El fraude del "alivio de la deuda" de FMI-Banco Mundial para los países pobres

por Nick Beams
5 noviembre 2020

A medida que los efectos económicos de la pandemia de COVID se extendían por todo el mundo en marzo y abril, el aire se llenó de promesas de que se ayudaría a los países más pobres con ayuda y alivio de la deuda para hacer frente a una crisis que amenazaba con sumir a millones de personas, sobre todo niños, en la más abyecta pobreza.

En abril, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, anunció el alivio inmediato de la deuda de 25 países con el FMI. Dijo que la medida ayudaría a "nuestros miembros más pobres y vulnerables" a canalizar los escasos recursos hacia medidas médicas de emergencia y otras medidas conexas.

En marzo, las Naciones Unidas habían hecho un llamamiento al G20 para que organizara un paquete de medidas de socorro por valor de $2,5 billones para hacer frente a la pandemia.

Seis meses después, estos pronunciamientos se leen como una broma cruel. Una serie de informes deja claro que, mientras que se han proporcionado billones de dólares a las principales empresas y al sistema financiero, la asistencia a las personas más vulnerables del mundo prácticamente no asciende a nada.

Compuesto creado por el WSWS

Un informe escrito por el periodista londinense Peter Goodman, y publicado en el New York Times el 1 de noviembre, señaló que en abril el FMI y el Banco Mundial "prometieron evitar la desesperación de los países pobres". Sus economistas advirtieron que "se necesitaba un inmenso alivio para evitar una catástrofe humanitaria y un profundo daño a la prosperidad mundial".

Los países más pobres se han visto afectados por la caída de las remesas enviadas a sus países por los trabajadores migrantes, la virtual paralización del turismo internacional, la disminución del comercio mundial y, en algunos casos, la caída del precio del petróleo.

En el artículo del Times se llegó a la conclusión de que el FMI y el Banco Mundial "no lograron traducir su preocupación en un apoyo significativo", incluso cuando el Banco Mundial estimó que para el año próximo la pandemia podría empujar a 150 millones de personas a la pobreza extrema, definida como el hecho de vivir con menos de $1,90 por día, el primer aumento en más de dos décadas.

Según el banco, entre el 9,1 y el 9,4 por ciento de la población mundial vive en condiciones de extrema pobreza. Cerca del 25 por ciento de la población mundial recibe menos de $3.20 por día, y el 40 por ciento, casi 3,3 billones de personas, reciben menos de $5.50 por día.

El artículo del Times dijo que lo que denominó una "respuesta relativamente anémica del FMI y el Banco Mundial" se debía en parte a las "predilecciones" de su mayor accionista, los Estados Unidos. Citaba las declaraciones del secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, en la reunión virtual semestral de las dos organizaciones el mes pasado.

"Es fundamental que el Banco Mundial gestione los recursos financieros de forma juiciosa para no cargar a los accionistas con peticiones prematuras de nueva financiación", dijo.

La jefa del FMI, Georgieva, dijo en la reunión que el fondo no dudaría en utilizar su capacidad de préstamo de $1 billón. "Esta es, en mi vida, la hora más oscura de la humanidad", dijo.

Sin embargo, el FMI sólo ha prestado $280.000 millones. De ellos, $31.000 millones son en préstamos a 76 estados miembros, con menos de $11.000 millones destinados a países de bajos ingresos.

Unos 46 países, muchos de ellos del África subsahariana, han obtenido $5.300 millones en alivio de la deuda. No se trata de una cancelación, sino de un mero aplazamiento, y la deuda todavía tiene que ser pagada. Según los datos de la European Network on Debt and Development (Red Europea sobre Deuda y Desarrollo), citados en el artículo del Times, los aplazamientos de la deuda ascienden a sólo el 1,7% del total de los pagos de la deuda internacional que deben hacer todos los países en desarrollo este año.

Incluso cuando el dinero es proporcionado por el FMI, en muchos casos no se utiliza para financiar la salud y otras medidas necesarias para hacer frente a la pandemia, sino para pagar a los prestamistas del sector privado.

Según un informe publicado en julio por la organización antipobreza Jubilee Debt Campaign, el FMI está violando sus propias reglas, ya que 28 países con un alto riesgo de incumplimiento de la deuda utilizaron $11,3 mil millones para pagar a los titulares de la deuda del sector privado.

El jefe de políticas de la organización, Tim Jones, dijo que la financiación del FMI "estaba rescatando eficazmente a los prestamistas privados al permitir a los países pobres mantener los pagos".

Jones señaló que el nivel de gasto público en el pago de la deuda en los países más pobres el año pasado había aumentado a más del 14 por ciento de los ingresos del gobierno, el nivel más alto desde 2003, un aumento del 110 por ciento desde 2010. En Kenya y Etiopía, el servicio de la deuda alcanzó hasta el 50% de los ingresos públicos el año pasado.

Tratando de justificar el uso de los fondos del FMI para obtener beneficios privados en lugar de los servicios sociales y de salud necesarios, manteniendo al mismo tiempo que "nuestro objetivo primordial en este momento es salvar vidas y medios de vida", el portavoz del FMI, Gerry Rice, dijo que la cuestión era complicada.

"A veces implica tratar con las obligaciones del sector privado y sin que el país caiga en el incumplimiento, lo cual incurriría en una serie de otros problemas", dijo.

El estrangulamiento que los bancos y los fondos de cobertura con sede en Londres, Nueva York y Francfort ejercen sobre los países menos desarrollados, muchos de ellos en África, queda ilustrado por los datos recogidos por el Instituto de Finanzas Internacionales, un grupo de presión de la industria financiera. El Instituto determinó que, para el tercer trimestre del año pasado, los niveles de deuda externa de los países más pobres del África subsahariana habían aumentado en promedio a más del 60% del producto interno bruto, en comparación con el 38% del decenio anterior.

Ningún país del África subsahariana ha podido obtener financiación alguna de los mercados internacionales de capital desde febrero de este año.

En los años que siguieron a la crisis financiera mundial de 2008, el dinero llegó a esos países, ya que las casas de inversión de las principales economías buscaron tasas de rendimiento más elevadas. Los gobiernos subsaharianos asumieron la deuda sobre la base de que el aumento de los precios de los productos básicos, impulsado por el incremento de la demanda en China, les permitiría reembolsar los préstamos.

La caída de los precios de los productos básicos, que ya estaban en descenso incluso antes de que se produjera la pandemia, ha provocado un desastre financiero. La disminución de los precios del petróleo significa que los ingresos del Gobierno angoleño son ahora inferiores a lo que necesita para el reembolso de la deuda.

Cuando la pandemia golpeó, el G20 hizo un llamamiento a los inversores privados para que detuvieran los reembolsos de la deuda de los países pobres por lo menos hasta el final de este año. No se ha proporcionado ningún tipo de alivio.

Zambia es otro ejemplo de la devastación. Obtuvo préstamos por miles de millones de dólares gracias al aumento de los precios del cobre, su principal exportación, y los banqueros y los fondos de inversión libre están ansiosos por apilarlos porque pudieron obtener tasas de rendimiento más altas que en otros lugares.

La desaceleración de la economía china a partir de aproximadamente 2015 redujo a la mitad el precio del cobre. Ahora la profunda recesión inducida por la pandemia ha dado lugar a una contracción del 5% en su economía. Como consecuencia, al menos un tercio de los ingresos del gobierno se necesita sólo para el servicio de la deuda, una proporción que se espera que aumente en los próximos años.

El colapso de su moneda, el kwacha, que pasó de cinco por dólar en 2012 a unos 18 hoy en día, significa que Zambia tiene que pagar tres veces más en moneda local que cuando se contrajeron los préstamos.

Las consecuencias sociales se expresan en las cifras publicadas por el Programa Mundial de Alimentos, que muestran que al menos 6,9 millones de la población del país, de 17,4 millones de habitantes, no disponen de alimentos suficientes.

La actitud del Banco Mundial y el FMI se resumió con precisión en los comentarios de Lidy Nacpil, coordinadora del Movimiento Popular Asiático sobre la Deuda y el Desarrollo, con sede en Manila, citados en la conclusión del artículo del Times.

"Las instituciones financieras internacionales van a dejar a los países en mucho peor estado que antes de la pandemia", dijo. "Su interés no es primordialmente conseguir que estos países vuelvan a ponerse en pie, sino que vuelvan a entrar en el negocio de los préstamos".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 4 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

World Bank: South Asian economies hit hard by COVID-19
[20 octubre 2020]

Pandemic fuels class struggle across Africa
[15 octubre 2020]