Las perturbaciones humanas de las zonas silvestres aumentan la probabilidad de futuras pandemias

por Philip Guelpa
12 septiembre 2020

Como si la rápida aceleración del cambio climático y la degradación del medio ambiente no fueran razón suficiente para emprender grandes esfuerzos para detener e invertir la actual destrucción de los ecosistemas naturales por actividades humanas incontroladas, otro incentivo urgente se está haciendo ahora dolorosamente evidente.

Las nuevas investigaciones refuerzan la ya creciente comprensión científica de que las incursiones humanas en las zonas silvestres están aumentando la probabilidad de que los organismos de enfermedades endémicas de las poblaciones animales de esas zonas "pasen" a los humanos. El coronavirus que causa la COVID-19, muy probablemente originado en los murciélagos, parece ser sólo el último ejemplo de este proceso.

El origen zoonótico (animal) de un número significativo de enfermedades humanas se conoce desde hace décadas (por ejemplo, la peste, la rabia, la enfermedad de Lyme, el SARS, el MERS, el virus del Nilo Occidental). Según un informe del CDC publicado el año pasado, "seis de cada diez enfermedades infecciosas en las personas [en los EE.UU.] son zoonóticas, lo que hace crucial que la nación refuerce sus capacidades para prevenir y responder a estas enfermedades utilizando un enfoque de Una Salud".

"One Health es un enfoque que reconoce la conexión entre las personas, los animales, las plantas y su entorno compartido y pide a los expertos en salud humana, animal y ambiental que trabajen juntos para lograr los mejores resultados de salud para todos". Es notable que varios de estos son de origen reciente. Sin embargo, poco se ha hecho para abordar el problema porque hacerlo chocaría con poderosos intereses económicos.

En un estudio que acaba de publicarse en la revista científica Nature (Gibb y otros, 5 de agosto de 2020) se explora la dinámica entre las actividades humanas y la propagación de esas enfermedades. Se basa en un análisis de aproximadamente 6.800 comunidades ecológicas, centrándose específicamente en 376 especies huéspedes (es decir, portadoras de enfermedades) en seis continentes.

El análisis indica una relación perniciosa entre la incursión humana en zonas silvestres (por ejemplo, por la deforestación o la expansión urbana) y la promoción de especies animales que tienden a ser portadoras de enfermedades susceptibles de infectar a los seres humanos. Esas actividades tienden a reducir la diversidad biológica, creando condiciones favorables para las especies que se reproducen rápidamente y son flexibles en sus dietas y requisitos de hábitat físico —ratones, ratas y palomas— a expensas de las que tienen adaptaciones más estrechas y, por lo tanto, menos flexibles.

Concretamente, los investigadores descubrieron que las especies que tienden a funcionar bien en entornos perturbados por las actividades humanas, como roedores, murciélagos y aves paseriformes, tienen una mayor probabilidad de ser portadoras de organismos patógenos que tienen una propensión conocida a transferirse a los seres humanos. En el caso de esas especies, la riqueza (número de especies) es de 18 a 72 por ciento mayor y la abundancia total (tamaño de la población) de 21 a 144 por ciento mayor en esos entornos en comparación con los entornos menos perturbados.

Como hemos señalado anteriormente, los entornos con una biodiversidad reducida (es decir, una menor variedad de especies) tienden a ser más inestables que los que tienen una mayor diversidad de especies. Esto crea un bucle de retroalimentación positiva. Las especies oportunistas que prosperan en entornos inestables superan a las que son menos tolerantes a las perturbaciones ecológicas. A medida que aumentan las incursiones humanas, el desequilibrio se magnifica, lo que da lugar a poblaciones animales dominadas por una abundancia de un pequeño número de especies muy exitosas. Cuando estos animales albergan patógenos que pueden propagarse a los humanos, que es lo que el reciente estudio encontró, se crea el potencial para brotes mortales.

La deforestación y otras incursiones humanas en zonas silvestres aumentan el "borde" ecológico (es decir, la longitud de la frontera) entre las zonas desarrolladas y las no desarrolladas. Como resultado, no sólo las personas penetran cada vez más profundamente en las zonas naturales para recolectar recursos vegetales y animales, sino que los animales salvajes tienden a vagar por las zonas desarrolladas debido a la reducción de sus hábitats y suministros de alimentos, lo que aumenta la exposición entre ambos. Es probable que el estrés sobre las poblaciones de animales salvajes también aumente su susceptibilidad a las enfermedades, creando un reservorio ampliado para los patógenos que están disponibles para su transmisión a los seres humanos.

El mismo equipo de investigación que realizó el estudio publicado en Nature ha encontrado una correlación entre los factores socioeconómicos, las tendencias de desarrollo y la presencia de probables especies huéspedes con los brotes de Ebola en la República Democrática del Congo.

Un factor importante que contribuye a la virulencia de las enfermedades zoonóticas tiene que ver con la historia evolutiva de los organismos de la enfermedad y sus huéspedes. El SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, y su presunto huésped, los murciélagos, probablemente han estado evolucionando juntos durante mucho tiempo. La población de murciélagos ha desarrollado, mediante la adaptación genética (es decir, un gran número de muertes), una tolerancia al virus, similar a la de los humanos al resfriado común.

Para los humanos, por otro lado, el SARS-CoV-2 es un patógeno "novedoso". No ha habido coevolución. Por lo tanto, la interacción entre ambos está muy desequilibrada. Esto es análogo a la devastación que sufrieron los nativos americanos por las enfermedades europeas, a las que no habían estado expuestos anteriormente. Lo mismo ocurre con las posibles enfermedades zoonóticas futuras, lo que pone de relieve la urgente necesidad de abordar los mecanismos que promueven esos brotes.

En un ensayo reciente de la revista Science, un equipo interdisciplinario instó a que el control de la deforestación y la reducción del comercio de fauna silvestre (venta y consumo de animales silvestres) redujera el potencial de pandemias similares en el futuro.

El aumento de las incursiones humanas en las zonas silvestres está impulsado principalmente por factores económicos. Entre ellos figuran tanto la industria en gran escala, como la exploración petrolífera, la minería y la agroindustria, como el movimiento de pequeños agricultores impulsado por la necesidad económica. La fuerza subyacente común es el capitalismo —la búsqueda rapaz de beneficios a cualquier precio y, por otro, el empobrecimiento de los trabajadores y los campesinos. Hasta que este sistema sea abolido, son inevitables más pandemias de la escala de COVID-19 o mayor.

El autor también recomienda:

La pseudociencia detrás del impulso de la derecha para obligar a las escuelas a abrir
[3 septiembre 2020]

Los orígenes y evolución del virus SARS-CoV-2
[28 agosto 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 11 de septiembre de 2020)