"Nuestro sistema está tan estropeado, que necesita ser desmantelado y reconstruido"

Trabajadores de la salud se unen a las protestas masivas contra el racismo y la violencia policial, y explican por qué

por Clara Weiss
11 junio 2020

En los últimos 10 días, miles de trabajadores de la salud se han unido al creciente movimiento de protesta contra la violencia policial y el racismo en los EE.UU. e internacionalmente. Muchos se han unido a las protestas, incluso para proporcionar atención médica a los manifestantes que han sido violentamente atacados por la policía, mientras que otros miles han organizado manifestaciones de apoyo en sus hospitales bajo el lema WhiteCoatsforBlackLives (AbrigosBlancosParaVidasNegras).

Los medios de comunicación no han dado a conocer ninguna información sobre el número total de trabajadores que participan en esas protestas, y la cobertura nacional ha sido muy limitada. Sin embargo, basándose en los medios de comunicación social, es evidente que han participado trabajadores de cientos, si no miles, de instalaciones, que abarcan prácticamente todos los estados tanto en zonas rurales como urbanas.

Si bien las protestas se han centrado en la violencia policial y el racismo, subyace en ellas una ira social y política mucho más amplia sobre la desigualdad social, la respuesta criminal del gobierno a la pandemia del coronavirus y la oposición a la amenaza de la dictadura y de los dos grandes partidos corporativistas.

Los trabajadores del hospital de Elmhurst, en la ciudad de Nueva York

Los trabajadores de la salud han estado al frente de la lucha contra COVID-19 durante meses. Sin embargo, sus vidas y su salud se han visto amenazadas por la respuesta criminal del gobierno, que los ha dejado sin el adecuado Equipo de Protección Personal (EPP). Al menos 586 trabajadores de la salud de EE.UU. han muerto a causa de COVID-19, según el último recuento del Guardian y Kaiser Health News, y más de 62.000 han sido infectados. Mientras tanto, casi 1,5 millones de trabajadores del sector de la salud han sido despedidos y decenas de miles han recibidos despedidos temporales, incluso cuando las principales cadenas de hospitales recibieron 1.500 millones de dólares como parte del rescate de las grandes corporaciones y de Wall Street.

El WSWS habló con varios trabajadores médicos en Illinois y Kentucky que se han unido a las protestas o están trabajando para organizar sus propias protestas. Sus nombres han sido cambiados para proteger sus identidades.

Kelly es una enfermera de UCI [unidad de cuidados intensivos] de Kentucky, que ha estado tratando a los pacientes de COVID-19 durante los últimos meses. Ahora, además de su intenso horario de trabajo, está organizando protestas contra la violencia policial entre los trabajadores médicos de Louisville.

Explicando su motivación para hacerlo, Kelly destacó no sólo su oposición al racismo, sino también las enormes cantidades de dinero gastadas por los EE.UU. en el ejército: "En 2015, los gastos militares representaron alrededor del 54 por ciento de nuestro gasto discrecional, según el Proyecto de Prioridades Nacionales. En cambio, la educación sólo representaba el 6 por ciento del presupuesto. Ver a nuestra nación mal preparada para una pandemia de esta proporción no fue sorprendente. Se llevó a muchos países hacia abajo. Sin embargo, la perspectiva cambia enormemente cuando vemos la capacidad de movilizar a la policía y al ejército con tanta facilidad en sólo unos días.

"Ya han pasado meses desde nuestro primer caso de COVID-19 y sigo usando el mismo N95 que he tenido durante semanas. Sólo porque la correa se rompió en la anterior que he tenido desde el principio, pude conseguir una adicional. Estas obvias desigualdades están justo delante de nosotros, las estamos viviendo en tiempo real."

Los sentimientos de Kelly fueron compartidos por Linda, una paramédica de Kentucky, que se ha unido a las protestas en su ciudad y ha estado proporcionando atención médica a los manifestantes. Ella dijo al WSWS: "Mis motivaciones para participar son, obviamente, que hay un problema profundamente arraigado con el racismo en los EE.UU., pero también un problema más grande con la militarización de nuestra policía. Trabajo en la calle. Voy a las casas de la gente y transfiero a los pacientes entre las instalaciones. Veo que nuestra policía está bien equipada para la guerra con civiles, pero sólo me dieron una máscara N95.

"Leo las estadísticas y sé que la gente negra está muriendo en números más altos en mi estado, desproporcionados a la población, porque carecen de recursos y atención médica. Sé que la gente es pobre, desesperada y enferma, y nuestro gobierno los está tratando brutalmente en la calle, y los multimillonarios de mi país se han beneficiado de este brote ignorando nuestro sufrimiento".

El papel de la policía como fuerza desplegada contra los trabajadores está siendo ampliamente discutido por los trabajadores de la salud y entre otros sectores de la clase obrera en los medios de comunicación social. Una enfermera de Kentucky describió en Facebook cómo la policía atacó a profesores y estudiantes que se manifestaban por más fondos en un piquete:

"Una vez hice un piquete con profesores de primaria en huelga. PROFESORES DE ESCUELAS PÚBLICAS. También había adorables niños pequeños en la línea de piquete. Obviamente, era pacífico... Estábamos cantando sobre la necesidad de aumentar los fondos para los niños pequeños. Entonces la policía apareció para ayudar a mantenerlo "pacífico". Estaban allí con toda su fuerza, las armas expuestas de forma prominente para que las vieran todos los niños de ocho años, siendo amenazantes, tomando fotos subrepticias de los piqueteros, siguiendo a la gente hasta sus coches.

"Cada vez que aparecía un esquirol, nos apartaban para que los esquiroles pudieran cruzar la línea de piquete. Un piquetero 'se acercó demasiado al coche' de un esquirol tratando de atravesar la línea de profesores. Un policía lo agarró por la parte de atrás de la camisa, le dio vueltas, y lo golpeó de frente contra la pared mientras lo esposaba. ‘Conducta desordenada’. Sólo unas horas después, una costra atravesó a los piqueteros con su coche. Los policías se dieron la vuelta y fingieron no ver".

Trabajador de la salud en una manifestación en la ciudad de Nueva York

Como el ejército y la policía se han movilizado para reprimir e intimidar violentamente a los manifestantes, la extensión internacional de las manifestaciones masivas ha sido alentadora para muchos trabajadores y jóvenes de los Estados Unidos. Este fin de semana, a los millones de manifestantes en los EE.UU. se unieron cientos de miles de trabajadores y jóvenes que protestaron en Alemania, el Reino Unido, Australia, Austria y muchos otros países. Los videos de estas protestas han sido vistos por millones en los medios sociales.

Una enfermera de Illinois que se unió a una manifestación en su hospital señaló estas protestas y dijo: "He oído hablar de las protestas en Londres y otros lugares. Por fin se está corriendo la voz. Esto no es sólo un problema en los Estados Unidos. Es un problema mundial. La historia nos muestra que es un problema que debería haber sido erradicado hace mucho tiempo. Creo que cuando lleguemos al otro lado, seremos más fuertes y estaremos unidos".

Cuando se le preguntó sobre el movimiento de Trump hacia la dictadura y la respuesta de los demócratas, dijo: "El movimiento de Trump me aterroriza absolutamente. Estoy muy preocupada de que vaya a aprovechar la oportunidad y tratar de posponer las elecciones." Kelly y Linda expresaron una fuerte oposición no sólo a los movimientos hacia la dictadura, sino a todo el sistema político.

Kelly declaró: "Desde el primer día en que Trump asumió el cargo nos ha estado moviendo hacia una dictadura, así es como opera. Si miras al uno por ciento más alto, no hay un efecto de goteo, el dinero y el poder se mantienen en la cima. Quiere desesperadamente que nuestro país funcione de esa manera mientras él es el que está en el poder... Creo que nuestro sistema bipartidista es abrumadoramente defectuoso y para ver cualquier avance real necesita ser desmontado. Todo el círculo político es un circo lleno de patrocinios corporativos y bienes sobrevalorados para que los consumamos mientras vemos el espectáculo."

Linda dijo: "Los demócratas han promulgado otra ola de la Ley Patriota que le daría a Trump más poder policial. Son ineficaces y la cara opuesta de la misma moneda, propiedad de la élite corporativa. Nuestro sistema está tan estropeado, que no veo un camino a seguir mientras se trabaja dentro de sus parámetros. Necesita ser desmantelado y reconstruido".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de junio de 2020)