Trump lanza una diatriba contra el marxismo y el "socialismo internacional"

por Patrick Martin
7 julio 2020

En sus dos discursos del 3 y 4 de julio, con motivo del Día de la Independencia de los Estados Unidos, Donald Trump se lanzó nuevas diatribas contra el socialismo y el marxismo, apelando a sus partidarios de la ultraderecha sobre una base cada vez más fascista.

En su discurso del viernes por la noche en el Monte Rushmore en Dakota del Sur, Trump trató de aprovechar la confusión propagada por los ataques a las estatuas y monumentos de Abraham Lincoln, Ulysses S. Grant y otros héroes de la Guerra Civil, así como a líderes de la Revolución Americana como George Washington y Thomas Jefferson, postulándose como defensor de los líderes de estas dos revoluciones democráticas.

Pero la esencia de su llamamiento era diametralmente opuesta a los principios democráticos liberadores de la Revolución Americana y la Guerra Civil. Sus observaciones se pronunciaron apenas un mes después de que Trump saliera en televisión nacional para instar a los militares a que intervengan para reprimir las protestas masivas contra el asesinato policial de George Floyd, exigiendo en efecto el establecimiento de una dictadura militar en los Estados Unidos, encabezada por él mismo.

El presidente Donald Trump habla durante un evento de "Saludo a América" en el jardín sur de la Casa Blanca, el sábado 4 de julio de 2020, en Washington. (Crédito de la imagen: AP Photo/Patrick Semansky)

Trump declaró que "nuestro país fue fundado sobre principios judeo-cristianos", aunque la Primera Enmienda de la Constitución estableció lo que Jefferson llamó más tarde el "muro de separación" entre la iglesia y el estado.

Trump continuó saludando a la "familia americana" (una señal para indicar su simpatía por los fundamentalistas cristianos), así como "el solemne derecho y deber moral de toda nación de asegurar sus fronteras" (aunque América fue fundada como una nación de inmigrantes y adoptó el principio de "puertas abiertas" para los que buscan refugio). Reiteró sus lemas nativistas sobre "construir el muro" y cuidar de "América primero".

En su discurso del sábado en la Casa Blanca, antes de un espectáculo de fuegos artificiales del 4 de julio introducido por los sobrevuelos de aviones de guerra, Trump fue aún más lejos, denunciando a la "izquierda radical" y a los "marxistas" como los enemigos que buscaba derrotar. Atacó a los millones de personas que protestaron contra el asesinato policial de George Floyd en Minneapolis, llamándolos "anarquistas, agitadores, saqueadores, y la gente que en muchos casos no tiene absolutamente ninguna idea de lo que están haciendo".

Trump dejó de fingir su simpatía verbal por las víctimas de crímenes policiales escandalosos, como George Floyd y Breonna Taylor, y en su lugar llamó a la policía y al ejército. Afirmó que los informes de los medios de comunicación sobre su defensa de los monumentos a la Confederación, y su amenaza de vetar la legislación que eliminaría los nombres de los generales de la Confederación de las bases militares de los Estados Unidos, eran "una deshonra para las personas que luchaban por la libertad en la Guerra Civil", aunque los que luchaban en el lado de la Confederación estaban, por supuesto, luchando contra la libertad y a favor de la esclavitud.

En ambos discursos televisados, según los informes de prensa, Trump se ciñó a su texto preparado —probablemente redactado por su principal asesor fascista, Stephen Miller— y leyó de un teleprompter en un tono de voz sombrío y amenazador.

Concluyó el acto del 4 de julio anunciando que trataría de establecer un "jardín de héroes" con estatuas de una mezcla de figuras públicas, algunas de ellas no controvertidas, como Benjamin Franklin y Frederick Douglass, otras totalmente de derechas, como el difunto juez Antonin Scalia, el predicador Billy Graham y el presidente Ronald Reagan.

El texto real de la orden ejecutiva, publicado por la Casa Blanca, identificaba a los que iban a ser honrados en el monumento propuesto como "americanos históricamente significativos" que incluían "oponentes del nacional socialismo o del socialismo internacional".

En su única referencia a la pandemia de coronavirus que ha matado a 130.000 estadounidenses en cuatro meses, mientras que la Casa Blanca saboteaba cualquier esfuerzo por combatirla sistemáticamente, Trump culpó de la catástrofe a China, haciendo estallar "el secreto, los engaños y el encubrimiento de China que le permitieron extenderse por todo el mundo, 189 países. China debe rendir cuentas plenamente". Continuó afirmando que "hemos hecho muchos progresos, nuestra estrategia está avanzando bien", y que "el 99 por ciento de [los casos] son totalmente inofensivos".

Esta última declaración se hizo en un momento en que los Estados Unidos han roto todos los récords anteriores de nuevas infecciones diarias, superando repetidamente la marca de los 50.000. Numerosos estados han rescindido las políticas de reapertura anteriores debido al aumento de COVID-19, y los expertos en salud pública han advertido que ciudades como Miami, Houston, Phoenix y Los Ángeles podrían estar pronto donde estaba la ciudad de Nueva York hace dos meses, enfrentándose a un completo colapso de sus sistemas de atención médica.

La respuesta del Partido Demócrata a la erupción de Trump fue una combinación de dos tendencias reaccionarias: abrazar la afirmación de que la raza y no la clase es la línea divisoria fundamental en la sociedad americana, y tratar de atacar a Trump desde la derecha en política exterior, presentándolo como indebidamente conciliador tanto con Rusia como con China.

En un comercial de 90 segundos publicado el 4 de julio, el presunto candidato presidencial demócrata, el exvicepresidente Joe Biden, declaró que la historia americana es "un constante tira y afloja entre dos partes de nuestro carácter, la idea de que todos los hombres y mujeres —todas las persona — son creados iguales y el racismo que nos ha desgarrado". Esto no sólo eleva la raza por encima de la clase, sino que utiliza la raza para borrar por completo las divisiones de clase, en condiciones en las que el abismo entre la aristocracia financiera y la gran masa de trabajadores, negros, blancos, hispanos e inmigrantes es mayor que nunca antes.

Un segundo comercial lanzado por la campaña de Biden dos días antes buscaba superar a Trump en el ataque a China. El video de 150 segundos en línea declaraba: "La incómoda verdad es que el presidente Trump nos dejó vulnerables y expuestos a este virus. Ignoró las advertencias de los expertos en salud pública y las agencias de inteligencia y en su lugar confió en los líderes de China. Y ahora, todos estamos pagando el precio".

Continuó acusando a Trump de estar "más preocupado por proteger su acuerdo comercial con China que por el virus que ya había llegado a América", y de "confiar a China la salud y la seguridad del pueblo americano". Terminó con Biden declarando: "Exigiré una investigación internacional sobre las circunstancias del brote de COVID-19 y la respuesta de China".

Mientras Biden toca los tambores contra China, sus partidarios en el Congreso y los medios de comunicación han utilizado la falsa exposición de las "recompensas rusas", lanzada por el New York Times hace una semana, para plantear una vez más la afirmación de que Trump es un títere de Moscú.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 06 de julio de 2020)

 

El autor también recomienda:

El New York Times inventa un complot asesino ruso
[4 julio 2020]

Führer en potencia Trump intensifica conspiración de golpe de Estado
[13 junio 2020]