Los casos de COVID-19 aumentan en Estados Unidos

por Jacob Crosse
13 junio 2020

Estados Unidos ha registrado más de 2 millones de casos confirmados de COVID-19, según los datos tardíos recopilados por la Universidad Johns Hopkins.

Esta cifra representa más de una cuarta parte de los 7.4 millones de casos confirmados en todo el mundo, y más de 114,000 personas han muerto por la enfermedad en los Estados Unidos.

El abandono de las pautas de distanciamiento social, coincidiendo con el "impulso al regreso al trabajo" iniciado después de las vacaciones del fin de semana del Memorial Day, del 24 al 26 de mayo, ha llevado a un aumento dramático en los casos en todo el país.

Nyasha Sarju está sentada mientras un paramédico del Departamento de Bomberos de Seattle se prepara para tomar una muestra de hisopo nasal para comprobar si hay coronavirus en un lugar de pruebas, el lunes 8 de junio de 2020, en Seattle. (Foto AP/Elaine Thompson)

Doce estados de los Estados Unidos —Oregon, Idaho, Nevada, Utah, Arizona, Nuevo México, Michigan, Arkansas, Florida, Carolina del Sur, Delaware y Hawái— han visto un aumento de 25 por ciento o más en casos promedio en la última semana. Arizona en particular, que abrió los casinos incluso antes de que lo hiciera Las Vegas el 4 de junio, ha visto el mayor aumento de cualquier estado de los Estados Unidos, con un aumento del 49 por ciento en los casos promedio en los últimos siete días. Desde su reapertura oficial el 15 de mayo, la cantidad de pacientes con respiradores ha aumentado un 400 por ciento, con 1,412 casos nuevos y 32 muertes reportadas solo el jueves.

En Georgia, que reportó 993 casos el jueves, la mayor cantidad en más de un mes y un aumento del 37 por ciento sobre el promedio anterior de siete días, el gobernador republicano Brian Kemp siguió adelante con dos órdenes ejecutivas, la primera que eliminó las órdenes de refugiarse en el hogar para las personas de 65 años o más, el segundo, efectivo el 16 de junio, que permite reuniones de hasta 50 personas "si permanecen a seis pies de distancia". También se están levantando pautas para mantener la distancia de asiento y el número de usuarios por pie cuadrado.

El gobernador Rick DeSantis de Florida está avanzando de manera similar con planes para reabrir escuelas, anunciando un proceso de reapertura de tres pasos que apunta a tener campus completamente abiertos para agosto. Estos planes se están realizando a pesar del hecho de que el estado estableció un nuevo récord en casos confirmados, 1,698, superando el máximo anterior de 1,419 casos nuevos establecidos la semana pasada el 4 de junio.

Ignorando estas tendencias preocupantes y mortales, los gobernadores de todo el país, impulsados por intereses económicos materiales, continúan avanzando con "reaperturas por etapas" de estados y empresas, obligando a los trabajadores a volver a entornos peligrosos y socialmente innecesarios, como casinos, bares, restaurantes y cines.

El virus ha seguido propagándose sin control en fábricas gigantes y granjas, que las compañías y los reguladores del gobierno han afirmado falsamente como "seguro", afectando a miles de trabajadores, incluidos inmigrantes, entre empleados de empacadoras de carne, agricultores, trabajadores de transporte, así como Amazon y trabajadores de logística que fueron considerados "esenciales" pero tratados como "prescindibles".

Los trabajadores de empaque de frutas y agricultura en el condado de Yakima, Washington, que se han involucrado en una serie de huelgas desde mayo para exigir equipo de protección personal y un aumento en el pago de riesgos, continuaron enfermando, poniéndose a sí mismos, a sus familias y al suministro de frutas y verduras de los EE. UU. en peligro.

Según los datos recopilados por Reuters, a fines de mayo había 600 casos de COVID-19 entre los trabajadores agrícolas del condado. Hasta el 10 de junio, el condado de Yakima tenía 4,834 casos conocidos, la tasa de infección per cápita más alta en la costa oeste.

El creciente número de infecciones, junto con el absentismo de los trabajadores que no están dispuestos a arriesgar innecesariamente sus vidas, provocó rumores de la administración Trump el mes pasado para invocar la Ley de Producción de Defensa.

Alabama también estableció un récord para el número de casos positivos en un solo día el jueves, con 848 casos nuevos, un aumento del 93 por ciento sobre el promedio anterior de siete días. El estado ha reportado 22,474 casos y 750 muertes hasta ahora. Sin embargo, estos números, como todas las cifras de los EE. UU., deben considerarse subestimados drásticos debido a la falta de pruebas e informes efectivos como se cubrió anteriormente en el WSWS .

En declaraciones al New York Times, el Dr. Howard Markel, profesor y asesor de políticas de la Universidad de Michigan durante la administración de George W. Bush, declaró claramente lo que es evidente por el silencio de los principales demócratas y republicanos: "Han tomado una decisión consciente de que nosotros estamos avanzando".

Sin embargo, ninguna de las grandes empresas está considerando la posibilidad de otro cierre para detener la propagación peligrosa.

Desde el momento en que la Organización Mundial de la Salud declaró que COVID-19 era una "emergencia de salud pública de interés internacional" el 30 de enero, la prioridad suprema de la clase dominante de Estados Unidos, primero entre los gobiernos del mundo, era salvaguardar la riqueza de oligarquía por encima de todo lo demás.

A nivel mundial, el virus tardó 62 días en infectar a 1 millón de personas. Sin embargo, solo tomó 13 días para que ese número se duplicara, lo que ha seguido haciendo aproximadamente cada 12 días hasta llegar a 4 millones de casos a principios de mayo. Desde entonces, el número de casos ha aumentado a un ritmo exponencial, pasando 5 millones de casos 11 días después, 6 millones 10 días después y 7 millones de casos solo 8 días después.

A pesar de estas cifras asombrosas, que conducirán a miles de muertes innecesarias y prevenibles, no ha habido llamados para la implementación de otro confinamiento desde dentro del establishment político. Esto se debe a que, si bien el confinamiento resultó ser el único método efectivo para detener la propagación del virus —en ausencia de una vacuna y un programa de prueba y rastreo efectivo— otro cierre paralizaría las proyecciones de ganancias de Wall Street, enviando las carteras de los accionistas y ejecutivos de negocios al tanque.

A pesar de los mejores esfuerzos del Congreso de los Estados Unidos para llenar estos parásitos con sumas ilimitadas de dinero a través de la Ley CARES aprobada por unanimidad, que puso a disposición billones de dólares para las empresas estadounidenses, la realidad ahora se ha reafirmado. El jueves, el Dow Jones Industrial Average cayó más de 1,800 puntos, la peor disminución en tres meses, ya que se continuaron informando datos preocupantes sobre el aumento de las tasas de infección.

La decisión del gobierno de los Estados Unidos de "seguir adelante" es compartida por los gobiernos capitalistas de todo el mundo.

En América del Sur, Brasil continúa liderando el continente y el mundo en nuevos casos diarios confirmados con 32,913 casos reportados hoy. El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, al igual que su homólogo estadounidense Donald Trump y el socio británico Boris Johnson, ha abogado por infectar a toda la población a pesar de que no hay evidencia científica de que los anticuerpos obtenidos al superar COVID-19 duren por un período prolongado de tiempo.

En todo el África subsahariana, ahora hay más de 200,000 casos confirmados. El Washington Post informa que Pierre Nkurunziza, el presidente de Burundi que murió el martes es el primer líder mundial en morir por COVID-19. Sin embargo, los funcionarios del gobierno han declarado que la causa de la muerte fue un paro cardíaco.

En Pakistán, los casos han aumentado, según los funcionarios de la OMS, que han instado a todo el país a que se cierre después de que se informaron más de 100 muertes el martes. En general, el país tiene más de 108,000 casos confirmados y una cifra de muertos que se acerca a los 2,500 al momento de este escrito.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 12 de junio de 2020)