Los fundamentos maltusianos de la estrategia de "inmunidad de rebaño" de Boris Johnson

por Thomas Scripps
10 junio 2020

El nombre del primer ministro británico Boris Johnson estará siempre asociado a la estrategia asesina de la "inmunidad de rebaño" [inmunidad colectiva o del grupo].

Una política que ahora es universalmente seguida por las clases dominantes del mundo fue primero abiertamente defendida en respuesta a la pandemia del coronavirus por el gobierno de Johnson, donde encontró un representante adecuado en un primer ministro que encarna las tradiciones más reaccionarias del imperialismo británico. Las acciones de Johnson han desnudado el salvajismo fundamental de un orden social basado en la acumulación de lucro por parte de una oligarquía súper rica, de una manera que nunca será olvidada o perdonada por la clase obrera.

El 13 de marzo, dos días después de que COVID-19 fuera declarado una pandemia, el asesor científico principal de Johnson, Sir Patrick Vallance, sugirió públicamente que la población podría "construir algún tipo de inmunidad de rebaño para que más personas sean inmunes a esta enfermedad y reduzcamos la transmisión". Johnson había explicado los aspectos prácticos de esta política en una entrevista la semana anterior, donde explicó, "una de las teorías es, que tal vez usted podría tomarlo en la barbilla, tomarlo todo de una sola vez y permitir que la enfermedad, por así decirlo, se mueva a través de la población".

El concepto general de inmunidad de rebaño tiene un fundamento científico legítimo, que se refiere a la inmunización de un porcentaje suficiente de la población para bloquear la transmisión de un virus y, por lo tanto, contenerlo y erradicarlo. Pero en el caso de enfermedades graves, tal inmunidad sólo ha sido concebida como resultado de programas de vacunación masiva. Confiar en que los individuos desarrollen una inmunidad natural a través del contacto con el virus no sólo no garantiza una resistencia efectiva a la infección, a través del desarrollo de anticuerpos duraderos. También presupone la muerte de cientos de miles de personas que no sobreviven a la enfermedad. Esto es exactamente lo que el gobierno británico pretendía.

De acuerdo con su plan, no se pusieron en marcha medidas de salud pública significativas mientras la pandemia se extendía rápidamente a nivel internacional y en toda Europa. No se impuso ningún confinamiento, y se permitió que los grandes eventos deportivos siguieran adelante. El 12 de marzo, el gobierno abandonó cualquier idea de contener el virus mediante el rastreo comunitario y la cuarentena. Cuando se le preguntó en Sky News por qué la sociedad británica se comportaba con normalidad cuando las altas tasas de infección provocarían un número de muertes sin precedentes, Vallance respondió: "Bueno, por supuesto que nos enfrentamos a la probabilidad, como dijo ayer el primer ministro, de un número cada vez mayor de personas que mueren".

Lo que se estaba preparando era una matanza. El 2 de marzo, un informe del Grupo de Asesoramiento Científico para Emergencias (SAGE) del gobierno advirtió que el coronavirus era altamente contagioso y que ya se estaba propagando en la población. Si no se imponían "medidas rigurosas", resultaría que "alrededor del 80% de la población [53 millones de personas] se infectara", lo que provocaría entre 250.000 y 500.000 muertes.

Tres semanas más tarde, el 23 de marzo, se puso en marcha un cierre nacional bajo una enorme presión popular y en medio de la repugnancia y la ira generalizadas ante los pronunciamientos del gobierno. Desde entonces, el gobierno ha estado trabajando con las grandes empresas y los sindicatos para conseguir que se invierta la política, de modo que ahora se está llevando a cabo una política criminal de regreso al trabajo en condiciones de inseguridad.

"Inmunidad de rebaño" no es una estrategia de salud pública. Es una política de sacrificio de los vulnerables, mientras se defienden los intereses económicos de la élite gobernante, una prioridad sociopática de los beneficios sobre la vida. Según un conservador de alto rango, fue resumido por el asesor de Johnson, Dominic Cummings, como "inmunidad de rebaño, proteger la economía, y si eso significa que algunos pensionistas mueran, mala suerte".

Los partidarios de Johnson en los medios de comunicación de derecha han defendido abiertamente la misma agenda. El 13 de marzo, la columnista fascistoide Katie Hopkins tuiteó, "El Coronavirus es un deporte de equipo. Entiéndelo. Consigue la inmunidad. Siéntase mejor. La manada triunfa. No le teman a la muerte. Todo el mundo tiene un final".

El 31 de marzo, Toby Young escribió en el Sceptic, "gastar 350 mil millones de libras esterlinas para prolongar la vida de unos pocos cientos de miles de personas, en su mayoría ancianos, es un uso irresponsable del dinero de los contribuyentes". El editor de economía del Telégrafo Russell Lynch publicó un artículo declarando: "El costo de salvar vidas en este encierro es demasiado alto".

El sangriento balance de esta política es que Gran Bretaña tiene el mayor número de muertes por COVID-19 fuera de los Estados Unidos, con su población mucho mayor. El número de muertes está a punto de explotar cuando la población sea enviada de vuelta al trabajo sin ni siquiera las más mínimas protecciones de salud pública.

Boris Johnson y la “sobrepoblación mundial”

El gobierno de Johnson está reviviendo y poniendo en práctica la más bárbara de las teorías sociales. Una valiosa visión de las concepciones que guían la respuesta del gobierno a COVID-19 se encuentra en un hasta ahora oscuro artículo de opinión escrito por Johnson para el Daily Telegraphen 2007. El artículo se titula: "La sobrepoblación mundial es el verdadero problema". En ella, Johnson lamenta que "es una medida trágica de lo mucho que ha cambiado el mundo" que "la fertilidad de la raza humana" ya no pueda ser discutida públicamente como una política gubernamental.

El artículo del Telegraph de Johnson "La sobrepoblación mundial es el verdadero problema"

"Parece que hemos renunciado al control de la población, y se ofrecen todo tipo de explicaciones para la rendición. Algunos dicen que Indira Gandhi le dio mala fama a todo esto, por su demencial plan de esterilizar a los hombres indios con el señuelo de una radio a transistores.

"Algunos atribuyen nuestra complacencia a la Revolución Verde, que parecía demostrar que Malthus estaba equivocado. Se convirtió en la sabiduría recibida de que la población mundial podría llegar a los incontables miles de millones, ya que la humanidad aprendió a hacer crecer varias mazorcas de maíz donde una había crecido antes."

Lo que esto significa, dice Johnson, es que la sociedad "se niega a decir nada sensato sobre el mayor desafío que enfrenta la Tierra; y no, sea lo que sea que ahora sea convencional decir, el mayor desafío no es el calentamiento global". El principal desafío que enfrenta nuestra especie es la reproducción de nuestra especie misma".

Atribuyendo esta situación a la "cobardía política", Johnson agita, "Es hora de que tengamos una discusión madura sobre la cantidad óptima de seres humanos en este país y en este planeta. ... ¿No es hora de que los políticos dejen de ser tan tímidos y empiecen a hablar del verdadero tema número uno?"

Johnson no hace ningún esfuerzo real para ocultar el carácter fascista de sus puntos de vista. Escribe que "hemos llegado a la absurda posición en la que la humanidad balbucea sobre la destrucción del medio ambiente, y sin embargo no hay ni una pizca en ningún comunicado de ninguna cumbre de la UE, el G8 o la ONU sobre el crecimiento de la población que está causando esa destrucción.

"Se puede ver mientras se vuela sobre la Ciudad de México, un inmenso tablero de damas de viviendas bajas, envueltas en smog, que se extiende de un horizonte a otro; y cuando se mira lo que le estamos haciendo al planeta, se tiene una visión horripilante de las viviendas multiplicándose y replicándose como bacilos en una placa de Petri".

Más que todas las mansas "investigaciones" de los medios corporativos, este artículo llega al núcleo de la respuesta asesina del gobierno británico a la pandemia de coronavirus. La desigualdad social, la pobreza, las guerras y el destripamiento de los servicios sociales no son temas para Johnson. Cualquier medida que se adopte para hacerles frente, por no hablar de una pandemia mundial, sería contraproducente: los trabajadores de los barrios pobres de la Ciudad de México (o de cualquier otro lugar) —"que se replican como bacilos en una placa de Petri"— son el verdadero virus.

La idea central del artículo de Johnson gira en torno a la referencia a Thomas Malthus, un ideólogo capitalista de finales del siglo XVIII y principios del XIX que sostenía que la "inevitabilidad" de la sobrepoblación hacía que la pobreza y la muerte temprana fueran necesarias para los pobres. Johnson abraza esta afirmación con su declaración de que la historia sólo " parecía probar que Malthus estaba equivocado".

Aunque es más brusco y parece más estúpido que la mayoría de sus compañeros políticos capitalistas, Johnson se educó en la escuela pública de Eton y en la Universidad de Oxford. Conoce la señal de humo intelectual y política que está enviando a sus copensadores.

Desde su primera articulación, el maltusianismo ha desempeñado una función política vital y viciosa para la capa social en la que Johnson se encuentra completamente inmerso.

Como explicó el destacado marxista alemán August Bebel en 1879, la obra de Malthus "contenía una explicación de los males existentes que expresaba los pensamientos y deseos más íntimos de las clases dominantes, y los justificaba ante el mundo". Es decir, que mientras la propiedad y la riqueza los aísla justamente de los estragos del hambre y la enfermedad, la clase obrera, como poco más que bestias de carga para los capitalistas y los terratenientes, no debe esperar tal alivio. La élite puede vivir vidas lujosas mientras el trabajo de la sociedad pueda sostenerla, pero la muerte para un trabajador viejo o enfermo se convierte en algo "natural" en el momento en que ya no puede cumplir su compromiso con sus superiores.

Hoy en día, el costo de la pandemia se considera un "control" supuestamente natural en sectores de la población considerados como un drenaje de ganancias. Ese es el contenido de la "inmunidad de rebaño".

Thomas Malthus y la “teoría de la población”

Thomas Malthus

Nacido en el seno de un caballero del campo, Thomas Malthus (1766-1834) fue becario de la Universidad de Cambridge, coadjutor de la Iglesia de Inglaterra y más tarde profesor en el colegio privado establecido por la Compañía de las Indias Orientales para formar a sus administradores. Se convirtió en una figura fundamental de la política burguesa con su publicación de Ensayo sobre el principio de la población en 1798.

Malthus sostuvo:

La fuerza de crecimiento de la población es tan superior a la capacidad de la tierra de producir el alimento que necesita el hombre para subsistir, que la muerte prematura en una u otra forma debe necesariamente visitar a la raza humana. Los vicios humanos [las guerras, por ejemplo] son agentes activos y eficaces de despoblación. Son la vanguardia del gran ejército de destrucción; y muchas veces ellos solos terminan esta horrible tarea. Pero si fracasan en su labor exterminadora, son las enfermedades, las epidemias y la pestilencia quienes avanzan en terrorífica formación segando miles y aún decenas de miles de vidas humanas. Si el éxito no es aún completo, queda todavía en la retaguardia como reserva el hambre: ese gigante ineludible que de un solo golpe nivela la población con la capacidad alimenticia del mundo.

Todos los problemas sociales se resolvieron en el problema de un exceso perpetuo de personas que, si no se les pone freno por parte de la sociedad, se verían "naturalmente" eliminados por "temporadas de enfermedad, epidemias, peste y plaga".

Ante estas catástrofes, Malthus abogó por medidas punitivas de control de la población e insistió en la inutilidad de que los ricos apoyaran a una "población redundante". Exigió "restricción moral", evitando que los pobres tuvieran demasiados hijos, el fin del sistema de la Ley de los Pobres para aliviar a los indigentes, y sólo la más selectiva caridad privada.

Esto era una justificación para el funcionamiento desenfrenado del sistema capitalista de beneficios, cualesquiera que fueran sus devastadoras consecuencias para la clase obrera.

Karl Marx en 1875

La "ley de la población" es una tontería ahistórica. Karl Marx la declaró "una calumnia a la raza humana", haciendo una crítica mordaz a la "relación numérica abstracta, que [Malthus] ha pescado puramente de la nada, y que no se basa ni en las leyes naturales ni en las históricas".

Como Marx demostraría más tarde en El Capital, la pobreza y el desempleo contemporáneos son una consecuencia no de la "sobrepoblación" sino de la explotación del trabajador por el capitalista, lo que produce una "acumulación de riqueza en un polo" y una "acumulación de miseria, agonía de la esclavitud del trabajo, ignorancia, brutalidad, degradación mental, en el polo opuesto".

Malthus, explicó Marx, trató de disfrazar esta realidad con una "apología de la pobreza de las clases trabajadoras". Expresó de manera brutal el brutal punto de vista del capital que si los trabajadores no podían mantenerse a sí mismos o a sus hijos en la "lucha por la existencia", para usar los términos de Malthus, no debían esperar ningún apoyo. El trabajador "no tiene trabajo, por lo tanto no tiene salario, y como no tiene existencia como ser humano sino sólo como trabajador, puede ir a enterrarse, morir de hambre, etc."

El capítulo final del ensayo de Malthus incluye la declaración:

Que la causa principal y más permanente de la pobreza tiene poca o ninguna relación directa con las formas de gobierno, o con la desigualdad en el reparto de la propiedad y que, puesto que los ricos no disponen en realidad de la facultad de encontrar empleo o sustento para todos los pobres, estos no pueden, según las leyes naturales, poseen el derecho de exigírselos, son verdades importantes que derivan del principio de la población...

Esta macabra teoría fue avanzada en oposición a la lucha de las masas por una mejora en su posición. "Una turba", tiembla el académico burgués, "es, de todos los monstruos, el más fatal para la libertad". El ensayo de Malthus se publicó por primera vez en 1798, año del levantamiento de los irlandeses unidos, y las tres ediciones siguientes en los años anteriores a la masacre de 1819 de trabajadores que protestaban por la representación parlamentaria en Peterloo, Manchester. La quinta edición se publicó en 1830.

Malthus se declaró enemigo de los argumentos de la Ilustración a favor de la igualdad dada la explosiva actualidad de las Revoluciones Americana y Francesa. En el curso de su ensayo original y de las ediciones posteriores, atacó al anarquista utópico británico William Godwin, al socialista utópico Robert Owen, al demócrata radical Thomas Paine y al revolucionario francés Nicholas de Condorcet. En contra de los argumentos igualitarios que exigían un acceso justo a los derechos sociales básicos, Malthus proporcionó a la clase dirigente un burdo garrote ideológico para justificar el empobrecimiento y la muerte prematura de los pobres como el orden natural de las cosas. Fue recompensado con una inmediata e inmensa influencia en los círculos dominantes.

Como Marx explicó:

La gran sensación que causó este panfleto, se debió únicamente al interés partidario. La Revolución Francesa había encontrado defensores apasionados en el Reino Unido; el "principio de población", elaborado lentamente en el siglo XVIII, y luego, en medio de una gran crisis social, proclamado con tambores y trompetas como el antídoto infalible a las enseñanzas de Condorcet, etc., fue recibido con júbilo por la oligarquía inglesa como la gran destructora de todas las ansias de desarrollo humano.

Malthus consagró teóricamente el principio de que la clase obrera no tiene derecho a la vida excepto como fuerza de trabajo desechable para la clase capitalista. Argumentó: "Hay un derecho que se ha pensado que el hombre generalmente posee y que estoy seguro que ni lo tiene ni puede poseer —un derecho a la subsistencia cuando su trabajo no lo compra justamente... ninguna persona tiene ningún derecho sobre la sociedad para la subsistencia, si su trabajo no lo compra".

En la segunda versión de su ensayo, Malthus expuso sus opiniones salvajes tan audazmente que el siguiente pasaje tuvo que ser eliminado en ediciones posteriores: "Un hombre que nace en un mundo ya poseído, si no puede obtener la subsistencia de sus padres sobre los que tiene una justa demanda, y si la sociedad no quiere su trabajo, no tiene ninguna pretensión de derecho a la más mínima porción de alimento, y, de hecho, no tiene por qué estar donde está. En el poderoso festín de la naturaleza no hay ninguna cobertura vacía para él."

Friedrich Engels

Friedrich Engels sometió el legado de Malthus a una devastadora exposición en su 1843 Outlines of a Critique of Political Economy, en palabras que resuenan con toda su fuerza hoy en día:

Malthus ... sostiene que la población siempre está presionando los medios de subsistencia; que tan pronto como aumenta la producción, la población aumenta en la misma proporción; y que la tendencia inherente de la población a multiplicarse en exceso de los medios de subsistencia disponibles es la raíz de toda la miseria y todo el vicio. Porque, cuando hay demasiada gente, hay que disponer de ella de una manera u otra: o se mata con violencia o se muere de hambre. ... Las implicaciones de esta línea de pensamiento son que, puesto que son precisamente los pobres los que sobran, no se debe hacer nada por ellos salvo facilitarles lo más posible su muerte por inanición y convencerles de que no se puede evitar y de que no hay otra salvación para toda su clase que la de mantener la propagación al mínimo absoluto. ... La caridad debe ser considerada un crimen, ya que apoya el aumento de la población excedente. En efecto, será muy ventajoso declarar la pobreza como un crimen y convertir los hogares pobres en prisiones, como ya ha sucedido en Inglaterra como resultado de la nueva 'liberal' Ley de los Pobres...

¿Debo seguir elaborando esta vil e infame teoría, esta horrible blasfemia contra la naturaleza y la humanidad? ¿Voy a seguir persiguiendo sus consecuencias? Aquí, por fin, tenemos la inmoralidad del economista llevada a su punto más alto. ... Y es precisamente esta teoría la que es la piedra angular del sistema liberal de libre comercio, cuya caída implica la caída de todo el edificio. Porque si se demuestra que la competencia es la causa de la miseria, la pobreza y el crimen, ¿quién se atreverá a defenderla?

Engels observó que en 1834, pocos meses antes de la muerte de Malthus, sus escritos sirvieron para justificar una reforma del sistema de la Ley de la Pobreza destinada a frenar el mínimo coste para los contribuyentes de mantener a los indigentes. Los pagos de ayuda fueron reemplazados por el infernal sistema de hogares de trabajo. Hombres, mujeres y niños fueron separados y obligados a vivir y trabajar en condiciones similares a las de una prisión. Se retiró el apoyo a las madres de niños "ilegítimos".

Poco más de un decenio después, la afirmación maltusiana de la inevitabilidad y el beneficio de los "controles" catastróficos sobre la población, y de la incapacidad de la sociedad para evitar sus consecuencias, justificó la respuesta genocida del gobierno británico a la Gran Hambruna de Irlanda de 1845 a 1849. Un millón de personas murieron de hambre y un millón más se vieron obligadas a emigrar, mientras que la clase dominante británica insistió en que no se podía interferir en el libre funcionamiento del mercado. Incluso cuando la cosecha de patatas de Irlanda fue destruida por la plaga, se siguieron exportando grandes cantidades de alimentos para su venta.

Charles Edward Trevelyan

El subsecretario del Tesoro del gobierno Whig, Charles Trevelyan, pensó que la hambruna era un "mecanismo eficaz para reducir el exceso de población" y un "golpe directo de una Providencia omnisciente y misericordiosa" enviada para reformar a los irlandeses "egoístas, perversos y turbulentos". Trevelyan había estudiado con Malthus. Mutatis Mutandis, no hay nada que distinga las acciones de los Whigs a mediados del siglo XIX de los Tories de Johnson durante la pandemia de 2020.

Malthus, el darwinismo social y la eugenesia

Malthus fue fundamental para la "supervivencia del más apto" teorías del Darwinismo social y la eugenesia a finales del siglo XIX y principios del XX.

Herbert Spencer (1820-1903), el más prominente darwinista social, se refiere en Una teoría de la población, deducida de la Ley General de la Fertilidad Animal, a un "aumento constante de la población más allá de los medios de subsistencia", un "exceso de fertilidad que conlleva una presión constante de la población sobre los medios de subsistencia". Sin embargo, yendo más allá de la idea de Malthus de una "lucha por la existencia", concluyó:

Necesariamente, las familias y las razas a las que esta creciente dificultad de ganarse la vida que conlleva el exceso de fertilidad no estimula a mejorar la producción, es decir, a aumentar la actividad mental, se encuentran en el alto camino de la extinción; y deben ser suplantadas en última instancia por aquellos a los que la presión estimula. Esta verdad la hemos visto recientemente ejemplificada en Irlanda. Y aquí, en efecto, sin más ilustración, se verá que la muerte prematura, bajo todas sus formas, y por todas sus causas, no puede dejar de trabajar en la misma dirección. Porque como los que se llevan prematuramente deben ser, en el promedio de los casos, aquellos en los que el poder de autopreservación es el menor, se deduce inevitablemente que los que se quedan atrás para continuar la carrera son aquellos en los que el poder de autopreservación es el mayor, son los selectos de su generación.

Este nuevo paso ideológico hacia la barbarie fue una respuesta a una nueva agudización de las tensiones de clase. Spencer escribió después de las tormentas del cartismo de la clase obrera, las revoluciones europeas de 1848 y la publicación del Manifiesto Comunista, y en medio del "siglo imperial" de Gran Bretaña, fundado en la brutal subyugación y explotación de la India, China y otras colonias. Ante el fortalecimiento de la clase obrera y el surgimiento del movimiento socialista, Spencer se vio obligado a escribir una defensa a ultranza, citando de nuevo una supuesta ley natural, de la desigualdad, la opresión y la violencia imperialista.

Herbert Spencer

En su libro Estadísticas Sociales, atacó las "erróneas ... afirmaciones del derecho de un hombre a un mantenimiento y de su derecho a que se le proporcione su trabajo". El prominente economista contemporáneo y discípulo de Spencer, Alfred Marshall, escribió en el mismo espíritu que el bienestar social podría llevar a "Alguna detención parcial de esa influencia selectiva de la lucha y la competencia ... a la que más que cualquier otra causa única, se debe el progreso de la raza humana".

La clase dirigente elogió a Spencer, que vendió más de un millón de copias de sus obras en su propia vida. El darwinismo social "demostró" a la élite su creencia de que no sólo la clase obrera no merecía apoyo, sino que su sufrimiento y muerte prematura era de beneficio activo para la "sociedad" y la "raza humana", por lo que entendieron sus propias cuentas bancarias. Un pasaje repugnante en las Estadísticas Sociales dice:

Mientras tanto, el bienestar de la humanidad existente, y su desarrollo en esta perfección última, están asegurados por la misma disciplina benéfica, aunque severa, a la que está sujeta la creación animada en general. ... La pobreza de los incapaces, las angustias de los imprudentes, el hambre de los ociosos, y las cargas de los débiles por los fuertes, que dejan a tantos "en la penumbra y en la miseria", son los decretos de una gran benevolencia. Parece difícil que una falta de habilidad que con todos sus esfuerzos no puede superar, conlleve el hambre del artesano. Parece difícil que un trabajador incapacitado por la enfermedad para competir con sus compañeros más fuertes, tenga que soportar las privaciones resultantes. Parece difícil que las viudas y los huérfanos tengan que luchar por la vida o la muerte.

Sin embargo, cuando no se consideran por separado, sino en relación con los intereses de la humanidad universal, estas duras muertes se consideran llenas de la más alta beneficencia, la misma beneficencia que lleva a las tumbas tempranas a los hijos de padres enfermos, y señala a los de bajo espíritu, los intempestivos y los debilitados como las víctimas de una epidemia.

En el contexto del empeoramiento de las tensiones interimperialistas, la agitación económica y las luchas de clases de finales del siglo XIX y principios del XX, el darwinismo social dio origen al movimiento eugenista, cuyo fundador, Sir Francis Galton (1822-1911), prometió: "Lo que la naturaleza hace ciega, lenta y despiadadamente, el hombre puede hacerlo de forma providencial, rápida y bondadosa".

Sir Francis Galton

La eugenesia ofrecía a la clase dirigente otra "explicación" seudocientífica de la pobreza de la clase obrera y de otras "razas", consideradas intrínsecamente inferiores mentalmente. Las capas más oprimidas, consideradas una carga para la clase capitalista y sus ambiciones imperialistas, podían ser descartadas y eliminadas como una clase baja "no apta".

Al igual que sus precursores ideológicos, el movimiento eugenista encontró un amplio y preparado público en las clases media y alta hostiles al socialismo revolucionario, desde la nominalmente "izquierda" reformista Sociedad Fabian hasta el aristócrata conservador Winston Churchill (a quien Johnson busca constantemente imitar).

Bajo la influencia de estas ideas, la Ley de Deficiencia Mental de 1913 condujo a la segregación de hasta 65.000 personas "débiles mentales" o "moralmente defectuosas" en las colonias internas del Reino Unido. Durante la Gran Depresión de los años 30, un Comité Conjunto sobre Deficiencia Mental informó que había unos 300.000 "deficientes mentales" en el país y definió al 10 por ciento más pobre de la población como un "grupo con problemas sociales". En 1934, el Comité Departamental de Esterilización recomendó una legislación para asegurar la esterilización "voluntaria" de las "mujeres con defectos mentales".

La eugenesia, al igual que el maltusianismo y el darwinismo social, fue un movimiento mundial que justificó decenas de miles de esterilizaciones forzadas en los Estados Unidos y Escandinavia. Alcanzó su expresión más plena y atroz en la Alemania nazi, cuyo concepto de "la vida que no merece ser vivida" vio la esterilización forzada de 400.000 personas y el asesinato de 300.000 personas consideradas discapacitadas mental o físicamente, y más tarde el exterminio masivo de judíos, eslavos y romaníes.

Citando a Malthus en su artículo, Johnson se alinea con toda esta herencia ideológica empapada de sangre.

La clase dirigente y la pandemia

El resurgimiento por parte de la clase dominante de las tradiciones fascistas de su pasado reciente ha sido cuidadosamente analizado por el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) y el World Socialist Web Site (WSWS) durante los últimos seis años. En 2014, la sección alemana del CICI emprendió una lucha contra la relativización de los crímenes del Tercer Reich llevada a cabo por secciones de la academia.

En el curso de este trabajo, que comenzó en una lucha contra las enseñanzas reaccionarias de los profesores de la Universidad de Humboldt Jörg Baberowski y Herfried Münkler, el CICI descubrió una conspiración más amplia en la élite gobernante. Las declaraciones de Baberowski en los principales periódicos alemanes en el sentido de que "Hitler no fue vicioso" fueron una preparación para el resurgimiento del militarismo alemán que se estaba orquestando en el Bundestag y para la acogida de la fascista Alternativa para Alemania (AfD) y sus políticas en el seno del gobierno, para facilitar la supresión de la oposición de la izquierda.

La lucha contra la rehabilitación del fascismo se ha convertido en una cuestión importante en docenas de campus universitarios alemanes, y se han celebrado manifestaciones antifascistas masivas en varias ciudades. La sección alemana del CICI ha sido colocada en la lista de vigilancia extremista de los servicios de seguridad del Estado alemán, en nombre de la AfD.

Aprovechando las lecciones de estos acontecimientos, y tras la exposición de una conferencia sobre eugenesia (la Conferencia de Londres sobre la Inteligencia) en el Colegio Universitario de Londres en enero de 2018, en la que participaron múltiples académicos del Reino Unido, la sección británica del CICI inició una lucha con visión de futuro contra el resurgimiento de la ideología social darwinista y eugenista, especialmente en relación con el exinvestigador de Oxford Noah Carl.

El WSWS y el Partido Socialista por la Igualdad explicaron en una serie de artículos y dos reuniones públicas que el recrudecimiento de estas ideas estaba vinculado a una campaña internacional de revanchismo derechista en los campus universitarios, en respuesta al aumento de la desigualdad social, el escalamiento de las tensiones interimperialistas y el resurgimiento mundial de la lucha de clases. "El retorno de la eugenesia y el darwinismo social", escribimos, "es el producto de inmensos cambios en las fuerzas sociales y los poderosos intereses de la clase dirigente, que exigen un clima intelectual cada vez más derechista".

En febrero de este año, el WSWS señaló que "los eugenistas modernos han encontrado un aliado en el viciosamente elitista gobierno conservador antimigrante de Johnson".

El primer ministro británico Boris Johnson da una conferencia de prensa dando la respuesta del gobierno al nuevo COVID-19

Johnson dijo al Centro de Estudios Políticos en 2013: "Sea cual sea el valor de las pruebas de CI, seguramente es relevante para una conversación sobre la igualdad que hasta el 16 por ciento de nuestra especie tenga un CI inferior a 85". Ese mismo año, como el alcalde de Londres que se codeaba regularmente con los multimillonarios, Johnson escribió un artículo para el Telegraph argumentando que los "superricos" pertenecen a "tres categorías bastante exclusivas de seres humanos". "Tienden a estar muy por encima de la media" en "razonamiento matemático, científico o al menos lógico".

En su intervención en el Centro para la Justicia Social en 2016, el exlíder de los conservadores Iain Duncan Smith, arquitecto de la embestida contra la previsión social y defensor del aumento de la edad de jubilación a los 75 años, dijo que la seguridad social "atrapaba a los individuos... y creaba una creciente subclase".

El asesor principal de Johnson, Dominic Cummings, elaboró un documento para el secretario de Educación Michael Gove en el que se argumentaba que, dado que la inteligencia era en su mayor parte genética, no tenía sentido financiar una educación completa para los niños de la clase trabajadora. Cummings fue responsable de contratar al autoproclamado eugenista Andrew Sabisky como asesor especial del gobierno en febrero. Sabisky participó, junto con supremacistas blancos y fascistas, en la Conferencia de Londres sobre Inteligencia. También asistieron al evento varios académicos del Reino Unido y el columnista de derecha Toby Young, que había sido nominado para dirigir el órgano de supervisión de estudiantes del gobierno en enero de 2018.

Más tarde ese año, el vicepresidente del Partido Conservador para la Juventud, Ben Bradley, afirmó en una entrada de blog que Gran Bretaña pronto "se ahogaría en un vasto mar de derrochadores desempleados", antes de decir a las familias más pobres: "Lo siento, pero cuántos hijos tienes es una elección; si no puedes permitírtelos, ¡deja de tenerlos! Las vasectomías son gratis".

El WSWS comentó después de la contratación de Sabisky que en cada caso esta ideología "ha llegado a la prominencia en la clase dominante en respuesta a una agudización de la lucha de clases, en condiciones de profunda crisis capitalista. Su propósito fundamental es como un arma ideológica contra el marxismo y el movimiento socialista —insistiendo en una causa biológica en lugar de social de la desigualdad— y sus consecuencias son la denigración, la supresión y la división racial de la clase obrera ... Esta porquería reaccionaria es el producto de una profunda podredumbre en la política de la clase dominante, que cada vez más adquiere un carácter fascista".

En los últimos tres meses, este proceso, que comenzó en lo profundo de las entrañas de la sociedad burguesa, ha estallado en un problema mundial que enfrenta a millones de personas.

Para la clase dirigente representada por Johnson, la pandemia es una inevitable y en gran medida beneficiosa "catástrofe maltusiana"; un "control" de la población que filtrará sus secciones "redundantes" y "no aptas". La continua puesta en peligro de la clase obrera y especialmente de sus sectores peor pagados y de los que tienen complicaciones de salud, la conversión de los hogares de atención en campos de exterminio y la falta de atención a las necesidades esenciales de los ancianos y los enfermos mientras están aislados en sus hogares son crímenes sociales arraigados en esta abominable ideología de clase.

Sus consecuencias han sido más flagrantes y horribles en el abandono de los ancianos. El viernes pasado, The Guardian reveló que el gobierno había rechazado un plan de Salud Pública de Inglaterra para un cierre más seguro de las casas de cuidado, y para hacer que los hospitales no utilizados de Nightingale en el Reino Unido estén disponibles para la cuarentena y el cuidado de sus residentes. Su propuesta fue presentada el 28 de abril, cuando era evidente que el sector estaba siendo diezmado por el coronavirus.

El gobierno se encogió de hombros ante el destino de más de 400.000 ancianos porque los considera, en el lenguaje del Tercer Reich, "comedores vacíos". Al principio de la crisis, el editor asistente del Telegraph y columnista de negocios y economía Jeremy Warner escribió, "Desde una perspectiva económica totalmente desinteresada, el COVID-19 podría incluso resultar ligeramente beneficioso a largo plazo al sacrificar desproporcionadamente a los dependientes ancianos".

Todo esto se ha llevado a cabo sin oposición de ningún sector de la élite gobernante, o de sus sirvientes en los medios de comunicación, los sindicatos y el Partido Laborista.

Lo mismo está en marcha internacionalmente. En Alemania, los políticos y las figuras de los medios de comunicación, incluidos los representantes del partido La Izquierda, que abogan por la vuelta al trabajo, en alianza con las turbas neonazis, están escupiendo sobre el derecho a la vida. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, está llevando a cabo una reapertura total de la economía y el abandono de las medidas de salud pública en alianza con el Partido Demócrata. El gobierno socialdemócrata de Suecia y su política de facto de inmunidad de la manada que dio lugar a una de las tasas de mortalidad per cápita más altas del mundo ha sido citado repetidamente como el modelo a emular.

El Coronavirus ha expuesto a una clase dirigente en un estado de decadencia terminal, que ha perdido todo derecho a gobernar y que responde a las crisis con teorías asesinas "desenterradas de un cementerio medieval", como escribió Trotsky sobre el fascismo de la década de 1930. Una solución racional y humana a esta catástrofe mundial y sus consecuencias depende de que la fuerza progresista de la sociedad, la clase obrera internacional, cumpla su misión revolucionaria y haga descansar a estas fuerzas sociales retrógradas en una lucha consciente por el socialismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de junio de 2020)