Los aranceles de Trump contra China declarados ilegales por la Organización Mundial del Comercio

por Nick Beams
18 septiembre 2020

La Organización Mundial del Comercio dictaminó el martes que los aranceles impuestos a los productos chinos por valor de 234.000 millones de dólares en 2018 son ilegales según las regulaciones del comercio internacional.

Pero la decisión no va a producir ninguna relajación de la guerra comercial de la administración Trump contra China y su asalto al sistema de comercio internacional más ampliamente. Más bien verá su intensificación.

La decisión, tomada por un panel de tres personas de la OMC, es el resultado de la acción lanzada por China contra la imposición de aranceles por parte de los EE.UU. en 2018 en virtud de la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974, que faculta al presidente estadounidense a tomar medidas contra los países que se considera que actúan contra los intereses comerciales de EE.UU.

El grupo especial determinó que "los Estados Unidos no han cumplido con la carga de demostrar que las medidas están provisionalmente justificadas".

China tomó medidas sobre la base de que las medidas de los Estados Unidos contravenían el principio de la nación más favorecida porque no se aplicaban a todos los miembros de la OMC, sino que afectaban únicamente a China. El grupo especial estuvo de acuerdo.

"China ha demostrado que los derechos adicionales se aplican únicamente a los productos procedentes de China y, por lo tanto, no conceden a los productos originarios de China una ventaja concedida a un producto similar en todos los demás miembros de la OMC", dijo.

En una declaración sobre la decisión, el Ministerio de Comercio de China dijo que "aprueba la decisión objetiva y justa del grupo de expertos" y describió a la OMC como el "núcleo del sistema de comercio multilateral que constituye la piedra angular del comercio multilateral". Dijo que China esperaba que "la parte americana respetara plenamente la decisión del grupo de expertos".

No hay ninguna posibilidad de eso.

Según las normas de la OMC, los EE.UU. tienen 60 días para apelar la decisión. Pero eso no tendrá lugar. Esto se debe a que la administración Trump ha hecho inoperante el sistema de apelaciones de la OMC al negarse a respaldar el nombramiento de nuevos jueces para el órgano de apelación cuando los términos de los miembros existentes expiraron. Como resultado, el proceso de apelaciones no ha podido funcionar desde diciembre del año pasado.

El ataque al sistema de apelaciones forma parte de una campaña más amplia contra la OMC, en la que secciones clave de la administración han llegado a la conclusión de que debe ser abolido porque sus decisiones han ido en detrimento de los EE.UU., mientras que benefician a China.

Estas posiciones, que son apoyadas por el Partido Demócrata, se mostraron en la reacción a la decisión de la OMC por parte de figuras clave de la administración y del Partido Republicano.

El Representante de Comercio de EE.UU. Robert Lighthizer dijo que el informe del panel confirmó lo que la administración Trump ha estado diciendo en los últimos cuatro años. "La OMC es completamente inadecuada para detener las prácticas tecnológicas dañinas de China".

Afirmó que el panel no discutió la "amplia evidencia" presentada por los EE.UU. del robo de propiedad intelectual por parte de China, pero "la OMC no proporciona ningún remedio para tal mala conducta". Se debe permitir que los Estados Unidos se defiendan contra las prácticas comerciales desleales, y la administración Trump no permitirá que China utilice la OMC para aprovecharse de los trabajadores, empresas, agricultores y ganaderos estadounidenses".

Hablando con los periodistas sobre la decisión de la OMC, Trump dijo que consideraría el fallo. Esa consideración seguramente implicará nuevos ataques a las normas del comercio internacional.

"Tal vez tengamos que hacer algo con la OMC porque dejaron que China se saliera con la suya. Le echaremos un vistazo a eso. ... Tal vez nos hicieron un gran favor".

Esta última observación indica hacia dónde se dirige la administración al aprovechar la decisión de presentar a los EE.UU. como la víctima de las decisiones sesgadas de la OMC, ya que busca derrocar la organización y las normas de comercio internacional en las que se basa.

Ese curso de acción fue ciertamente indicado en los comentarios en Twitter del senador republicano Josh Hawley. Escribió que el fallo era "más evidencia de que la OMC es anticuada, esclerótica y generalmente mala para los Estados Unidos. EE.UU. debe retirarse y liderar el esfuerzo para abolirla".

El hecho de que tales sentimientos estén siendo articulados por los líderes del Partido Republicano, que en el pasado fue un defensor del libre comercio, es una indicación notable del giro de poderosos sectores de la clase dirigente de EE.UU. hacia una política de revertir las normas de comercio internacional establecidas después de la Segunda Guerra Mundial y volver a las relaciones feroces que resultaron tan desastrosas en la década de 1930.

Este giro es una expresión de la magnitud del declive económico de los Estados Unidos y de la opinión de sectores cada vez más numerosos de la clase dirigente de que el avance económico de China es una amenaza directa al dominio económico de los Estados Unidos. Estas posiciones también se han afianzado en el Partido Demócrata, y uno de los temas de la campaña de Biden es que Trump ha sido demasiado "blando" con China.

El llamamiento a una acción más firme contra la OMC también fue expresado por Michael Stumo, el presidente de la Coalición para una América Próspera, un grupo de presión empresarial anti-China.

Le dijo al Wall Street Journal que "el fallo de la OMC muestra que los burócratas de Ginebra no quieren que los EE.UU. protejan sus intereses de seguridad nacional y económica" y que "la relevancia y la utilidad de la OMC se ha cuestionado aún más al proteger la economía dirigida por el Estado de China del cambio".

La reacción de la administración tiene implicaciones que van mucho más allá de China. La Unión Europea se enfrenta a una amenaza arancelaria de los Estados Unidos por la exigencia de que abra sus mercados a un mayor volumen de exportaciones agrícolas estadounidenses. También se podrían tomar medidas en virtud de la Sección 301 si los Estados miembros de la UE siguen adelante con los planes de imponer un impuesto a las empresas digitales estadounidenses de alta tecnología.

Informando sobre la decisión de la OMC, Bloomberg dijo que los 27 miembros de la UE "pueden dar un suspiro de alivio sobre el veredicto del martes de la OMC" porque han sido amenazados con la Sección 301. Esta es una completa lectura errónea de la situación.

La reacción a la decisión indica que la administración redoblará sus acciones al enviar una bola de demolición a través del sistema de comercio internacional y sus organizaciones.

El autor también recomienda:

El secretario de Estado de EE.UU. argumenta a favor de un conflicto con China
[27 julio 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 17 de septiembre de 2020)