Con medio millón de casos de COVID al día, la OMS advierte que el mundo se encuentra en una coyuntura crítica

por Benjamin Mateus
26 octubre 2020

El aumento abrupto de casos de COVID-19 en el otoño y el invierno, como se predijo, ha comenzado. El número de casos en América del Norte y Europa está aumentando exponencialmente en algunas regiones.

Ha habido más de 42,4 millones de casos de COVID-19 en todo el mundo, con 1,14 millones de muertes hasta ahora. El viernes, el número de casos nuevos diarios superó por primera vez las 500.000 infecciones. Las muertes reportadas en todo el mundo han permanecido por encima de las 6.000 por cuatro días consecutivos.

Paciente de COVID-19 siendo atendido antes de ser transportado por helicóptero del FlevoZiekenhuis en Almere, Holanda, 23 de octubre de 2020 (AP Photo/Peter Dejong)

En la conferencia de prensa del viernes de la Organización Mundial de la Salud sobre la pandemia de COVID-19, el director general Tedros Adhanom Ghebreyesus advirtió ominosamente: “Estamos en una coyuntura crítica de esta pandemia. Particularmente en el hemisferio norte. Los próximos meses serán muy duros y algunos países se encuentran en un camino peligroso. Demasiados países están experimentando un aumento exponencial de casos y eso ahora está llevando a hospitales y UCI cerca o por encima de la capacidad, y todavía estamos en octubre. Instamos a los líderes a tomar medidas inmediatas para evitar más muertes innecesarias, el colapso de los servicios de salud esenciales y el cierre de escuelas nuevamente. Como lo dije en febrero y lo estoy repitiendo hoy, 'Esto no es un simulacro’”. Instó firmemente a que los líderes mundiales aún puedan “darle la vuelta a esto”.

Durante la sesión de preguntas y respuestas, la epidemióloga Dra. Maria Van Kerkhove señaló que la capacidad de las UCI en muchas regiones podría alcanzar sus límites en las próximas semanas en Europa y América del Norte. En lo que equivalió a una súplica, advirtió que los países deben realizar “una evaluación honesta” de la situación de inmediato, utilizando todos los datos disponibles para hacer “correcciones de rumbo y cambios necesarios” para lograr los objetivos de reducir las transmisiones y salvar vidas.

El Dr. Mike Ryan reforzó estas advertencias: “No tenemos que ver que las muertes vuelvan a los niveles horribles que tenían en proporción a todos los casos en la primavera. Las cosas han cambiado, estamos mejor, estamos mejor ahora. Debemos prevenir el contagio. Pero también debemos centrarnos en reducir el daño, que aumentará en los próximos días, no tengo ninguna duda. Pero también debemos invertir más para garantizar que nuestro sistema de primera línea no se derrumbe ante un número cada vez mayor de casos de pacientes enfermos”.

El jueves, Estados Unidos informó de 74.301 casos nuevos. Este fue el cuarto total más alto del registro y el más alto desde el 24 de julio, cuando el número de casos diarios alcanzó un máximo de 79.000. La tasa de mortalidad promedio móvil de siete días también ha subido más de 800. Lo que ha sido más problemático aún es el rápido aumento de pacientes hospitalizados, que superó los 41.000 en todo el país, un aumento del 33 por ciento en las últimas tres semanas.

En sus proyecciones más recientes para los EE. UU., El Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME), con sede en la Universidad Estatal de Washington, declaró que la situación se intensificaría en noviembre y diciembre antes de alcanzar su punto máximo en enero. Con el nivel actual de uso de mascarillas en menos del 50 por ciento y según los Gobiernos estatales continúan eliminando los mandatos de distanciamiento social, esto conducirá a casi 500.000 muertes evitables para el 1 de febrero, dijo IHME.

En los estados del “cinturón del sol” [en el sur y suroeste], el número de casos y las muertes están aumentando nuevamente. Los estados del sur y centro del país (Kentucky, Nebraska, Dakota del Norte, Ohio, Oklahoma, Dakota del Sur, Wisconsin y Wyoming) han informado de cifras récord de hospitalizaciones. Doce estados han visto el promedio de siete días más alto de casos nuevos, mientras que seis (Colorado, Indiana, Montana, Ohio, Oklahoma y Utah) han alcanzado su mayor número de casos hasta la fecha.

Según un informe del Grupo de Trabajo sobre Coronavirus suprimido por la Casa Blanca y filtrado a CNN, las pequeñas reuniones familiares están impulsando el aumento de casos. Con las temporadas de festividades acercándose rápidamente, el director de los Centros para el Control de Enfermedades, Dr. Robert Redfield, hablando en una llamada con los gobernadores de la nación, dijo: “Creemos que es imperativo enfatizar la vigilancia de estos pasos de mitigación continuos en el entorno familiar”.

Casi todos los departamentos de salud locales del país, desde Vermont hasta Nuevo México, han hecho sonar la alarma. Hay un cierre en la reserva de la tribu Oglala Sioux en Dakota del Sur, donde se han reportado 391 casos activos de COVID-19 entre 20.000 residentes. Los hospitales del norte de Idaho se están quedando sin espacio para los pacientes y los funcionarios han planeado transportarlos por aire a Oregón o Washington. Los funcionarios de salud pública de Florida han pedido al público que deje de celebrar fiestas de cumpleaños para niños. El gobernador de Texas, Greg Abbott, está redirigiendo los recursos de El Paso, dado que hubo 3.750 nuevas infecciones en la región esta semana, incluidos 1.161 casos solo el jueves.

Después de un verano de mucha jactancia y orgullo injustificados, Europa ha superado a América del Norte como el nuevo epicentro de la pandemia mundial. El número de casos nuevos de COVID-19 es diez veces mayor, con más de 218.000 infecciones el jueves que representan el 45 por ciento de todos los casos nuevos en todo el mundo.

A pesar de las amplias advertencias de que si las naciones no fortalecían sus capacidades de testeo y rastreo de contactos, creaban programas para tratar y atender los casos en cuarentena de manera adecuada y preparaban a los hospitales con intervenciones materiales apropiadas y personal redundante, la situación podría deteriorarse rápidamente hasta que los cierres fueran necesarios para controlar la pandemia. Sin embargo, a pesar del asesoramiento y las advertencias continuas, las naciones ansiosas por reactivar sus economías sobre una base firme rápidamente declararon la victoria y soltaron las riendas.

Francia informó ayer de más de 42.000 casos, con casi 300 muertes. Junto con Rusia y España, se distingue como una de las naciones con más de 1 millón de casos de COVID-19. Las estimaciones indican que para noviembre los casos diarios duplicarán sus niveles actuales. Aunque se ha puesto en vigor un toque de queda a partir de las 9 p.m. hasta las 6 de la mañana para 46 millones de los 67 millones de habitantes de Francia, las empresas y las escuelas permanecen abiertas. El último recuento indica que hay 2.139 pacientes con COVID-19 en ventiladores, lo que representa un tercio de la capacidad del país.

En Reino Unido, los casos nuevos han superado los 20.000 durante cuatro días consecutivos. Gales impuso un cierre nacional el viernes, con órdenes de quedarse en casa para la población y todos los negocios no esenciales, incluidos los pubs, que se cerrarán. Irlanda del Norte cerrará escuelas durante dos semanas con una revisión el 2 de noviembre. Los restaurantes y cafés operarán de forma limitada durante las próximas cuatro semanas. Los londinenses se enfrentan nuevamente a nuevas restricciones.

El Nottingham University Hospital Trust le dijo a la BBC que todos los días ingresaba “una sala completa de personas” con COVID-19. Según su seguimiento del censo de pacientes, el Queen's Medical Center y el City Hospital tienen un promedio de 14 admisiones con siete personas con ventilación mecánica por día.

La República Checa ha sido la más afectada por el inicio de la segunda ola. El aumento de casos avanza a un ritmo exponencial, con nuevos casos que llegan a 15.000 por día y muertes que superan las 100. El primer ministro Andrej Babis se dirigió a la nación desde Praga el miércoles y dijo: “Ciertamente cometimos errores cuando pensamos al final de mayo, cuando terminamos la reapertura, que lo habíamos logrado”.

Polonia vio 13.632 casos y 153 muertes el viernes. El Gobierno está convirtiendo el Estadio Nacional de Varsovia en un hospital de campaña temporal para atender a los pacientes. El estadio con capacidad para 60.000 personas permitirá que más de 500 pacientes sean equipados con oxigenoterapia, según Piotr Muller, portavoz del Gobierno. El oxígeno médico, una intervención esencial en el tratamiento de pacientes con COVID, se encuentra una vez más en una escasez crítica.

España e Italia informaron ayer de casi 20.000 nuevos casos. Alemania tuvo 13.476 casos; Bélgica informó 16.746. Europa representa casi un tercio de todas las muertes por coronavirus. Los Países Bajos tenían casi 10.000 casos. Ante este aumento masivo de infecciones, el controvertido epidemiólogo estatal sueco, Dr. Anders Tegnell, dijo al programa “Today” de BBC Radio 4: “Básicamente, queremos decir que les enviaremos un mensaje a las personas mayores, ya no es necesario aislarse completamente”.

Estos acontecimientos son producto de abyectos fracasos políticos que han colocado las necesidades de los mercados financieros por encima de la vida. Adam Kamradt-Scott, profesor de salud global en la Universidad de Sídney, dijo a Vox: “Era comprensible que los países impusieran bloqueos en las primeras semanas cuando los países fueron golpeados por primera vez y rápidamente abrumados. Pero seis meses después, los países deberían tener suficientes sistemas para llevar a cabo el rastreo de contactos necesario y tener una variedad de otras medidas que puedan usar para limitar la propagación del virus, en lugar de recurrir a cierres estrictos como la respuesta”.

Damiano Sandri, un analista del FMI que ha estado estudiando el impacto del virus en la actividad económica, señaló que la economía “también se hace daño si se contrae una fuerte ola de infecciones y la gente comienza a morir”.

(Publicado originalmente en inglés el 24 de octubre de 2020)

 

El autor también recomienda:

UK COVID-19 deaths surge to more than 1,100 over last week
[24 octubre 2020]

Germany’s Left Party embraces “herd immunity” policy
[23 octubre 2020]

Exceso de mortalidad alcanza 300.000 en EE.UU. durante la pandemia de COVID-19
[24 octubre 2020]