Gobierno de Johnson dice que las infecciones por COVID-19 en Reino Unido podrían llegar a 50,000 por día, con pandemia “fuera de control”

por Robert Stevens
24 septiembre 2020

Las infecciones por coronavirus podrían llegar a 50,000 por día en varias semanas, con 200 muertes por día en noviembre, advirtieron ayer Chris Whitty, director médico de Inglaterra, y sir Patrick Vallance, asesor científico en jefe del Gobierno de Johnson.

Whitty y Vallance dieron discursos televisados, luego de discusiones con los ministros del gabinete durante el fin de semana. El primer ministro Boris Johnson presidirá hoy una reunión del comité de emergencia Cobra del Gobierno, seguida de una reunión del gabinete. Luego se espera que pronuncie un discurso político televisado sobre la crisis del COVID-19.

El primer ministro británico Boris Johnson, centro, el director médico para Inglaterra, Chris Witty, y el asesor científico en jefe, Patrick Vallance, en una rueda de prensa en Downing Street el 3 de marzo de 2020 (AP Photo/Frank Augstein)

Tras las declaraciones de Whitty y Vallance, los directores médicos de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte del Reino Unido trasladaron el nivel de alerta de COVID-19 del Nivel 3 al Nivel 4, indicando “Después de un período de menores casos de COVID y muertes, el número de los casos ahora están aumentando rápidamente y probablemente exponencialmente en partes significativas de las cuatro naciones”. El nivel 4 significa que el virus “está en circulación general; la transmisión es alta o aumenta exponencialmente “. El único nivel por encima de este, el nivel 5, plantea el “riesgo material de que los servicios de atención médica se vean desbordados”. Se registraron otras 4,368 nuevas infecciones y 11 muertes, y el número de casos que requirieron ventilación hospitalaria en Inglaterra se duplicó en ocho días a 154.

Johnson ha pasado meses mintiendo que la pandemia estaba bajo control y “en una pendiente descendente” para justificar una reapertura desastrosa de la economía y las escuelas. Whitty y Vallance ahora han admitido que esto ha resultado en una propagación exponencial del virus.

Citando a la Oficina de Estadísticas Nacionales, Vallance dijo, “ahora se estima que aproximadamente 70,000 personas en el Reino Unido tienen la infección por COVID y que alrededor de 6,000 personas por día contraen la infección”. Añadió: “En este momento creemos que la epidemia se duplica aproximadamente cada siete días. Si eso continúa sin cesar, y esto continúa duplicándose cada siete días, entonces lo que ves ... es que a mediados de octubre terminarías con 49,000 nuevos casos por día”.

Se esperaría que este nivel de infección provoque alrededor de “más de 200 muertes por día” un mes después de eso, advirtió Vallance. Este nivel de muerte se vio por primera vez el 26 de marzo, cuando la pandemia estalló y las muertes que aumentaron a más de 1.000 por día poco después.

Diapositiva utilizada por Vallance y Whitty que muestra cómo los contagios diarios en Reino Unido aumentarán a casi 50.000 con base en su actual trayectoria (fuente: gov.uk)

Vallance mostró una diapositiva que apunta al enorme crecimiento de las infecciones en España y Francia. Afirmó que “el aumento en el número de casos se ha traducido en un aumento de las hospitalizaciones. A medida que aumentaron las hospitalizaciones ... verá que ... no es inesperado, las muertes también están aumentando. Entonces, hay un mensaje simple de esta diapositiva: que es a medida que la enfermedad se propaga, a medida que se propaga entre los grupos de mayor edad, esperamos ver un aumento en las hospitalizaciones y, lamentablemente, esos aumentos en las hospitalizaciones conducirán a un aumento en las muertes”.

Al abordar las afirmaciones de que el virus ha mutado y ya no es tan letal como antes, Vallance afirmó: “El virus se ha movido genéticamente un poco, pero no ha cambiado en términos de su propensión y su capacidad para enfermar y causar la muerte”.

Vallance, uno de los primeros defensores de una estrategia de “inmunidad colectiva”, admitió que solo un 8 por ciento estimado de la población había sido infectada y que los anticuerpos para quienes los desarrollan pueden desaparecer con el tiempo, con informes de personas que se han reinfectado. Por tanto, la mayoría de la población sigue siendo susceptible.

Un gráfico adicional mostró las infecciones que afectan a personas de distintas edades. Vallance dijo: “El menor aumento ha sido en los niños y en la población de 70 a 79 años, pero en todos los grupos etarios hemos visto un aumento”. Vallance preguntó retóricamente: “¿Podría ese aumento deberse al aumento de las pruebas? La respuesta es no ... La proporción de personas que dan positivo ha aumentado incluso si las pruebas se mantuvieran sin cambios”.

Diapositiva de Vallance y Whitty que muestra el repunta de casos de Covid-19 por grupos etarios desde que se reabrió la economía en julio (fuente: gov.uk)

En marzo, el Gobierno de Johnson fue el primero en declarar abiertamente que la inmunidad colectiva era su política, y Vallance declaró que la infección de decenas de millones era “deseable”. Lo que ha impulsado la política del Gobierno desde el principio no fue la salud de la población, sino cómo restaurar las ganancias de las corporaciones.

Después de que Vallance expusiera la peligrosa situación, Whitty dijo: “Los ministros que toman decisiones ... tienen que caminar por este difícil equilibrio. Si hacemos muy poco, este virus se saldrá de control y obtendremos un número significativo de muertes indirectas y aumentadas, pero si vamos demasiado lejos en la otra dirección, entonces podemos dañar la economía”.

Ni Vallance ni Whitty hicieron ningún intento de explicar por qué hubo un resurgimiento del coronavirus en Europa y Reino Unido. Pero las diapositivas a las que se refirieron mostraron que el resurgimiento comenzó en julio, cuando el Gobierno de Johnson y sus contrapartes reabrieron la economía. Como dijo Vallance al introducir el aumento de infecciones entre todos los grupos etarios, “lo que vemos a partir de julio cuando observamos aumentos en los casos por cada 100.000 habitantes, es un aumento que se ha producido durante agosto y ha aumentado en septiembre”.

Vallance, Whitty, Johnson y otros saben muy bien que fue el fin de los cierres y medidas de distanciamiento social por parte del Gobierno lo que ha llevado a la explosión de contagios de coronavirus. Las infecciones se están produciendo por miles en los lugares de trabajo, en la red de transporte público, en las escuelas y pronto se extenderán por las universidades. Para el lunes por la noche, el número de escuelas que registraban infecciones había llegado a 1,439, y una encuesta reveló que el 82 por ciento de las escuelas en Inglaterra (alrededor de 20,000) habían enviado a los alumnos a casa para que se autoaislaran porque no podían hacerse una prueba de coronavirus.

La propaganda del Gobierno ahora se centra en culpar a la población, particularmente a la generación más joven, por la propagación de COVID. La semana pasada introdujo, junto con multas draconianas, una “regla de los seis”, según la cual no se permite la reunión de grupos de seis o más personas. Esto no hará nada sustancial para reducir la propagación del COVID-19. Es un fraude tanto como los cierres locales introducidos en muchas partes del país que son todos porosos y no han hecho nada para detener la propagación de la enfermedad. Ayer, cuatro áreas más de Gales fueron cerradas, lo que significa que alrededor de 13.5 millones de personas en Reino Unido viven bajo restricciones locales.

El fracaso de tales medidas parciales está diseñado para fomentar el sentimiento de que no se puede hacer nada para detener la propagación del coronavirus y que todos debemos aprender a vivir con él.

La propagación desenfrenada de la enfermedad fue el producto inevitable de la prisa por abrir la economía en julio y agosto, y el Gobierno no hizo nada para desarrollar un sistema de seguimiento y localización sistemáticos y masivos de contactos durante los últimos nueve meses. En cambio, todos sus esfuerzos estaban dirigidos a garantizar la transferencia de cientos de miles de millones a las corporaciones en fondos de rescate mientras les otorgan acceso a dinero gratis aumentando la impresión de dinero a través de la flexibilización cuantitativa.

El Gobierno no se enfrenta a ninguna oposición a su política asesina de inmunidad colectiva dentro de la élite política y los medios de comunicación sumisos. A medida que aumentan los casos de COVID-19, la BBC se ha presentado como el vocero incondicional del Gobierno de Johnson. El lunes, BBC News publicó un artículo, “COVID: ¿Es hora de que aprendamos a vivir con el virus?” por el corresponsal de salud Nick Triggle. El mensaje fue claro. Es hora de acostumbrarse a la idea de que las personas mueran a causa de la enfermedad.

Triggle cita solo a científicos que se oponen al cierre: “El profesor Carl Heneghan, director del Centro de Medicina Basada en Evidencia de la Universidad de Oxford, [quien] dice que la situación actual es 'un caos total' con un flujo constante de nuevas restricciones y escuelas que envían grupos de todo el año a casa cuando solo una persona da positivo”. Triggle escribe falsamente: “Todo esto sucede en un momento en el que el nivel de contagios aún es muy bajo”, y agrega: “Esto, dice el profesor Heneghan, es consecuencia de intentar suprimir el virus. En cambio, argumenta que deberíamos aceptar que está aquí para quedarse y tratar de minimizar los riesgos, mientras equilibramos eso con las consecuencias de las acciones que tomamos”.

Triggle luego cita al “profesor Robert Dingwall, sociólogo y asesor del Gobierno”, quien “cree que el público bien puede estar ahora en la etapa en la que se siente 'cómodo' con la idea de que miles de personas morirán de COVID al igual que mueren de gripe”.

El artículo concluye con un una sección llamada “¿Qué pasa con la inmunidad colectiva?”, en la que Triggle cita el apoyo de la científica de la Universidad de Oxford, Sunetra Gupta, a una estrategia de inmunidad colectiva. “Así es como siempre hemos manejado los virus”, dice Gupta.

Despreciando a la clara mayoría de científicos y profesionales de la salud críticos del Gobierno, Triggle escribe que Dingwall “cree que es solo un grupo particular de la dirigencia de salud pública y de científicos el que se preocupa por reducir el nivel de infecciones...”.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de septiembre de 2020).