Penetración masiva neo-nazi del ejército y la policía alemana

por Jordan Shilton
16 julio 2020

En un extenso artículo del 3 de julio, el New York Times documentó ampliamente una conspiración de extrema derecha que involucraba a secciones del ejército alemán, agencias de inteligencia y la policía para llevar a cabo un violento levantamiento en el "Día X". El artículo, basado en una investigación de un año de duración, documenta las amplias redes de extrema derecha dentro del ejército y la policía, la infiltración de los fascistas en la unidad de élite de las fuerzas especiales (KSK) y la creciente influencia de las fuerzas políticas de extrema derecha como la Alternativa para Alemania (AfD).

Titulado "Mientras los neonazis siembran las filas militares, Alemania se enfrenta a un enemigo interior", el artículo detalla cómo las redes oscuras de planificación de ataques y almacenamiento de armas han sido toleradas e incluso apoyadas por los comandantes del ejército durante años. Un excomandante del KSK, el general Reinhard Günzel, publicó un libro en el que comparaba al KSK con las Waffen-SS, las tropas de asalto nazis notorias por llevar a cabo numerosas ejecuciones masivas de judíos durante el Holocausto.

En una redada en la casa de un solo soldado del KSK en mayo, los investigadores encontraron "dos kilos de explosivos plásticos PETN, un detonador, una mecha, un AK-47, un silenciador, dos cuchillos, una ballesta y miles de municiones", según el Times. Otro exmiembro de la KSK apodado Aníbal dirigía un grupo de chat en el que se discutía la conspiración de los ataques terroristas. Varios miembros del grupo están siendo investigados, y uno ha sido llevado a juicio. Entrevistado por el Times, "Aníbal" describió a su grupo como un "juego de guerra" contra "pandillas, islamistas y antifa", que son "las tropas enemigas en nuestra tierra".

El artículo del Times apareció pocos días después de que la ministra de Defensa Annegret Kramp-Karrenbauer se viera obligada a anunciar la reestructuración del KSK, incluyendo la disolución de una de sus empresas, debido a su surgimiento como un semillero de extremistas de derecha. Este acontecimiento extraordinario, que ilustra cómo el aparato estatal y las fuerzas de seguridad alemanas están cada vez más dominados por los neonazis 75 años después del colapso del fascismo hitleriano, obligó al Times y a una gran cantidad de periódicos internacionales a informar sobre una realidad que en gran medida han tratado de ignorar durante años.

Recordando las condiciones políticas durante la República de Weimar después de la Primera Guerra Mundial, el artículo del Times pinta un cuadro de un Estado nominalmente democrático que se enfrenta a conspiraciones de extrema derecha en todos los bandos, sobre todo desde dentro. Las redes de la extrema derecha están "acaparando armas, manteniendo casas seguras, y en algunos casos manteniendo listas de enemigos políticos" para ejecutar, señaló el Times. Sólo en el KSK, han desaparecido 48.000 cartuchos de munición y 62 kilogramos de explosivos.

El artículo del Times se mencionan los comentarios de Brenton Tarrant, el terrorista de extrema derecha que mató a tiros a docenas de fieles musulmanes en un tiroteo masivo en dos mezquitas de Christchurch (Nueva Zelanda), en el sentido de que "cientos de miles" de soldados de los ejércitos europeos tienen opiniones fascistas y nacionalistas de derecha. El organismo de contrainteligencia militar de Alemania está investigando a más de 600 soldados por extremismo de extrema derecha, de un total de 184.000 militares. Unos 20 de ellos están en el KSK, una proporción cinco veces mayor que en otras unidades.

"Pero a las autoridades alemanas les preocupa que el problema pueda ser mucho mayor y que otras instituciones de seguridad también se hayan infiltrado. En los últimos 13 meses, terroristas de extrema derecha han asesinado a un político, atacado una sinagoga y matado a tiros a nueve inmigrantes y alemanes descendientes de inmigrantes”.

El verdadero alcance de la infiltración de la extrema derecha sigue sin estar claro, continuó el Times, porque algunas secciones de los organismos de inteligencia están dominadas también por extremistas de derecha. Se refirió a un soplo dado a los soldados del KSK por un agente de contrainteligencia militar sobre una redada en mayo, antes de citar a Stephan Kramer, presidente de la agencia de inteligencia nacional en el estado de Turingia, diciendo: "Lo que estamos tratando es un enemigo interno".

La autora del artículo, Katrin Bennfold, observó que "oficiales militares y de inteligencia" y "miembros declarados de la extrema derecha" le hablaron de "redes nacionales de soldados y policías actuales y anteriores con vínculos con la extrema derecha". Algunos medios de comunicación lo describen como un "ejército paralelo", recordando la campaña de asesinatos, tramas golpistas y conspiraciones llevadas a cabo por fuerzas de extrema derecha dentro del ejército durante la República de Weimar con el objetivo de derrocar la democracia burguesa.

"En muchos casos, los soldados han utilizado las redes para prepararse para cuando prevean que el orden democrático de Alemania se derrumbará", continuó el Times, en lo que quizás sea su revelación más sorprendente. "Lo llaman el Día X. A los funcionarios les preocupa que sea realmente un pretexto para incitar a actos terroristas, o peor aún, a un golpe de estado".

Para muchos lectores del Times, la noticia de que Alemania, considerada por los círculos dirigentes como una de las principales democracias de Europa tras la derrota del nazismo en 1945, se enfrenta a la amenaza inminente de un golpe militar de la extrema derecha habrá sido una sorpresa. Sin embargo, la realidad es que las mismas contradicciones objetivas del capitalismo que llevaron a la burguesía alemana a respaldar la instalación de Hitler como canciller en enero de 1933 a espaldas de una clase obrera hostil están impulsando a sus descendientes hacia el cultivo de las fuerzas de ultraderecha y abiertamente fascistas. Por una parte, el imperialismo alemán se enfrenta a la necesidad de hacer avanzar más despiadadamente sus intereses económicos y geoestratégicos depredadores en todo el mundo en condiciones de tensiones aceleradas entre las principales potencias. Por otro lado, se enfrenta a una oposición muy arraigada entre los trabajadores a sus políticas de austeridad y guerra.

Los trotskistas alemanes del Partido Socialista por la Igualdad (PSI) y del World Socialist Web Site advirtieron desde el principio que el intento de desarrollar una política exterior más agresiva para afirmar los intereses imperialistas alemanes en el escenario mundial estaba íntimamente ligado a la rehabilitación de las opiniones de la extrema derecha y a la promoción de las fuerzas pro-nazis. El PSI declaró en una resolución de septiembre de 2014 adoptada en una conferencia especial contra la guerra: "La propaganda de la época de posguerra--que Alemania había aprendido de los terribles crímenes de los nazis, había adoptado una política exterior pacífica y se había convertido en una democracia estable--se expone como mentira. El imperialismo alemán está mostrando una vez más sus verdaderos colores al emerger históricamente, con toda su agresividad en el país y en el extranjero".

Esta resolución fue adoptada en oposición a las declaraciones del presidente alemán Joachim Gauck, el ministro de Relaciones Exteriores Frank-Walter Steinmeier y la ministra de Defensa Ursula Von der Leyen, quienes proclamaron en la Conferencia de Seguridad de Múnich de 2014 que la era de la restricción militar alemana había terminado. Alemania era demasiado grande para comentar la política mundial desde "la barrera", argumentó Steinmeier, antes de pasar a pedir una intervención más decisiva y sustancial de las fuerzas armadas en las operaciones militares extranjeras.

El mismo mes en que Gauck, Steinmeier y Von der Leyen pronunciaron sus comentarios, Jörg Baberowski, profesor de historia de Europa Oriental en la Universidad Humboldt de Berlín, dijo a la revista Der Spiegel: "Hitler no era un psicópata, no era un vicioso. No quería hablar del exterminio de los judíos en su mesa".

Ni una sola voz de la academia o de la clase política se alzó contra esta burda falsificación de la historia por Baberowski, quien también proclamó su apoyo a Ernst Nolte, el historiador pro-nazi más conocido de la Alemania de la posguerra. Por el contrario, Baberowski y sus colaboradores fueron defendidos y apoyados por la directiva de la Universidad Humboldt, que declaró "inaceptables los ataques de los medios de comunicación" contra él. Este apoyo se extendió más allá de Alemania, ya que la Universidad de Princeton concedió a Baberowski una beca de investigación de 300.000 dólares por su trabajo sobre la dictadura, que el profesor estudia como un "orden político alternativo" legítimo e incluso popular a las formas de gobierno democrático. Cuando Baberowski viajó a Princeton en la primavera de 2019 para asistir a una conferencia a puerta cerrada, fue acompañado por su asistente de investigación Fabian Thunemann, quien fue identificado como uno de los principales participantes en una manifestación neonazi en la ciudad alemana de Hannover en 1998. (Véase: ¿Por qué la Universidad de Princeton proporcionó fondos para el extremista de derecha alemán Jörg Baberowski?)

Mientras que la reescritura de la historia por parte del extremo derechista Baberowski contó con el apoyo de los medios de comunicación y del mundo académico, el PSI y su organización estudiantil fueron objeto de una viciosa campaña mediática. En 2018, el PSI fue puesto en una lista de vigilancia por el Servicio Secreto por ser "extremista de izquierda". En su justificación de la medida, la agencia de inteligencia, que en ese momento estaba dirigida por el simpatizante de la AfD Hans-Georg Maassen, argumentó que "la lucha por una sociedad democrática, igualitaria y socialista" y "la agitación contra el supuesto 'imperialismo' y 'militarismo'" son anticonstitucionales, es decir, ilegales.

La razón de esta despiadada respuesta fue que la oposición del PSI a Baberowski, a la trivialización de los crímenes nazis y al resurgimiento del militarismo alemán, atravesaba la conspiración de la élite gobernante para desplazar la política hacia la derecha. La AfD neofascista ha sido sistemáticamente fortalecida desde su fundación en 2013. Después de que obtuviera el 12,6 por ciento de los votos en las elecciones federales de 2017 y se convirtiera en el primer partido fascista desde 1945 en estar representado en el Parlamento federal, Steinmeier, que para entonces era el presidente alemán, se reunió con los dirigentes de la AfD e instó a otros partidos a desmantelar los "muros de irreconciliabilidad" en torno a la AfD y a luchar por el "patriotismo alemán". Varios meses más tarde, los Demócratas Cristianos y los Socialdemócratas concluyeron la formación de una nueva gran coalición de gobierno, que tuvo el efecto de hacer de la AfD el partido oficial de oposición en el Parlamento.

Desde entonces, la AfD ha sido capaz de dictar gran parte de la política de la gran coalición, especialmente en las áreas de inmigración y refugiados. Todos los partidos parlamentarios se aseguraron de que se dejaran abiertos puestos al frente de importantes comisiones parlamentarias para que el partido de extrema derecha los ocupara.

En febrero, los liberales Demócratas Libres y los Demócratas Cristianos llevaron esta cooperación con la AfD a su siguiente paso lógico en el estado de Turingia, donde confiaron en los votos de los neofascistas para elegir a Thomas Kemmerich de la AfD como ministro presidente del estado. La indignación popular generalizada por el primer ministro presidente de un estado alemán de posguerra elegido con los votos de un partido fascista obligó a Kemmerich a dimitir poco después. (Vease: ¡Suenen la alarma! Una conspiración política y el resurgimiento del fascismo en Alemania)

Es dentro de este clima político reaccionario derechista que han florecido las actividades de los terroristas fascistas y los golpistas en y alrededor de las fuerzas armadas, la policía y los organismos de inteligencia.

El hecho de que el Times se sienta obligado a informar tan explícitamente sobre el peligro de las redes de la extrema derecha habla de la crisis cada vez más profunda del dominio burgués en condiciones de quiebra del capitalismo mundial sin precedentes desde los años 30. Frente a los niveles flagrantes de desigualdad social, el resurgimiento de las rivalidades interimperialistas y la erosión de las formas democráticas de gobierno, las elites gobernantes de todo el mundo están recurriendo a fuerzas autoritarias y de extrema derecha para defender sus intereses contra la clase obrera en su país y sus competidores nacionales en el extranjero. Como escribió Trotsky en 1929, analizando la creciente tendencia a la dictadura en Europa y el fortalecimiento de las fuerzas fascistas, "La tensión excesivamente alta de la lucha internacional y la lucha de clases resulta en el cortocircuito de la dictadura, haciendo estallar los fusibles de la democracia uno tras otro".

Si bien la infiltración de las fuerzas fascistas en el ejército y el aparato estatal alemanes con el respaldo de la clase política es el ejemplo más gráfico de este proceso, en otros países capitalistas importantes se están produciendo acontecimientos no menos peligrosos.

En la vecina Francia, el presidente Emmanuel Macron ha alabado el legado del colaborador nazi Philippe Pétain como héroe nacional y ha ordenado una brutal represión de tipo militar contra los manifestantes del Chaleco Amarillo, que ha provocado víctimas mortales y la mutilación de cientos de personas.

En los Estados Unidos, Trump sigue cultivando una base de apoyo entre las capas de extrema derecha y fascista, como lo demuestra más recientemente su retuiteo de un vídeo que muestra a uno de sus partidarios gritando "poder blanco". Ante las protestas masivas y multirraciales contra la brutalidad policial a principios de junio, el presidente de los EE.UU. respondió iniciando un golpe militar con el objetivo de crear un régimen autoritario bajo su mando personal.

En el Canadá también se están promoviendo fuerzas de extrema derecha y fascistas, incluso para intimidar y dispersar las luchas de la clase trabajadora. Justo un día antes de la publicación de la exposición del Times sobre la extrema derecha en Alemania, un reservista del ejército motivado por opiniones de extrema derecha lanzó un intento fallido de asesinato contra el primer ministro canadiense Justin Trudeau.

No hay nada más criminal que subestimar la amenaza de la extrema derecha fascista. Pero, a diferencia de los decenios de 1920 y 1930, la extrema derecha en Alemania y en otros lugares no cuenta todavía con un gran número de seguidores. De hecho, la AfD y sus partidarios son ampliamente despreciados por las amplias masas de la población, que no han olvidado los bárbaros crímenes perpetrados por los nazis en toda Europa, sobre todo el Holocausto. La aparente fuerza de la extrema derecha proviene exclusivamente del hecho de que tiene poderosos aliados dentro de la élite gobernante y su aparato estatal.

Para impedir que las conspiraciones ultraderechistas de las élites dominantes de Alemania y otros países tengan éxito, el odio generalizado de la clase obrera hacia el extremismo de derecha debe transformarse en un movimiento político consciente contra el resurgimiento del fascismo y el militarismo, y el podrido sistema capitalista de beneficios en el que se basa este proceso. Sobre todo, esto requiere la construcción del Comité Internacional de la Cuarta Internacional como la dirección revolucionaria de la clase obrera internacional.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 10 de julio de 2020)

 

El autor también recomienda:

Ministra de defensa alemán planea una organización más efectiva de la ultraderechista fuerza de élite del ejército
[16 julio 2020]