El antiguo periodista de Der Spiegel expone las mentiras del Gobierno de EE. UU. de que Assange "no pudo redactar" y "puso vidas en riesgo"

por Laura Tiernan
18 septiembre 2020

El periodista premiado de investigación John Goetz testificó en la audiencia de extradición de Assange ayer por la mañana desde Berlín, demoliendo las afirmaciones del Gobierno de Estados Unidos de que Assange no había quitado los nombres de los documentos clasificados de Estados Unidos, poniendo en riesgo las vidas de informantes del gobierno de Estados Unidos.

Goetz, jefe de investigaciones de la emisora pública alemana NDR, era periodista de Der Spiegel cuando se asoció con WikiLeaks en 2010. Viajó a Londres en junio de ese año, donde trabajó con Assange y periodistas de alto nivel de The Guardian y New York Times en lo que más tarde se conoció como los diarios de guerras afganas.

Goetz había trabajado anteriormente en importantes historias para Der Spiegel que exponían los crímenes de guerra alemanas en Afganistán. Estos incluyeron el bombardeo en Kunduz ordenado por oficiales militares alemanes en septiembre de 2009 que provocó la muerte de civiles. La historia recibió un prestigioso premio Nannen de periodismo de investigación.

John Goetz

A pesar del límite de tiempo de media hora impuesto por la jueza de distrito Vanessa Baraitser, Goetz refutó de manera integral la acusación de los Estados Unidos de que Assange publicó "ciertos documentos clasificados que contenían los nombres no redactados de personas inocentes que arriesgaron su seguridad y libertad para proporcionar información a los Estados Unidos y sus aliados".

Su testimonio de testigo experto estableció que el único "daño a la vida" provino de los crímenes de guerra estadounidenses que Assange y WikiLeaks estaban tratando de exponer.

Mark Summers QC, por la defensa, le preguntó a Goetz sobre el contenido de los archivos afganos: "¿Eran anodinos, irrelevantes?".

“Fueron un fascinante diario de testigos presenciales de lo que estaba sucediendo en Afganistán durante la guerra, mientras sucedía”, respondió Goetz. "Terminé trabajando junto con Nick Davies en una historia sobre la Task Force 373, que era una especie de escuadrón de asesinatos que existía en Afganistán y que se convirtió en una historia de portada para Der Spiegel ".

El Task Force 373 era “algo paralelo a la Operación Fénix que existió en la Guerra de Vietnam, un equipo que salió y cometió asesinatos… En los documentos se podía seguir sus actividades. Eso no se había sabido, y por eso era una historia importante en ese momento".

Una segunda declaración de testigo presentado por Goetz se refería a la difícil situación del ciudadano alemán Khalid el-Masri, cuya historia de secuestro, entrega, sodomía y tortura por parte de la CIA había investigado Goetz en 2005-06. "En ese momento", explicó Goetz, "muy poca gente creía que fuera cierto".

Más tarde, Goetz localizó a los secuestradores de la CIA de El-Masri en Estados Unidos. Después de que NDR difundió la historia, el fiscal del estado de Múnich emitió órdenes de arresto para cada uno de los 13 secuestradores de la CIA, pero las órdenes nunca se emitieron en los Estados Unidos, donde vivían los perpetradores.

Cuando finalmente vi los cables diplomáticos, una de las primeras cosas que escribí fue 'Khalid el-Masri' y quedé fascinado al ver la presión que Estados Unidos había ejercido sobre el Gobierno alemán para que no emitiera la orden de arresto en los Estados Unidos”, recordó Goetz.

El Old Bailey donde Assange está siendo juzgado

El testimonio de Goetz estableció los esfuerzos "extremos" que hizo Assange para proteger documentos y redactar nombres.

Recordando su propio tiempo en el "búnker" del Guardian, Goetz dijo: "Recuerdo que me sentí muy molesto y muy irritado por los constantes e interminables recordatorios de Assange de que necesitábamos estar seguros. Que necesitábamos encriptar cosas, usar chats encriptados, y era la primera vez en mi vida que veía, usaba o tocaba un criptófono. La cantidad de precauciones en torno a la seguridad del material fue enorme".

Goetz admitió que había pensado que el enfoque de Assange en la seguridad de los datos era "paranoico y loco, pero luego se convirtió en una práctica periodística estándar". Recordó haber entrevistado a Assange en el restaurante de la planta baja de The Guardian en 2010, y Assange explicó que el proceso de minimización de daños de WikiLeaks "fue diseñado para proteger a inocentes".

Los propios esfuerzos de los socios de los medios de comunicación para "minimizar los daños" habían implicado ponerse en contacto con la Casa Blanca, "[E] l equipo del New York Times con el que estábamos trabajando con sede en Washington, tenían las conexiones, sabían cómo llegar a la Casa Blanca y enviaron una delegación a la Casa Blanca para discutir sus preocupaciones sobre la publicación”.

Inmediatamente después de la reunión en la Casa Blanca, el editor del Times, Erick Schmitt, transmitió una solicitud de redacción, y WikiLeaks confirmó que redactaría 15.000 documentos de los registros de la guerra afgana. WikiLeaks dijo que estarían abiertos a recibir "asistencia técnica" de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán sobre la redacción de nombres, recordó Goetz.

Con los Registros de la guerra de Irak, relató Goetz, WikiLeaks había "sobrepasado" el proceso de redacción, publicando menos documentos de los que ya había publicado el Departamento de Defensa de los Estados Unidos bajo la ley de Libertad de Información.

El proceso de investigación y redacción de WikiLeaks para la publicación de cables diplomáticos estadounidenses fue aún más estricto. Debían implementarse en el transcurso de un año entero, país por país, con un grupo ampliado de socios de medios locales. Mientras tanto, los socios de medios iniciales de Assange tomaron una conferencia telefónica de funcionarios del Departamento de Estado de EE. UU. que citaron números de documentos a los periodistas, "señalando [las] cosas que eran sensibles".

Cuando expiró el límite de 30 minutos para la defensa, Summers aludió a las secciones 30-31 de la evidencia escrita por Goetz, citando el papel de los periodistas de Guardian Luke Harding y David Leigh en la publicación de una "palabra en clave" creada por WikiLeaks para proteger los cables no redactados, "¿Serias capaz de explicar el proceso mediante el cual los cables del Departamento de Estado no redactados pasaron al dominio público si alguien quiere preguntarle?"

"Sí", respondió Goetz, explicando más tarde bajo un contrainterrogatorio que los únicos documentos no redactados publicados por WikiLeaks eran los que ya estaban ampliamente disponibles a través del sitio Cryptome, gracias a los propios periodistas de The Guardian.

Presionando su caso, Lewis se refirió a un lote de 133,000 cables lanzados por WikiLeaks en agosto de 2011, antes del lanzamiento de Cryptome. Pero Goetz explicó que estos no estaban clasificados. Además, como Summers estableció en su reexamen de Goetz, la fuente principal de las afirmaciones de que Assange había puesto en riesgo la vida de informantes estadounidenses fue un artículo del periodista de Los Angeles Times Ken Dilanian, luego despedido por compartir historias por adelantado con la CIA.

El interrogatorio de Lewis a Goetz fracasó en varias ocasiones. Mezcló fechas y apareció en un momento para confundir los registros de la guerra afgana con los cables del Departamento de Estado de EE. UU. Más tarde, Lewis intentó bloquear la lectura y convertirla en evidencia, en forma resumida, del testimonio de un testigo experto de Khalid El-Masri, alegando que su único motivo era perjudicar a su cliente, el gobierno de Estados Unidos.

La audiencia continúa hoy.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 18 de septiembre de 2020)