La salud mental de los adultos jóvenes está siendo devastada por la pandemia; el sufrimiento debe terminar

por Kate Randall
14 noviembre 2020

Desde el inicio de la pandemia de coronavirus, los expertos médicos han predicho que el aislamiento social y el estrés económico resultantes afectarían negativamente la salud mental. Tras muchos meses de pandemia, con un aumento en los casos de COVID-19 que afectan prácticamente a todos los estados de EE. UU. como resultado de la estrategia asesina de “inmunidad colectiva” seguida por la élite gobernante, un nuevo estudio muestra que hay un verdadero tsunami de depresión que inunda la población adulta joven del país.

Este grupo de edad, que forma parte de la Generación Z, ha visto cómo sus vidas se derrumban en 2020. Se han perdido las graduaciones de la escuela secundaria y la universidad, sus escuelas cerraron o se vieron obligados a enfrentar condiciones peligrosas en ellas, se les aisló de sus amigos y se les privó de los medios de interacción social. Perdieron sus trabajos, les recortaron el salario o se vieron obligados a trabajar en condiciones inseguras en restaurantes, tiendas minoristas, la industria de servicios y fábricas.

Un hombre camina frente a un mural en la sección de Hollywood de Los Ángeles, 12 de noviembre de 2020 (AP Photo/Jae C. Hong)

Muchos de los que vivían con sus padres antes de la pandemia tienen aún menos probabilidades de poder mudarse. Aquellos que viven solos han visto la emoción de tener su propio lugar por primera vez convertirse en un aislamiento paralizante. Las familias estadounidenses se enfrentan a una pobreza devastadora debido a la pérdida de empleos y horas, lo que se traduce en hambre, pobreza y desalojos.

Los padres con niños pequeños, o aquellos que viven con abuelos, deben vivir con el temor de transmitirles el contagio mortal. Como toda la población, han visto a familiares y amigos sufrir la enfermedad de COVID-19 e incluso la muerte. Al contrario de las mentiras difundidas por la Administración Trump y los científicos charlatanes, los jóvenes pueden contraer el coronavirus y enfrentan horribles consecuencias y la muerte. Si sobreviven, pueden sufrir consecuencias de salud a largo plazo.

La encuesta nacional de jóvenes estadounidenses, de 18 a 24 años, examinó los síntomas depresivos entre estos adultos jóvenes, incluidos los pensamientos suicidas, la ansiedad generalizada y la interrupción del sueño. Fue realizado y escrito por investigadores de Northeastern University, Harvard University / Harvard Medical School, Rutgers University y Northwestern University y publicado por el COVID-19 Consortium for Understanding the Public's Policy Preferences Across States.

En general, en cuatro oleadas nacionales (a finales de mayo, finales de junio, finales de agosto y mediados de octubre), los investigadores encontraron tasas alarmantes de depresión, con casi la mitad de esta población de adultos jóvenes (47,3 por ciento) mostrando al menos síntomas depresivos moderados en octubre. el nivel más alto desde junio. Esto es cerca de 10 veces la tasa de prepandémica.

La encuesta también examinó la proporción de encuestados que describieron al menos pensamientos ocasionales de estar mejor muertos o de hacerse daño a sí mismos durante las dos semanas anteriores a la realización de la encuesta. Al igual que con la depresión, estos síntomas de suicidio y autolesión se han disparado entre los adultos jóvenes, alcanzando el 32,2 por ciento en mayo y el 36,9 por ciento en octubre, un aumento de más de diez veces con respecto a un estudio epidemiológico de 2013-2014, que encontró que el 3,4 por ciento informó tales pensamientos.

Estas asombrosas cifras muestran que toda una generación de jóvenes está siendo devastada emocionalmente por una pandemia que se ha cobrado innecesariamente la vida de casi un cuarto de millón de estadounidenses y amenaza con volverse aún más mortal en los próximos meses. Las autoridades gubernamentales a todos los niveles han seguido una política de negligencia criminal hacia la salud física y mental de la población.

En octubre, se pidió a los encuestados que identificaran las consecuencias particulares de la pandemia de COVID-19 que podrían haberlos afectado a ellos o a sus hogares. La consecuencia más comúnmente reportada fue el cierre de la escuela o la universidad (51 por ciento), seguido de trabajar desde casa (41 por ciento), un recorte salarial (27 por ciento), pérdida de empleo (26 por ciento), incapacidad para pagar el alquiler / hipoteca (16 por ciento), y detener / reducir el trabajo para cuidar a los niños (15 por ciento).

Los resultados de la encuesta muestran los efectos comparativos de estas consecuencias de la pandemia en la salud mental. Muestran que el aislamiento social, las presiones económicas y el estrés de los padres mientras trabajan desde casa y se ocupan del aprendizaje remoto de sus hijos han sido factores clave en la explosión de problemas de salud mental entre los adultos jóvenes.

El mayor aumento en los síntomas depresivos se observó entre aquellos cuyas viviendas fueron potencialmente afectadas (incapacidad para pagar el alquiler o la hipoteca, desalojo), y más del 60 por ciento de estos encuestados informaron tasas moderadas de depresión. Cerca del 50 por ciento de este grupo también informó pensamientos suicidas. Cerca del 70 por ciento de los que enfrentaron el desalojo informaron pensamientos suicidas o síntomas de ansiedad generalizada.

Aunque existen ligeras variaciones entre los grupos demográficos, ninguna región geográfica, género, etnia o nivel educativo se ha librado de esta crisis de salud mental entre los jóvenes de 18 a 24 años.

Curiosamente, aunque hubo disparidades en los síntomas depresivos moderados entre los adultos jóvenes por región en junio, en octubre los síntomas eran similares en el noreste, sur y oeste de EE. UU. Esta es una indicación de que todas las regiones del país se enfrentan a desafíos similares ante la pandemia.

Las mujeres jóvenes mostraron niveles ligeramente más altos de síntomas depresivos que los hombres, con niveles más altos de ansiedad generalizada, depresión leve y moderada y trastornos del sueño. Los jóvenes asiáticos vieron los niveles más altos de ansiedad generalizada, ansiedad leve y moderada y tendencias suicidas en comparación con los blancos, negros y latinos.

Si bien aquellos sin estudios universitarios informaron niveles ligeramente más altos de síntomas de salud mental en comparación con los que tenían algún grado universitario, la diferencia no fue significativa.

El impacto de la pandemia en la salud mental tanto en los adultos jóvenes como en la población en general ha sido ignorado por la Administración de Trump, así como por el presidente electo Joe Biden. Ni Trump ni Biden han proporcionado una hoja de ruta para enfrentar ningún aspecto de salud de la pandemia.

Entre los niños más pequeños, las autoridades estatales y locales están impulsando la reapertura de las escuelas para que sus padres puedan volver al trabajo. A nivel universitario, están trabajando para mantener abiertos los campus y mantener el funcionamiento de la lucrativa industria de los deportes universitarios.

La Administración de Trump, junto con muchos gobernadores, tanto demócratas como republicanos, han presionado para abrir escuelas y mantenerlas abiertas con la justificación de que esto es lo mejor para la salud mental de los jóvenes. Tales argumentos deben rechazarse con desprecio.

La pandemia ha impuesto tremendas dificultades sociales y económicas a la población estadounidense, pero muchos de estos efectos podrían aliviarse o disminuirse con una infusión de fondos y programas gubernamentales. Los servicios de salud mental se han reducido hasta los huesos durante las Administraciones demócratas y republicanas. En un momento en el que estos servicios se necesitan más que nunca, no existe ninguna propuesta para reactivarlos y brindar la atención de salud mental que tanto se necesita.

Las líneas directas de llamada de prevención de suicidio y sobre salud mental sin fines de lucro son sustitutos inadecuados de un programa social integral para financiar servicios de salud mental para ayudar a las familias que luchan por educar a sus hijos en casa, pagar el alquiler y los servicios públicos y comprar alimentos.

Si bien un virus creará inevitablemente problemas de salud física y mental, la élite gobernante en Estados Unidos le ha permitido propagarse libremente mientras busca mantener las escuelas abiertas y obliga a los trabajadores a ingresar a fábricas peligrosamente inseguras.

En sus vidas jóvenes, los jóvenes de 18 a 24 años han visto una interminable explosión de agresión militar del imperialismo estadounidense, desde las guerras en Kosovo, Afganistán, Irak hasta Siria y Yemen, por nombrar solo algunas. Ahora están viendo en casa cómo se permite que un virus invisible es desatado en condiciones en las que los recursos científicos y sociales están disponibles para combatirlo, pero el afán de lucro de la clase dominante exige que la población sufra.

La crisis de salud mental creada por la negligencia maligna y las políticas homicidas de la élite gobernante solo puede ser confrontada por la organización de la clase obrera, independiente de ambos grandes partidos empresariales y los sindicatos que defienden y aceptan el asesino regreso a las aulas y al trabajo. Junto con el desarrollo de una vacuna y tratamientos para el coronavirus, los avances científicos en el tratamiento de la salud mental deben mobilizarse, bajo la guía de la clase trabajadora, para ayudar a quienes sufren el peso de la pandemia.

(Publicado originalmente en inglés el 13 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Anxiety, depression, loneliness grip millions of youth during pandemic
[3 junio 2020]

Una entrevista con la Dra. Mona Masood, fundadora de la Línea de Apoyo Médico
[20 junio 2020]

As mental health crisis deepens, New York City hospitals leave psych units shuttered
[12 octubre 2020]