Neonazis marchan en Alemania en el aniversario de los Pogromos de Noviembre antisemitas

por Peter Schwarz
16 noviembre 2020

Las conmemoraciones que conmemoran el 82º aniversario de los Pogromos de Noviembre [también conocidos como “La noche de los cristales rotos”] fueron canceladas o prohibidas en toda Alemania debido a la pandemia de coronavirus. Por el contrario, se permitió que el movimiento de extrema derecha Pegida celebrara un mitin en el Altmarkt de Dresde con el neonazi Andreas Kalbitz como orador principal.

En la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938, los nazis de toda Alemania incendiaron sinagogas, saquearon negocios judíos, asesinaron a cientos de judíos y enviaron a decenas de miles más a campos de concentración. Los Pogromos de Noviembre, que fueron coordinados en los niveles más altos del régimen nazi, marcaron una nueva fase en la persecución de los judíos, que culminó con el asesinato organizado por el Estado de 6 millones de personas.

Tienda judía destruida en Magdeburgo (Archivos Federales, fotografía 146-1970-061-65 / CC-BY-SA 3.0)

La comunidad judía de Dresde respondió con “asombro y extrema ira” a la marcha de extrema derecha en el centro de la capital del estado de Sajonia. “Es totalmente de mal gusto e ignorante de la historia que el 9 de noviembre se permita una manifestación de Pegida”, argumentó el rabino estatal Zsolt Balla. La Conferencia de Rabinos Ortodoxos Alemanes criticó el hecho de que “se cantan mensajes de extrema derecha, antisemitas e islamófobos abiertamente en las calles” mientras que las conmemoraciones oficiales fueron canceladas debido a la pandemia.

El alcalde de Dresde, Hilbert (Demócratas Liberales), justificó la autorización de la marcha de extrema derecha diciendo que ni la Ley Básica de Alemania ni la ley de Sajonia sobre reuniones proporcionan una justificación legal para restringir la libertad de reunión. Pero esto es una mentira descarada.

“Corazón no odio”, una amplia alianza de iglesias, partidos políticos y otras organizaciones, que se moviliza regularmente en oposición a las marchas de Pegida, recordó el hecho de que las autoridades de la ciudad tienen la facultad de tomar tales decisiones y han prohibido repetidamente las manifestaciones de la alianza. Por ejemplo, una manifestación contra Pegida en 2015 que involucró a 6.000 personas fue “desacreditada y suprimida por las regulaciones”.

“Corazón no odio” contactó al alcalde antes del 9 de noviembre con el objetivo de no permitir ningún evento racista en el centro de la ciudad, informó la portavoz Rita Kunert. Pero una reunión prevista con la policía y las autoridades responsables de los hechos se canceló sin que se diese ninguna razón. Se habría podido evitar la simbólicamente significativa aparición de Kalbitz ese día con buena fe y un poco de sentido común, agregó.

Thomas Feist (Unión Demócrata Cristiana, CDU), el comisionado del Gobierno de Sajonia para la comunidad judía también criticó a las autoridades de la ciudad por su falta de voluntad en el período previo a la marcha “para hablar con miembros de la comunidad judía sobre opciones para prevenirla”.

Las autoridades de Salzwedel, Sajonia-Anhalt y Dannenberg, Baja Sajonia, demostraron que es posible un enfoque muy diferente. Prohibieron los eventos bajo la justificación de prevenir contagios. Sin embargo, estas no eran marchas de extremistas de derecha, sino conmemoraciones para las víctimas de los Pogromos de Noviembre.

En Salzwedel, se prohibió un recorrido por los Stolpersteins de la ciudad, que son monumentos del tamaño de adoquines ubicados alrededor de las ciudades alemanas para conmemorar a las víctimas judías del Holocausto, a pesar del hecho de que los organizadores, “Solidarity Action Salzwedel Alliance”, presentaron un estricto plan para las autoridades para reducir el riesgo de infección. Esto incluyó un número reducido de participantes y el requisito de que todos usen una máscara y observen el distanciamiento social. Solo una decisión del tribunal administrativo de Magdeburgo anuló la prohibición ordenada por las autoridades locales. Una procesión con velas a los sitios asociados con la vida judía en Dannenberg fue prohibida debido a la pandemia.

La marcha de Pegida en Dresde el 9 de noviembre es el más reciente de una serie de incidentes en los que la policía, el poder judicial y los Gobiernos han colaborado estrechamente para promover a la extrema derecha. Los partidos establecidos, la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) y los neonazis trabajan lado a lado hacia este fin. Sajonia es un bastión de esta conspiración de derecha.

Solo dos días antes, el 7 de noviembre, 20.000 personas protestaron en Leipzig contra las restricciones del coronavirus del Gobierno federal, incluidos cientos de neonazis de todo el país. A pesar de que ignoraron todas las medidas de salud pública, continuaron la manifestación después de que se suspendiera oficialmente y lanzaron ataques violentos a contramanifestantes y periodistas, la policía les permitió manifestarse. Ha aparecido un número creciente de videos en línea que muestran cómo los agentes de policía manifestaron su solidaridad con los manifestantes de extrema derecha.

El titular de Sajonia, Michael Kretschmer, y el ministro del Interior, Roland Wöller (ambos de la CDU), y el ministro del Interior federal, Horst Seehofer (Unión Social Cristiana, CSU) han dado desde entonces su pleno apoyo a la policía de Leipzig. “Debemos dejar de cuestionar las tácticas de la policía en retrospectiva y a distancia sin entender los detalles ni tener una imagen completa”, dijo Seehofer. “La policía tiene todo mi respaldo”.

Tampoco es una mera coincidencia que fuera el tribunal superior regional de Bautzen el que dio luz verde a la manifestación de los “pensadores laterales” en el centro de la ciudad contra los deseos de las autoridades de la ciudad de Leipzig, proporcionando a los extremistas de derecha una gran etapa.

El presidente de la corte, Erich Künzler, fue elogiado a los cielos hace dos años por la AfD. Esto siguió a su denuncia en el periódico Freie Presse de que los refugiados cuyas solicitudes de asilo habían sido rechazadas por el tribunal no estaban siendo deportados. Esto daña el estado de derecho y socava el poder judicial, afirmó. Se sienten cada vez más “como si estuvieran trabajando para el cubo de la basura”.

El grupo de la AfD en el Parlamento estatal de Sajonia se mostró entusiasmado: “El juez de asilo principal adopta la línea de la AfD: la locura del asilo de la CDU está socavando el estado de derecho”. El periódico del partido, AfD Kompakt, escribió: “Cada vez está más claro que la CDU quiere inundar Alemania con inmigrantes ilegales. La crítica del juez de Sajonia es apropiada”.

La Asociación de Juristas Demócratas y la Asociación de Abogados Republicanos (RAV) advirtieron a Künzler que no se involucrara en una “incitación peligrosa a la extrema derecha” inmediatamente antes de las elecciones estatales de Sajonia. La abogada Kati Lang, con sede en Dresde, que se especializa en leyes de inmigración y es miembro del ejecutivo de RAV, dijo: “La entrevista beneficia directamente a la AfD. Las declaraciones son unilaterales y una afrenta a las personas que buscan protección, que confían en la legalidad de los tribunales alemanes”.

Los estrechos vínculos entre el Gobierno, el Estado y los extremistas de derecha ya salieron a la luz durante el verano de 2018, cuando los principales miembros de la AfD y los neonazis marcharon codo a codo en Chemnitz y encabezaron una turba xenófoba que atacó a inmigrantes, periodistas y personas de izquierda, así como un restaurante judío.

Kretschmer y Seehofer apoyaron la marcha de extrema derecha en ese momento. “No hubo ninguna turba, no hubo ninguna caza de brujas, no hubo ningún pogromo en Chemnitz”, afirmó Kretschmer en un comunicado del Gobierno. Seehofer expresó que entendía que “la población está enfurecida y enojada”, y le dijo al Rheinische Post: “Si no fuera un ministro del Gobierno, habría salido a las calles como ciudadano”.

Desde entonces, los vínculos íntimos entre el poder judicial, la policía, las agencias de inteligencia, el Gobierno, la AfD y los neonazis se han vuelto cada vez más evidentes. Dentro de la dirección de la AfD hay varios representantes de las agencias de seguridad, que también están colmadas de redes de extrema derecha. Por ejemplo, Jens Maier, juez del tribunal de distrito de Dresde, ha sido diputado parlamentario de la AfD desde 2017.

Steffen Janich, un oficial de la policía en Sajonia es líder local de la AfD en Pirna, y fue uno de los primeros en organizar una manifestación sumamente agresiva contra las restricciones de salud pública en abril. Posteriormente fue suspendido de sus funciones. Ha sido nominado por la AfD como candidato a las elecciones parlamentarias federales en el distrito electoral de la exlíder de la AfD Frauke Petry. El diputado de la AfD de Bautzen, Karsten Hilse, también es agente de policía. Cuando habló la semana pasada en el Parlamento, vestía una camiseta de “Pensador lateral”.

El funcionario del sistema de prisiones Daniel Zabel, quien emitió una orden de arresto contra un solicitante de asilo sospechoso de un delito a miembros de la extrema derecha y, por lo tanto, provocó la turba en Chemnitz, ahora es diputado parlamentario de la AfD en el Parlamento estatal de Sajonia. Antes de eso, le habían entregado una sentencia suspendida.

Andreas Kalbitz (Source: Wikimedia / Professusductus)

Se cree que Maier, Janich y Zabel son miembros del “Ala” de extrema derecha de la AfD, que sigue dominando el partido a pesar de que se ha disuelto oficialmente. El líder de la AfD en Brandeburgo, Andreas Kalbitz, fue uno de los principales portavoces del “Ala”, junto con el líder en Turingia, Björn Höcke. Sin embargo, Kalbitz fue expulsado de la AfD después de que se supo que había ocultado su pertenencia a una organización neonazi que posteriormente fue prohibida.

Esta expulsión, sin embargo, es puramente cosmética. La semana pasada, Kalbitz se paró directamente frente al escenario mientras su mentor político, Alexander Gaulland, líder del grupo de la AfD en el Parlamento federal, hablaba en un evento en Cottbus organizado por la organización extremista de derecha Patria Futura. Su intervención en el mitin en Dresde fue el primer discurso público de Kalbitz desde su expulsión.

Gordian Meyer-Plath, quien dirigió la agencia de inteligencia estatal en Sajonia entre 2013 y 2020, participa activamente en la extrema derecha. Es miembro del grupo estudiantil de matones Marchia Bonn y estuvo muy involucrado como informante en el desarrollo de la escena ultraderechista en Brandeburgo, que tenía estrechos vínculos con la célula terrorista Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU). A principios de año, fue despedido por el ministro del Interior de Sajonia, Roland Wöller, no porque sea tan derechista, sino porque se negó a borrar los archivos recopilados sobre la AfD.

La manifestación de extrema derecha en Dresde en el aniversario de los Pogromos de Noviembre subraya cuán avanzado se encuentra el bandazo hacia la derecha del Estado y la élite política. Todos los partidos principales son responsables de esto. Los socialdemócratas se unieron al Gobierno estatal de Sajonia en 2014 y Los Verdes los siguieron en 2019. Proporcionan un respaldo al ministro presidente Kretschmer y una cobertura política para la conspiración de derecha dentro del aparato estatal. El partido La Izquierda también apoya firmemente al poder judicial y a la policía.

Por el contrario, los extremistas de derecha apenas tienen apoyo entre la población. Solo unos pocos cientos de participantes se unieron al mitin de Pegida en Dresde. Los extremistas de derecha están siendo cultivados deliberadamente desde arriba para intimidar y reprimir la creciente oposición a la desigualdad social, el militarismo y la reapertura mortal de la economía en las condiciones de la pandemia.

(Publicado originalmente en inglés el 13 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Neo-Nazis in German police issue new threats
[19 septiembre 2020]

The Asgaard security firm: Neo-Nazi networks in German army and police
[29 septiembre 2020]

Germany: Right-wing terror in Erfurt
[6 agosto 2020]