Récord de infecciones diarias de coronavirus en Australia

por Patrick O’Connor
25 julio 2020

Australia registró el mayor número de nuevas infecciones de coronavirus desde el comienzo de la pandemia.

El total de 502 nuevos casos superó el anterior máximo diario de 469 casos el 28 de marzo, hace casi cuatro meses. A diferencia de la ola inicial de infecciones, que fue impulsada por personas que regresaban de sus vacaciones en el extranjero, la última oleada presenta una transmisión generalizada en la comunidad. Más de 2.000 casos siguen siendo investigados, lo que significa que las autoridades sanitarias no saben cómo y dónde se contrajeron estas infecciones.

Hace apenas seis semanas, el 9 de junio, sólo se notificaron dos nuevos casos de coronavirus en toda Australia. El regreso de la infección a gran escala es una consecuencia de la decisión del primer ministro Scott Morrison, y de todos los líderes estatales, Laboristas y Liberales, de levantar las medidas de bloqueo en mayo.

Un centro de pruebas de COVID-19 en el interior del oeste de Melbourne

Esta medida desafió las pruebas del informe de expertos presentado por epidemiólogos y científicos médicos que indicaban que las medidas de cierre debían mantenerse al menos un mes más para erradicar el virus. Al igual que sus homólogos en los EE.UU. e internacionalmente, la élite gobernante australiana ha priorizado a lo largo de la pandemia las necesidades de las grandes empresas y el capital financiero por delante de la salud y la seguridad pública.

Melbourne sigue siendo la ciudad más afectada, con 484 del total de 502 casos registrados en el estado de Victoria. Hubo un caso reportado tanto en Queensland como en Australia del Sur, y 16 en Nueva Gales del Sur (NSW). Hoy temprano, se registraron otros 403 casos en Victoria y 19 en Nueva Gales del Sur.

Ayer murieron dos personas por el virus, ambos hombres de 90 años, y los incidentes se reportaron "relacionados con entornos de cuidado de ancianos". Hoy en día se registraron otras cinco muertes en Australia, siendo el fallecido más joven un hombre de 50 años. Tres de las cinco muertes estaban relacionadas con el cuidado de ancianos.

En todo Melbourne, 45 centros de atención a la tercera edad han registrado una o más infecciones entre su personal o residentes desde el 8 de julio. Los peores grupos se encuentran en Menarock Life Aged Care en Essendon, con 38 infecciones, Estia Health aged care en Ardeer, con 54 casos, y St Basil's Home for the Aged en Fawkner, con 69 casos. Las autoridades sanitarias federales se han hecho cargo del funcionamiento del St Basil's, con la incorporación de una fuerza de trabajo de reemplazo.

Las infecciones estaban tan extendidas allí que cada miembro del personal regular tiene que aislarse en su casa durante quince días. Los trabajadores han informado de que la gerencia de la instalación no hizo cumplir el uso adecuado del equipo de protección personal (EPP), y se le dijo al personal que esto era opcional.

En algunos centros de atención de ancianos afectados, los residentes están siendo aislados en sus habitaciones en lugar de ser evacuados si no están infectados y hospitalizados si lo están.

Marylouise McLaws, experta en control de infecciones de la Universidad de Nueva Gales del Sur y asesora de la Organización Mundial de la Salud, dijo al Guardian que las instalaciones de cuidado de ancianos carecían de las habitaciones con la presión necesaria, los filtros Hepa y las áreas designadas para el almacenamiento del EPP. "Es muy difícil convertir de repente una casa compartida en un hospital sustituto con un control de infecciones de última generación", dijo.

No obstante, el jefe de salud de Victoria, Brett Sutton, dijo a principios de esta semana que las evacuaciones de ancianos se decidían "caso por caso".

Cuando los residentes de la Casa Newmarch de Sydney fueron dejados dentro de sus instalaciones infectadas durante un brote en abril, 19 ancianos murieron de COVID-19. El fracaso del gobierno de Victoria en organizar medidas de evacuación integrales para las instalaciones de atención a ancianos afectadas probablemente provocará muchas más muertes.

Melbourne y la vecina comarca regional de Mitchell están en cierre oficial desde el 9 de julio. A los residentes sólo se les permite salir de sus casas por cuatro razones —para hacer ejercicio, comprar suministros, proporcionar cuidados e ir al trabajo o a la escuela—. Diez códigos postales "focos" recibieron las mismas restricciones impuestas una semana antes, el 2 de julio. A pesar de ello, las cifras de infección por coronavirus no han disminuido.

La epidemióloga Raina MacIntyre, del Instituto Kirby de la Universidad de Nueva Gales del Sur, dijo al ABC: "Generalmente, cuando se aplica una intervención, se esperaría ver los efectos en dos semanas, que es el período de incubación. Por lo tanto, es muy preocupante seguir viendo cifras en los triples".

El gobierno laborista de Victoria ha ordenado el uso de máscaras o cubiertas faciales en público. Sin embargo, no ha impuesto ninguna restricción a la actividad comercial, a pesar de admitir que el 80 por ciento de todas las infecciones desde mayo se han producido en los lugares de trabajo.

La pandemia se ha visto exacerbada por la precarización de la fuerza de trabajo que fue diseñada en las últimas cuatro décadas por los sucesivos gobiernos laboristas y liberales como parte de su ofensiva de "libre mercado" contra la clase trabajadora. Menos de la mitad de todos los trabajadores tienen ahora un trabajo remunerado permanente a tiempo completo, con los debidos derechos de licencia. Más del 25 por ciento de todos los trabajadores tienen un empleo ocasional, con cero seguridad laboral y sin ningún tipo de licencia pagada.

Se entiende que muchos de los racimos de virus del cuidado de ancianos se originan en trabajadores ocasionales infectados que se vieron obligados a realizar diferentes turnos en múltiples instalaciones.

Otros lugares de trabajo también se han visto afectados por trabajadores ocasionales que no se han autoaislado por temor a perder su empleo o a no poder hacer frente a los salarios perdidos. El primer ministro de Victoria, Daniel Andrews, reconoció ayer: "Si no trabajan el turno, no se les paga por el turno, no tienen licencia por enfermedad. Este es un comentario sobre el trabajo inseguro".

El líder del Partido Laborista no asumió ninguna responsabilidad por este "comentario", ni anunció medidas para abordar las condiciones de trabajo inseguras. En su lugar, como medida de ayuda, los trabajadores ocasionales que se someten a una prueba de coronavirus son elegibles para un nuevo pago de 300 dólares para aislarse mientras esperan el resultado, con 1.500 dólares adicionales disponibles para aquellos que den positivo y necesiten renunciar al menos a dos semanas de salario. Queda por ver si los pagos limitados tendrán algún efecto en la transmisión del virus.

Muchos otros trabajadores siguen estando expuestos a condiciones peligrosas, incluyendo decenas de miles de maestros de escuela. Las escuelas en Victoria abrieron para el tercer trimestre el lunes pasado, y se espera que todos los maestros públicos trabajen en el lugar, incluso si sus estudiantes están aprendiendo desde casa. Alrededor de 100.000 alumnos de 11 y 12 años asisten a la escuela todos los días, junto con los de 10 años que cursan materias superiores, los niños de escuelas especializadas y los niños cuyos padres no pueden supervisarlos en casa.

En sólo cuatro días, 21 escuelas han reportado infecciones entre el personal y/o los estudiantes. Estas se encuentran en múltiples áreas de Melbourne —muchas en suburbios de clase trabajadora como la Escuela Secundaria de Dandenong, el Colegio de Roxburgh y la Escuela Secundaria de Gladstone Park— otras en clase media alta y suburbios interiores como la Escuela Secundaria del Colegio de las Artes de Victoria y la Escuela Primaria de Toorak.

Los gobiernos estatales y federales consideran que mantener las escuelas abiertas es una medida clave para garantizar que la Australia corporativa tenga acceso a la fuerza de trabajo necesaria. La imprudente puesta en peligro de la seguridad de profesores y estudiantes se opone a las crecientes pruebas científicas. Un estudio de investigación de Corea del Sur informó esta semana que tanto los adolescentes como los niños de 10 años o más son tan infecciosos con COVID-19 como los adultos.

Las autoridades de Victoria informaron hoy que cuatro niños se encuentran entre las 201 personas actualmente hospitalizadas con el coronavirus.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 23 de julio de 2020)