¡Oponganse a la prisa por reabrir las escuelas australianas! ¡Formen comités de acción de seguridad de los profesores y el personal!

Comité por la Educación Pública (CFPE)
4 junio 2020

El Comité por la Educación Pública (CFPE) hace un llamado a los maestros y trabajadores escolares de toda Australia para que formen comités de acción para proteger la seguridad y el bienestar de los estudiantes y el personal amenazados por la pandemia de coronavirus.

Los gobiernos estatales y federales están devolviendo a los maestros y estudiantes a las aulas con un flagrante desprecio por la salud pública. El primer ministro Scott Morrison y todos los mandatarios estatales, tanto laboristas como liberales, han admitido que la reapertura de las escuelas y la economía en general dará lugar a nuevas infecciones y, por tanto, a posibles muertes. Este es un precio que están dispuestos hacer pagar a los trabajadores.

Para la élite dominante, la reapertura de las escuelas se considera un componente vital del impulso para forzar a toda la fuerza laboral a volver al trabajo para permitir la máxima extracción de ganancias. Los comentaristas financieros han declarado que el costo de erradicar el virus es demasiado alto cuando se lo compara con las necesidades de las grandes empresas, mientras que otros han desarrollado "cálculos de muerte", cuyo propósito es demostrar que las medidas para salvar vidas son demasiado costosas.

El CFPE se ha opuesto a esta campaña imprudente. En los lugares donde ya están abiertos, exigimos que se suspendan los sistemas escolares en los estados y territorios en los que hay transmisión comunitaria de COVID-19 -en esta etapa, principalmente en los dos estados más poblados de Australia, Nueva Gales del Sur (NSW) y Victoria- una situación que podría cambiar rápidamente.

El gobierno liberal de Nueva Gales del Sur ordenó la reanudación de las operaciones de las escuelas a partir del 25 de mayo, sin siquiera pretender consultar a los trabajadores de la educación y a los padres, dándoles sólo una semana de preaviso para prepararse. Un padre de familia del oeste de Sydney respondió iniciando una petición, desde entonces firmada por más de 9.000 personas, que exigía que los niños no fueran tratados como "conejillos de indias" por políticas gubernamentales peligrosas. Cuando anunció la reapertura la semana pasada, la Primera Ministra Gladys Berejiklian declaró que "el regreso a la enseñanza presencial a tiempo completo es seguro". Esto ha sido inmediatamente expuesto como una mentira. Justo un día después de que los estudiantes regresaran, dos escuelas de Sydney se vieron obligadas a cerrar después de que un estudiante de 5º curso en el Moriah College, y uno de 7º curso en el Waverley College, dieran positivo en el test de coronavirus.

En Victoria, el gobierno Laboral del estado abrió las escuelas el martes para los estudiantes de preprimaria, Years 1 y 2, y Years 11 y 12. Todos los demás grados regresarán el 9 de junio. El Primer Ministro Daniel Andrews indicó previamente que el sistema escolar no se abriría hasta después del final del segundo trimestre, el 26 de junio, pero cambió abruptamente su posición. Al igual que en Nueva Gales del Sur, la transmisión del virus en la comunidad está viendo nuevos casos detectados cada día. La capital del estado, Melbourne, tuvo uno de los peores grupos del país, con más de 100 infecciones originadas en la planta de Cedar Meats en las últimas semanas. Un profesor del colegio Keilor Downs dio positivo el viernes pasado.

La reapertura forzada de las escuelas, basada en la afirmación del Primer Ministro Scott Morrison, motivada políticamente, de que el distanciamiento social no era "requerido" o "apropiado" en las escuelas, expresa el desprecio de la élite gobernante por la seguridad de los trabajadores. Los científicos aún están aprendiendo sobre el patógeno del coronavirus y cómo se transmite. Si bien hay algunas pruebas de que los niños tienen menos probabilidades de propagar el virus, otros informes indican lo contrario. Un estudio francés de este mes encontró que los anticuerpos del coronavirus eran ocho veces más prevalentes en una escuela local que en el área más amplia donde se producía un racimo. La reapertura parcial de las escuelas francesas la semana pasada dio lugar inmediatamente a 70 nuevas infecciones entre alumnos y profesores. Muchas de estas escuelas se han visto obligadas a cerrar de nuevo. Otro estudio alemán reveló que las tasas de infección eran similares en todos los grupos de edad de la población, incluidos los niños.

Los científicos médicos están ahora lidiando con una enfermedad extrema que afecta a los niños y que está relacionada con el COVID-19. Etiquetado como síndrome inflamatorio pediátrico multisistémico, tiene síntomas potencialmente fatales que se asemejan a los de la enfermedad de Kawasaki.

La prisa del gobierno estatal y federal por reabrir por la fuerza el sistema escolar en estas circunstancias equivale a una negligencia criminal, provocando ira y una creciente oposición entre los maestros y los padres. Las encuestas realizadas a los maestros durante meses han revelado un número considerable de maestros opuestos a la apertura imprudente y preocupados por la seguridad. Muchos otros han recurrido a los medios de comunicación social para denunciar al gobierno y refutar las afirmaciones de que el riesgo en las escuelas es bajo, y algunos también han condenado a los sindicatos por su silencio y connivencia con el gobierno.

El razonamiento oficial, de que la educación de los niños es demasiado valiosa para que dejen de asistir a la escuela, es un fraude despreciable. Los mismos políticos que han derramado lágrimas de cocodrilo por las dificultades de los niños de las familias más pobres y vulnerables para acceder al aprendizaje en línea son ellos mismos responsables de la crisis social y económica que asola a la clase obrera. Mientras que se han entregado decenas de miles de millones en dinero de rescate a las grandes empresas y al capital financiero, la gente corriente ha recibido una miseria o nada en absoluto.

Además, la pandemia del coronavirus ha puesto al descubierto el sistema educativo de dos niveles en Australia, que se encuentra entre los más desiguales de los países capitalistas avanzados. Alrededor del 40% de todos los estudiantes de secundaria asisten a escuelas privadas, lo cual es el resultado de cientos de miles de millones de dólares que los sucesivos gobiernos laboristas y liberales han canalizado al sector privado. Las escuelas públicas siguen careciendo de la financiación necesaria, y en muchos casos carecen de recursos para la infraestructura básica, como aulas habitables y equipo de aprendizaje.

Los sindicatos de maestros son cómplices en la campaña para reabrir todas las escuelas. No han actuado en ninguna parte para defender la seguridad y el bienestar de los maestros y el personal escolar. En cambio, los burócratas se han apresurado a ofrecer sus servicios a los gobiernos estatales y federales, colaborando con ellos en cada etapa de la respuesta oficial. Los sindicatos apoyaron el mantenimiento de las escuelas abiertas en la primera etapa de la crisis de la pandemia y luego ayudaron a hacer cumplir la aplastante carga de trabajo de los maestros que acompañó el cambio a la enseñanza en línea cuando las escuelas se cerraron. Ahora están haciendo cola para apoyar la campaña de reapertura.

En la edición de mayo de la revista de la filial victoriana de la Australian Education Union, la presidenta del sindicato estatal Meredith Peace criticó al primer ministro Scott Morrison, diciendo que "había alterado los consejos de salud" sobre el distanciamiento social para "adaptarse a su posición política". Sin embargo, pocas horas después del anuncio del gobierno laboral del estado de una reapertura escalonada de las escuelas, el sindicato "acogió con beneplácito" el regreso escalonado al trabajo, declarando que "el anuncio daría certeza a los maestros, directores y personal de apoyo, y marca el comienzo del fin de lo que ha sido un tiempo difícil para todos los involucrados".

Las acciones de los sindicatos de docentes son paralelas al papel del Consejo Australiano de Sindicatos (ACTU), que ha colaborado estrechamente con los gobiernos federal y estatales en contra de los intereses de la clase obrera. La secretaria de ACTU, Sally McManus, ha estado involucrada en conversaciones casi diarias con el gobierno federal desde que comenzó la crisis. Ha supervisado el destripamiento de los acuerdos salariales y de condiciones que cubren a más de tres millones de trabajadores en las industrias de la oficina y la hospitalidad, y que prevén la reducción de los beneficios y la ampliación de las horas de trabajo. En los últimos cuatro decenios, los sindicatos han profundizado su papel en la imposición de las demandas de los gobiernos y la élite empresarial para la destrucción de puestos de trabajo a tiempo completo, la reducción de los salarios y la erosión de las condiciones de trabajo.

Los maestros y los trabajadores de las escuelas necesitan organizarse en defensa de sus intereses independientemente de los sindicatos. Por ello, la CFPE pide que se formen comités de acción de seguridad en todas las escuelas, integrados por profesores, personal de apoyo a la educación y de administración, representantes de los padres y las familias, y delegados de los lugares de trabajo relacionados, como el transporte público. Los trabajadores de los autobuses, los tranvías y los trenes también están potencialmente en peligro por el gran número de estudiantes que se desplazan a grandes distancias para llegar a sus escuelas, sin que se mantenga un distanciamiento social adecuado.

Lo que está en juego no son sólo las preocupaciones inmediatas de seguridad pública ante la pandemia de coronavirus, sino el futuro del sistema educativo. Guiados por el cínico adagio de no dejar nunca que una buena crisis se desperdicie, los gobiernos tratarán sin duda de impulsar el aprendizaje permanente en línea y otras medidas de reestructuración en el próximo período, aumentando la carga de trabajo de los profesores, recortando los salarios, socavando los enfoques pedagógicos progresistas y abriendo nuevas oportunidades para las empresas educativas. El ministro de educación de Victoria, James Merlino, declaró el martes que había encargado un "análisis independiente" del período de aprendizaje en línea, explicando que "cuando se observa cómo han respondido las escuelas, hay oro... y tenemos que extraer ese oro y convertirlo en una característica de nuestro sistema educativo".

En oposición a esta iniciativa, los comités de acción de seguridad, independientes de los sindicatos y los empleadores, deben formular y aplicar las medidas necesarias para proteger la seguridad y la vida de los maestros, los estudiantes y la comunidad en general. Un prerrequisito para garantizar la seguridad de los docentes y estudiantes es la información científica precisa, no la desinformación impulsada políticamente y promovida por los gobiernos y los sindicatos. Los comités controlados democráticamente, compuestos por educadores y padres de confianza, deben supervisar y vigilar las condiciones de trabajo y convocar la paralización inmediata de las obras si se viola la seguridad. Los maestros no deben ser sacrificados o utilizados como conejillos de indias para facilitar los beneficios de las empresas.

La CFPE propone las siguientes medidas:

Las medidas de amplio alcance que se necesitan requerirán miles de millones de dólares para sostenerse. Cualquier afirmación de que "no hay dinero" es una mentira interesada, promovida por una rica aristocracia corporativa y los gobiernos Laboristas y de la Coalición que la sirven. Las vastas sumas que se han transferido a la élite financiera desde que comenzó la pandemia deben redirigirse a la educación pública, la atención médica y a la satisfacción de las necesidades sociales de la gente común.

Estas demandas, cruciales para garantizar la seguridad de los educadores y de todos los trabajadores, sólo pueden realizarse a través de una lucha política contra los gobiernos estatales y federales, y el sistema de beneficios capitalistas que defienden. Las experiencias de los últimos meses han demostrado que los derechos sociales básicos de los trabajadores son incompatibles con una sociedad subordinada a los dictados de las grandes empresas.

El CFPE llama a la más amplia discusión entre los educadores sobre la necesidad de un programa socialista, que implicaría el establecimiento de un gobierno de los trabajadores, la transformación de los bancos y las grandes corporaciones en empresas de servicios públicos bajo el control democrático de la clase obrera y una educación gratuita y de alta calidad para todos, desde el jardín de infancia hasta el nivel terciario.

Animamos a todos los profesores que quieran luchar a que se pongan en contacto con el CFPE.

Envíen un correo electrónico a cfpe.aus@gmail.com

Facebook www.facebook.com/commforpubliceducation

Twitter @CFPE_Australia

(Artículo publicado originalmente en inglés el 28 de mayo de 2020)