La retirada de las tropas estadounidenses y el retorno del militarismo alemán

por Peter Schwarz
5 agosto 2020

Los Estados Unidos quieren retirar un tercio de sus casi 36.000 soldados estacionados en Alemania. Esto fue anunciado por el secretario de Defensa Mark Esper en una conferencia de prensa en Washington el miércoles. La retirada era esperada ya que el presidente de los Estados Unidos Donald Trump había amenazado repetidamente con "castigar" a Alemania de esta manera porque no estaba gastando lo suficiente en el ejército.

El número que Esper anunció fue sorprendentemente alto. Mientras que se había hablado de 9.500 soldados abandonando Alemania, ahora son 11.900 los que se van. Unos 5.600 serán transferidos a otros lugares de Europa y 6.400 serán llevados de vuelta a los EE.UU. Los centros de comando en el área de Stuttgart están particularmente afectados. Por ejemplo, el alto mando europeo de las fuerzas de EE.UU. se va a transferir a la sede de la OTAN en Bélgica y el mando de las operaciones en África a un lugar no revelado anteriormente. Un escuadrón de aviones de combate será transferido de Spangdahlem en el Eifel a Italia y un regimiento de tanques de ruedas de Vilseck en Baviera a los EE.UU.

El Presidente Trump visita las tropas de EE.UU. en Alemania, diciembre de 2018 (Foto oficial de la Casa Blanca por Shealah Craighead)

Mientras que Trump justificó nuevamente la retirada en Twitter el jueves diciendo que los alemanes estaban atrasados con su "2% de contribución a la OTAN", Esper citó razones de política de seguridad. La transferencia de tropas aumenta la disuasión, fortalece a los aliados, y sirve para tranquilizar a los aliados, afirmó.

La relación entre los EE.UU. y Alemania ha llegado a un punto bajo. Numerosas tensiones y conflictos separan a los antiguos "socios". Van desde el gasoducto Nordstream 2, cuya finalización los EE.UU. están obstruyendo por todos los medios posibles, hasta los crecientes conflictos comerciales, el acuerdo nuclear con Irán y los acuerdos internacionales de desarme nuclear, y la actitud hacia China, por nombrar sólo los más importantes.

Las tensiones germano-estadounidenses no son nuevas; ya había habido diferencias sobre la guerra de Iraq en 2003 y la guerra de Libia en 2011. Pero ahora han alcanzado un nivel de severidad no visto desde la Segunda Guerra Mundial. Las dos potencias que se enfrentaron en dos guerras mundiales imperialistas se enfrentan en una creciente enemistad.

Hasta ahora, ambos lados se habían beneficiado de la alianza de la OTAN. Las bases de EE.UU. en Alemania sirvieron como un centro estratégico para las guerras de EE.UU. en el Oriente Medio y en África. Las tropas y las armas fueron transferidas a través de Alemania, las operaciones fueron dirigidas desde allí, y los mortales drones fueron controlados. Ningún gobierno alemán ha restringido o tratado de prevenir esto hasta ahora.

Alemania y los EE.UU. también están trabajando estrechamente en las medidas de la OTAN contra Rusia. Alemania es el área más importante para las unidades de la OTAN desplegadas en la frontera de Europa del Este con Rusia. Esper afirma que la retirada de las tropas de Alemania no cambiará esto, ya que las unidades retiradas a los EE.UU. seguirán estando listas para operaciones rotativas en los países de Europa del Este.

Pero los expertos dudan de esto. En un artículo conjunto de Tagesspiegel, el exministro de Asuntos Exteriores alemán Sigmar Gabriel (Partido Socialdemócrata, SPD), el director del Instituto de Economía Alemana Michael Hüther y el experto en política exterior de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) Norbert Röttgen escriben: "La decisión de Washington daña una vez más la base de la confianza construida durante décadas entre los socios transatlánticos, la cohesión de los países de Occidente y su eficacia política global. Los regímenes autoritarios y los actores antiliberales tomarán nota de esto con gusto".

En los EE.UU. también hay considerables críticas de los demócratas y republicanos a los planes de retirada anunciados unilateralmente por Esper y Trump sin un voto en la OTAN. El senador republicano Mitt Romney, por ejemplo, un oponente nacional de Trump, declaró que la retirada de las tropas de EE.UU. de Alemania sería "un regalo para Rusia".

Muchos comentaristas alemanes esperan que el plan de retirada --que debido a los altos costos requiere la aprobación del Congreso-- se detenga después de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos en noviembre a más tardar. Sin embargo, esto haría poco para cambiar las crecientes tensiones transatlánticas.

En Alemania, los representantes del partido La Izquierda y algunos socialdemócratas, en particular, han acogido con satisfacción la anunciada retirada de las tropas. El fundador y líder de larga data de La Izquierda, Gregor Gysi, comentó en Twitter, "Retirada de tropas de EE.UU.": No me canso del castigo. Si ese es el único castigo que #Trump puede darme".

El tuit hace hincapié en que Gysi es un cínico despiadado. WikiLeaks ya había revelado hace 10 años que Gysi apoya el militarismo. En un cable diplomático publicado por la plataforma, el entonces embajador de EE.UU. Philip Murphy describió una visita del político de La Izquierda al representante de EE.UU. en Berlín. Gysi le había asegurado, "sociablemente y en un estado de ánimo de charla", que no necesitaba preocuparse por la actitud del partido de La Izquierda hacia la OTAN, Murphy informó a Washington.

Ahora Gysi pretende que la anunciada retirada de las tropas estadounidenses es una contribución al desarme militar. En realidad, sirve al propósito de la escalada militar, tanto del lado americano como del europeo y el alemán.

Para los EE.UU., es parte de un cambio de su influencia militar en el Pacífico, que ya había comenzado con el presidente demócrata Barack Obama. El imperialismo estadounidense no está dispuesto a aceptar el ascenso de China y está preparando un ataque militar contra la potencia nuclear. Desde el comienzo de la pandemia de coronavirus, las provocaciones y los preparativos de guerra contra China han aumentado masivamente.

Al mismo tiempo, con la retirada parcial, Washington presiona a los miembros europeos de la OTAN para que aumenten su propia contribución a la confrontación con Rusia y para que apoyen a los EE.UU. en el conflicto con China. Hay diferencias considerables en ambos temas, especialmente con Alemania. Estas son ahora tan profundas que podrían llevar a la ruptura de la OTAN.

Mientras que Berlín juega un papel principal en la ofensiva contra Rusia y lidera el grupo de batalla de la OTAN en Lituania, se aferra a la construcción del gasoducto Nordstream, que transporta el gas natural ruso a través del Mar Báltico directamente a Alemania. Desde el punto de vista de Berlín, esto es esencial para asegurar el suministro de energía de Alemania. Además, ya se han invertido 12.000 millones de euros, que se perderían en caso de una parada.

Aunque en los periódicos oficiales europeos y alemanes se habla cada vez más de China como un "rival estratégico", Berlín ha rechazado hasta ahora medidas de guerra comercial como las promovidas por Washington, porque China también tiene una importancia crucial para la economía alemana como mercado de ventas. Se estima que la industria automotriz alemana, el sector más importante del país, obtiene allí entre el 35 y el 50% de sus beneficios a través de la venta de automóviles en China.

Los planes de retirada de los Estados Unidos sirven a la clase dirigente de Europa y Alemania como excusa para acelerar sus planes de rearme. Los periódicos alemanes están llenos de comentarios exigiendo que el compromiso de la OTAN se cumpla finalmente y que el gasto militar aumente al 2 por ciento del producto interno bruto. Aunque Alemania ha aumentado recientemente de forma masiva su gasto militar y está planeando proyectos de armamento por valor de miles de millones de dólares, en la actualidad sólo representa el 1,38 por ciento del PIB.

En realidad, se trata principalmente de independizarse militarmente de los Estados Unidos para hacer valer sus intereses imperialistas sin la influencia de Washington y también en su contra.

El Neue Zürcher Zeitung (NZZ), que comenta los acontecimientos políticos mundiales con cínica franqueza desde la perspectiva de los bancos suizos, escribe: "A primera vista, Trump puede haber castigado al país. Pero en realidad, la retirada de las tropas abre una oportunidad: todos aquellos Realpolitikers, que durante años se han manifestado en contra de la opinión mayoritaria en Alemania, en parte pacifista y en parte antiamericana, están ahora en ventaja para un cambio".

Alemania debe decidir, exige el NZZ. "¿Quiere conservar la reconfortante sensación de ser una 'nación de paz'? Hasta ahora, esto ha significado que otros han asegurado la paz. ¿O el país saldrá de la sombra que se extiende de su pasado, y asegurará la paz para sí mismo y sus socios europeos?"

El expresidente del SPD y ministro de Asuntos Exteriores Gabriel, que ahora forma parte del consejo de supervisión del Deutsche Bank y dirige el think tank Atlantik-Brücke, cumplió inmediatamente con el llamado. En una larga entrevista en NZZ, abogó por que Alemania asumiera el papel de "policía del mundo". La pregunta más apremiante ahora, dijo Gabriel, era, "¿Quién reemplazará a los EE.UU. en el entorno de la política exterior y de seguridad de Europa? ¿Quién asumirá este papel estratégico?"

En respuesta a la objeción de la NZZ de que Alemania no parece estar dispuesta ni ser capaz de hacerlo, Gabriel respondió que esto se debía "menos a la falta de voluntad de la población que a la incapacidad o falta de voluntad de los políticos para hablar públicamente sobre estas cuestiones estratégicas cruciales". Él creía que Alemania "subestima la voluntad y la capacidad de nuestro pueblo para abordar estas cuestiones".

En realidad, la abrumadora mayoría de la población alemana rechaza la guerra y el militarismo. Los horrores de dos guerras mundiales y los enormes crímenes cometidos en ellas no han sido olvidados. El llamado al retorno del militarismo alemán proviene exclusivamente de la clase dirigente. Enfrentada a una profunda crisis del capitalismo, a las crecientes tensiones internacionales y a los feroces antagonismos de clase, está volviendo a los métodos de la guerra y la dictadura para asegurar su riqueza y su poder.

Como resultado de ello, durante años se han minimizado los crímenes de los nazis, las redes terroristas de derecha han sido encubiertas por el aparato del Estado, se ha promovido la Alternativa para Alemania (AfD) de extrema derecha y se ha rearmado la Bundeswehr (fuerzas armadas). Esto es apoyado por todos los partidos representados en el Bundestag (parlamento). Los Verdes, que una vez formaron parte del movimiento pacifista de paz, se han convertido en el principal partido de guerra. Incluso el partido de La Izquierda expresa su entusiasmo por la Bundeswehr. El líder de su fracción parlamentaria, Dietmar Bartsch, ha hecho campaña con la Asociación de la Bundeswehr en 2017 para que los soldados voten por su partido.

Sin embargo, la amplia oposición contra la guerra y el militarismo necesita una perspectiva y una estrategia. Debe contraponer al belicismo de todas las potencias imperialistas la unidad internacional de la clase obrera. Debe combinar la lucha contra la guerra con la lucha contra su fuente, el capitalismo. Esta es la perspectiva del Comité Internacional de la Cuarta Internacional y su sección alemana, el Sozialistische Gleichheitspartei (Partido Socialista por la Igualdad).

(Artículo publicado originalmente en inglés el 4 de agosto de 2020)

 

El autor también recomienda:

El "servicio militar voluntario" de Alemania: Reclutas del gobierno para el despliegue del ejército en el país y en el extranjero
[5 agosto 2020]