La ministra de defensa alemana promueve el rearme, el militarismo y la guerra

por Johannes Stern
24 julio 2020

Quien quiera entender los orígenes de las redes de extrema derecha de la Bundeswehr (fuerzas armadas) y los servicios de seguridad de Alemania y por qué pueden operar sin obstáculos, debería leer la entrevista actual con la ministra de Defensa Annegret Kramp-Karrenbauer en la revista semanal alemana Die Zeit.

La ministra y presidenta en funciones de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) toca tan agresivamente el tambor para el rearme, el militarismo y la guerra que inevitablemente se recuerda la política nazi.

Ya es "hora" de discutir "cómo debe posicionarse Alemania en el mundo en el futuro", insiste desde el principio de la entrevista. Se espera que Alemania "muestre liderazgo, no sólo como una potencia económica". Se refiere a "la defensa colectiva, concierne a las misiones internacionales, concierne a una visión estratégica del mundo y, en última instancia, concierne a la cuestión de si queremos configurar activamente el orden mundial".

Con esto, Kramp-Karrenbauer significa una ofensiva masiva de rearme para avanzar los intereses del imperialismo alemán en un nuevo período de guerra y conflictos de grandes potencias. Uno podría "sentir claramente que 1989 no fue el fin de la historia". En cambio, uno se encuentra con "conflictos entre los EE.UU. y China, que nos enfrentan a los europeos cada vez más abruptamente con la cuestión de lo que estamos dispuestos a hacer por nuestros valores y nuestra forma de vida".

Setenta y cinco años después del final de la Segunda Guerra Mundial y la guerra de aniquilación de los nazis en el Este, el imperialismo alemán vuelve a tener como objetivo a Rusia. "La pretensión de los actuales dirigentes rusos" de defender sus intereses "de forma muy agresiva" debe ser "confrontada con una posición clara: Estamos bien fortificados y en caso de duda, listos para defendernos. Vemos lo que Rusia está haciendo y no dejaremos que los líderes rusos se salgan con la suya".

En respuesta a la pregunta de Die Zeit sobre lo que "la Bundeswehr podría hacer", Kramp-Karrenbauer responde amenazadoramente: "Como país de la OTAN y de la UE [Unión Europea] en medio de los acontecimientos, necesitamos una visión de 360 grados. Si miras quién está al alcance de los misiles rusos en Europa, entonces son sólo los estados de Europa Central y Oriental y nosotros". Alemania aprovechará su presidencia de la UE para "trabajar en un análisis conjunto de amenazas" y desarrollar "sistemas de defensa". Esto implicaría cada vez más "drones, enjambres de drones controlados por la IA o armas hipersónicas".

Lo que Kramp-Karrenbauer y la clase dirigente tienen en mente es la militarización integral de la sociedad. Se alegra "de que hayamos podido hacer que la Bundeswehr sea algo más visible en medio de la sociedad, con tropas que se comprometen públicamente ante el Bundestag [parlamento federal] alemán en el cumpleaños de la Bundeswehr y con los viajes gratuitos en tren para los uniformados". Añadió que también era importante "mantener la revisión de la fuerza como una capacidad de la Bundeswehr por derecho propio", la adquisición prevista de nuevos aviones de combate y "también nuestras demandas a la industria en términos de preparación operativa y equipamiento".

Y todo esto es sólo el comienzo. "Lo que ahora se discute es la cuestión de armar drones para proteger a nuestros soldados", añade Kramp-Karrenbauer.

Toda la entrevista deja claro que las redes de extrema derecha del ejército son sólo la expresión más aguda de la ofensiva derechista de la gran coalición de la CDU-Partido Socialdemócrata (SPD) y de toda la clase dirigente. Con el renacimiento del militarismo alemán, las tradiciones militaristas que están históricamente ligadas sobre todo a las rebeldes Soldateska [bandas de soldados] del Kaiserreich (Imperio Imperial) y la Wehrmacht (fuerzas armadas de la Alemania nazi) están volviendo inevitablemente.

En respuesta a la observación de Die Zeit de que "la camaradería, la guerra, morir por la patria, matar a alguien" era "prácticamente inexistente en la autorepresentación pública de la Bundeswehr", Kramp-Karrenbauer respondió que precisamente esto tenía que cambiar. "Somos un ejército. Estamos armados. En caso de duda, los soldados también deben matar", declaró. A diferencia del pasado, "hoy en día, las misiones extranjeras peligrosas son comunes. Los que se unen a la Bundeswehr lo saben. Eso es también parte de lo que entiendo por una democracia bien fortificada y una Europa fuerte".

Kramp-Karrenbauer protesta que realmente no toma las redes de terror fascistas del ejército, "que acumulan municiones y se preparan para un 'Día X'", "a la ligera", que puede o no ser el caso. En cualquier caso, ella trabaja sistemáticamente con la dirección militar para encubrir el alcance de la conspiración de la extrema derecha en el ejército. "No hay ninguna sospecha general. La actitud de la mayoría absoluta de nuestros soldados es correcta", afirma.

La ministra de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer en una conferencia de prensa conjunta con el inspector general de las Fuerzas Armadas Alemanas, Eberhard Zorn (AP Photo/Michael Sohn)

En cuanto a sus últimas medidas para reestructurar la fuerza de élite del KSK, que recientemente se ha demostrado que alberga a una multitud de soldados que profesan opiniones neonazis, Kramp-Karrenbauer deja claro que sirve menos para aplastar a las fuerzas de extrema derecha que para promoverlas y extender su práctica secreta de "asesinato selectivo". Las operaciones del KSK estaban sujetas a un "secreto especial, aunque sólo fuera para no poner en peligro su éxito", dijo. Pero desde dentro de la propia unidad, "ahora hay un deseo de hablar más abiertamente sobre las operaciones. Lo haremos posible, y esto también es parte de las decisiones que se han tomado recientemente".

La entrevista con Kramp-Karrenbauer es una advertencia. Subraya que la clase dirigente, como en el pasado, no se detendrá ante nada para impulsar los intereses del capital alemán tanto en el país como en el extranjero. Como en los años 30, está reaccionando a la profunda crisis del sistema capitalista y a la creciente resistencia de la clase obrera con el militarismo y el fascismo.

Es significativo que la entrevista haya sido realizada por Mariam Lau, la periodista de Die Zeit que ya defendió al profesor Jörg Baberowski, de extrema derecha, en un detallado artículo en 2017. Baberowski, que además de trivializar y justificar los crímenes nazis, también es conocido por sus llamamientos a misiones de guerra brutales y a la violencia, tiene estrechos vínculos con el ejército y el Ministerio de Defensa.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 23 de julio de 2020)

 

El autor también recomienda:

Ministra de defensa alemán planea una organización más efectiva de la ultraderechista fuerza de élite del ejército
[16 julio 2020]

German government uses 75th anniversary of plot to kill Hitler to promote rearmament and war
[27 julio 2019]

The German weekly Die Zeit, Jörg Baberowski and the Historians Dispute
[17 abril 2017]

War propaganda in the German Historical Museum
[9 octubre 2014]