Alemania y la UE amplían sus despliegues militares en África

por Gregor Link
4 junio 2020

La pandemia de coronavirus está actuando como catalizador en la lucha de las grandes potencias para redividir África. El imperialismo alemán ve la crisis como una oportunidad para hacer valer sus intereses geopolíticos globales por la fuerza de las armas. En los últimos días, el Bundestag (parlamento) decidió extender o prolongar dos operaciones militares. Además de Libia, Malí y Somalia, las fuerzas alemanas podrían operar en el futuro en Mauritania, Burkina Faso, el Chad y el Níger.

Región del Sahel

El viernes, por una gran mayoría, el Bundestag dio la señal de partida para una escalada masiva del despliegue militar alemán en la región del Sahel de África occidental. Se amplió el estacionamiento de 1.100 soldados de la Bundeswehr (Fuerzas Armadas) en Malí bajo el paraguas de la misión MINUSMA de las Naciones Unidas (ONU). Al mismo tiempo, se ha ampliado el entrenamiento de las tropas africanas.

La resolución delaBundestag prevé que el programa de la Misión de Formación de la Unión Europea (EUTM), que lleva siete años en funcionamiento, se prorrogue hasta mayo de 2024 y se extienda a toda la región del Sahel. Esto significa que en el futuro los soldados europeos también capacitarán a las fuerzas armadas de los regímenes a favor de las potencias occidentales de Burkina Faso, Mauritania, el Níger y el Chad. El Consejo Europeo ya había creado un mandato correspondiente hace una semana.

En Malí, la "misión de formación" de la EUTM ha constituido hasta ahora un ejército de 20.000 efectivos. Sin embargo, en un editorial reciente, Lorenz Hemicker, editor político del Frankfurter Allgemeine Zeitung, considera que los resultados logrados hasta ahora son insuficientes. Se queja de que las fuerzas armadas de Malí todavía no son capaces de "luchar contra la insurgencia por su cuenta", aunque a la Bundeswehr informa a las tropas del gobierno "sobre las mejores tácticas en los combates locales y domésticos".

Por esta razón, el nuevo mandato prevé que la misión sea reforzada por Alemania con 100 soldados adicionales. Así, las tropas del régimen de Bamako, odiado por la población, podrán entrar en acción en el futuro acompañadas de hasta 450 "entrenadores" alemanes. De esta manera, la Bundeswehr está provocando violentos enfrentamientos entre los soldados alemanes y las milicias locales de oposición, que a su vez podrían servir de pretexto para el despliegue de drones de combate armados en la región. Un dron de combate Heron, actualmente desarmado, ha estado en servicio con la Bundeswehr en Malí desde 2016.

Además, la misión EUTM se está trasladando desde Koulikoro, en el sur de Malí, directamente a la zona de guerra en el interior del país. La nueva base estará en Sévaré, cerca de Mopti, donde se están librando las batallas más duras entre las tropas del gobierno y las milicias. A sólo unos pocos kilómetros de distancia, unos desconocidos asesinaron a los habitantes de la aldea de Ogossagou el pasado mes de marzo, entre ellos muchas mujeres y niños.

Como dijeron testigos presenciales a la emisora de radio Deutschlandfunk en ese momento, entre los asesinos había hombres fuertemente armados con uniformes del ejército de Malí. Estaban equipados "con chalecos antibalas y armas modernas, tal como las tiene el ejército de Malí", informó un testigo. Las tropas del gobierno de Malí, según sus propias declaraciones, se habían "retirado" de la aldea unas horas antes y no volvieron al lugar de la masacre hasta horas más tarde, aunque los aldeanos habían enviado llamadas de socorro desesperadas a las autoridades.

Durante años, el régimen de Malí ha estado cometiendo atrocidades demostrables contra la población civil. En un informe al Consejo de Seguridad de la ONU se habló de al menos tres "ataques contra civiles" en 2018, incluyendo una "supuesta ejecución masiva con 44 muertos" y un ataque a un mercado de ganado en el que "murieron 12 civiles". Los investigadores de la ONU también descubrieron varias fosas comunes. En 2019, el Süddeutsche Zeitung, que también apoya la acción militar, escribió que las "milicias" apoyadas por el régimen "aterrorizan a la población para imponer su influencia en las regiones en disputa".

Esta política se está extendiendo ahora al Níger, Burkina Faso, Mauritania y el Chad en interés del imperialismo alemán y europeo. En un documento de estrategia del Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad (Stiftung Wissenschaft und Politik) se afirma que "las fuerzas de seguridad regionales" son en efecto "parte del problema", pero "sin ellas, no es posible".

Dado que "la superación de la crisis de la corona empujará temporalmente todo lo demás a un segundo plano", el gobierno alemán debería trabajar para "incluir países como Burkina Faso y Níger y vincular mejor todas las misiones [en el Sahel]". El enfoque inicial debería ser en proyectos civiles y médicos, más que en capacidades militares [énfasis añadido]".

En otras palabras, con el pretexto de la lucha contra COVID-19, las tropas la Bundeswehr y las asesinas "fuerzas de seguridad regionales" entrenadas por Europa deberían "unir" su fuerza de combate con la misión de la ONU MINUSMA y la misión militar francesa con el nombre en clave de Barkhane.

La MINUSMA está integrada por hasta 15.200 soldados y policías extranjeros que fueron destacados en Malí "tras la Operación Serval" para "estabilizar" las condiciones. Barkhane, la misión sucesora de Serval, a su vez incluye oficialmente 3.000 soldados franceses para medidas de "contrainsurgencia" y el asesinato de "islamistas", así como fuerzas especiales y mercenarios de la Legión Extranjera.

Además del acceso al oro, el uranio y la mano de obra, la participación en la región, desde el punto de vista alemán, se centra especialmente en la lucha contra la denominada "migración ilegal", es decir, el uso de la fuerza armada para luchar contra refugiados desesperados.

Las personas que huyen de la violencia étnica y la opresión colonial y buscan un camino a través del Sáhara se encuentran con puntos de agua bloqueados por los militares nigerianos. El resultado es una gigantesca franja de muerte en todo el continente africano. La Organización Internacional para las Migraciones estima que el número de personas que mueren en el desierto es al menos el doble del número de migrantes muertos en el Mediterráneo. La organización estima que más de 30.000 personas "desaparecieron" en el Sahara entre 2014 y 2018.

En Níger, que ha sido armado hasta los dientes por Alemania en particular, la Bundeswehr también mantiene una base militar que, según los informes de los medios de comunicación, actúa como "centro" para todas las operaciones militares alemanas en la región del Sahel. La Canciller Merkel había agradecido al presidente de Nigeria, Issoufou Mahamadou, en 2018, por la "cooperación sumamente satisfactoria" en la "lucha contra la migración ilegal".

Alemania está directamente involucrada en esta sangrienta "lucha". Desde hace al menos medio año, las tropas de élite de la marina alemana (KSM) han estado en servicio de combate en el país y entrenando a unidades especiales del ejército nigeriano. La misión secreta había tenido lugar anteriormente sin un mandato del Bundestag, pero con la ampliación de la EUTM, se ha creado un mandato para la llamada Operación Gacela.

Aquellos que no mueren de sed en el Sahara están amenazados con la esclavitud. En Mauritania, cuyas tropas serán entrenadas en el futuro también por soldados europeos, la esclavitud era legal hasta 2007, aunque las estructuras económicas de la misma siguen existiendo. Según las estimaciones de la organización local antiesclavista SOS Esclavos, en 2010 todavía había 600.000 esclavos en Mauritania.

Cuerno de África

El miércoles, el Bundestag prolongó un año más la misión europea "Atalanta" frente a las costas de Somalia, por una mayoría abrumadora de 536 diputados parlamentarios. Esto significa que hasta 400 soldados alemanes seguirán participando en la llamada misión antipiratería de la Unión Europea, que se lleva a cabo desde 2008. Las fuerzas navales alemanas y europeas defienden los intereses imperialistas en una región que ha sufrido una devastación social sin precedentes debido a la sobrepesca occidental, los acuerdos comerciales unilaterales y décadas de guerra civil.

"Con su presencia en la zona marítima frente al Cuerno de África, la UE... protege los intereses europeos y contribuye a la estabilización de la región", se lee en la declaración de misión del Gobierno alemán. Entre otras cosas, la misión planea utilizar la fuerza armada para proteger los suministros de alimentos de la ONU de accesos no autorizados y para combatir a los "piratas" locales con las fuerzas navales.

La misión militar no ha dejado de tener su efecto en los últimos 12 años. Según un informe del semanario Die Zeit, que acoge con satisfacción la misión, el número de ataques a buques de arrastre transnacionales ha "disminuido enormemente" en los últimos años. Por otra parte, la pesca ilegal de flotas extranjeras ha seguido aumentando en el torbellino de los buques de guerra europeos, según fuentes de las Naciones Unidas.

Somalia y otros países del África oriental están sufriendo actualmente las peores inundaciones de los últimos 40 años. Las lluvias masivas han causado el estallido de presas, lo que a su vez ha destruido la infraestructura y las viviendas, obligando a la gente a permanecer en chozas de fabricación casera. Casi un millón de personas se han visto afectadas y 400.000 han perdido sus hogares.

El desastre de las inundaciones también está obstaculizando la labor humanitaria de las Naciones Unidas, incluida la lucha contra COVID-19, y ha creado las condiciones para la segunda plaga de langostas desde principios de este año. Veinte millones de somalíes corren el riesgo de sufrir hambruna, y casi 3 millones son refugiados. La infraestructura del país ha sido destruida en gran medida después de tres décadas de conflicto armado.

En cuanto a COVID-19, el país está amenazado por la epidemia. La Universidad Johns Hopkins de los Estados Unidos sitúa al país en el penúltimo lugar de su Índice de Seguridad Sanitaria Mundial (Índice GHS), que representa el estado de preparación para hacer frente a las epidemias en 195 países. La universidad mide actualmente el número de casos confirmados de COVID-19 en Somalia en 1.731. El número de casos ha venido aumentando rápidamente desde principios de abril, y es probable que el número de casos no notificados sea elevado; entre las 67 muertes registradas oficialmente figura el ministro de Justicia del estado de Hirshabelle.

Aunque las potencias imperialistas han creado las condiciones para esta vorágine de desplazamientos, desastres naturales y pandemias en las últimas décadas, ahora están utilizando la devastadora situación como pretexto para preparar otra vez una división geopolítica de la región utilizando la fuerza militar. La misión Atalanta también cumple una "función disuasoria" a este respecto, señala Die Zeit.

"Alemania y Europa se enfrentan a varios desafíos para hacer frente a COVID-19 en el Cuerno de África, pero también hay oportunidades", señala un documento de estrategia actual publicado por el Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad. Alemania ha demostrado ser un "socio fiable" para los regímenes de África oriental y ahora debería "abrir el camino" para asumir la función de "coordinador" dentro de la UE.

En este contexto, el documento sugiere "acoger una conferencia en el Sudán", ya que el país del Mar Rojo tiene una "enorme importancia estratégica" para toda la región. A principios de mayo, el Bundestag envió casi 300 soldados de la Bundeswehr a Libia, donde se realizó una conferencia de ese tipo en enero, presidida por Alemania.

(Artículo publicado originalmente en alemán el 1 y en inglés el 2 de junio de 2020)