“Pueden más que permitirse el lujo de dejarnos quedárnoslo”

Los trabajadores de Amazon reaccionan a la eliminación del pago por riesgo ante pandemia

por Douglas Lyons
23 mayo 2020

La gerencia de Amazon ha anunciado que eliminará sus aumentos de 2 dólares por hora y el doble al pago de horas extras para todos los trabajadores de Amazon a fin de mes, a pesar del creciente número de infecciones por coronavirus. La gerencia ya ha rescindido la política de permitir que los trabajadores se tomen un tiempo libre ilimitado si se enferman.

Con estos recortes provocativos y arbitrarios al pago por riesgos, la gerencia está dejando en claro lo que realmente piensa de los sacrificios y riesgos que los trabajadores han asumido durante la pandemia de COVID-19. La compañía está manifestando su apoyo al impulso asesino de la élite política estadounidense, junto con las clases dominantes de todo el mundo, para “reabrir” la economía en medio de una pandemia que ya ha matado a más de 90,000 personas en los Estados Unidos y más de 325,000 personas en todo el mundo.

Mientras que la gerencia de Amazon oculta deliberadamente el número global de casos sospechosos y confirmados en la fuerza laboral, la trabajadora de Indiana en Amazon, Jana Jumpp, ha estado recopilando estas estadísticas de fuentes de segunda mano. Hasta la fecha, ha contado a más de 900 trabajadores que han contraído la enfermedad.

Ayer, se reportaron varios casos nuevos en un almacén en San Marcos, Texas, aunque Amazon no dijo cuántos.

Amazon no otorgó el aumento salarial en marzo como un gesto de altruismo o magnanimidad, sino para tratar de convencer a los trabajadores a que regresaran a los almacenes sin las medidas de seguridad adecuadas en las primeras etapas del brote.

Un trabajador comentó que incluso con la política de aumento de 2 dólares y horas extras, “la compañía aún obtuvo más de 30 mil millones de dólares en ganancias” durante la pandemia, de tal manera que “pueden más que permitirse el lujo de dejarnos quedárnoslo”.

Otro trabajador señaló: “Deberíamos recibir un pago por riesgo, que debería ser más de 2 dólares”. Los trabajadores de Amazon corren riesgos mortales todos los días, en condiciones en las que tres cuartas partes de los almacenes han reportado casos del virus. Dado que los trabajadores arriesgan sus vidas todos los días, junto con las vidas de los miembros de su familia, los 2 dólaresapenas reflejan el peligro para empezar.

“Me gusta mi trabajo”, explicó el trabajador, “amo mi salud y mi vida y amo a mi familia más”.

La compañía ya ha rescindido su concesión con respecto al tiempo libre ilimitado no remunerado (UPT), después de haber contratado a alrededor de 100,000 trabajadores adicionales para reemplazar a aquellos que no estaban dispuestos o no podían trabajar durante la pandemia.

Una trabajadora de Amazon en Oklahoma le dijo a la Voz Internacional de los Trabajadores de Amazon que en lugar de volver a trabajar, etomó una licencia personal desde el 1 de mayo. Fue una lucha para que Amazon la aprobara: “Pero incluso con la documentación de mi doctor, me costó mucho aprobarlo y tampoco está remunerada. A pesar de que Amazon afirma que puede tomar 12 semanas al año, ¡solo están aprobando el permiso de ausencia personal por 45 días!

La gerencia está desesperada por mantener a los trabajadores en los almacenes generando ganancias para el conglomerado internacional del billón de dólares, sin importar el peligro. El trabajador de Oklahoma continuó: “Mi médico me aconsejó que me tomara un permiso de ausencia debido a que tenía un riesgo muy alto, pero parece que a Amazon no podría importarle menos y están haciendo que la gente prácticamente ruegue por un tiempo libre no remunerado. ¡Sé que muchos otros están en la misma posición y a muchos se les niega por completo su licencia personal!”.

Mientras tanto, un artículo reciente en el New York Times es una confirmación devastadora de la respuesta totalmente insensible de la compañía en las primeras semanas de la pandemia, implementando lentamente un puñado de medidas de seguridad cosméticas mientras los trabajadores permanecían escandalosamente desprotegidos.

El artículo, intitulado “Demasiado tarde: dentro del brote de coronavirus más grande de Amazon”, se centra en la instalación AVP1 de 600,000 pies cuadrados en Hazelton, Pennsylvania, cerca de las montañas Pocono, en la parte noreste del estado. Según los políticos locales, el coronavirus ha infectado a más trabajadores en AVP1 que en cualquier otro almacén en todo el país, con infecciones que suman más de 100.

A medida que aumentaban las infecciones, más de 250 trabajadores en un turno de 500 trabajadores protagonizaron una enfermedad sin precedentes. En el departamento de envíos, más de 100 trabajadores se retiraron cuando la gerencia anunció que más trabajadores habían dado positivo. Los trabajadores recién contratados, que habían sido trasladados en autobús desde las zonas más afectadas de Nueva York, tuvieron que ver videos de entrenamiento para realizar su trabajo, mientras los entrenadores se retiraban por temor a ser infectados.

De manera típica, Amazon intentó sofocar la noticia del brote, negándose a proporcionar ninguna declaración oficial del número de casos y muertes, alegando que esto solo causaría una alarma indebida.

La política actual de Amazon es enviar mensajes de texto automatizados a los trabajadores para anuncien el descubrimiento de casos confirmados. Estos mensajes a menudo contienen datos inexactos, se retrasan inexplicablemente o se envían al lugar de trabajo incorrecto. Mientras tanto, mientras la gerencia envía notificaciones poco sistemáticas a los trabajadores en diferentes almacenes, la compañía se niega a dar actualizaciones globales sobre la cantidad de casos sospechosos, casos confirmados y muertes.

En AVP1, pasaron meses antes de que se implementaran un puñado de medidas de seguridad de bajo costo, como estaciones de desinfección de manos, controles de temperatura y medidas de distanciamiento social. Mientras tanto, los trabajadores se quejaron ante la Administración de Seguridad y Salud Ocupacionales (OSHA, sigla en inglés) de que “no hay desinfectante y que traigamos nosotros mismos” y que Amazon había dejado que los trabajadores con casos sospechosos continuaran trabajando en la planta.

Un trabajador le dijo a OSHA que “la compañía más rica del mundo puede darse el lujo de cerrar durante unos días con paga para su gente”. OSHA rechazó la queja después de que Amazon supuestamente les proporcionara documentación de sus esfuerzos para mantener a los trabajadores seguros.

Estos esfuerzos fueron totalmente inadecuados, como lo demuestra el hecho de que el virus se propagó como un incendio forestal e infectó a más trabajadores en AVP1 que en cualquier otro almacén.

Un trabajador le dijo a la Voz Internacional de los Trabajadores de Amazon que, incluso con las medidas tomadas en sus instalaciones, “seguimos recibiendo más casos positivos en el almacén”. En reacción a la decisión del director ejecutivo Jeff Bezos de eliminar el aumento salarial y otras concesiones, otro trabajador comentó: “Otro Trump, que se joda este hombre”.

Bezos ha acumulado ganancias asombrosas durante la pandemia, ganando aproximadamente 35 millones por día. Los medios de comunicación publicaron informes durante la última semana de que está en camino de convertirse en el primer billonario de la historia.

Esta semana se publicaron las clasificaciones anuales de Fortune 500, que clasifican a las empresas según los ingresos generados el año pasado. Amazon venció a Apple por el segundo lugar, solo por detrás de Wal-Mart. Con todo el efectivo que Amazon tiene a mano, Forbes informó ayer que Amazon podría estar interesado en hacerse cargo de la cadena minorista J. C. Penney, que recientemente se declaró en bancarrota.

(Publicado originalmente en inglés el 21 de mayo de 2020)