Julian Assange no pudo ir al tribunal por enfermedad, mientras que la parodia legal continua

por Thomas Scripps
4 junio 2020

Ayer por la mañana en el Tribunal de Magistrados de Westminster, el fundador de WikiLeaks Julian Assange perdió su tercera audiencia consecutiva debido a su mala salud.

Sus abogados le dijeron al tribunal que estaba demasiado enfermo para asistir a través de videoconferencia de la prisión de Belmarsh y sufría de un "problema respiratorio". La socia de Assange, Stella Morris, explicó más tarde que el médico de Assange le había aconsejado que no visitara la sala de videoconferencia para reducir al mínimo la posibilidad de exposición al coronavirus.

El fundador de WikiLeaks Julian Assange mientras es transportado en un vehículo de la policía a una audiencia (Foto: AP Photo/Matt Dunham)

Assange tiene una enfermedad pulmonar crónica y su salud se ha visto arruinada por años de tortura psicológica y negligencia médica. Ahora se le está juzgando en ausencia, bajo el dolor de una contracción potencialmente mortal de COVID-19.

La pandemia de coronavirus se está utilizando para impedir aun más la capacidad de Assange para llevar a cabo su defensa contra los cargos de la Ley de Espionaje presentados por el gobierno de los Estados Unidos que llevan una pena de 170 años de prisión. Desde que en marzo se aplicó un bloqueo sanitario en las prisiones británicas, Assange no ha podido reunirse con sus abogados en persona y sus comunicaciones por teléfono han sido mínimas y se han interrumpido.

Nada de lo cual preocupa en lo más mínimo a la presidenta del tribunal de distrito, Vanessa Baraitser. Ella sigue adelante con los procedimientos judiciales, ordenando a la defensa y a la fiscalía que completen sus evaluaciones psiquiátricas de Assange antes del 31 de julio, a pesar de que los médicos no tienen acceso para realizar sus evaluaciones.

Baraitser no pudo confirmar una hora y lugar para la siguiente etapa de la audiencia de extradición de Assange, que comenzara el 7 de septiembre. Este es otro obstáculo en el camino de la información justa y precisa. Desde el cierre, solo un pequeño número de periodistas han podido acceder a la sala del tribunal. La gran mayoría se han visto obligados a marcar en una conferencia telefónica rutinariamente inaudible, ayer no fue la excepción.

El embajador de Wikileaks Joseph Farrell dijo después de los procedimientos de ayer, "Es ridículo que todavía no tengamos una hora y un lugar para el resto de la audiencia". El retraso ha sido un castigo en sí mismo. Es poco probable que Julian pueda tener un acceso adecuado a su equipo legal, ya que la prisión de Belmarsh sigue totalmente cerrada. Y para añadir el insulto a la lesión, el tribunal no puede proporcionar a los reporteros los niveles más básicos de acceso".

El miércoles pasado en Australia, varios políticos, periodistas, defensores de los derechos humanos y abogados escribieron a la ministra de Asuntos Exteriores Marise Payne, instándola a intervenir y solicitar la libertad bajo fianza para Assange, que es un ciudadano australiano. Sus peticiones cayeron en oídos sordos.

A pesar de todos los esfuerzos de los tribunales y de la clase política por aislar, silenciar y destruir a Assange, las cuestiones políticas fundamentales de su caso han estallado en las crecientes protestas de todo el mundo.

En sus informes sobre las guerras ilegales en Iraq y Afganistán, la tortura en la Bahía de Guantánamo, el espionaje estatal ilegal y las brutales intrigas diplomáticas, Wikileaks levantó el velo sobre la violencia del imperialismo mundial y su destrucción de los derechos democráticos. Estas cuestiones se plantean ahora a los cientos de miles de estadounidenses que protestan por el asesinato de George Floyd y las continuas olas de violencia policial y agitación fascista dirigidas desde la Casa Blanca.

Los videos de policías y guardias nacionales fuertemente armados que reparten violencia desenfrenada a los manifestantes pacíficos se asemejan a escenas de un país ocupado. En un vídeo compartido en los medios de comunicación social, se filma a la policía y a las tropas de la Guardia Nacional marchando por una calle residencial detrás de un coche blindado gritando a la gente " ¡Quédate dentro!". Al ver una cámara, una oficial grita, "¡Enciéndanlos!", ordenando que se dispare una ráfaga de pintura a la persona que está filmando.

"¡Enciéndanlos!" fue la frase utilizada por los pilotos de helicópteros de combate Apache de EE.UU. en Iraq en el infame video "Asesinato Colateral" publicado por Wikileaks en 2010, antes de que asesinaran a un grupo de civiles iraquíes, incluyendo niños, periodistas de Reuters y socorristas.

Lo que aterrorizó a la clase dirigente sobre la publicación de este video fue que los reportajes de WikiLeaks encontrarían una poderosa respuesta entre la clase trabajadora de todo el mundo, consternada por las atrocidades cometidas y luego encubiertas por sus gobiernos. En noviembre de 2010, WikiLeaks publicó cientos de miles de cables diplomáticos filtrados, que revelaron la corrupción y la represión respaldada por los Estados Unidos en docenas de países, incluido Túnez. Sólo un mes después, las protestas masivas en el país derrocaron al gobierno de Ben Ali y desencadenaron la Primavera Árabe.

La élite gobernante tomó nota seriamente de estos acontecimientos. Su persecución de diez años de Assange tiene sus raíces en un temor desesperado sobre el potencial que existe en las filas de los trabajadores y la juventud para una lucha global contra el imperialismo y el autoritarismo. En las protestas en desarrollo después del asesinato de Floyd, ese potencial está llamando a las puertas de la Casa Blanca. Y encuentra su reflejo en las demostraciones de solidaridad que están llevando a cabo miles de personas en todo el mundo.

La violencia ejercida contra los manifestantes y el asesinato en cámara lenta de Assange son una y la misma política; la de una clase gobernante bajo asedio, sentado en un barril de pólvora social e incapaz de soportar cualquier oposición.

Estos acontecimientos son una refutación aplastante de la perspectiva de que Assange y WikiLeaks puede ser defendido por los llamamientos al Estado y sus apologistas políticos. Lo que el gobierno británico ha demostrado con la parodia legal vengativa orquestada por sus tribunales, el gobierno americano lo está demostrando con aerosol de pimienta, balas de goma y porras: el estado capitalista no es un árbitro neutral de la justicia. Es un instrumento para defender los intereses de la clase dominante contra la mayoría de la sociedad, a la que explotan y oprimen.

Los llamamientos a los representantes de los partidos comprometidos con la defensa de ese estado, y a la "ley y el orden" que supervisa, son un callejón sin salida. Esto fue expuesto la primavera pasada cuando el ex líder laborista Jeremy Corbyn, el blanco de innumerables apelaciones de este tipo, declaro que el destino de Assange era "un asunto para los tribunales". Desde entonces, ha entregado el Partido Laborista a Sir Keir Starmer, quien como director del Ministerio Público supervisó la continua detención arbitraria de Assange en la embajada ecuatoriana en Londres.

El camino a la libertad de Assange no es a través de la presión sobre los políticos capitalistas, pero a través de la lucha de la clase obrera y la juventud que ahora está siendo brutalizada en las calles de América por los secuaces que dirigen.

Desde el principio, el World Socialist Web Site (WSWS) ha insistido en que la defensa de Assange esta inextricablemente conectada con las luchas de la clase obrera. Los acontecimientos de la última semana son una prueba dramática de esto. El mismo estado que califico Assange un "ciber-terrorista", levanto cargos contra el Acto de Espionaje y desplego agentes de la CIA para suprimir su trabajo ahora está acusando a cientos de miles de manifestantes como terroristas y agentes de potencias extranjeras y ha desplegado el ejército para suprimirlos.

Este vínculo objetivo debe ser entendido y actuado conscientemente. El avance político de las protestas depende de que asuman las cuestiones fundamentales de los derechos democráticos y el antiimperialismo encarnado en el caso de Assange. Asimismo, la libertad de Assange depende de que sus partidarios se vuelvan a esta lucha en desarrollo de los trabajadores y la juventud y pidan a los manifestantes que acudan en su defensa.

El WSWS y el Partido Socialista por la Igualdad tienen toda la confianza en que tal llamamiento, en condiciones de una feroz confrontación con los "cuerpos de hombres armados" del estado, ganara una masa y seguidores comprometidos.

La próxima audiencia de Assange, en el Tribunal de Magistrados de Westminster, está programada para el 29 de junio, a las 10:00 am.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 2 de junio de 2020)