El coronavirus se propaga a EEUU rural

Trump aplaude las reuniones masivas mientras el número de muertos pandémicos en los Estados Unidos llega a 100,000

por Barry Gray
27 mayo 2020

El Día de los Caídos 2020 estuvo marcado por el sombrío hito de 100,000 muertes por el coronavirus en Estados Unidos. Trump aprovechó el feriado, que conmemora a los soldados estadounidenses muertos en combate y sirve como comienzo no oficial del verano, para intensificar sus demandas de reapertura inmediata y completa de los negocios.

No mencionó la trágica cifra de 100,000, o más en general la horrible cifra de muertes y enfermedades, así como los niveles de depresión de desempleo, causados sobre todo por la negativa de su gobierno a organizar un esfuerzo coordinado para contener la enfermedad y su política de subordinación de la vida humana para beneficio empresarial.

Trump ha pasado el último mes alentando la ilusión mortal de que la crisis del coronavirus ha terminado y que es seguro poner fin a los cierres y las reglas de distanciamiento social y volver a las rutinas normales. Él ha vendido mentiras descaradas, tuiteando el domingo que las tasas de infección y mortalidad estaban disminuyendo en todo el país y promovió una "cura milagrosa" y un programa de vacunas no comprobado tras otro.

Esto tuvo el efecto deseado de liderar una sección de la población, que ascendía a millones, para reunirse en masa y sin mascarillas u otras precauciones en playas, malecones, piscinas públicas e iglesias durante el fin de semana festivo. Tales eventos continuaron el lunes, con, por ejemplo, un desfile que involucró a cientos de personas en El Paso, Texas, para celebrar el primer cumpleaños de un niño que perdió a ambos padres en el tiroteo terrorista del año pasado en un Walmart en la ciudad.

Los medios corporativos buscan utilizar tales incidentes para promover la idea de que hay un toque de tambor de apoyo popular para terminar los cierres prematuramente y enviar a los trabajadores de regreso a trabajar en fábricas y lugares de trabajo inseguros. Esto es falso. Las encuestas continúan mostrando grandes mayorías opuestas a la "reapertura de la economía" mientras la pandemia continúa sin control.

Pero, a pesar de ciertas diferencias tácticas, todo el establishment político, incluido el Partido Demócrata, acepta el marco básico de un retorno al trabajo que está articulado de manera más brutal y cruda por Trump. Él, a su vez, personifica la criminalidad de la oligarquía corporativo-financiera que dirige el país.

La narrativa oficial, que es necesario "equilibrar" entre la vida humana y la "economía", es falsa. Lo que se conoce como la "economía" es la economía de los ricos, no la clase trabajadora. A los trabajadores se les da la "alternativa" de regresar a las trampas de muerte para reanudar la producción de ganancias para las corporaciones y bancos, o perder permanentemente sus empleos e ingresos.

Habrá un costo terrible por las acciones descuidadas que se han producido en los últimos días, así como la apertura de gimnasios, salones de belleza, cines, centros comerciales, piscinas públicas y playas, en un aumento agudo de infecciones y muertes. Pero Trump no solo los está animando, sino que está alentando actividades aún más imprudentes.

Después de haberse filmado jugando golf, sin una máscara facial o distanciamiento social de sus compañeros jugadores, Trump vio un segmento en Fox News el domingo por la noche y tuiteó: “Las escuelas en nuestro país deberían abrirse lo antes posible. Mucha, muy buena información está ahora disponible".

El lunes por la mañana, publicó una serie de tuits denunciando al gobernador demócrata de Carolina del Norte, Roy Cooper, y amenazando con trasladar el sitio de la Convención Nacional Republicana desde Charlotte, la ciudad más grande del estado, a menos que Cooper acepte permitir una convención de "completa asistencia". El evento está programado para la semana del 24 de agosto.

Realizó una ceremonia en persona del Día de los Caídos en Fort McHenry en Baltimore, desafiando las órdenes de cierre de la ciudad y una solicitud del alcalde de que cancelara el evento. La ceremonia contó con un cuerpo militar completo de tambores y pífano, una guardia de honor y una audiencia de familiares de soldados fallecidos.

Trump, como es su política en eventos públicos, no usaba una máscara facial. Tampoco mencionó, en sus disparates de violencia patriótica y militar de 18 minutos, el número de muertos o los continuos brotes de COVID-19 en plantas automotrices, plantas empacadoras de carne, supermercados, hospitales, graneros de tránsito y Amazon, UPS y centros postales a través del país.

Mientras tanto, el virus se está extendiendo rápidamente a zonas más rurales y aisladas del país, incrustándose profundamente en comunidades que solo tienen las infraestructuras de atención médica más rudimentarias.

El Washington Post publicó el lunes un análisis de datos bajo el título, "Las zonas rurales son un ‘tablero’ mortal". Documentó la erupción de nuevos puntos calientes lejos de los epicentros urbanos densamente poblados como Nueva York, Nueva Jersey, Detroit, Chicago y Los Ángeles. La mayoría de los condados rurales que han desarrollado algunas de las tasas más altas de infección per cápita están vinculados a focos de virus como plantas empacadoras de carne, cárceles, hogares de ancianos y grandes poblaciones de inmigrantes.

El artículo dice: "El aumento señala una nueva fase de la pandemia, una de brotes detenidos y dispersos que podrían devastar aún más las ciudades más vulnerables de Estados Unidos a medida que los estados levantan las órdenes de quedarse en casa".

El artículo señala que de los 25 condados rurales con las tasas de casos per cápita más altas, 20 tienen una planta empacadora de carne o prisión "donde el virus se propagó con abandono, y luego saltaron a la comunidad cuando los trabajadores se lo llevaron a casa". Un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) este mes encontró casi 5,000 casos de COVID-19 en 115 plantas de procesamiento de carne y aves en 19 estados. El sindicato United Food and Commercial Workers dice que la cifra de los CDC es una gran subestimación. Dice que al menos 10,000 trabajadores de empacadoras de carne han contraído el virus hasta ahora y al menos 35 han muerto.

Las cárceles están vinculadas a seis de los 25 principales brotes del condado rural. En los EE. UU., 29,000 prisioneros han dado positivo y 415 han muerto, según el proyecto Marshall sin fines de lucro.

Los ejemplos de puntos calientes rurales incluyen:

* Condado de Hillsdale, Michigan, que encabezó el estado en abril por el mayor número de muertes entre los condados rurales después de un brote de hogar de ancianos.

* El condado Texas, Oklahoma, el sitio de una planta de procesamiento de carne de cerdo de Seaboard Foods, donde, según la compañía, 440 de los empleados en su mayoría hispanos tenían casos activos de COVID-19 a partir del 20 de mayo. Las autoridades de salud estatales evaluaron a todos en la planta y encontraron unos 1,600 empleados asintomáticos, 350 fueron positivos.

* El condado de Lincoln, Arkansas, tiene la segunda tasa de infección más alta entre los condados rurales y la tercera más alta del país debido a un brote masivo en la Unidad Cummins, una granja de prisión, que infectó a cientos de presos y decenas de empleados.

* El condado de Morgan, Colorado, en la esquina noreste del estado, ahora tiene un remolque refrigerado detrás de la oficina del sheriff para almacenar el desbordamiento de cadáveres después de que su tasa de mortalidad se disparara a la más alta del estado. El aumento de la pandemia siguió a brotes en dos plantas de procesamiento de alimentos que infectaron a 150 personas y una en un hogar de ancianos que mató a 20 personas.

* El condado de Decatur, Indiana, se encuentra entre los 30 principales condados del país en muertes per cápita. Su aumento se remonta a un juego de torneo de baloncesto de la escuela secundaria a principios de marzo que atrajo a miles de espectadores.

En algunas de estas regiones, no hay hospitales para cientos de millas, el resultado de 130 cierres de hospitales rurales desde 2010. En cuanto a la asistencia del gobierno federal, Sean Durbin, coordinador de preparación de salud pública del condado de Decatur, Indiana, le dijo al Post que el condado ha recibido menos de 50 vestidos, unas 100 máscaras N95 y una caja de guantes, que ya se habían abierto cuando llegó. Agregó que tenía que usar una caja caducada de máscaras N95 almacenadas desde el brote del virus H1N1 2008.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de mayo de 2020)

 

El autor también recomienda:

Día de los Caídos en EE.UU.: las 100.000 muertes por COVID-19 superan suma de bajas militares estadounidenses en Corea y Vietnam
[26 mayo 2020]

¡Construyan comités de base en las fábricas y lugares de trabajo para prevenir la transmisión del COVID-19 y salvar vidas!
[22 mayo 2020]