El partido La Izquierda en Alemania adopta la política de "inmunidad colectiva"

por Johannes Stein
26 octubre 2020

Bodo Ramelow, primer ministro de estado de Turingia del partido La Izquierda, alabo la semana pasada el "modelo sueco" en respecto a la política del coronavirus. De esta forma, Ramelow subrayó que la política de “inmunidad colectiva” (de rebaño), es decir, la infección asesina de la población por el coronavirus, no solo es perseguido por gobiernos abiertamente de derechas como la administración de Trump en EE.UU., sino también por las fuerzas de pseudoizquierda como el partido La Izquierda o Podemos en España.

Calle de Gelsenkirchen, Alemania, 14 de octubre de 2020. (AP Photo/Martin Meissner)

En la discusión del programa de entrevistas de Maybrit Illner, que se centró principalmente en cómo evitar un segundo confinamiento en Alemania, Ramelow se jactó de haber recibido al embajador sueco Per Thöresson en Erfurt el día antes de la Cumbre del Coronavirus en Berlín el miércoles pasado. “Podría pasar todo el día con el embajador sueco. Eso fue interesante porque intentamos comparar el modelo sueco a nuestra situación”, dijo Ramelow.

Luego alabó la política de Suecia con el coronavirus hacia los cielos. En ese país, dijo, “lo que recomienda la Autoridad de Salud Pública lo están siguiendo los suecos. Las recomendaciones oficiales "casi tienen el carácter de una receta", mientras que, en Alemania, la gente primero pregunta "por la sanción, la multa y las medidas de control". Encontró que "sería emocionante si comparamos con calma cómo se ha desplegado el desarrollo sueco y como el nuestro perdió el marco".

Ramelow no dio más detalles sobre la estrategia asesina que estaba adoptando con esto. Sin embargo, los correos electrónicos del principal epidemiólogo sueco y jefe de la Autoridad de Salud Pública, Anders Tegnell, revelan que el gobierno sueco ha seguido una política de "inmunidad colectiva" desde el principio. Cuando el virus llegó a Suecia en marzo, las autoridades, a diferencia de otros países, se negaron a imponer un confinamiento. Todas las tiendas permanecieron abiertas y la asistencia a las escuelas continuó, con el objetivo declarado de acelerar la propagación del coronavirus.

Al mismo tiempo, el gobierno sueco trabajó entre bastidores para convencer a otros gobiernos europeos del rumbo que había tomado. En un correo electrónico a su homólogo finlandés Mika Salminen el 14 de marzo, Tegnell escribió: "Un punto a favor de mantener abiertas las escuelas sería alcanzar la inmunidad colectiva más rápidamente". Cuando Salminen respondió que las autoridades finlandesas rechazaron esta idea porque los niños también propagarían el virus, Tegnell respondió: "Correcto, pero probablemente principalmente entre ellos debido a la estructura de contacto extremadamente estratificada por edad que tenemos".

El resultado de esta política homicida fue una tasa de mortalidad entre las más altas de Europa y del mundo. Con alrededor de 10,3 millones de habitantes, hasta ahora ha habido más de 5.900 muertes por coronavirus y más de 103.000 personas infectadas en Suecia. En comparación, los países escandinavos vecinos, que son más similares a Suecia en términos de estructura social y población, tienen números mucho más bajos. Finlandia, con una población de alrededor de 5,5 millones, ha notificado hasta ahora sólo 13.555 infecciones y 351 muertes; y Noruega, con una población de poco menos de 5,4 millones, ha informado de 16.539 infecciones y 278 muertes.

El hecho de que cada vez más gobiernos de todo el mundo estén adoptando la política de inmunidad colectiva y se nieguen a tomar las medidas necesarias contra la propagación del virus, a pesar de la explosión del número de casos, ha sido fuertemente condenado por expertos de la salud en los últimos días. En una declaración emitida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 15 de octubre, afirma que "los intentos de lograr la" inmunidad colectiva "exponiendo a las personas a un virus son científicamente problemáticos y inmorales. La propagación de COVID-19 en poblaciones de todas las edades y condiciones de salud conduce a infecciones, sufrimiento y muertes innecesarias”.

La reconocida revista médica The Lancet también publicó un artículo el 15 de octubre que describe la política de "inmunidad colectiva" como "una falacia peligrosa", que "no ha sido científicamente probada". El artículo afirma que "se ha visto que el experimento de inmunidad colectiva en Suecia fracasó", que tiene "la tasa de mortalidad más alta de los países nórdicos". Solo "la contención controlada de COVID-19 en la población" es "una forma segura de proteger la sociedad y las economías hasta que se disponga de una vacuna segura y eficaz y se puedan desarrollar medicamentos en los próximos meses".

El criterio del partido La Izquierda y sus partidos hermanos europeos no es el conocimiento científico y la vida y la salud de la población, sino los intereses de la economía. Cuando la moderadora del programa de entrevistas Maybrit Illner señaló que el "daño económico" en Alemania debido al cierre fue "mucho mayor" que en Suecia, Ramelow estuvo de acuerdo con ella y en el curso posterior de la discusión dijo: "Espero que ahora finalmente entendamos que no siempre tenemos que decidir sobre un confinamiento para toda Alemania de manera uniforme".

Con su vehemente oposición a un segundo confinamiento para contener el virus, el partido La Izquierda continúa su política en interés del capital alemán. A finales de marzo, había votado en el Bundestag (parlamento federal) el “paquete de emergencia del coronavirus” por valor de miles de millones, que esencialmente beneficiaba a las grandes corporaciones, los bancos y los superricos. Posteriormente, dondequiera que comparte el poder — en Bremen, Turingia y Berlín— ha obligado a través de la política oficial de la gran coalición alemana de demócratas cristianos y socialdemócratas y la Unión Europea a exprimir nuevamente sumas gigantescas de la clase trabajadora.

Las catastróficas consecuencias de esta política se hacen evidentes: en Europa, en la actualidad, cerca de 130.000 personas se infectan cada día y más de mil mueren; Berlín y Bremen se consideran puntos calientes de coronavirus y también en Turingia el número de casos se ha multiplicado por diez en los últimos días. En estas condiciones, el partido La Izquierda, como todos los demás partidos del Bundestag, dejan claro que no harán nada para detener la propagación del virus.

“Me estoy preparando para el hecho de que debemos aprender a vivir con el coronavirus”, dijo Ramelow al final del programa. Uno debería “simplemente aceptar también que el virus significa un riesgo para la vida ... Si conducimos un automóvil, también es un riesgo para la vida. Y las otras enfermedades siguen siendo riesgos para la vida. Y aceptamos estos riesgos de vida. Y con el coronavirus, estamos siguiendo un camino completamente diferente".

Los trabajadores y los jóvenes deben sacar las conclusiones necesarias de esta mezcla de imprudencia y estupidez. En la lucha contra la pandemia, el partido La Izquierda y los grupos pseudoizquierdistas en su órbita se sitúan al otro lado de las barricadas, al igual que en la lucha contra la guerra y la desigualdad social.

Mientras el partido La Izquierda rechaza incluso las medidas más elementales para contener la pandemia, sin mencionar un programa socialista de expropiación de las fortunas de los superricos para financiar las medidas médicas y sociales necesarias, sus líderes están acumulando propaganda para dar al aparato estatal mayores medios de opresión. “Las autoridades reguladoras deben adecuarse [a su propósito]. Debe desplegarse la policía [local]. Hay que desplegar la policía federal”, exigió Ramelow en el programa de Maybrit Illner. El ministro del Interior, Horst Seehofer (Unión Social Cristiana, CSU) incluso había "ofrecido desplegar la Bundeswehr (Fuerzas Armadas) para reforzarlas", por lo que estaba "muy agradecido".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de octubre de 2020)

 

El autor también recomienda:

German parents’ associations protest against dangerous school openings
[19 octubre 2020]

7,000 new infections in 24 hours: Germany’s highest COVID numbers since beginning of pandemic
[17 octubre 2020]