Los casos mundiales de coronavirus se disparan a más de 9 millones, según crece la pandemia

por Bryan Dyne
23 junio 2020

El número de casos confirmados de coronavirus se disparó ayer más de 9 millones a medida que la pandemia se acelera en todos los rincones del mundo, un aumento de un millón de casos en siete días. El número de muertes conocidas ahora asciende a más de 469,000. Ambas cifras están en camino de superar los horribles hitos de 10 millones de casos y 500,000 muertes a finales de esta semana.

El aumento más agudo en los nuevos casos continúa en Europa del Este, Asia del Sur, América del Norte y América del Sur. Estados Unidos tiene la mayoría de los casos nuevos de cualquier país, seguido de cerca y, a veces, superado por Brasil. Y aunque la India tiene un recuento más bajo de casos nuevos, ese número está aumentando considerablemente, y las cifras oficiales son, sin duda, una gran subestimación en un país de 1.300 millones de personas con una infraestructura de atención médica rudimentaria.

De manera similar, estos países lideran el mundo en número de nuevas muertes, junto con Chile, Perú, Rusia, Pakistán, Reino Unido e Irán. A nivel mundial, el promedio móvil de siete días de muertes diarias nunca ha sido inferior a 4.000 desde principios de abril y nuevamente está en tendencia al alza. El promedio móvil de siete días de casos diarios no ha bajado de 100,000 desde el 27 de marzo y pronto superará los 150,000.

Las familias hacen cola para una comida gratis en Lima, Perú, el 17 de junio de 2020. (Foto AP/Rodrigo Abd)

El Dr. Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Políticas de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota, expresó claramente los peligros de la pandemia en la edición de ayer del programa "Meet the Press" de NBC. "No creo que esto vaya a disminuir. No estoy seguro de que la analogía de la gripe se aplique más", dijo, desarrollando su posición a partir de su trabajo anterior que intentó modelar la propagación del coronavirus en función de cómo se propaga la gripe. "No creo que veamos una, dos y tres olas, creo que solo veremos un incendio forestal muy, muy difícil de casos".

El Dr. Scott Gottlieb, excomisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos, señaló en Face the Nation de CBS (Encara la Nación): "Estamos viendo que las tasas de positividad aumentan. Esa es una clara indicación de que ahora hay una expansión comunitaria en marcha, y esto no es solo una función de probar más".

El aumento en los recuentos de nuevos casos y muertes no es solo una función de la virulencia del contagio, sino también el resultado de las reaperturas forzadas por los gobiernos de todas partes, encabezadas por los gobernadores estatales y especialmente por el presidente Trump. Esto fue ejemplificado por la campaña de reelección de Trump celebrada en Tulsa, Oklahoma el sábado, que siguió adelante desafiando las advertencias de los funcionarios de salud pública. Allí Trump aprovechó la oportunidad para culpar nuevamente a China por los casos y muertes en los Estados Unidos, refiriéndose a la enfermedad como el "virus chino" y la "gripe Kung".

Se mencionó poco el número creciente de casos y muertes totales, que asciende a 2,3 millones y 120,000 en los Estados Unidos, respectivamente, o los puntos calientes en expansión de la enfermedad en Arizona, California, Florida y Texas. En cambio, Trump exigió que la cantidad de casos nuevos se desinfle artificialmente al reducir la cantidad de pruebas realizadas en el país. Después de jactarse de que EE. UU. había realizado 25 millones de pruebas, dijo: “Cuando hagas pruebas hasta ese punto, encontrarás más casos. Entonces le dije a mi gente: ‘Disminuya la velocidad de la prueba, por favor’".

Si bien tales acciones podrían producir temporalmente cifras que "prueben" las afirmaciones de Trump de que el virus simplemente "desaparecerá" en algún momento, el virus en sí mismo no se ve obstaculizado por tales cálculos políticos cínicos. De hecho, durante la semana pasada, al menos 12 estados alcanzaron nuevo récord al menos una vez, y 21 alcanzaron promedios récord de siete días. Esto incluye estados que ya han sido muy afectados, como California, que vio ayer 4.515 nuevos casos, así como estados que no han tenido tantas infecciones, como Oklahoma y Missouri, que también informaron el domingo 478 nuevos casos y 397 nuevos casos., respectivamente.

Florida y Texas continúan teniendo una de las tasas más altas de casos nuevos. Si bien esta cifra disminuyó y se estabilizó en Florida durante mayo, ha habido un fuerte aumento en este número desde principios de junio. Cada semana, se alcanza un nuevo máximo para el número de casos diarios, y el número total de casos ha comenzado a aumentar exponencialmente.

También vale la pena señalar que Trump está programado para pronunciar su discurso de la convención nacional el 27 de agosto en Jacksonville, Florida, en una arena que alberga a 15,000 personas. Las advertencias del PolicyLab del Hospital de Niños de Filadelfia han dado poco peso a que el estado "tiene todas las características del próximo gran epicentro".

Texas enfrenta una crisis similar y ahora regularmente tiene al menos 3,000 casos nuevos por día. Houston, la cuarta ciudad más grande del país, ha registrado más de 1,000 casos nuevos por día durante los últimos tres días. Lina Hidalgo, la principal funcionaria electa del Condado de Harris, que incluye a Houston, advirtió que existe una "propagación significativa e incontrolada" del coronavirus en el condado y habló de "tendencias muy perturbadoras" en el número de hospitalizaciones. Hay más de 3,200 hospitalizaciones COVID-19 en todo el estado.

Los funcionarios de varios estados han señalado que el aumento en los casos nuevos se debe en parte al creciente número de jóvenes que se someten a pruebas y se encuentran asintomáticos. El gobernador de Florida, Ron DeSantis, señaló esto durante una conferencia de prensa el viernes, y admitió que, en las primeras etapas del brote en el estado, "no se realizaron muchas pruebas". En ese momento, solo los mayores de 65 años y que mostraban síntomas fueron probados, por lo que se perdieron los casos y la transmisión por cualquier persona más joven que había contraído la enfermedad.

La gran cantidad de transmisión asintomática entre los que tienen entre 20 y 30 años es especialmente preocupante teniendo en cuenta que los colegios y universidades de los Estados Unidos ya planean llevar a sus estudiantes de vuelta a sus campus en el otoño. Hay alrededor de 20 millones de estudiantes universitarios en los Estados Unidos, y aunque la evidencia epidemiológica actual sugiere que un número menor de ellos se enfermará en comparación con las personas mayores, el hecho de que las universidades reúnan a tantas personas de todo el país y del mundo significa que existe un riesgo masivo que puedan convertirse en epicentros de la enfermedad muy rápidamente.

El autor también recomienda:

Un mes tras el desconfinamiento: el COVID-19 hace estragos en muchos estados y centros laborales de EE.UU.
[20 junio 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de junio de 2020)