Vietnam sufre “nueva normalidad” de fenómenos meteorológicos extremos

por Robert Campion
29 octubre 2020

Vietnam está siendo golpeado por tormentas tropicales continuas que causan grandes inundaciones y deslizamientos de tierra en sus regiones centrales. Hasta el lunes por la mañana, el número de muertos había llegado a 130 con 18 personas desaparecidas, según cifras del gobierno. Esto fue superior a las 119 muertes del sábado, y la mayoría ocurrió en las provincias centrales de Quang Tri, Thua Thien Hue y Quang Nam.

Cerca de un millón de personas se han visto gravemente afectadas, muchas de las cuales necesitan desesperadamente refugio, alimentos, agua potable y apoyo económico. Según la ONU, hasta el jueves pasado, al menos 178.000 hogares estaban bajo el agua.

Los niveles de inundación eclipsaron el récord de 1979, superándolo por 0,98 metros al llegar a 4,89 metros durante varios días consecutivos en la provincia de Quang Binh. La cantidad de lluvia que cayó entre el 6 y el 13 de octubre fue de dos a seis veces más alta de lo normal en algunas regiones.

La mayoría de los más afectados han sido los agricultores pobres. Los daños agrícolas han sido extensos, con 1.500 hectáreas de arrozales y 7.800 hectáreas de otros cultivos inundados o dañados. Cerca de un millón de cabezas de ganado y aves de corral también han sido sacrificadas o arrastradas.

Trabajadores de auxilio intentan llevar provisiones a un área inundada (crédito: Twitter/UNOCHA)

El gobierno ha afirmado que el daño causado ha sido “el peor en cinco años”. Varias carreteras y caminos locales están bloqueados con rocas del tamaño de automóviles, lo que dificulta los esfuerzos de rescate.

Aproximadamente un tercio de las muertes han sido de personal militar.

En un caso, un equipo de 21 rescatistas, la mayoría de ellos oficiales militares, fue enviado para verificar los informes de 17 trabajadores enterrados por un deslizamiento de tierra en la central hidroeléctrica Rao Trang 3 en lo profundo de la selva. Según los informes, los trabajadores estaban dormidos cuando fueron enterrados el 12 de octubre.

El equipo de rescate se detuvo en una estación de guardabosques para pasar la noche y fue enterrado por un deslizamiento rocoso. De los 13 fallecidos, 11 eran militares. Hasta el momento, solo cuatro de los 17 cuerpos de los trabajadores de la represa han sido recuperados y las autoridades han desplegado más fuerzas de rescate al lugar.

Días después, un cuartel en Quang Tri fue consumido por un deslizamiento de tierra en las primeras horas de la mañana, matando a 20 militares, probablemente la mayor cantidad de bajas militares sufridas en un período de paz, según funcionarios.

Los científicos creen que las inundaciones en el centro de Vietnam son el resultado de una “nueva normalidad” de patrones climáticos impulsados por procesos complejos.

A escala internacional, la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDDR, sigla en inglés) informó recientemente un aumento del 75 por ciento en los desastres naturales en los últimos 20 años. Entre 1980 y 1999, hubo 4.212 desastres naturales importantes. Entre 2000 y 2019, se registraron 7.348 grandes desastres que costaron 1,23 millones de vidas, afectaron a 4.200 millones de personas y le costaron a la economía mundial 2,97 billones de dólares.

El aumento se atribuye en gran parte a eventos relacionados con el clima, como inundaciones, sequías y tormentas.

Hablando en una conferencia virtual, la directora de la UNDDR, Mami Mizutori, acusó a los gobiernos de abandonar las medidas efectivas para hacer frente al cambio climático: “Es desconcertante que sigamos sembrando voluntaria y conscientemente las semillas de nuestra propia destrucción”, dijo, “a pesar de la ciencia y evidencia de que estamos convirtiendo nuestro único hogar en un infierno inhabitable para millones de personas”.

En la región de Asia Pacífico, el fenómeno cíclico de la Niña está intensificando las tormentas y se espera que continúe hasta principios del próximo año. Camboya ha informado de 39 muertes por inundaciones, con cientos de miles afectados y 46.216 personas evacuadas a terrenos más seguros.

Durante el mes de octubre, Vietnam se ha sido azotado por tres tormentas tropicales y una depresión. También es probable que el tifón Mojave, que actualmente viaja hacia el oeste sobre Filipinas, impacte en las próximas semanas. Actualmente trae fuertes lluvias y fuertes vientos de 130 kilómetros por hora. Aproximadamente 9.000 personas en Filipinas han huido de sus hogares.

La profesora de ecología humana en la Universidad de Rutgers, Pamela McElwee, dijo al New York Times que el gran volumen de lluvia en Vietnam fue “tan extraordinariamente atípico” que hizo añicos las predicciones de rango medio del gobierno sobre cómo el cambio climático podría aumentar las precipitaciones en sus regiones centrales para finales del siglo.

También afirmó que la construcción de represas hidroeléctricas y los malos caminos de montaña habían debilitado el suelo. “La tierra está empapada de agua y no tiene adónde ir”.

Christopher Rassi, director de la Federación Internacional de la Cruz Roja, advirtió sobre las consecuencias económicas: “Estamos viendo un doble desastre mortal que se desarrolla ante nuestros ojos a medida que estas inundaciones agravan las dificultades causadas por COVID-19. Estas inundaciones son la última gota y empujarán a millones de personas más hacia el borde de la pobreza”.

La economía vietnamita depende en gran medida de su industria turística, que se ha reducido drásticamente durante la pandemia. Las fronteras prácticamente se cerraron a finales de marzo. Aparte de un brote en el hospital de Da Nang a finales de julio, el total de casos se ha mantenido bajo y contenido a menos de 1.500, con 40 muertes.

El Banco Asiático de Desarrollo evaluó en septiembre que la economía de Vietnam crecería alrededor del 1.8 por ciento en 2020, su tasa más baja en 35 años y significativamente más baja que los niveles pre pandémicos.

El régimen estalinista en Vietnam ha perseguido sin piedad una política de restauración capitalista durante décadas. Según sus propias estimaciones, la desigualdad económica se agrava. Entre 2014 y 2018, el índice Gini de Vietnam, una medida estándar de la desigualdad de ingresos fue de 0,4 [donde 0 representa la igualdad absoluta y 1 la desigualdad absoluta]. La cifra se considera un punto de inflexión con cifras más altas frecuentemente asociadas con disturbios sociales e inestabilidad política.

Por temor al malestar social, el régimen ha tratado de suprimir las críticas de los trabajadores y el campesinado. Según la ONU, cientos de personas han sido interrogadas hasta ahora por publicaciones de Facebook relacionadas al COVID-19. En el período previo al congreso del Partido Comunista de Vietnam en enero de 2021, el gobierno comenzó una campaña de censura de las publicaciones disidentes y de izquierda.

(Publicado originalmente en inglés el 28 de octubre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Vietnam struggles to contain rapid resurgence of COVID-19
[3 agosto 2020]