Carta del CEO de Amazon Jeffrey Bezos busca cubrir los esfuerzos para explotar la crisis de COVID-19 con fines de lucro

por Nick Barrickman
21 abril 2020

En una carta anual a los accionistas publicada el jueves, el fundador y CEO de Amazon, Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, trató de presentarse a sí mismo y a su compañía como benefactores corporativos altruistas, preocupados sólo por los más altos ideales de servir al público en medio de la devastadora pandemia COVID-19, que se ha cobrado más de 150.000 vidas en todo el mundo.

La carta, dirigida “a nuestros accionistas”, se produce en medio de una creciente insurrección de los trabajadores de Amazon que exigen condiciones de trabajo seguras, licencia médica pagada y equipo de protección personal. Ya se han producido huelgas y paros de trabajadores Amazon en Illinois, Michigan y Nueva York, así como en Italia y España.

Los trabajadores han sido mantenidos en sus puestos en medio de la pandemia con mínimas e inadecuadas precauciones de seguridad y han caído enfermos en la mayoría de los almacenes de la corporación en los Estados Unidos. La empresa ha sido cruel con la vida y el bienestar de sus trabajadores y ahora intenta mitigar el daño a su imagen.

“Una cosa que hemos aprendido de la crisis de COVID-19 es lo importante que es Amazon para nuestros clientes”, comienza la carta de Bezos. “Queremos que sepan que tomamos esta responsabilidad en serio, y estamos orgullosos del trabajo que nuestros equipos están haciendo para ayudar a los clientes en este difícil momento”.

El trabajo de “ayudar” a los clientes durante la pandemia ha sido muy provechoso para el hombre más rico del mundo, que recientemente se ha hecho mucho más rico. Mientras que los trabajadores arriesgaron sus vidas para mantener las entregas, con muchos enfermándose en ausencia de las precauciones de seguridad adecuadas, la riqueza de Bezos aumentó por la asombrosa suma de 24 mil millones de dólares desde enero.

En cuanto al “orgullo” de Bezos por “el trabajo que hacen nuestros equipos”, el trato cruel de la empresa hacia sus trabajadores es una realidad que no puede ser encubierta con unas pocas frases falsas. Antes de la pandemia, por citar sólo un ejemplo, la Voz Internacional de los Trabajadores de Amazon (IAWW) descubrió un almacén en Texas donde cientos de trabajadores de Amazon resultaban gravemente heridos cada año.

Los trabajadores informaron de las pésimas condiciones de los almacenes de todo el país, incluidos los de Carolina del Sur, Texas, Maryland y California. En el plano internacional, trabajadores de España, Marruecos, la India, el Reino Unido y Australia denunciaron las condiciones dentro de los almacenes de la empresa.

Desde que se produjo la pandemia, trabajadores han hablado con la IAWV sobre abusos en instalaciones de Texas, Carolina del Sur y Pensilvania. Los trabajadores describieron cómo se vieron obligados a trabajar sin el equipo de seguridad adecuado, mientras tenían que comprometerse a tomar precauciones de seguridad cosméticas y sin sentido. La empresa también renunció a su promesa de dar dos semanas de permiso remunerado a los trabajadores que estaban en cuarentena.

Bezos cree que puede cubrir todo esto con una sola carta escrita por su personal de relaciones públicas. “Estamos orientados a la seguridad de nuestros empleados y contratistas en todo el mundo”, escribe el multimillonario, “estamos profundamente agradecidos por su heroico trabajo y estamos comprometidos con su salud y bienestar... Hemos distribuido máscaras faciales e implementado controles de temperatura en sitios de todo el mundo para ayudar a proteger a los empleados y al personal de apoyo”.

Omite de su explicación egoísta el hecho de que estas medidas de seguridad, en gran parte cosméticas, fueron implementadas poco a poco y después de un retraso sustancial. Los trabajadores esperaron durante semanas para recibir el equipo de protección después de que el mortal brote fuera designado como una pandemia global por la Organización Mundial de la Salud. Mientras tanto, las máquinas que controlan la temperatura del personal no detectan casos asintomáticos, lo que juega un papel importante en la propagación del virus. Para los trabajadores que ya tienen fiebre como resultado del virus mortal, estas medidas llegan demasiado tarde.

Además, las pocas precauciones de seguridad cosmética que Bezos de Amazon ha implementado fueron sólo una respuesta a una ola de motines que estallaron en su fuerza de trabajo, incluyendo las huelgas organizadas por Whole Foods y los trabajadores de los almacenes de Amazon.

La carta de Bezos puede hacer que los ricos inversores de Amazon se sientan mejor consigo mismos, pero no engañará a los trabajadores, que tienen ante sus ojos docenas de casos de trabajadores que han sido víctimas de COVID-19 en los almacenes de todo el país, que se enfrentan a la dirección negando a los trabajadores en cuarentena el derecho a licencia por enfermedad y rechazando el equipo de seguridad, y que son acosados y despedidos cuando hablan en contra de las políticas abusivas de la empresa.

Sensible a la exposición de las prácticas de la empresa de estafar a los clientes por los precios de los bienes esenciales durante las crisis anteriores, el director general afirma con orgullo que la empresa es ahora: “actuando agresivamente para proteger a nuestros clientes de los malos actores que buscan explotar la crisis. Hemos eliminado más de medio millón de ofertas de nuestras tiendas debido a la estafa de precios basada en COVID, y hemos suspendido más de 6.000 cuentas de venta en todo el mundo por violar nuestras políticas de precios justos”.

La empresa que arriesga la vida de cientos de miles de trabajadores para aumentar sus beneficios, que niega a los trabajadores las protecciones básicas de seguridad y que se niega a pagar las bajas por enfermedad de los trabajadores en cuarentena es el mayor “actor malo” de todos ellos, lo que hace que los posibles estafadores de precios parezcan actores menores en comparación.

Según MSN, “la carta... ofrece una rara ventana al pensamiento del hombre más rico del mundo y sus planes para la empresa que fundó. Bezos en los últimos años rara vez ha hecho entrevistas en los medios o comentado públicamente acerca de los acontecimientos”

Observando la lamentable falta de pruebas para COVID-19 disponibles para la población, Bezos propone “un equipo de amazónicos... dedicado... a trabajar en esta iniciativa... El siguiente paso para proteger a nuestros empleados podría ser la realización de exámenes regulares a todos los amazónicos, incluyendo a aquellos que no muestran síntomas", afirma, reconociendo que "los exámenes regulares a escala global, en todas las industrias, ayudarían tanto a mantener a la gente segura como a ayudar a que la economía vuelva a funcionar”.

Bezos dice más de lo que quizás quería decir. Escribe que “podría”, por la bondad de su corazón, proporcionar pruebas a los trabajadores que arriesgan sus vidas cada día para mantener los miles de millones que ingresan en sus bolsillos. Pero lo que se pretendía como un sentimiento caritativo sólo revela su insensibilidad. No explica por qué una empresa con un fondo de efectivo de decenas de miles de millones (o incluso el hombre más rico del mundo) no intentó realizar pruebas regulares hace meses.

En este momento, no hay razón para dudar de que cualquier “programa de pruebas” que Bezos tenga en mente esté motivado por las oportunidades de negocio y de obtener beneficios que presenta el posicionamiento del conglomerado Amazon frente a una demanda global masiva de exámenes.

En un esfuerzo por remendar la maltrecha imagen corporativa de Amazon, la carta de Bezos dedica una cantidad desmesurada de tiempo a describir la labor caritativa y medioambiental de la empresa. Se hace recordar a los lectores el estatus de “primer firmante” de Amazon en la “Promesa del Clima” y la "asistencia" de su empresa a varias organizaciones estatales y gubernamentales.

Por el contrario, el modelo de negocio de Amazon se basa en extorsionar a los demás. La empresa exige y recibe miles de millones en donaciones del gobierno federal y estatal de los EE.UU. a cambio de “crear puestos de trabajo”. En cuanto al cambio climático, el 10 de abril la empresa despidió a las diseñadoras de experiencias de usuario Emily Cunningham y Maren Costa, quienes habían criticado abiertamente las políticas de las empresas en relación con el cambio climático.

Como John Adams observó famosamente, “Los hechos son cosas obstinadas”. No importa cuánto gaste Bezos en campañas de relaciones públicas, su reputación y la de la propia empresa han quedado irreparablemente dañadas a los ojos de cientos de miles de trabajadores.

Los párrafos de Bezos sobre las supuestas actividades caritativas de la empresa sólo subrayan el hecho de que el conglomerado Amazon genera miles de millones de dólares en beneficios, que se disponen según los caprichos de un solo billonario.

La conducta de Amazon a lo largo de la pandemia demuestra la necesidad de expropiar y transformar esta infraestructura esencial en un servicio público mundial. Además, el hecho de que los trabajadores de Amazon tengan o no las precauciones de seguridad adecuadas, las pruebas y el equipo no puede dejarse a la voluntad de un solo mega multimillonario, basándose en lo que “podría” (o no) decidir qué quiere hacer.

En lugar de permitir que Bezos expanda su modelo corporativo explotador a todos los rincones de la economía global, la clase obrera mundial debe organizarse para ejercer control sobre los centros de distribución, los centros logísticos, los almacenes de clasificación y otros componentes esenciales de la infraestructura de Amazon, para dirigir el movimiento de mercancías de acuerdo con las necesidades sociales más urgentes, no con el beneficio privado.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 18 de abril de 2020)