Huelga de trabajadores de salud brasileños por equipo de protección y bono de riesgo

por Brunna Machado
30 junio 2020

Las condiciones de trabajo inseguras creadas por la propagación incontrolada de la pandemia de coronavirus están llevando a más y más trabajadores a la lucha en diferentes regiones de Brasil.

El jueves, profesionales de la salud en Piauí, en el noreste de Brasil, comenzaron una huelga indefinida en todo el estado. Han denunciado el hecho de que no han recibido el bono de riesgo prometido del 40 por ciento, así como la baja calidad del equipo de protección personal (EPP) que se les ha proporcionado.

La huelga estalló cuando el estado alcanzó un pico en el número de casos de coronavirus. El jueves pasado, el Departamento de Salud de Piauí registró 18,000 casos confirmados. Pero otra encuesta realizada por el departamento mismo estima que el número real de infecciones en el estado es más de 300,000. Hace menos de un mes, esa cifra no era más de 4,000.

Trabajadores de la salud protestan frente al Hospital Estatal Alberto Torres en Río de Janeiro

Brasil en su conjunto registró casi 1,300,000 casos confirmados de coronavirus el viernes, mientras que el número de muertos subió a más de 56,000. Una vez más, el país registró el mayor número de casos nuevos (46,907) y nuevas muertes (1,055) en el mundo. Estas cifras están siendo reportadas por un consorcio de agencias de noticias que recopilan datos de estados brasileños mientras el gobierno del presidente fascista Jair Bolsonaro intenta ocultar la magnitud de la catástrofe del COVID-19.

Con el aumento en el número de pacientes, los profesionales de la salud están aún más expuestos y sobrecargados de trabajo. Desde principios de junio, los trabajadores en Piauí han estado protestando en los hospitales de la capital y el campo para denunciar sus condiciones de trabajo y reclamar su bonificación de riesgo.

Hasta ahora, el gobierno estatal, liderado por Wellington Dias, del Partido de los Trabajadores (PT), no ha cumplido con las demandas de los trabajadores. En cambio, el Tribunal de Justicia de Piauí calificó su movimiento de "abusivo" y prohibió la huelga, bajo pena de una multa diaria de 10,000 reales (alrededor de US $1,825) contra la Unión de Enfermeras, Auxiliares y Técnicos de Enfermería (Senatepi).

En Río de Janeiro, en el sureste, una huelga de profesionales de la salud es inminente ante la profunda crisis de coronavirus del estado. Actualmente, más de 3,000 trabajadores están trabajando con sus salarios retrasados, y algunos ya están dejando el trabajo debido a la falta de dinero.

En un video grabado durante una protesta frente al Hospital Estatal Alberto Torres, una de las unidades afectadas, una trabajadora dijo que estaba siendo amenazada por denunciar las condiciones que enfrentan los trabajadores de la salud. “No tenemos salarios, ni dinero para el transporte. Estamos siendo amenazados por mostrar nuestras caras aquí. El hospital dice que no sabe nada, y nos quedamos aquí sin respeto. Si el pago no sale, nadie trabajará".

Según datos del Ministerio de Salud, entre el 1 de marzo y el 1 de junio, 83,000 de los aproximadamente 2 millones de profesionales de la salud de Brasil se infectaron con COVID-19. El país tiene una de las tasas más altas de contaminación entre los profesionales de la salud. A nivel mundial, la OMS estima que un total de 500,000 profesionales de la salud han sido infectados con coronavirus.

El destino de las "inversiones" del gobierno

La movilización de los trabajadores de la salud se lleva a cabo en medio de una serie de investigaciones sobre la malversación de fondos públicos. Esta semana, un hombre de negocios fue arrestado en Río de Janeiro sospechoso de malversación de más de 9 millones de reales (alrededor de US $1,6 millones) en fondos públicos entre 2012 y 2019. La malversación de fondos supuestamente se llevó a cabo a través de una "Organización Social", un tipo de asociación privada que recibe subsidios del gobierno. Los fiscales del caso afirman que tienen evidencia de que el empresario y su familia usaron el dinero del hospital para pagar un vehículo deportivo y una fiesta de lujo.

Este es solo uno de varios escándalos de corrupción dentro del sistema de atención médica en Brasil. Un informe en O Estado de Minas, publicado el 11 de junio, estimó que un total de aproximadamente 1.5 mil millones de reales (alrededor de US $270 millones) en contratos están siendo investigados actualmente por la Policía Federal y Civil y la Fiscalía por evidencia de fraude en compras y contratos relacionados con la pandemia COVID-19.

Las investigaciones apuntan a una sobrefacturación en la compra de ventiladores y la construcción de hospitales de campaña. Además de Río de Janeiro, se están investigando contratos en São Paulo, Santa Catarina, Ceará, Amapá, Roraima, Pará, Maranhão, Acre y Rondônia. Aprovechando la naturaleza de emergencia de la pandemia, los gobiernos hacen contratos sin pasar por un proceso de aprobación burocrático, lo que facilita aún más la corrupción.

El carácter generalizado de estos crímenes demuestra que el robo de recursos públicos es sistémico y que incluso las supuestas "buenas acciones" de la clase dominante, como las "inversiones" en atención médica, son explotadas como un instrumento para cosechar ganancias ilícitas a expensas de vidas humanas.

La lucha contra la pandemia se convierte necesariamente en una lucha contra el estado y el propio sistema capitalista. Los trabajadores de la salud, que, desde el comienzo de la pandemia, se han convertido en la primera línea de esta lucha, se unen cada vez más a sus camaradas de clase en fábricas, plantas procesadoras de carne, transporte y entre amplios sectores de la población.

Sus intereses solo pueden lograrse mediante una movilización política independiente de la clase obrera brasileña, unificada con el movimiento global de trabajadores que enfrentan estas mismas condiciones y asumiendo una dirección socialista y revolucionaria.

La autora también recomienda:

Los trotskistas brasileños hacen un llamado a la acción de la clase trabajadora contra la pandemia
[3 junio 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 27 de junio de 2020)