Estalla una guerra de facciones en el New York Times por el Proyecto 1619

por Tom Mackaman y David North
20 octubre 2020

El domingo, el editor del New York Times, A.G. Sulzberger, emitió una declaración al personal defendiendo el Proyecto 1619 del periódico. Sulzberger calificó el Proyecto, una serie de ensayos publicados en agosto de 2019 para coincidir con el 400 aniversario de la llegada de los primeros esclavos a la Virginia colonial, “un triunfo periodístico” que “desató una conversación nacional”. Elogió a la creadora del Proyecto Nikole Hannah-Jones como una “periodista brillante y con principios” y dijo que el Proyecto 1619 es uno de sus “logros más orgullosos” como editor. Habiendo sido arrastrado a una “conversación” que ha impuesto altos costos a las arcas y la reputación de su periódico, el elogio de Sulzberger a Hannah-Jones es tan sincero como un beso en los labios de un jefe de la mafia.

El editor de la revista New York Times, Jake Silverstein, quien tuiteó públicamente la declaración de Sulzberger el domingo por la noche, había publicado un comentario notablemente similar en Twitter el día anterior. Esto fue seguido el lunes por una declaración formal del editor ejecutivo del Times, Dean Baquet, publicada en el sitio web de la New York Times Company.

Como Sulzberger, Silverstein dijo que estaba “orgulloso” del Proyecto 1619. Llamó a Hannah-Jones un “tesoro nacional”, una frase que normalmente se usa para describir parques como Yellowstone y el Gran Cañón. Baquet fue aún más lejos. Elogió el Proyecto 1619 como “una de las piezas periodísticas más importantes que ha producido el Times ”, colocándolo así al mismo nivel que la publicación del periódico de los Papeles del Pentágono en 1971. Baquet agregó que continúa “rechazando” las críticas a sus fracasos, alabando el Proyecto 1619 como “periodismo basado en principios, riguroso e innovador”

Edificio del New York Times (Fotografía: Javier Do)

Los caballeros protestan demasiado. Es evidente que hay un aire de desesperación en esta campaña de relaciones públicas orquestada y de alto nivel. Tales declaraciones se hacen cuando hay cabezas en juego y a punto de rodar.

El detonante inmediato del memorando de Sulzberger fue una columna del viernes escrita por el periodista de opinión del Times Bret Stephens, “The 1619 Chronicles” [Las crónicas del 1619]. Stephens es uno de los columnistas más importantes del Times. Este conservador anti-Trump, señaló lo absurdo de muchas de las afirmaciones históricas del Proyecto, así como su desprecio por los principios periodísticos básicos. Stephens concluyó que el Proyecto 1619 era “una tesis en busca de pruebas”.

Stephens citó extensamente la entrevista del historiador James McPherson con el World Socialist Web Site, a la que proporcionó un enlace. A principios de septiembre de 2019, el WSWS produjo la primera gran exposición de las falsificaciones racialistas del Proyecto 1619, unas semanas después de su lanzamiento en medio de un bombardeo mediático sin precedentes. El WSWS siguió esto con entrevistas con académicos que desmantelaron las principales afirmaciones del Proyecto 1619: McPherson, Victoria Bynum, James Oakes, Gordon Wood, Dolores Janiewski, Adolph Reed, Jr., Richard Carwardine y Clayborne Carson.

La columna de Stephens sacó a la luz el amargo conflicto que azota al Times por su creación y promoción del Proyecto 1619.

La declaración de Sulzberger afirmó que el artículo de opinión de Stephens no significa “un cambio institucional” fuera del Proyecto. Pero en el segundo párrafo del memorando, Sulzberger rechazó las demandas de los patrocinadores del Proyecto de que Stephens fuera censurado e incluso despedido. “Creo firmemente en el derecho de Opinión a producir un artículo, incluso cuando, tal vez incluso especialmente cuando, no estamos de acuerdo con éste como institución”, escribió Sulzberger.

La guerra de facciones dentro del Times incluyó un ataque de Twitter emitido indebidamente en nombre del Times Guild, un sindicato de periodistas afiliado a Communications Workers of America (CWA). El Guild tuiteó: “Dice mucho sobre una organización cuando rompe sus propias reglas y emprende contra uno de los suyos. El acto, así como el artículo, apesta”.

El Guild luego borró el tuit después de que estalló un “furor” entre el personal del Times contra esta demanda transparente de censura administrativa de un compañero periodista, por no hablar de su mutilación del idioma inglés. El Guild declaró que quien lanzó el ataque a Stephens lo había hecho sin permiso.

Aún no se ha revelado quién fue el autor del tuit eliminado desde entonces. Una posible sospecha es la propia Hannah-Jones, que se ha hecho famosa por sus diatribas en Twitter contra cualquiera que se atreva a desafiarla. The Washington Post informó el martes que Hannah-Jones estaba “furiosa” cuando se enteró de que el artículo de Stephens aparecería y envió correos electrónicos a la editora de la página de Opinión de Stephens y del Times, Kathleen Kingsbury, “antes de la publicación”, aparentemente en un intento por bloquearlo.

Con el objetivo de apuntalar el Proyecto 1619, las declaraciones de Sulzberger, Baquet y Silverstein solo han agregado nuevas capas de deshonestidad. Este ha sido el patrón desde el principio.

No hay nada de lo que el Times pueda enorgullecerse. El Proyecto 1619 es una parodia tanto de la historia como del periodismo que ha humillado al Times y socavado su autoproclamado estatus como “el periódico de referencia”. En cuanto a la “conversación” a la que se refiere Sulzberger, surgió en contra de una campaña viciosa emprendida por Hannah-Jones y Silverstein para cerrar el debate y difamar a los oponentes, incluido el World Socialist Web Site y los eminentes historiadores a quienes entrevistó.

Hannah-Jones atacó repetidamente en Twitter a cualquiera que expusiera las falsas afirmaciones del Proyecto. Denunció a los escritores del World Socialist Web Site como “racistas antinegros”. Rechazó a McPherson, un historiador reverenciado que ha dedicado su vida al estudio de la era de la Guerra Civil, como un “historiador blanco” incapaz de escribir sobre “historia negra”.

Ninguno de los inmensos estudios sobre el tema de la esclavitud dejó ningún rastro discernible en el “ensayo estructural” de Hannah-Jones, que es la pieza central del plan de estudios de 1619. Cada uno de sus argumentos se puede encontrar en el trabajo de un solo historiador, el difunto nacionalista negro Lerone Bennett, Jr., y sus dos libros más conocidos, Before the Mayflower: A History of Black America, y su desacreditado Forced into Glory.: Abraham Lincolns White Dream.

Hasta el día de hoy, el Times no ha revelado sus métodos para producir el Proyecto. De hecho, cuando se publicó el Proyecto 1619 ni siquiera se molestó en incluir una bibliografía, aunque inmediatamente comenzó a enviar la versión impresa a las escuelas públicas con problemas de liquidez.

Preocupados por las implicaciones educativas de enseñar a los niños historia falsa, cuatro eminentes historiadores entrevistados por el WSWS (McPherson, Wood, Bynum y Oakes) se unieron a Sean Wilentz de la Universidad de Princeton en diciembre de 2019 para escribir una carta pública al Times pidiendo que se corrigieran errores básicos. en el Proyecto 1619. Silverstein escribió una respuesta condescendiente insinuando que los eruditos estaban motivados por mezquinos celos profesionales.

La carta de Silverstein desestimando a los historiadores apareció el 20 de diciembre de 2019. Ahora se ha revelado, mediante versiones en caché del Proyecto 1619, que solo dos días antes, el 18 de diciembre, el Times había eliminado subrepticiamente del texto original (publicado en el sitio web del Times ) su afirmación central, que el año 1619, y no 1776, representa la “verdadera fundación” de los Estados Unidos. Esta alteración salió a la luz hace poco más de un mes, el 18 de septiembre. Hannah-Jones inmediatamente agravó el engaño original al declarar que nunca había hecho esta declaración de “verdadera fundación”, aunque lo había hecho repetidamente. Hannah-Jones luego eliminó todas sus publicaciones en Twitter, que incluía decenas de miles de tweets.

Ahora el Times trata la eliminación de la tesis del Proyecto 1619 como un cambio menor. Pero en diciembre, Silverstein no admitió que se había hecho en su carta rechazando a los cinco historiadores. Sin embargo, insistió en que “durante el proceso de verificación de datos, nuestros investigadores revisaron cuidadosamente todos los artículos del número con expertos en el tema”.

Esto resultó ser una mentira más. El 6 de marzo de 2020, uno de esos verificadores, la historiadora de la Universidad Northwestern, Leslie Harris, publicó un artículo en Politico que revelaba que había “disputado enérgicamente” la afirmación del Proyecto de que la revolución estadounidense se había lanzado como una contrarrevolución contra los planes británicos de liberar los esclavos.

No está claro quiénes pueden haber sido los otros verificadores de hechos del Times, pero el Proyecto 1619 estaba repleto de errores y distorsiones. Para citar un ejemplo, la afirmación de Hannah-Jones de que Lincoln veía a los negros como “un obstáculo para la unidad nacional” ya había sido desmantelada por numerosos historiadores en respuesta a su autor original, Lerone Bennett, Jr., incluso en una reseña de un libro de Bennett Jr. Forced into Glory, escrito por McPherson y publicado en el Times el 27 de agosto de 2000, titulado “Lincoln the Devil”.

Cinco días después de las críticas de Harris, el 11 de marzo de 2020, Silverstein fue el autor de un cambio de redacción, una “actualización”, lo llamó, al Proyecto 1619 declarando que solo “algunos” de los colonos deseaban la independencia “porque querían proteger la institución de la esclavitud “. La “actualización” dejó en su lugar los errores cronológicos y lógicos básicos. Silverstein no recordaba los cientos de miles de revistas que ya habían enviado a las escuelas. Tampoco se disculpó con los historiadores a los que calumnió en su carta de diciembre, a pesar de que habían señalado este error, entre muchos otros.

En resumen, la “conversación nacional” de Sulzberger, desde el punto de vista del Times, no ha sido más que una serie de encubrimientos y reversiones fallidas para salvar la cara.

La mentira más básica de Sulzberger es su afirmación de que el Proyecto 1619 alguna vez tuvo algo que ver con la historia. Desde el principio, tuvo como objetivo concentrar la atención nacional en las divisiones raciales, ante condiciones en las que la desigualdad social, es decir, la división de clases está alcanzando niveles explosivos. Fue la culminación de una campaña obsesionada con la raza en la que, por citar un ejemplo, se dijo a los lectores del Times que la crisis en la educación pública estadounidense es el resultado, no de escuelas hambrientas de efectivo, sino de “padres blancos”.

Como dijo Baquet en un discurso filtrado que dio al personal del Times el verano pasado:

La raza y el entendimiento de la raza deberían ser parte de cómo cubrimos los acontecimientos estadounidenses… una razón por la que todos apoyamos el Proyecto 1619 y lo hicimos tan ambicioso y expansivo es para educar a nuestros lectores a pensar un poco más así. La raza en el próximo año —y creo, siendo honesto, lo que espero que ustedes tomen de esta discusión— la raza en el próximo año será una parte inmensa de los acontecimientos estadounidenses.

Hasta ahora, esto ha sido contraproducente para ellos mismos. Los estadounidenses de clase trabajadora, tanto negros como blancos, se inspiran en los grandes e indestructibles logros de las dos revoluciones estadounidenses. Creen que la igualdad humana es un principio por el que hay que luchar y hacer realidad, no un “mito fundacional”, como se burló el Times. Los ataques a estilo linchamiento contra las estatuas de Jefferson, Washington, Lincoln y Grant, alentados en Twitter por Hannah-Jones, los enfurecen y les disgustan. Peor aún, la clara conexión de estos ataques con el Proyecto 1619 ha permitido que Trump y sus partidarios fascistas se posicionen como custodios de la herencia democrática de la Revolución Estadounidense y la Guerra Civil. Ninguna cantidad de halagos egoístas por parte de Sulzberger y sus editores deshonestos pueden ocultar el hecho de que el Proyecto 1619 y los responsables de su publicación han sido desacreditados.

(Publicado originalmente en inglés el 15 de octubre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Factional warfare erupts in New York Times over the 1619 Project
[15 octubre 2020]

El New York Times y Nikole Hannah-Jones abandonan las afirmaciones clave del Proyecto 1619
[26 septiembre 2020]