Tasa de desempleo en EE.UU. cae pero desempleo a largo plazo aumenta drásticamente, con millones aún sin trabajo

por Shannon Jones
9 noviembre 2020

La tasa de desempleo de Estados Unidos cayó al 6,9 por ciento en octubre, una caída de un punto porcentual, incluso cuando el número de desempleados de larga duración, aquellos sin trabajo durante 27 semanas o más, aumentó en 1,2 millones hasta alcanzar 3,6 millones.

Más de siete meses desde el inicio de la pandemia, la economía ha agregado solo un poco más de la mitad de los 22 millones de empleos que se perdieron inicialmente. En octubre se agregaron unos 638.000 nuevos puestos de trabajo, pero eso marca una disminución en los nuevos puestos de trabajo con respecto a los meses anteriores, lo que indica que el ritmo de la recuperación se está desacelerando. Hubo 672.000 nuevos puestos de trabajo en septiembre, 1,5 millones en agosto y 1,8 millones en julio.

Si bien los empleos de la industria de servicios en áreas como restaurantes y comercio minorista aumentaron en octubre, hubo una fuerte caída en los empleos gubernamentales dado que los estados y las autoridades locales se enfrentan a graves problemas de ingresos y presupuesto. La manufactura aumentó solo 38.000 puestos de trabajo y mantiene una caída de 621.000 puestos desde febrero. La asistencia sanitaria y social agregó 79.000 puestos de trabajo y sigue con 950.000 menos desde febrero. En otra señal de angustia, se informa que el empleo general en las pequeñas empresas está disminuyendo.

Un aviso de alquiler en una tienda en Broadway, barrio Soho, Manhattan, Nueva York[AP Photo/Mary Altaffer]

Como reflejo de la irracionalidad y el carácter antisocial del sistema de ganancias capitalistas, el empleo hospitalario ha caído casi un 2 por ciento desde el año pasado en medio de la pandemia. Cayó casi un 4 por ciento entre mayo y septiembre. El empleo en enfermería y cuidados domiciliarios cayó casi un 88 por ciento en el mismo período.

Al mismo tiempo, la tasa de participación en la fuerza laboral, una medida de la población total que está empleada, aumentó solo levemente, 0.3 puntos porcentuales, a 61,7 por ciento. El número de personas que trabajan a tiempo parcial, en lugar de tiempo completo, aumentó en 383.000 para alcanzar 6,7 millones. La producción total de Estados Unidos ha bajado un 3,5 por ciento desde finales del año pasado.

A medida que la pandemia resurge en los Estados Unidos, batiendo récords de nuevas infecciones diarias, el crecimiento del empleo seguramente se desacelerará o se revertirá incluso sin nuevas cuarentenas. Muchos de los nuevos trabajos que se están agregando han sido trabajos en restaurantes o tiendas, que probablemente se verán afectados a medida que se acerque la temporada de invierno y aumenten los casos del virus. Si bien la contratación de los restaurantes representó una de las mayores ganancias laborales el mes pasado, el fin de las comidas al aire libre en gran parte del país con la llegada de la temporada de invierno podría generar más recortes de empleos.

Además de las dificultades que enfrentan los desempleados o los que trabajan a tiempo parcial, el Congreso de los EE.UU. ha bloqueado el restablecimiento del suplemento semanal de $600 que expiró a fines de julio o cualquier ayuda para los desempleados o las pequeñas empresas, sin que los republicanos ni los demócratas muestren ningún sentido de urgencia. El Congreso tampoco ha tomado pasos para extender la moratoria sobre los desalojos, que expirará a fines de año.

Al mismo tiempo, también se ha agotado un suplemento semanal de $300 iniciado por la Administración de Trump con fondos federales asignados para ayuda en casos de desastres. A pesar del aumento en el empleo, los ingresos personales en el tercer trimestre cayeron $636,7 mil millones, o 13,2 por ciento, en gran parte debido a la finalización de los beneficios sociales del Gobierno.

Hay indicios de que los demócratas esperarán hasta la instalación de una posible Administración de Biden a fines de enero antes de considerar nuevas medidas de alivio.

Todavía hay 21,5 millones de personas que reciben algún tipo de asistencia por desempleo del Gobierno en comparación con 1,44 millones en una semana comparable en 2019. Millones más han agotado los beneficios y abandonaron la fuerza laboral y no se cuentan en las estadísticas oficiales. Unos 54 millones de personas pasan hambre y millones más enfrentan desalojos o cortes de servicios públicos. Unos 8 millones han caído en la pobreza desde el inicio de la pandemia.

En Pensilvania, decenas de miles enfrentan la amenaza de cortes de servicios públicos, ya que una moratoria estatal que entró en vigor en marzo expiró esta semana. Según datos de la Comisión de Servicios Públicos de Pensilvania, el dinero adeudado a las empresas de servicios públicos en el estado pasó de $432 millones el año pasado a $721 millones en septiembre.

La aristocracia financiera ha utilizado la pandemia para apalancar un aumento masivo de su riqueza, colocando el costo total del desastre económico precipitado por la pandemia sobre los hombros de la población trabajadora.

El mercado de valores ha seguido subiendo, celebrando la muerte en media pandemia. En consecuencia, la riqueza de los 643 milmillonarios estadounidenses continúa aumentando, habiendo aumentado ya $845 mil millones en el período de mediados de marzo a septiembre.

Es probable que muchos de los puestos de trabajo destruidos por la pandemia nunca regresen, dado que las empresas están utilizando la crisis para importantes reestructuraciones. Incluso si el crecimiento del empleo continúa al ritmo actual, lo cual es poco probable, se necesitarían 16 meses más para que el empleo alcance los niveles prepandémicos. La industria del ocio y la hospitalidad, incluidos los restaurantes, los viajes y el entretenimiento, mantienen una pérdida de 3,5 millones de puestos de trabajo. El comercio minorista ha perdido unos 500.000 puestos y la asistencia sanitaria y social ha caído en 950.000 empleos desde febrero.

Actualmente hay un gran déficit de 11 millones de empleos, siendo el peor momento de todas las recesiones anteriores de la posguerra, incluida la Gran Recesión de 2008. Las nuevas solicitudes semanales de beneficios por desempleo siguen presentándose a niveles cuatro veces más altos que antes de la pandemia.

Una economista del Washington Center for Equitable Growth, Kate Bahn, dijo al Washington Post que las modestas mejoras laborales en sectores que eran vulnerables al impacto de la pandemia eran una preocupación.

“Estos avances son realmente limitados ya que la pandemia está aumentando y nos dirigimos al invierno”, dijo. “Es mejor de lo esperado, pero hay mucha evidencia de que todavía es una recuperación limitada, que es realmente desigual y ha exacerbado mucha de la desigualdad que existía antes de la crisis”.

Gregory Daco, economista jefe de Oxford Economics, advirtió al Wall Street Journal que una recuperación completa está lejos. “En tiempos normales, conseguir 600.000 puestos de trabajo mensuales sería fantástico”, dijo Daco. “Pero en este entorno, representa una recuperación que llevará un par de años para sacarnos de este agujero. Si el crecimiento del empleo se modera aún más, estamos hablando de tres o cuatro años, y eso es mucho tiempo”.

Según el Conference Board, uno de cada diez empleadores planea recortar empleos durante el último trimestre de 2020.El once por ciento dijo que planea reducir las bonificaciones, el ocho por ciento dice que planea aplazar las bonificaciones o aumentos, y el once por ciento planea congelar las contrataciones.

Casi un tercio de las industrias han reducido sus horas desde el inicio de la pandemia. La minería y la tala de árboles son los más afectados, con una disminución de 2 horas por semana. Las horas de trabajo en la construcción cayeron casi una hora por semana, mientras que las ventas de bienes duraderos, el comercio mayorista y la manufactura también mostraron descensos.

(Publicado originalmente en inglés el 6 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Another 751,000 US workers file for unemployment benefits as job growth slows
[6 noviembre 2020]

Los efectos económicos de la pandemia durarán un decenio
[5 junio 2020]

EE.UU. en una depresión
[11 mayo 2020]