Los funcionarios de la Fed advierten de una “dinámica recesiva”

por Nick Beams
10 octubre 2020

La Reserva Federal de EE. UU. ha intensificado sus llamamientos para que el Congreso y la administración Trump promulguen más medidas de estímulo económico, y el presidente Jerome Powell pronosticó consecuencias “trágicas” si eso no sucede.

En un importante discurso en una conferencia de negocios el martes, advirtió sobre los riesgos para la economía estadounidense y dijo que “una desaceleración prolongada en el ritmo de mejora a lo largo del tiempo podría desencadenar una dinámica recesiva típica, ya que la debilidad se alimenta de la debilidad.

“Un largo período de progreso innecesariamente lento podría continuar exacerbando las disparidades existentes en nuestra economía. Eso sería trágico...”.

Powell dejó en claro que, en su opinión, evitar tal resultado dependía del aumento de las medidas de estímulo del Gobierno.

Edificio de la Reserva Federal en la avenida Constitution en Washington (Crédito: AP Photo/J. Scott Applewhite, archivo)

“Yo diría que los riesgos de las intervenciones políticas siguen siendo asimétricos. Demasiado poco apoyo conduciría a una recuperación débil, creando dificultades innecesarias para los hogares y las empresas. Con el tiempo, aumentarían las insolvencias de hogares y las quiebras de empresas, lo que dañaría la capacidad productiva de la economía y frenaría el crecimiento de los salarios”.

Sin embargo, a la luz de estos comentarios, sería un grave error considerar que la Fed ha dado un paso al frente como defensora del trabajador estadounidense.

Su principal preocupación es que si bien ha utilizado sus poderes financieros para impulsar el mercado de valores por inyectando billones de dólares, permitiendo a los milmillonarios aumentar su riqueza en $854 mil millones desde el inicio de la pandemia, esto por sí solo no sería suficiente para prevenir la crisis el desarrollo de “dinámicas recesivas” que finalmente impactarán en Wall Street y el sistema financiero en general.

Sin embargo, pocas horas después de que Powell hiciera su llamado más contundente hasta la fecha para un mayor estímulo, Trump pareció descartarlo y declaró en un tuit que las negociaciones con los demócratas estaban fuera de la mesa.

Wall Street respondió con una fuerte caída tras sus comentarios con el Dow, el índice más seguido por Trump, cayendo en más de 500 puntos. Trump respondió declarando que estaba a favor de enviar un cheque de $1200 a “nuestra gran gente” e indicó que estaba listo para aprobar la asistencia directa para la industria de las aerolíneas y posiblemente las pequeñas empresas. Los mercados subieron debidamente con el Dow Jones en más de 500 puntos.

En una entrevista con el canal de negocios CNBC el miércoles, el presidente de la Fed de Minneapolis, Neel Kashkari, entró en la refriega incluso con más fuerza que Powell, advirtiendo de “enormes consecuencias” para la economía estadounidense si no hubiera un nuevo paquete de estímulo y que “la recesión termina siendo mucho peor”.

“Si no apoyamos a las personas que han perdido sus trabajos, entonces no pueden pagar sus facturas y luego se propaga por la economía y la recesión es mucho peor de lo necesario”.

Una de las razones citadas por Trump para retirarse de las conversaciones sobre un paquete de estímulo fue su afirmación de que los demócratas estaban buscando dinero para “rescatar a los Estados demócratas mal administrados y con alto nivel de delincuencia” y el dinero que buscaban “no estaba relacionado a COVID-19”.

Kashkari, sin embargo, insistió en que debían recibir fondos adicionales. La asistencia a las personas que habían perdido sus trabajos, así como a las pequeñas empresas, fue importante, así como brindar apoyo a los “gobiernos estatales y locales, cuyos ingresos se han visto afectados por la crisis de COVID, eso también es importante, porque emplean a mucha gente”.

Si bien sus comentarios se expresaron en términos de ayudar a los trabajadores y hogares estadounidenses, Kashkari señaló las consecuencias a largo plazo de “esta ola continua de quiebras en todo el país” y las preocupaciones subyacentes de la Fed.

Dijo que hasta ahora los estadounidenses han podido seguir pagando sus facturas gracias al apoyo brindado por el Congreso. “Si no continúan así, estas pérdidas se acumulan en el sector bancario, y nadie sabe qué tan grandes serán estas pérdidas en última instancia, y si los bancos necesitarán o no más apoyo directo”.

La evidencia del impacto de la severa reducción en el apoyo a los ingresos, cuando el alivio de emergencia por desempleo para millones de estadounidenses caducó a fines de julio, se proporcionó en datos del Departamento de Comercio. Reveló que los ingresos personales estadounidenses cayeron un 2,7 por ciento en agosto.

La caída total de los ingresos ascendió a $543.500 millones, un impacto mayor de lo que esperaban los economistas. Estuvo acompañado por una desaceleración en el crecimiento del consumo en el mes al 1 por ciento y una caída en la tasa de ahorro.

El economista jefe de Estados Unidos de Oxford Economics, Greg Daco, advirtió en una nota que “el principal motor de la actividad económica” corría el riesgo de estancarse. “Con la compensación creciendo a un ritmo más lento y las transferencias gubernamentales disminuyendo, los consumidores recurrieron a sus ahorros para financiar sus desembolsos; esta no es una realidad sostenible”.

La falta de un mayor alivio económico ha llevado a una rebaja en las previsiones de crecimiento en el cuarto trimestre.

El Wall Street Journal informó que los economistas de la firma estadounidense de impuestos, auditoría y consultoría RSM US rebajaron su pronóstico de crecimiento para los últimos tres meses del año del 5,1 por ciento al 2,2 por ciento a raíz del tuit de Trump que canceló las negociaciones de estímulo. Los economistas de Goldman Sachs ya habían reducido su pronóstico al 3 por ciento desde el 6 por ciento el mes pasado sobre la base de que otro proyecto de ley de estímulo no sería aprobado por el Congreso.

Las actas del Comité Federal del Mercado Abierto de formulación de políticas del 15 al 16 de septiembre, publicadas a principios de esta semana, revelan que las preocupaciones expresadas por Powell y Kashkari sobre la necesidad de más estímulos son generalizadas.

En general, la reunión fue optimista sobre las perspectivas de recuperación, pero como se informó en las actas, “muchos participantes señalaron que su perspectiva económica suponía un apoyo fiscal adicional” y que si eso era menor de lo esperado “el ritmo de recuperación sería mucho más lento”.

Las actas también informaron preocupación sobre el efecto de brotes de virus adicionales que podrían conducir a más “aumentos en las quiebras e impagos, poner estrés en el sistema financiero y provocar interrupciones en el flujo de crédito a hogares y empresas”. Dijo que “la mayoría de los participantes expresaron su preocupación de que el apoyo fiscal hasta ahora para los hogares, las empresas y los gobiernos estatales y locales podría no brindar suficiente alivio a estos sectores”.

En las tres semanas transcurridas desde la reunión, la situación solo ha empeorado. Los casos de coronavirus continúan aumentando en una gran cantidad de estados —lo que devuelve a algunos de ellos a sus máximos históricos anteriores— y la posición de los trabajadores estadounidenses continúa deteriorándose.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de octubre de 2020)