Aumentan brotes de COVID-19 en frigoríficos y centros logísticos de EE.UU.

por Shannon Jones
11 junio 2020

Los centros industriales y logísticos en los Estados Unidos continúan siendo los principales vectores para la propagación de COVID-19, mientras el número de infecciones aumenta considerablemente en muchas áreas del país. Esto sigue al abandono por parte de los funcionarios del Gobierno de Trump de las medidas para contener el virus.

Las instalaciones de procesamiento de carne en todo el país siguen siendo puntos críticos de COVID-19. Los ejecutivos de la industria están utilizando la orden ejecutiva de Trump que declara que las plantas empacadoras de carne o frigoríficos son una industria esencial como una licencia para enfermar y matar a los trabajadores.

A raíz de la orden ejecutiva de Trump, el número de casos en las plantas empacadoras de carne ha aumentado en un 100 por ciento. Hasta el lunes, hubo informes de 20,400 infecciones en 216 plantas en 33 estados. Al menos 74 trabajadores han muerto.

Un informe de USA Today descubrió que varios condados donde se encuentran las instalaciones de procesamiento de carne experimentaron una duplicación de casos de COVID-19 en las últimas dos semanas.

Planta de Tyson

La falta de procedimientos de seguridad serios en la mayoría de las instalaciones y la negativa de muchos empleadores, con la complicidad de los sindicatos, de transparentar las infecciones y muertes aumentan la necesidad urgente de formar comités de base de seguridad en lugares de trabajo para defender la salud y la vida de los trabajadores. Estos comités demandarían ingresos completos para los empleados despedidos o enfermos, y harían cumplir los procedimientos de seguridad en consulta con los profesionales médicos.

Una de las áreas del país con la propagación más alarmante de COVID-19 es Texas.

El número semanal de casos nuevos ha aumentado de 1,081 durante la semana que terminó el 24 de mayo a 1,527 durante la semana pasada, utilizando un promedio de siete días. Las indicaciones son que las plantas empacadoras de carne y las cárceles son focos de contagio del COVID-19 en el estado.

Solo en el estado de Iowa, unos 3,000 trabajadores de empacadoras de carne han dado positivo por COVID-19, el número más alto en cualquier estado.

Según un análisis, aproximadamente 6,700 trabajadores de Tyson Foods en los EE. UU. han contraído COVID-19. Eso es más del doble del número de cualquier otra empresa. Al mismo tiempo, Tyson Foods está restableciendo su estricta política de asistencia para los empleados, esencialmente obligando a los trabajadores que están enfermos a ir a trabajar.

Las plantas empacadoras de carne de Kansas han sido fuertemente impactadas. Las plantas en el estado se han relacionado con al menos 2,767 casos y 10 muertes. Un documento clasificado de salud pública de Kansas enumeró la planta de Tyson Foods cerca de Garden City como la que tuvo el mayor brote en el estado, con 571 casos y una muerte. Un total de 503 casos y cuatro muertes se han relacionado con la planta National Beef en el condado de Ford.

El martes, Tyson Foods informó sobre nuevos brotes de COVID-19 en dos plantas de Iowa.

Dijo que 591 de 2,300 empleados en su planta de procesamiento de carne de cerdo de Storm Lake dieron positivo junto con 224 de 1,500 trabajadores en su planta de procesamiento de carne de res y carne de cerdo en Council Bluffs.

El COVID-19 está apareciendo en cada vez más áreas rurales, las cuales esquivaron en gran medida el brote inicial. En Utah, los funcionarios del Departamento de Salud de Bear River en la parte norte del estado confirmaron un brote importante en JBS Foods en Hyrum. El viernes y el sábado se registraron alrededor de 200 casos nuevos cada día en Hyrum luego de colocar una clínica de pruebas en las instalaciones de JBS. El total de casos en Utah se dirige hacia 14,000.

Protesta contra Amazon en Chicago

Hasta el momento, 287 trabajadores han dado positivo en la planta, que emplea a 1,400 y permanece en operación parcial. JBS se ha negado a cerrar las instalaciones, citando la orden ejecutiva de Trump.

El Departamento de Salud de Bear River ha recibido informes de que a los empleados enfermos y con COVID se les dice que se presenten a trabajar en la instalación. La mayoría de los trabajadores de la planta son inmigrantes de América Latina, Asia y África y muchos no hablan inglés con fluidez.

Los funcionarios de salud en Iowa informaron que la planta de neumáticos para vehículos agrícolas de Bridgestone America en Des Moines, que emplea a 1,000 trabajadores, continúa operando a pesar de al menos 24 casos confirmados de COVID-19.

También esta semana, se confirmaron dos casos más en la planta de General Motors en Wentzville, Missouri. El informe fue el resultado de un aviso anónimo a los medios locales, ya que GM generalmente no informa sobre casos de coronavirus en sus plantas.

Debido a la naturaleza de su trabajo, los trabajadores de logística también corren un alto riesgo de infección por COVID-19. Dos trabajadores de Amazon en una instalación de Charlotte dieron positivo al COVID-19. Según el Charlotte Observer, al menos nueve trabajadores más de Amazon en los centros de distribución del área de Charlotte dieron positivo.

La Autoridad de Salud de Oregón dijo que está investigando un brote de COVID-19 que ha afectado a cinco trabajadores en el centro de distribución de Amazon en Salem.

La compañía, con la ayuda de los medios de comunicación, está suprimiendo los informes de infecciones y muertes en sus instalaciones. En mayo, los fiscales generales de 13 estados enviaron cartas a Amazon y su subsidiaria, Whole Foods, solicitando la divulgación de datos sobre los casos de COVID-19, incluido el desglose por lugar de trabajo, y el regreso de su política anterior de tiempo libre pagado ilimitado.

En respuesta, Amazon persistió con su negativa a publicar cifras, declarando que tales datos “no son particularmente útiles porque son relativos al tamaño del edificio y luego a la tasa general de infección de la comunidad”.

El director ejecutivo multimillonario de Amazon, Jeff Bezos, ha manifestado la supuesta preocupación de la compañía por la salud de los trabajadores, con funcionarios de la compañía escoltando a los periodistas a través de una planta modelo en el estado de Washington. Según los informes, Bezos, que se ha enriquecido con decenas de miles de millones de dólares más durante la crisis pandémica, ahora tiene un valor de $150 mil millones.

Una trabajadora de Amazon en un almacén en Jeffersonville, Indiana, Jana Jumpp, y otro trabajador de Amazon en California han mantenido un recuento de casos de COVID en Amazon y Whole Foods basados en fuentes independientes. Informan que, hasta el martes, 353 trabajadores de Whole Foods en 164 tiendas han dado positivo y al menos cuatro empleados de Whole Foods murieron, incluido un gerente de una tienda en Pasadena.

Hasta la semana pasada, Jumpp había documentado 1,079 casos de coronavirus entre los trabajadores de los almacenes de Amazon, y confirmó nueve muertes. Es casi seguro que estos números subestiman la propagación del virus entre los empleados de almacenes de Whole Foods y Amazon.

Tres empleados de Amazon en Nueva York presentaron una demanda contra la compañía, alegando que no ha seguido las pautas establecidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Afirma que la compañía solo ha montado una “fachada de cumplimiento”, pero no ha protegido adecuadamente a los trabajadores del virus de varias maneras, incluido un “rastreo de contactos descuidado” y la falta de equipo de protección personal adecuado.

Los servicios de entrega FedEx y United Parcel Service también se han negado a informar los casos de COVID-19. El mes pasado en Kansas, se rastreó un conjunto de casos de COVID-19 fueron rastreados hasta un centro de distribución de FedEx en Olathe. FedEx confirmó que se habían descubierto casos en la instalación, que emplea a unas 200 personas, pero no dijo cuántos.

Una instalación de United Parcel Service en Tucson ha sido identificada como la fuente de un brote, con 43 trabajadores dando positivo, según un informe emitido por el sindicato local.

Aunque no se ha informado tanto como la situación en los frigoríficos, otros tipos de instalaciones de procesamiento de alimentos han reportado un gran número de casos de COVID-19.

Una investigación de noticias publicadas entre el 14 de marzo y el 8 de junio descubrió que casi 1.200 trabajadores de procesamiento de alimentos en 60 plantas habían sido infectados, involucrando a una amplia gama de empresas, incluidas Kraft, Heinz, Birdseye y Campbell Soup. La mayoría de los casos fueron reportados en Steven Roberts Original Desserts en Aurora, Colorado, con 115. Ruiz Foods en Dinuba, California tenía 107, y Birds Eye en Darien, Wisconsin, tenía 104.

El domingo, los funcionarios de salud de Oregón anunciaron un brote en una planta de procesamiento de Pacific Seafood en Newport, donde se confirmaron 124 casos de coronavirus, el brote más grande en un solo día en Oregon hasta la fecha. Hasta ahora, la compañía no ha publicado los nombres y direcciones de los empleados infectados, lo que hace imposible el rastreo de contactos. Las autoridades locales dicen que no tienen medios legales para obligar a la compañía a cooperar.

La propagación de la enfermedad en las instalaciones industriales es una tragedia no solo para los trabajadores expuestos, sino también para sus familias y la comunidad en general. La falta de una supervisión o control real sobre la exposición los lugares de trabajo significa que los trabajadores están completamente a merced de las corporaciones con fines de lucro decididas a exprimir cada centavo de ganancias al menor costo.

El abandono por parte de los funcionarios públicos en todos los niveles de cualquier esfuerzo por contener la pandemia de COVID-19 hace que sea crítico que los trabajadores intervengan para salvaguardar su salud y la salud de sus seres queridos. Esto no se les puede confiar a los sindicatos procorporativos. Requiere el desarrollo de organizaciones de lucha de base en cada lugar de trabajo. El World Socialist Web Site urge a los trabajadores a contactarnos para discutir el establecimiento de estos comités de seguridad.

El autor también recomienda:

Un golpe de realidad sobre la continua propagación de la pandemia de coronavirus [10 junio 2020]

Mass reopenings worldwide have accelerated the coronavirus pandemic [5 junio 2020]

COVID-19 outbreaks continue surge in meatpacking plants following forced reopenings [2 junio 2020]

(Publicado originalmente en inglés el 10 de junio de 2020)