Europa en camino de una recesión doble

por Nick Beams
22 octubre 2020

Apenas una semana después de que el informe Perspectivas de la economía mundial del Fondo Monetario Internacional señalara un fortalecimiento gradual de la economía mundial en 2021, los cimientos de su pronóstico comienzan a verse cada vez más inestables.

A principios de esta semana, China informó que su economía había crecido un 4,9 por ciento en el tercer trimestre, luego de un crecimiento del 3,2 por ciento en el segundo trimestre y una contracción del 6,8 por ciento en los primeros tres meses del año.

El aumento del crecimiento fue el resultado de la contención de la pandemia de COVID-19 y un importante impulso estatal en la producción industrial, pero el resultado chino es el único número positivo en el horizonte. No hay perspectivas de que China pueda repetir el papel que desempeñó después de la crisis de 2008, cuando sus masivas medidas de estímulo, impulsadas por un crecimiento de la deuda, dieron un impulso a la economía mundial y a los países exportadores de materias primas en particular.

Si bien la portavoz de la oficina oficial de estadísticas de China, Liu Aihua, dijo que el repunte era propicio para el propio crecimiento de China y "desempeñaría un papel positivo en la promoción de una recuperación económica mundial", los datos en realidad no alcanzaron las expectativas de los economistas, con signos de una desaceleración en el desarrollo de infraestructura.

Liu reconoció que la situación en las principales economías era "deprimente" y que el panorama económico mundial era "inestable e incierto".

En ninguna parte es esto más cierto que en Europa. El FMI pronosticó una contracción del 8,3 por ciento en la economía de la zona euro para este año, seguida de un “rebote” del 5,2 por ciento para 2021. Sin embargo, esto ahora parece cada vez más improbable a medida que aumentan las infecciones por COVID en todo el continente.

El Financial Times informó esta semana que "la economía de Europa se está deslizando hacia una recesión de doble caída" ante una segunda ola de infecciones.

Katharina Utermöhl, economista senior de Allianz, le dijo al FT: “No puedo creer lo rápido que ha llegado la segunda ola. Ahora vemos que el crecimiento se vuelve negativo en varios países en el cuarto trimestre; otra recesión es absolutamente posible".

Otro economista comentó que el resurgimiento del virus, los cierres comerciales y los "choques de confianza" hicieron de una recesión de doble caída "el escenario central". Klaas Knot, el gobernador del banco central holandés y miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE), advirtió que con muchos países experimentando un segundo tejido de infecciones “la recuperación parece ahora más lejos de lo que esperábamos. Y el impacto económico se está profundizando".

El FT citó a un miembro anónimo del consejo de gobierno del BCE que dijo que los banqueros centrales estaban observando datos de alta frecuencia para tratar de medir el impacto de la segunda ola. “Los efectos de la demanda dominan en este momento, y los sectores de servicios intensivos en mano de obra se ven muy afectados. Es posible una doble inmersión”, habría dicho el banquero.

Las previsiones del BCE de un crecimiento del tres por ciento en el cuarto trimestre y un retorno de la economía de la zona euro a su nivel previo a la pandemia en 2022 están ahora cada vez más en duda.

Esta semana, el FT publicó una dura crítica al FMI y a la Unión Europea, escrita por Shahin Vallée, ex asesor del presidente del Consejo Europeo y ministro de Economía francés. Escribió que las reuniones del FMI, los ministros de finanzas del G20 y los líderes de la UE "parecen señalar el fracaso de la coordinación de la política económica internacional".

Vallée se quejó de que, si bien el FMI había pedido un ambicioso apoyo político internacional, no estaba predicando con el ejemplo y había desplegado solo el 10 por ciento de sus recursos financieros disponibles. Mientras tanto, los ministros de finanzas del G20 estaban regateando sobre la extensión del alivio de la deuda para los países en desarrollo y habían "suspendido solo $14 mil millones en pagos de intereses".

El pasado mes de julio, los líderes de la UE llegaron a un acuerdo de principio para emprender un programa conjunto de préstamos por valor de 750.000 millones de euros, que entrará en vigor el próximo año, para ayudar a los Estados miembros a pagar el daño económico causado por la pandemia. Pero las negociaciones sobre los detalles del programa se han estancado por las estipulaciones de que los pagos podrían suspenderse a los países que infringieran los valores de la UE.

Como escribió Vallée, lo que parecía ser un avance histórico "parece cada vez más un atolladero".

“Lo que más preocupa quizás”, continuó, “es que muchos estados miembros todavía están apostando por una fuerte recuperación en 2021 y planificando la política fiscal en consecuencia. Pocos entienden realmente que, si bien el acuerdo político de julio podría convertirse en un punto de inflexión para el federalismo europeo, no abordará por sí solo la profundidad y amplitud del impacto económico de 2020 y 2021". Señaló que Alemania y Francia planeaban reducir sus déficits como porcentaje del PIB.

"Mientras tanto, la pandemia en Europa no está contenida, el número semanal de muertos se está moviendo hacia su pico de abril y la economía está lejos de estar en una senda de recuperación", agregó.

Advirtió que la política de la UE se parecía a lo que se hizo en 2011 cuando las medidas de austeridad produjeron una recesión de doble caída tras la crisis financiera de 2008.

El FMI ha informado que se espera que la deuda pública general aumente al 100 por ciento del PIB mundial este año, alcanzando el 125 por ciento del PIB en las principales economías.

Pero esta deuda no se contrae para mantener los trabajos y los medios de vida de los trabajadores, ni para financiar medidas para hacer frente a la pandemia. Es sobre todo un rescate de grandes corporaciones que han incurrido en incrementos masivos de deuda durante las últimas cuatro décadas, un proceso que se ha acelerado en el período desde la crisis financiera de 2008.

El aumento de la deuda no se utilizó para financiar inversiones productivas, sino para realizar la denominada “ingeniería financiera”, como la recompra de acciones y otras medidas para impulsar los precios de las acciones.

Un artículo del columnista de FT Robin Wigglesworth esta semana señaló el alcance de este proceso. Hace cuatro décadas, Standard and Poors había otorgado a 65 empresas de todo el mundo una calificación triple A, equivalente al 6 por ciento de sus calificaciones totales. Otras 679 empresas recibieron calificaciones en el rango A.

Ahora solo hay cinco empresas con una calificación triple A, de casi 5.000, y menos del 14 por ciento de todas las empresas calificadas tienen calificaciones en el rango A.

Señaló que si bien la pandemia fue una conmoción que habría amenazado a las empresas más sólidas, “el hecho de que tantas empresas en todo el mundo estén lejos de ser sólidas es una de las principales razones por las que los gobiernos y los bancos centrales tuvieron que hacer todo lo posible para moderar una ola de quiebras corporativas ".

La economista en jefe del Banco Mundial, Carmen Reinhardt, dijo en la reunión del FMI y el Banco Mundial la semana pasada: "Primero te preocupas por pelear la guerra, luego averiguas cómo pagarla".

Sin embargo, esa pregunta ya ha sido respondida. El pago se extraerá mediante un asalto masivo a la clase obrera, tal y como sucedió después de la crisis financiera mundial de 2008. Esta vez, sin embargo, se llevará a cabo de manera aún más feroz.

(Publicado originalmente en inglés el 21 de octubre de 2020)

 

El autor también recomienda:

IMF reports on global economy: Political conclusions
[16 octubre 2020]

IMF report points to ongoing plunge in world economy
[14 octubre 2020]