¡Los trabajadores tienen el derecho a saber sobre el COVID-19 en sus plantas!

por Declaración de la Red de Comités de Seguridad de Base de los Trabajadores Automotores
11 agosto 2020

La Red de Comités de Seguridad de Base de los Trabajadores Automotores es una organización nacional de trabajadores de toda la industria automotriz que se han organizado para oponerse al regreso inseguro al trabajo de las compañías automotrices y del sindicato United Auto Workers (UAW). El Boletín de Trabajadores Automotores del WSWS está listo para ayudar les a los trabajadores automotores y otros trabajadores a establecer comités de seguridad en sus propios lugares de trabajo. Envía un correo electrónico al Boletín de Trabajadores Automotores del WSWS a autoworkers@wsws.org para obtener más información.

Los trabajadores automotores están siendo privados de la información más básica sobre la propagación de COVID-19 en sus plantas y lugares de trabajo.

Sabemos que el coronavirus se está propagando en las fábricas, y las llamadas medidas de seguridad no lo están deteniendo. Vemos que los trabajadores se enferman en la línea. Compartimos la poca información que podemos obtener usando las redes sociales y el boca a boca. Algunos de nuestros hermanos y hermanas incluso se encargan de publicar en Facebook cuando dan positivo para alertar a los demás, porque saben que las empresas no informarán a nadie.

El trabajo se está convirtiendo en una película de terror diaria. En Ford Dearborn Truck en Michigan la semana pasada, dos personas se enfermaron, y fueron llevadas lejos y la gente en la línea no sabía lo que estaba pasando. En la planta de Fiat Chrysler en Belvedere en Illinois, alguien dio positivo, y también fueron sacados de la línea por la gerencia.

En Jeep Toledo, sabemos que 75 trabajadores han dado positivo o están esperando los resultados. Ya había al menos 44 casos en GM Wentzville a finales de julio. Las compañías siguen diciendo que estas infecciones fueron contraídas fuera de las plantas, pero ¿por qué deberíamos creerles?

Entonces tienen el descaro de tratar de culparnos por no ser lo suficientemente cuidadosos en nuestra vida diaria, mientras nos mantienen amontonados en las líneas, incapaces de distanciarnos socialmente, y no nos pagan cuando tenemos que ponernos en cuarentena.

No son sólo las Big Three. En las fábricas de autopartes y de proveedores como Faurecia, Lear, Syncreon y otras, nuestros hermanos y hermanas también están siendo privados de información y sometidos a las mismas condiciones mortales. Y nuestros hermanos en México nos han dicho que General Motors simplemente envía a los trabajadores que se sienten enfermos de vuelta a la línea, potencialmente infectando a otros.

El UAW no está haciendo nada para ayudarnos. Cuando pedimos información o planteamos nuestras preocupaciones, defienden a las empresas e intentan decir que no podemos hacer nada. Pero no es de extrañar que estén trabajando con la dirección para encubrir la propagación de los casos, dado todo lo que sabemos sobre los sobornos y delitos en los que se han involucrado.

A las empresas y al UAW no les podría importar menos la protección de la privacidad de los trabajadores. Lo único que les importa es mantener las líneas en funcionamiento. Están usando la ley HIPAA y las leyes de privacidad como una cortina de humo, esperando que no hagamos demasiadas preguntas.

La verdadera razón por la que no quieren admitir cuántos casos hay en las plantas es porque saben que tendrían un levantamiento en sus manos si los trabajadores supieran toda la verdad.

Nosotros decimos: ¡Los trabajadores tienen derecho a saber cuánto se ha extendido el COVID-19 en sus lugares de trabajo!

Rechazamos completamente las justificaciones de las empresas y del UAW para privarnos de esta información vital. Sus argumentos no tienen base en la ciencia n la salud pública. Lo único en lo que piensan es en las ganancias. ¿Cómo podemos protegernos o tomar decisiones informadas sobre nuestra salud y seguridad si no sabemos dónde está la enfermedad que puede matarnos o matar a nuestras familias?

Exigimos lo siguiente:

Los mismos políticos corporativos que nos obligaron a volver al trabajo antes de que fuera seguro, ahora están tratando de obligar a nuestros niños y a sus maestros a volver a la escuela mientras la pandemia está aún más fuera de control. Las cosas sólo van a empeorar hasta que todos nos unamos —los trabajadores automotores, maestros, enfermeros y trabajadores de la salud, trabajadores de servicios, trabajadores del transporte y de entregas— y luchemos por nuestros derechos, en los EE.UU. y en todos los países.

Hacemos un llamamiento a nuestros hermanos y hermanas: ¡adopten estas demandas! Compartan esta declaración en las redes sociales. Únase a un comité de seguridad de base u organicen uno en su planta. Los trabajadores merecen ser tratados como seres humanos, no como esclavos.

Firmado,

Comité de Seguridad de Base de FCA Sterling Heights

Comité de Seguridad de Base de FCA Jefferson North

Comité de Seguridad de Base de FCA Toledo Jeep

Comité de Seguridad de Base de Ford Dearborn Truck

(Publicado originalmente en inglés el 10 de agosto de 2020)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.