Paquete de estímulo del Gobierno alemán: 50.000 millones de euros para los fabricantes de automóviles, 1.000 millones de euros para el cuidado de los niños

por Peter Schwarz
11 junio 2020

Tras dos días de conversaciones, los partidos de la gran coalición de Gobierno de Alemania acordaron un paquete de estímulo de 130.000 millones de euros para los años 2020 y 2021.

Este plan se suma a una serie de otros programas existentes, incluido el programa de rescate del coronavirus, que se aprobó en marzo y que ahora asciende a cerca de 1,2 billones de euros, el programa de compra de bonos del Banco Central Europeo, que superará el billón de euros a finales de año, y las medidas de rescate de la Unión Europea por valor de 750.000 millones de euros, algunas de las cuales proporcionarán financiación a Alemania.

Los principales beneficiarios de todos estos programas serán las grandes empresas y las bolsas bursátiles. Desde su colapso en marzo, desencadenado por el coronavirus, el DAX de Alemania ha disfrutado de ganancias masivas y se está acercando al récord histórico que alcanzó antes de la crisis. Como resultado, la riqueza de los accionistas de todas las empresas que cotizan en el DAX ha aumentado en un total de 360.000 millones de euros en dos meses y medio, casi tres veces más que el paquete de estímulo.

Angela Merkel y Olaf Scholz en la reunión de gabinete del miércoles (Michael Kappeler/DPA vía AP, Pool)

"El actual auge del mercado de valores es el mejor auge bursátil que el dinero puede comprar", comentó Gabor Steingard, ex redactor jefe del diario financiero Handelsblatt, en su podcast de Morning Briefing. "Las tesorerías de Washington, Londres, Berlín y París están abiertas de par en par, y el champán fluye en los distritos financieros ... Los mercados financieros de todo el mundo han comprendido desde hace tiempo que el coronavirus no representa una imposición, sino más bien una inyección de dinero. Los inversores de allí están entre los mayores beneficiados de los esfuerzos para combatir la pandemia".

El último paquete de estímulos no cambia en nada esta evaluación.

La gran coalición, y los socialdemócratas en particular, están haciendo todo lo posible para venderlo como un tremendo acto de bienestar social. Frente a las grandes luchas de clases que se están desarrollando en los Estados Unidos y otros países, se centran en presentarse como partidos de compromiso social. En esto, están recibiendo el apoyo de los economistas y los medios de comunicación. Por ejemplo, el Süddeutsche Zeitung afirmó que el paquete fortalece a "los socialmente vulnerables".

Esto es una mentira descarada. Como en los rescates anteriores, el último paquete da dinero a los ricos, oculto detrás de unas modestas raciones para las familias. Además, ya está claro que las enormes sumas se descargarán en la clase trabajadora en el próximo período a través de medidas de austeridad, como fue el caso tras la crisis financiera de 2008-2009. Cabe señalar que ni siquiera se consideró la posibilidad de financiar el programa mediante un aumento de los impuestos para las personas con mayores ingresos y las personas más ricas.

En consecuencia, el programa de estímulo producirá un nuevo aumento de la desigualdad social al enriquecer a los superricos a expensas de la gran mayoría. Y esto en condiciones en las que grandes compañías como Lufthansa, ZF y todos los fabricantes de automóviles ya han revelado planes para un gran número de recortes de puestos de trabajo. Las cifras de desempleo en abril y mayo ya han aumentado sustancialmente. Más de 7 millones de personas trabajan actualmente a tiempo parcial y temen perder sus empleos. Además, la amenaza de una segunda ola mundial de la pandemia se cierne sobre la población como resultado de la política irresponsable de levantar todas las restricciones de cierre.

El carácter socialmente equilibrado del paquete quedó supuestamente demostrado por la reducción del impuesto sobre las ventas durante cinco meses del 19 al 16 por ciento, o del 7 al 5 por ciento a la tasa reducida, con un costo de 20.000 millones de euros. "Las personas con ingresos bajos y medios, que gastan la mayor parte de sus salarios netos en bienes de consumo, se benefician en particular de una reducción del impuesto sobre las ventas", escribió el diario de derecha FAZ .

Pero los bienes de consumo básicos, como los alimentos, ya han aumentado por un margen mucho mayor durante la pandemia de lo que ahora disminuirán como resultado del recorte de impuestos. Los precios de las verduras aumentaron un 26,3 por ciento entre enero y marzo. La fruta, la leche y la mantequilla también han aumentado considerablemente.

En estas condiciones, el recorte del impuesto sobre las ventas beneficiará principalmente a las grandes empresas y a los comerciantes. Gabriel Felbemayr, presidente del Instituto de Economía Global con sede en Kiel, dijo a Handelsblatt, "No tengo claro si las empresas reducirán sus precios por este corto tiempo o sólo mantendrán la reducción de impuestos". Las empresas con una posición poderosa en el mercado podrían esperar los seis meses sin reducir sus precios.

Las minúsculas sumas destinadas a ayudar a los más afectados por la crisis del coronavirus son más un insulto que una ayuda.

Los padres recibirán un aumento único del subsidio familiar de 300 euros por cada hijo menor de 18 años. El costo total de esto es de alrededor de 4.300 millones de euros. Es una suma ridículamente baja si se tiene en cuenta que muchos padres se han visto obligados a renunciar a grandes porciones de sus ingresos durante muchas semanas o a pagar fuertes cuotas por el cuidado de los niños mientras las escuelas y los jardines de infancia estaban cerrados.

Otros €1 mil millones están disponibles en todo el país para renovar jardines de infancia deteriorados y mejorar las directrices de higiene. Esto equivale a una novena parte de la cantidad que están poniendo a disposición para rescatar a Lufthansa.

El paquete completo no incluye ni un solo céntimo para los pobres sin hijos, como comentó Ulrich Schneider, el jefe de la organización de bienestar Paritätische Wohlfahrtsverband. La palabra "cuidado" ni siquiera aparece en el texto del paquete. Sin embargo, la crisis del coronavirus ha puesto de manifiesto las terribles condiciones de las residencias de ancianos, que han provocado numerosas muertes evitables.

Los municipios, que han visto sus presupuestos sistemáticamente destripados por el Gobierno federal, recibirán apenas 6.000 millones de euros. Y ello a pesar de que se han visto especialmente afectados por el colapso de los ingresos del impuesto de sociedades, el aumento de los gastos de asistencia social y una importante disminución de los ingresos de las instituciones culturales. La propuesta de cancelar las deudas pendientes de los municipios fue desechada. En su lugar, el gobierno federal pagará parte de los costos de acomodar a las personas en el bienestar social.

La gran mayoría del paquete de estímulo de 130.000 millones de euros irá directamente a las arcas de las grandes empresas. €11 mil millones están destinados a reducir el recargo de las energías renovables. Aunque esto dará lugar a una disminución mínima del pago de facturas para los hogares, los principales beneficiarios serán los grandes clientes industriales.

Se proporcionarán €25 mil millones de euros en financiación provisional a las pequeñas y medianas empresas de los sectores especialmente afectados para cubrir el colapso de los ingresos. Además de la exención fiscal, el plan incluye reembolsos de los gastos de funcionamiento de las empresas hasta un límite de €150 mil millones para hoteles y restaurantes, bares y clubes, agencias de viajes, artistas itinerantes y clubes deportivos profesionales de las ligas inferiores. Para reducir la carga de la crisis del coronavirus en las instituciones culturales, se prevé un minúsculo monto de €1 mil millones.

El paquete incluye €5,3 mil millones para limitar las cotizaciones a la seguridad social al 40 por ciento de los ingresos totales. La mitad de esta cantidad irá directamente a los bolsillos de los empresarios.

La mayor parte del paquete, €50 mil millones, se reserva para inversiones en el cambio climático y las nuevas tecnologías. Este llamativo titular oculta una avalancha de dinero para la industria automotriz.

A pesar del intenso lobby, los fabricantes de automóviles no pudieron persuadir al gobierno para que pusiera en práctica una prima de compra para los coches que funcionan con gasolina y diésel. En su lugar, se beneficiarán aún más de una mayor prima para los vehículos eléctricos. La compra de un vehículo eléctrico será financiada en el futuro por una prima de 6.000 euros en lugar de los 3.000 euros actuales.

Además, se incluyen otros programas de financiación para los fabricantes de automóviles: Se invertirán €2,5 mil millones en la ampliación de la red de recarga de baterías para vehículos eléctricos y otros €2 mil millones en la producción de baterías. Y los fabricantes de automóviles también se beneficiarán de la reducción del impuesto sobre las ventas de los automóviles que funcionan con gasolina y diésel. Para un coche de gama media con un valor de €30 mil millones, el ahorro asciende a €900.

El gobierno también tiene la intención de aumentar el capital disponible para la compañía ferroviaria Deutsche Bahn en €5 mil millones. Otros €2,5 mil millones se reservan para apoyar el transporte público.

El paquete de estímulo fue elogiado por todos los institutos económicos y asociaciones empresariales. El presidente del Instituto Ifo, Clemens Fuest, lo describió como "equilibrado". El director del Instituto Económico Alemán, Michael Hüther, lo alabó como "sorprendentemente grande y fiscalmente responsable". El director científico del Instituto de Investigación Macroeconómica y del Crecimiento (IMK), Sebastián Dullien, dijo que era "positivo que el gobierno acordara un paquete de estímulo de un tamaño considerable".

Además de los nuevos ataques a la clase obrera, el paquete pretende asegurar una ventaja para las grandes empresas alemanas en las guerras comerciales con sus rivales europeos e internacionales. Por eso cuenta con el apoyo incondicional de las asociaciones empresariales y los sindicatos.

El autor tambien recomienda:

How German CEOs are profiting from the coronavirus crisis [20 abril 2020]

German airline Lufthansa receives multibillion-euro bailout, prepares to cut 18,000 jobs [14 abril 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de junio de 2020)