El Gobierno libanés renuncia según crece la ira por explosión en puerto

por Jean Shaoul
12 agosto 2020

El primer ministro libanés, Hassan Diab, anunció la renuncia de su gobierno en un discurso televisado a la nación ayer por la noche.

El paso se produjo en medio de una creciente ira por la catastrófica explosión del martes pasado en uno de los almacenes del puerto de Beirut donde había 2.750 toneladas de nitrato de amonio.

El presidente libanés Michel Aoun, izquierda, recibe una carta de renuncia del primer ministro libanés Hassan Diab, en el palacio presidencial, en Baabda, al este de Beirut, Líbano, 10 de agosto de 2020 (Dalati Nohra vía AP)

Durante el fin de semana hubo manifestaciones furiosas que provocaron enfrentamientos violentos cuando las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes e hirieron a más de 700 personas.

Al anunciar la renuncia del Gobierno, Diab dijo que había llegado a la conclusión de que la corrupción en el Líbano es “más grande que el estado”. Agregó que “este crimen” fue resultado de una corrupción endémica y pidió el juicio de los responsables de la explosión mortal. Dijo que estaba dando “un paso atrás” para poder estar con la gente “y luchar la batalla por el cambio junto a ellos”.

Diab culpó del “terremoto” que había afectado al Líbano a los predecesores corruptos de su Gobierno, diciendo: “Ellos [la clase política] deberían haberse avergonzado de sí mismos porque su corrupción es lo que ha llevado a este desastre que había estado oculto durante siete años”.

Se informa que Diab permanecerá en un papel provisional. El sábado, anunció elecciones parlamentarias anticipadas, diciendo que se quedaría durante dos meses.

La renuncia del Gobierno siguió a la renuncia de varios ministros, incluido su aliado más cercano, el ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Administrativo, Damianos Kattar, quien citó la incapacidad del Gobierno para llevar a cabo reformas.

Si bien no se ha confirmado la causa inmediata de la explosión, el desastre fue el resultado de la negligencia criminal y la indiferencia cruel mostrada por sucesivos gobiernos y la élite gobernante. Durante años, ignoraron repetidas advertencias sobre los peligros de almacenar un químico tan potente sin los controles de seguridad adecuados y tan cerca de áreas residenciales.

Según el gobernador de Beirut, Marwan Abboud, el número de muertos por la explosión ha aumentado a 220 y 110 personas siguen desaparecidas, muchas de las cuales se cree que son trabajadores extranjeros y conductores de camiones, lo que dificulta su identificación. Más de 6.000 personas han resultado heridas. El ejército suspendió la operación de rescate en el puerto porque no se encontraron sobrevivientes.

El doce por ciento de la población de la ciudad, 300.000 personas, ha visto sus hogares destruidos o dañados por la explosión que voló edificios, rompió ventanas y prendió fuego a vecindarios. Los funcionarios han estimado pérdidas de entre $10 mil millones y $15 mil millones.

Sin otro refugio disponible, las personas se ven obligadas a dormir en casas gravemente dañadas, muchas de ellas sin ventanas ni puertas. En declaraciones a la BBC, Rona Halabi, portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja, dijo: “Estas personas necesitan refugio, necesitan comida… también necesitan detergentes de limpieza, necesitan ayuda para recoger lo que queda de sus casas”.

Señaló que la explosión había causado graves daños a dos estaciones de agua y electricidad, en condiciones en las que los cortes prolongados de energía ya eran un hecho cotidiano.

La semana pasada, el presidente Michel Aoun anunció una investigación sobre la causa de la explosión, incluyendo si hubo alguna “interferencia externa” además de la negligencia. Se publicará un informe en un plazo de cuatro días. Según los informes, unos 20 importantes funcionarios se encuentran bajo arresto domiciliario, mientras que a otros se les han congelado las cuentas bancarias.

Un juez ha comenzado a interrogar al mayor general Tony Saliba, que dirige la Seguridad Estatal. Al parecer, la Seguridad Estatal había recopilado un informe sobre los peligros de almacenar el material en el puerto y envió una copia a las oficinas del presidente y el primer ministro el 20 de julio.

Diab, profesor de ingeniería, se instaló como “tecnócrata” para encabezar el Gobierno en enero después de que las protestas sociales masivas contra las dificultades económicas, la corrupción del Gobierno y la configuración política sectaria del país forzaran la renuncia del primer ministro Saad Hariri, el hombre de Washington, París y Riad en Líbano.

El gabinete de Diab, muchos de los cuales eran profesionales no alineados políticamente con los principales partidos políticos, contó con el apoyo del grupo respaldado por Irán, Hezbolá, que con sus aliados tienen el bloque político más grande en el Parlamento.

Esto le valió a su gobierno el odio inquebrantable de los plutócratas cristianos y sunitas aliados con el Movimiento Futuro de Hariri, que se negó a cooperar con el Gobierno, lo que provocó el estallido de pequeños pero violentos enfrentamientos entre los dos bloques rivales en los últimos meses. En junio pasado, el presidente Aoun advirtió que esto podría desencadenar otra guerra civil en un país que vio un amargo conflicto armado entre alianzas cambiantes respaldadas por fuerzas externas de 1975 a 1990.

La explosión del puerto se produce en medio de una crisis económica y financiera sin precedentes, exacerbada por la pandemia del coronavirus, que ha provocado un desplome de los ingresos por turismo y las remesas de la diáspora del golfo Pérsico y libanesa. El consiguiente cierre provocó un sufrimiento incalculable entre los trabajadores, refugiados y migrantes. La única red de seguridad social limitada la proporcionan los partidos sectarios, y la atención médica depende de la capacidad de pagar precios exorbitantes.

En marzo, el Gobierno incumplió con un eurobono de 1.200 millones de dólares y luego se extendió a toda su deuda exterior, ya que el colapso de la lira acabó con las reservas de divisas del país fuertemente endeudado, lo que alimentó la inflación y la pobreza generalizada.

Días después, después de declarar el estado de emergencia, el Gobierno anunció que el banco central inyectaría dólares en el mercado para apuntalar la moneda y que estaba preparando un llamamiento al Fondo Monetario Internacional (FMI), dominado por Estados Unidos, para obtener un préstamo. Cualquier préstamo de este tipo estaría vinculado a la demanda habitual de “reformas de libre mercado” que hundirían a millones en la indigencia y atravesaría los intereses clave y conflictivos de la élite gobernante.

Pero, sobre todo, un préstamo del FMI dependería de la alineación política con los Estados petroleros sunitas, con quienes las relaciones se han enfriado durante los últimos seis años. Tal alineación estaría dirigida contra Irán y, por extensión, Siria, condiciones que son hostiles para Hezbolá. Sin acceder a los términos del FMI, los préstamos prometidos en una conferencia sobre asistencias con las potencias europeas y regionales en 2018 no se realizarían.

Además, el año pasado Estados Unidos amplió sus sanciones contra Hezbolá, que ha designado como una organización terrorista, apuntando a legisladores y a un banco local, lo que lo obligó a cerrar, lo que se sumó a la ya grave crisis financiera y económica del Líbano.

En junio pasado, entró en vigor la Ley Caesar de Estados Unidos, que impone sanciones contra el Gobierno sirio y quienes mantengan relaciones con este, lo que socava aún más las finanzas de Hezbolá e impide que el Líbano compre petróleo sirio.

Washington, Riad y París han tratado de ejercer la “máxima presión económica” sobre Beirut, implementando lo que equivale a un bloqueo contra el país con el propósito de eliminar a Hezbolá como fuerza política y militar en Líbano y Siria como parte de su campaña más amplia contra Irán. Su objetivo es diseñar un regreso al poder por parte de sus agentes locales, el Movimiento Futuro Sunita de Hariri y sus aliados.

El domingo, el presidente francés Macron continuó presionando. Como coanfitrión de una conferencia virtual con la ONU que prometió casi $300 millones en ayuda humanitaria de emergencia a Beirut, principalmente para atención médica, educación, alimentación y vivienda, advirtió que “sería estrictamente monitoreada”. Añadió que no se dispondrá de dinero para reconstruir la ciudad hasta que Líbano se comprometa a implementar reformas políticas y económicas. Las fuerzas que organizaron las manifestaciones de los últimos días incluyen a los partidos cristianos y sunitas y a exgenerales en torno al Movimiento Futuro alineado con Estados Unidos de Hariri. Piden la formación de un Gobierno interino de “salvación”, “potencialmente encabezado por los militares” e incluyendo banqueros y otras figuras empresariales, para “resolver la crisis humanitaria y económica”, y preparar el camino para las elecciones sobre la base de una nueva ley electoral, hasta en tres años. Su objetivo es restaurar el dominio directo de la plutocracia, al servicio del imperialismo, y limitar o erradicar la influencia de los “mafiosos” en Líbano y Siria, un eufemismo para Hezbolá.

Esto apunta a los peligros muy reales de que la ira legítima de los trabajadores, los jóvenes y las capas de la clase media envuelta por la crisis cada vez mayor se canalice detrás de otro grupo de cleptócratas, esta vez posiblemente encabezados por generales militares y dirigidos contra los empobrecidos. partidarios de Hezbolá y sus aliados.

Lo que es absolutamente decisivo en la situación actual es la construcción de una nueva dirección revolucionaria, avanzando una perspectiva para unificar a la clase trabajadora por encima de todas las divisiones religiosas, sectarias, nacionales y étnicas, no solo en Líbano sino en toda la región, en la lucha por el derrocamiento del capitalismo y la construcción de los Estados Socialistas Unidos de Oriente Próximo como parte de una federación mundial de Estados socialistas. Esto requiere la creación de secciones del Comité Internacional de la Cuarta Internacional en toda la región.

(Publicado originalmente en inglés el 11 de agosto de 2020)

La autora también recomienda:

COVID-19 pandemic hits Lebanon, piling health crisis onto political and economic meltdown [16 abril 2020]