Los incendios forestales devastan la costa oeste de EE.UU.

por Linda Rios
14 septiembre 2020

Los enormes incendios forestales que asolan la costa oeste de los Estados Unidos siguen ardiendo sin cesar. Más de 100 incendios activos están causando estragos en toda la región, incluidos los mayores incendios de la historia de los estados de Washington y California, cuya temporada de incendios durará por lo menos hasta octubre o noviembre. Los gobiernos de los estados de California, Oregón y Washington han declarado el estado de emergencia.

El jueves por la noche, las autoridades anunciaron siete nuevas muertes atribuibles al incendio del Complejo Norte en el condado de Butte, California, con lo que el total de muertes en el estado asciende a 19. Al menos 25 personas han muerto ya en los incendios en toda la Costa Oeste, con docenas de desaparecidos en toda la región y cientos de miles de desplazados de sus hogares.

Al igual que con el mal manejo criminal de la pandemia COVID-19, la devastación masiva provocada por los incendios expone la completa incapacidad del capitalismo para abordar cualquier problema social. Si bien se la califica de "desastre natural", la destrucción sin precedentes es de hecho producto de la subordinación de todos los aspectos de la sociedad a los intereses de lucro de la oligarquía financiera.

La clase dominante no ha hecho nada para hacer frente al cambio climático, que en los últimos decenios ha creado sequías cada vez más profundas y temporadas de incendios forestales más largas y más intensas. Los presupuestos estatales han sido recortados hasta el hueso, dejando a los departamentos de bomberos drásticamente faltos de personal y mal preparados para manejar tales incendios masivos. En lo que va de año, los incendios forestales en California, Oregón y Washington han quemado millones de acres de bosque y diezmado pequeñas comunidades de montaña.

Los incendios han llenado el aire con cenizas y humo, comprometiendo la calidad del aire y cubriendo las regiones metropolitanas densamente pobladas de Seattle, Portland, San Francisco, Los Ángeles y otras ciudades en una apocalíptica neblina naranja similar a las imágenes de Marte. Portland, Seattle y San Francisco tienen ahora la peor calidad de aire del mundo, mientras que Los Ángeles ocupa el séptimo lugar.

Las partículas finas liberadas por los incendios causarán daños pulmonares permanentes a millones de residentes y amenazan la vida de decenas de miles de personas con problemas respiratorios. Aquellos con enfermedades cardíacas, pulmonares o vasculares tienen ahora un mayor riesgo de sufrir un derrame cerebral y un ataque al corazón. La mala calidad del aire debilita el sistema inmunológico incluso de las personas sanas, lo que hace que la población de la región, de unos 50 millones de personas, corra un mayor riesgo de contraer el COVID-19, mientras que los que contraigan el virus sufrirán síntomas exacerbados.

Según los recuentos oficiales, que en general se consideran subestimaciones importantes, en California, Oregón y Washington viven unas 186.000 personas sin hogar, muchas de las cuales carecen por completo de acceso a un refugio interior y se ven obligadas a soportar condiciones respiratorias insoportables en las calles. La limitada oferta de vales de hotel proporcionada por los gobiernos estatales dirigidos por los demócratas se ha agotado rápidamente, lo que ha obligado a miles de personas más a vivir en sus coches.

La mayoría de los incendios se iniciaron como resultado de rayos secos, provocados por olas de calor de tres dígitos, que batieron récords. El calor extremo, combinado con una humedad muy baja o nula, y la desecación de miles de hectáreas de bosques, han creado condiciones de "polvorín". Estas condiciones áridas también fomentan la infestación de ciertos tipos de escarabajos, que debilitan y matan los árboles, lo que a su vez alimenta los incendios forestales.

La velocidad a la que se han propagado los incendios también ha batido récords, ya que el incendio de Bear Creek en California arrasó con unos 230.000 acres en aproximadamente 24 horas. Daniel Swain, un científico del clima de la Universidad de California en Los Ángeles, dijo al New York Times: "Es realmente impactante ver el número de incendios rápidos, extremadamente grandes y destructivos que arden simultáneamente. He hablado con tal vez dos docenas de expertos en incendios y clima en las últimas 48 horas y casi todo el mundo se queda sin palabras. Ciertamente no ha habido nada en la memoria viva a esta escala".

California

En todo el estado, se han reportado al menos 20 muertes, más de 3,1 millones de acres quemados y más de 6.000 estructuras destruidas. Hasta la fecha, ha habido 7.700 "incidentes" de incendios forestales en lo que va de año.

El jueves, el incendio Complejo de Agosto, localizado a 150 millas al norte de San Francisco, se convirtió en el mayor incendio en la historia del estado con 746.755 acres, superando con creces el incendio de Mendocino de 2018, que quemó 459.123 acres. El complejo de incendios, sólo contenido en un 24 por ciento, es el resultado de la fusión de múltiples incendios y ahora es más grande que el estado de Rhode Island.

Varios otros incendios importantes siguen ardiendo en el norte de California, incluido el incendio del Complejo Norte en las estribaciones de la Sierra Nevada, al noroeste de Sacramento, y el Incendio Arroyo, al noreste de Fresno, que han provocado la evacuación de miles de personas.

En el sur de California, el Complejo de Relámpagos SQF ha quemado 35.674 acres y permanece totalmente incontenible a pesar de haber ardido durante casi un mes. El Incendio Apple, que comenzó el 31 de julio y está contenido en un 95 por ciento, ha sido uno de los incendios más prolongados. El Incendio Dolan ha quemado 73.089 acres y está contenido en un 40 por ciento. El Incendio Lago está contenido en un 90 por ciento y ha quemado 12 estructuras. El Incendio del Valle, al este de San Diego, ha quemado cerca de 18.000 acres y sólo está contenido en un 39 por ciento.

Oregon

Con 39 incendios en todo el estado, se ha dicho a más de 500.000 residentes que se preparen para evacuar de sus hogares en todas las partes de Oregón, lo que representa más del 10 por ciento de la población del estado. Al menos 14 personas han muerto, casi un millón de acres han sido quemados y cientos de casas y edificios comerciales han sido destruidos.

El alcalde de Portland, Ted Wheeler, emitió una orden de emergencia el jueves a medida que "las condiciones extremas de incendios forestales que amenazan la vida y la propiedad" se acercaban al área metropolitana de 2,4 millones de personas. Saturada con el humo de los 39 incendios que asolaron Oregon, según la Oficina de Gestión de Emergencias, el índice de calidad del aire de la ciudad se registró en 379 el viernes, un nivel que puede describirse como "peligroso" para la salud humana. La calidad del aire se considera actualmente la peor de todas las grandes ciudades del mundo.

El orden de la ciudad cierra los parques, ordena a las personas sin hogar que "se desplacen lo más rápidamente posible a zonas más seguras" y activa los lugares de evacuación para las víctimas de los incendios. La orden no proporcionó recursos ni zonas de evacuación seguras para las personas sin hogar de la ciudad.

Los incendios de Beachie Creek y Riverside, cerca de la ciudad de Estacada —a 24 millas de Portland— amenazaban con fusionarse el viernes, ya que están separados por sólo una milla. Una fusión de los incendios forestales aumentaría la intensidad debido al comportamiento del fuego "dominado por la pluma". Los pueblos de Estacada y el cercano Molalla han sido evacuados.

Con cerca de 3.000 bomberos desplegados contra los incendios que se desgarran en las zonas rurales, varios pueblos en la parte occidental del estado han sido completamente diezmados. El jefe del Departamento Forestal de Oregón estima que se necesitan otros 3.000 bomberos, lo que pone de relieve la urgente necesidad de más bomberos y recursos para combatir los incendios. "Esta podría ser la mayor pérdida de vidas humanas y propiedades debido a un incendio forestal en la historia de nuestro estado", advirtió la gobernadora de Oregón, Kate Brown, en una reciente conferencia de prensa. "Nunca hemos visto esta cantidad de fuego incontenible en todo nuestro estado".

Washington

Hay aproximadamente 15 incendios activos en el estado de Washington, con más de 500.000 acres que se han quemado en el lapso de unos pocos días. Los incendios de Pearl Hill y el Cañón Cold Springs amenazan con fusionarse. Un niño de un año murió trágicamente en el incendio de Cold Springs, y sus padres siguen en estado crítico con graves quemaduras. El fuego está contenido sólo en un 25 por ciento en la actualidad, mientras que el de Pearl Hill está contenido en un 50 por ciento. En total, se han perdido más de 200 casas y estructuras y cerca de 800 más están amenazadas.

La Península Olímpica se ha visto especialmente afectada por la mala calidad del aire, ya que una densa y masiva columna de humo se ha desplazado hacia el norte desde los incendios de Oregón. Se espera que pronto haya vientos más fríos, que traerán más partículas de humo del suroeste.

California, Oregón y Washington están dominadas por el Partido Demócrata, que ha supervisado décadas de interminables recortes presupuestarios. Estos recortes se han profundizado como resultado de las repercusiones económicas de la pandemia COVID-19, lo que socavará aún más la ya insuficiente financiación de los recursos tan necesarios para combatir el creciente número de incendios.

En California, el Gobernador Gavin Newsom apoyó el recorte de 681 millones de dólares del presupuesto estatal de este año para la protección del medio ambiente. Los legisladores de Oregón propusieron recientemente recortes presupuestarios por valor de 400 millones de dólares, ya que un subcomité de redacción de presupuestos "inició" su reunión de julio proponiendo el aplazamiento de la tan necesaria compra de equipos para incendios forestales.

Los científicos han estado advirtiendo durante décadas que el cambio climático producirá consecuencias catastróficas para la población mundial. Los devastadores incendios forestales que asolan la costa occidental marcan una profundización cualitativa de un proceso de años de empeoramiento de las temporadas de incendios forestales y siguen a otros incendios forestales similares que batieron récords en toda Australia el año pasado. La causa subyacente de estas inmensas crisis es el sistema capitalista, en el que todos los recursos de la sociedad están controlados por una diminuta capa de oligarcas parásitos.

La masiva dislocación social causada por los incendios forestales, como la mortal pandemia COVID-19, es un testimonio de la incapacidad del capitalismo para servir a los intereses de la mayoría de la población. Sólo a través de la transformación socialista de la sociedad la clase obrera será capaz de detener los devastadores incendios forestales, detener y revertir el cambio climático, poner fin a la pandemia y asegurar que las necesidades sociales de la clase obrera tengan prioridad sobre el beneficio privado.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 12 de septiembre de 2020)