Panel en línea examina que pasaría si Assange fuere extraditado a EE. UU.

por Kevin Reed
25 agosto 2020

El 8 de agosto, la Courage Foundation patrocinó un panel de discusión en línea titulado "¿A qué se enfrentaría Julian Assange en Estados Unidos?" Los participantes revisaron en detalle la campaña para extraditar al editor de WikiLeaks del Reino Unido, exploraron las cuestiones legales involucradas en el primer enjuiciamiento de un periodista bajo la Ley de Espionaje de 1917 y describieron las condiciones que Assange enfrentaría dentro del sistema de justicia penal si lo envían a los Estados Unidos.

El panel de tres personas estuvo integrado por Barry Pollack, el fiscal estadounidense de Assange, Jeffrey Sterling, un denunciante de la CIA que fue condenado por violar la Ley de Espionaje en 2015, y Lauri Love, un activista político del Reino Unido que derrotó con éxito una solicitud de extradición por Estados Unidos en 2016.

El evento en línea fue moderado por el periodista independiente estadounidense Kevin Gosztola, editor de Shadowproof.com. La Courage Foundation es una organización internacional que recauda fondos para la defensa de denunciantes y periodistas perseguidos. El sitio web de la organización dice que "apoya a quienes arriesgan la vida o la libertad para hacer contribuciones significativas al registro histórico".

Material de promoción para el evento

La discusión de 90 minutos, que se puede ver íntegramente en YouTube aquí, fue significativo porque reunió a tres panelistas muy familiarizados con los abusos del gobierno estadounidense en los procesos de extradición, los múltiples acertijos legales en casos que involucran seguridad nacional y asuntos de inteligencia, las tácticas agresivas e inhumanas de la Corte del Distrito Este de Virginia y la Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito de los EE. UU., y el costo personal que la lucha contra el gobierno de los EE. UU. tiene sobre las personas que enfrentan persecución política.

Tras las presentaciones de Kevin Gosztola, Barry Pollack dijo: “Lo que no tiene precedentes es usar la Ley de Espionaje para procesar a un editor o periodista. Eso nunca ha sucedido anteriormente y, por lo tanto, hay muchos problemas legales que podrían surgir en este caso, si el Sr. Assange es extraditado en algún momento, que nunca ha estado sujeto a decisiones judiciales en el pasado y no sabemos cómo van a salir".

Pollack explicó que las leyes estadounidenses que rigen el manejo de material clasificado en los procesos judiciales estatales a menudo significa que la información relevante no está disponible para ser compartido con el acusado. “Uno de los grandes desafíos en la defensa de este tipo de casos es que puede haber grandes volúmenes de evidencia que yo, como abogado, ni siquiera puedo discutir con mi propio cliente. Eso lo hace extraordinariamente difícil”, dijo Pollack.

Pollack dijo que cualquier intento de la defensa de utilizar información clasificada en su caso requeriría una revisión "página por página, línea por línea" y una disputa con el gobierno sobre si la defensa necesitaba una vista previa de su caso con el estado, una práctica que no ocurre en ningún otro juicio federal.

Pollack agregó que las condiciones previas al juicio para Assange involucrarían las más draconianas: “Con toda probabilidad, estaría en detención administrativa y tendría muy poco acceso, si lo hubiera, a visitantes, correo electrónico o incluso correo postal debido a la preocupación que haya tenido acceso a información clasificada".

Jeffrey Sterling es uno de las siete personas acusados de violar la Ley de Espionaje durante la administración de Obama, que incluye a Edward Snowden y Chelsea Manning. Todos ellos fueron acusados de revelar información clasificada a los editores. Sterling, quien es afroamericano, fue atacado por el gobierno de los Estados Unidos en represalia de una demanda por discriminación que presentó en 2000 contra la CIA. La demanda fue finalmente desestimada porque el gobierno argumentó con éxito que su caso, si seguía adelante, revelaría secretos del Estado.

Detenido una década después de haber dejado la inteligencia estadounidense y acusado de revelar información clasificada al periodista del New York Times James Risen, Sterling fue condenado el 26 de enero de 2015. Cumplió tres años y medio en la Institución Correccional Federal de Englewood, Colorado.

Sterling habló extensamente sobre su tratamiento por parte de los tribunales y las autoridades penitenciarias, así como sobre la forma en que todo el gobierno de los Estados Unidos abusa de los acusados de violar los intereses de seguridad nacional. Cuando Sterling fue arrestado, explicó: “Me trataban como a un terrorista. Estaban creyendo que si yo fuera libre de irme, saldría y empezaría a asesinar a los empleados de la CIA. El juez estaba creyendo eso. El Cuarto Circuito estaba creyendo todo lo que decía el gobierno".

Sterling dijo que la presunción de inocencia era inexistente en su situación. “Su opinión es que: si eres un acusado, eres culpable. Vamos a hacer todo lo posible para aislarte y castigarte”, afirmó.

Lauri Love compareció ante el Tribunal de Magistrados de Westminster en Londres, el mismo tribunal al que se ha llevado a Assange antes del inicio de su audiencia de extradición, del 28 al 29 de junio de 2016 en relación con las afirmaciones de los EE. UU. de que había pirateado un servidor del sistema judicial y publicó un video protestando por el trato que recibió el activista de Internet Aaron Swartz, que se había suicidado días antes.

Estados Unidos presentó dos acusaciones por separado contra Love por presuntamente “violar miles de sistemas informáticos en Estados Unidos y en otros lugares, incluyendo las redes informáticas de agencias federales, para robar cantidades masivas de datos confidenciales” y exigió su extradición a Nueva York. En febrero de 2018, el Tribunal Superior del Reino Unido falló a favor de Love y bloqueó su extradición al tiempo que dictaminó que "no sería opresivo [procesar] al Sr. Love en Inglaterra por los delitos".

Hablando sobre el proceso de extradición, Love dijo: “Es muy difícil defenderse de la extradición porque nunca se puede hablar de los cargos ni de la legitimidad de los cargos o de la facticidad de los cargos porque todos son tratados hipotéticamente. Lo único con lo que pudimos hablar es sobre mi salud, física y mental, y las condiciones que enfrentaría detenido en Estados Unidos”.

“Tuvimos varios testigos expertos que hablaron de lo horrible que es. Creo que la mayoría de la gente imagina la cárcel y la prisión como lugares desagradables, pero no son realmente capaces de imaginar lo malo que puede ser, en términos de alguien que podría estar sufriendo de la depresión y la ideación potencialmente suicida. La 'solución' a esto en la detención de Estados Unidos es poner efectivamente una forma de confinamiento solitario. Se llama vigilancia de suicidio.

“Te retiran de la sociedad, tienes a otra persona vigilándote en la celda, por lo general no es un médico profesional capacitado o incluso un miembro del personal, a menudo es otro preso que lo hace por méritos adicionales. Y te pueden poner ropa horrible llamada bata suicida que es como una chaqueta de fuerza. Es ropa especial para que sea más difícil afectar un suicidio. Personas expertas, incluyendo las de las Naciones Unidas, han dictaminado que la reclusión en régimen de aislamiento prolongado, incluso la reclusión en régimen de aislamiento durante breves períodos, equivale a la tortura".

El moderador Gosztola luego le preguntó a Pollack sobre la jurisdicción que Estados Unidos ha reclamado sobre Julian Assange. Este aspecto de la persecución de Assange fue "sin precedentes" y "realmente aterrador", dijo Pollock. “Estás hablando de alguien que no es ciudadano de los EE. UU., que no tiene vínculos con el gobierno de EE. UU., que nunca ha firmado ningún tipo de acuerdo de empleo o acuerdo de confidencialidad con el gobierno de EE. UU., que no está en los EE. UU., está en el Reino Unido, es ciudadano australiano en el Reino Unido y, sin embargo, Estados Unidos reclama jurisdicción sobre él".

Pollack explicó las implicaciones globales del caso de Assange: “Eso significa, literalmente, que Estados Unidos puede y reclamaría jurisdicción sobre cualquier periodista, en cualquier parte del mundo. Y la base para eso es que si publica información clasificada de los EE. UU., en la mente de los EE. UU., ha cometido delitos en los Estados Unidos y los Estados Unidos tienen jurisdicción sobre usted. Ha publicado sus documentos. Y así, bajo esa teoría, todos los periodistas del mundo están en riesgo si publican algo que Estados Unidos considera información de defensa nacional, es decir, contrario a los intereses de Estados Unidos”.

Respondiendo a la cuestión de la jurisdicción, Jeffrey Sterling dijo: “Creo que habla de la naturaleza demasiado amplia de cómo se está utilizando la Ley de Espionaje. En mi caso, por ejemplo, con respecto a la jurisdicción, el gobierno no estableció, durante todo el juicio, cuándo, dónde o cómo yo supuestamente —yo era inocente de los cargos— filtré esta información clasificada. Parte de su esfuerzo por reclamar jurisdicción fue el libro, el infame libro que fue la base del juicio contra mí.

“Es ridículo, es demasiado amplio. Como he dicho en Twitter muchas veces, su uso de la Ley de Espionaje es perverso ... Si Estados Unidos tiene éxito en la extradición de Julian Assange, cualquier periodista estará sujeto a ese tipo de represalias por parte del gobierno estadounidense".

Si Assange fuera extraditado y juzgado por violar la Ley de Espionaje, no tendría a su disposición una defensa de interés público. Como explicó Pollack, “o publicaste información de defensa nacional o no lo hiciste y por qué lo hiciste no importa. Y entonces, no tengo ninguna duda de que el gobierno de los Estados Unidos tomará la posición de que ... Julian ni siquiera debería poder describir por qué publicó lo que publicó, y ni siquiera deberíamos poder demostrar que lo que publicó era de interés periodístico".

Pollack luego se refirió a cómo Estados Unidos buscará negarle a Assange sus derechos fundamentales: “Ciertamente, argumentaríamos que el estatuto, si no tiene una defensa de interés público, tiene que ser una violación de la Primera Enmienda aplicada a un editor.

“Estados Unidos adoptará la posición de que Julian Assange no tiene ningún derecho de la Primera Enmienda. Su opinión será porque no es ciudadano estadounidense, no tiene ningún derecho. Piensa en la ironía que hay ahí. Pueden enjuiciar a un ciudadano australiano que publique en el Reino Unido, llevarlo de regreso a los Estados Unidos y luego decirle que porque no es ciudadano estadounidense no tiene los derechos de la Primera Enmienda que tendría un ciudadano estadounidense".

En una discusión adicional, Lauri Love dijo: “Una fuerza de ocupación en una guerra de agresión voluntaria tenía personal militar que cometió crímenes de guerra, asesinó a periodistas a sangre fría, y luego los editores revelaron esos crímenes de guerra al mundo. Y ahora, se le está preguntando al poder judicial del Reino Unido si el editor debería estar al servicio del mismo régimen que fue en última instancia responsable de la comisión de esos crímenes de guerra. Establecer un precedente de que esto es algo malo.

"No creo que pueda imaginarme una amenaza más seria a la transparencia que sostiene la libertad y la democracia en el mundo".

La reunión en línea de la Fundación Courage planteó muchos de los problemas fundamentales y graves que enfrenta Assange, su equipo legal y sus amigos y familiares en las próximas semanas y meses mientras que Estados Unidos sigue adelante con su venganza contra el periodista de WikiLeaks. La discusión merece una amplia audiencia.

Como ha enfatizado repetidamente el World Socialist Web Site, la demanda por la libertad de Julian Assange y la defensa de los derechos democráticos fundamentales que están siendo atacados por el imperialismo estadounidense debe ser asumido por la clase obrera y convertirse en una parte central de la lucha por el socialismo a una escala mundial.

El autor también recomienda:

(Artículo publicado originalmente en inglés el 24 de agosto de 2020)