de la economía mundial que, según el Fondo Monetario Internacional, se espera que se contraiga en un 4,4 por ciento este año. El FMI ha pronosticado un repunte para el 2021, pero esa previsión fue emitida antes del último aumento de las infecciones por COVID-19 en EE.UU. y Europa.

El aumento de la deuda no es atribuible únicamente a la pandemia. Incluso antes de que se produjera, la economía mundial estaba cayendo en picado tras una breve "recuperación" en 2018 de los efectos de la crisis financiera de 2008.

"El ritmo de acumulación de la deuda mundial no tiene precedentes desde 2016, y ha aumentado en más de $52 billones", dijo el IIF.

Si bien en 2020 se habían registrado $15 billones de este aumento, el incremento de la deuda a partir de 2016 superó con creces el aumento de $6 billones entre 2012 y 2016. En otras palabras, incluso antes de que se produjera la pandemia, todo el sistema financiero y la economía mundial dependían cada vez más de la acumulación de la deuda.

Emre Tiftik, director de investigación sobre sostenibilidad del IIF, dijo que los niveles de deuda habían aumentado mucho más rápido de lo que se había previsto al comienzo de la crisis. Hay menos "bang for the buck" (provecho para el dólar) lo que respecta al crecimiento de la economía.

Tiftik dijo que el aumento de la deuda sin un cambio en el nivel de crecimiento económico "sugiere que estamos viendo una reducción significativa en la capacidad de generación de PIB de la deuda". Las medidas de apoyo agresivas nos acompañarán durante algún tiempo e inevitablemente aumentarán la deuda de manera significativa".

Las razones de la divergencia entre los niveles de deuda y el crecimiento del PIB no son difíciles de encontrar. Gran parte del aumento de la deuda de las economías de mercado emergentes no se utiliza para impulsar sus economías y mejorar la salud, la educación y otras medidas necesarias, sino que se utiliza para pagar los intereses y el capital de las deudas existentes.

En las principales economías, como los Estados Unidos y Europa, la deuda no se contrae para proporcionar los fondos necesarios para la infraestructura o las medidas de atención de la salud. Se ha utilizado para financiar rescates masivos de empresas, o está siendo asumida por empresas para financiar sus operaciones especulativas en los mercados financieros. Nada de esto genera un átomo de riqueza real, sino que se utiliza para aumentar los beneficios obtenidos por las operaciones financieras.

Sin embargo, si el flujo de dinero se reduce, amenaza con desencadenar una crisis financiera, con efectos inmediatos para la economía real, como se reveló en la crisis financiera de 2008.

El IIF señaló este peligro.

"Existe una gran incertidumbre sobre la forma en que la economía mundial puede desapalancarse en el futuro sin que ello tenga consecuencias adversas importantes para la actividad económica", dijo.

Otro récord alcanzado en los mercados financieros a principios de este mes también subraya la creciente inestabilidad de todo el sistema ante el "tsunami de la deuda".

De acuerdo con el índice Bloomberg Barclays Global Negative Yield Debt, los bonos con un valor de $17,05 billones tienen ahora un rendimiento negativo, lo que significa que el precio del bono es tan alto que un inversor sufriría una pérdida si mantuviera el bono hasta su vencimiento.

Por supuesto, ningún inversionista gasta grandes cantidades de dinero para tener una pérdida. Apuestan a que el precio del bono subirá aún más y bajará el rendimiento (dos tienen una relación inversa) y obtendrán una ganancia de capital cuando vendan.

El mercado de bonos sólo se sostiene gracias a las intervenciones de los bancos centrales del mundo, y sólo la Reserva Federal gasta $80 mil millones al mes, casi un billón de dólares al año, para comprar la deuda del gobierno estadounidense.

Como Mark Dowding, el director de inversiones de BlueBay Asset Management, dijo al Financial Times: "Los bancos centrales han estado comprando más deuda de la que los gobiernos pueden arrojarles. Eso ha estado empujando los rendimientos a la baja a pesar de la enorme expansión fiscal".

Pero los bajos rendimientos han interrumpido completamente las estrategias de inversión de los fondos de pensiones y las compañías de seguros de vida, que tradicionalmente han dependido de los rendimientos de los bonos del gobierno seguros para cumplir con sus obligaciones.

El resultado, como señaló Dowding, es empujar a los inversores a una financiación de la deuda cada vez más arriesgada para los gobiernos y las empresas en su búsqueda de una mayor tasa de rendimiento. El mismo proceso ha llevado a los mercados bursátiles a niveles casi sin precedentes como resultado de la inyección de billones de dólares por parte de las autoridades financieras.

El crecimiento masivo de la deuda tiene implicaciones decisivas e inmediatas en la lucha de la clase obrera por defenderse del "tsunami de la muerte" desencadenado por la negativa de los gobiernos capitalistas a emprender cualquier acción significativa para combatir la pandemia.

La deuda, al igual que todos los demás activos financieros, no tiene valor en sí misma. Es una forma de capital ficticio, un reclamo futuro sobre la plusvalía extraída de la clase obrera en el proceso de producción capitalista.

Si ese proceso se interrumpe de alguna manera, la montaña de capital ficticio está amenazada con un colapso. Esto se vio a mediados de marzo cuando el impacto inicial de la pandemia, y las crecientes demandas de los trabajadores de que se tomaran medidas contra ella, vieron un congelamiento de todos los mercados financieros. El posible colapso sólo se evitó mediante la intervención de la Reserva Federal y otros bancos centrales y la consiguiente campaña de regreso al trabajo.

Ahora, en la segunda y tercera oleada de la pandemia, la demanda de todos los sectores de la oligarquía financiera y sus representantes políticos es que no se produzca un confinamiento. Es decir, no se tomarán medidas eficaces para hacer frente a la pandemia basadas en el cierre de servicios e industrias no esenciales con compensación para los trabajadores involucrados.

El excedente de valor debe seguir siendo bombeado fuera de la clase obrera, sin importar el costo para la vida.

La situación actual subraya la insistencia del WSWS en que la solución a la crisis de la pandemia radica en el desarrollo de la lucha independiente de la clase obrera internacional para tomar el poder político en sus propias manos con el fin de iniciar un programa socialista.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 20 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Zambia defaults amid growing African debt crisis, intensified by pandemic
[19 noviembre 2020]

La economía política de la deuda capitalista
[6 mayo 2020]

A revealing report on the mid-March financial crisis
[19 noviembre 2020]