Trabajadores de Amazon en Italia en huelga por encubrimiento de coronavirus

La resistencia de los trabajadores crece en todo el mundo a medida que los gobiernos impulsan el regreso prematuro al trabajo

por Shannon Jones
20 abril 2020

Existe una creciente resistencia de la clase trabajadora a los esfuerzos de la administración Trump y los gobiernos de toda Europa por un retorno prematuro al trabajo, a pesar de que la pandemia de COVID-19 continúa en su apogeo.

Las "pautas" de la Casa Blanca para el regreso al trabajo no se basan en ninguna evaluación científica objetiva de las consecuencias de una reanudación temprana de la producción. Simplemente ignoran el hecho de que las muertes relacionadas con el coronavirus están aumentando, con más de 30.000 muertes solo en los EEUU desde principios de abril. Del mismo modo, los gobiernos de Italia y España, países que han reportado el mayor número de muertes por COVID-19 en Europa, están presionando para que se regrese al trabajo.

Estos planes imprudentes entran en conflicto con la determinación de los trabajadores de proteger su propia salud y seguridad y la de sus seres queridos. En los últimos días se han producido huelgas y protestas en América del Norte y Europa por la falta de precauciones elementales de seguridad por parte de los empleadores.

Un trabajador de UPS transporta una carga de cajas ante dos peatones en una calle de Brooklyn durante la pandemia de coronavirus, el 6 de abril de 2020 en Nueva York (Fuente: Foto AP/Lennihan)

Los trabajadores de Amazon en el centro de distribución en Torrazza Piemonte, a las afueras de Turín, Italia, van a la huelga por el encubrimiento del manejo de las infecciones por COVID-19. La instalación se inauguró en 2018 y emplea a unos 1.200 trabajadores.

La gerencia confirmó que ha habido cuatro casos de coronavirus en la planta, pero se ha negado a proporcionar otros detalles. Es la segunda huelga en el centro de distribución. Los sindicatos han tratado de calmar las protestas de los trabajadores italianos de Amazon al negarse a coordinar acciones en los diferentes centros de distribución.

En los EEUU, un grupo de empleados corporativos de Amazon está llamando a una "huelga en línea" el 24 de abril para protestar por las políticas de Amazon, incluido el despido de trabajadores de almacenes de Amazon que se han manifestado en contra de las prácticas sanitarias y de seguridad. El grupo, Amazon Employees for Climate Justice (Empleados de Amazon por la Justicia Ambiental) ha pedido a los trabajadores que se tomen un día libre. Amazon ha despedido a dos líderes del grupo.

El jueves, las acciones de Amazon alcanzaron un máximo histórico y extendieron su ganancia anual a alrededor del 26 por ciento, enriqueciendo aún más al CEO multimillonario Jeff Bezos. La capitalización de mercado de Amazon ahora supera los astronómicos $1,22 billones.

Steven, un trabajador de Amazon en Nueva Jersey, le dijo al World Socialist Web Site: "Trump está sudando en este momento porque sus amigos accionistas y cabilderos lo están presionando para que vuelva a 'la normalidad', sin importar cuán prematuro sea ni el riesgo al están empujando a la clase trabajadora. Una vez más se trata de Wall Street. Los trabajadores deben darse cuenta de esto y resistirse a creer en estos políticos; representan a las élites del sector privado, no a la clase trabajadora".

"Tienen mucho dinero para las aerolíneas que estafan a las personas diariamente, pero no lo suficiente para el seguro de salud para todos administrado por el gobierno. ¡Este virus lo muestra todo! ¡Es criminal!".

Un trabajador de la planta de camiones Ford Kentucky en Louisville dijo: “La opinión pública está cambiando. Espero que esa tendencia continúe. Las personas se están dando cuenta de cómo el sistema no está construido para servir a 'los contribuyentes'. Los trabajadores se están dando cuenta de dónde realmente se encuentran a los ojos de las grandes corporaciones para las que trabajan.

"El COVID-19 ha arrojado luz sobre la desigualdad que se ha convertido en un lugar común en los Estados Unidos. La gente siente que no tiene poder porque nos han puesto a todos unos en contra de los otros".

Si bien la pandemia de coronavirus afectó al principio más a EEUU y Europa, las infecciones y muertes se están extendiendo en América Latina. Esta semana ha habido huelgas de trabajadores de empresas estadounidenses que operan al sur de la frontera mexicano-estadounidense por la falta de respuesta a la propagación del COVID-19.

Más de media docena de trabajadores han muerto esta semana en fábricas maquiladoras en el norte de México, lo que se suma a la creciente ola de muertes en México.

El jueves, cientos de trabajadores de una fábrica de Honeywell en Ciudad Juárez, México, organizaron una protesta para exigir el cierre de la planta según lo estipulado por las pautas federales que prohíben la producción no esencial. Los trabajadores exigen el pago completo durante el cierre. Un trabajador murió de COVID-19 en la planta esta semana.

"Queremos que respeten la cuarentena", dijo el trabajador de Honeywell Mario Cesar González al New York Times. Dijo que la fábrica hace alarmas de humo. "El gerente dijo que somos trabajadores esenciales. No creo que una alarma sea esencial".

Los funcionarios de salud de Ciudad Juárez han confirmado 20 muertes por COVID-19 en la ciudad, 12 en plantas maquiladoras. Los funcionarios locales de salud pública advirtieron sobre la posibilidad de un "brote explosivo". Según las noticias, aproximadamente la mitad de las más de 300 fábricas maquiladoras en Ciudad Juárez todavía están en funcionamiento. México no ha ofrecido apoyo financiero a los trabajadores despedidos.

Un funcionario del Estado mexicano de Chihuahua, donde se encuentra Ciudad Juárez, dijo que 11 trabajadores de la maquiladora Lear han muerto después de dar positivo por el coronavirus. Lear solo confirmó que "varios" trabajadores en sus fábricas, que ahora están cerradas, habían muerto de enfermedades respiratorias.

En Tijuana, los trabajadores de la empresa de tecnología Poly organizaron una protesta esta semana después de la muerte de dos compañeros de trabajo.

El estallido de la pandemia de coronavirus ha demostrado no solo la bancarrota del capitalismo, sino el carácter reaccionario e infame de los sindicatos oficiales. En la gran mayoría de los casos, las luchas cada vez mayores en defensa de la salud y la seguridad de los trabajadores se han llevado a cabo independientemente y en oposición a los sindicatos procorporativos. En los pocos casos en que los sindicatos han participado, su papel ha sido limitar y aislar las luchas.

Un artículo en el sitio web Payday.com rastreó más de 100 huelgas espontáneas y protestas de trabajadores en los Estados Unidos desde el estallido de la pandemia a principios de marzo. Las huelgas han abarcado a amplios sectores de trabajadores, desde la atención médica hasta el procesamiento de alimentos, la producción de automóviles, la logística y los supermercados.

Esta semana hubo varias huelgas más. Unos 40 trabajadores de General Dynamics en un astillero naval operado por BAE Systems en Norfolk, Virginia, fueron a la huelga el martes y el miércoles por condiciones de salud y seguridad. Robert Fentress, de 44 años, trabajador en el astillero de BAE, murió el 9 de abril, dos días después de dar positivo por el coronavirus.

El líder de la acción, un electricista, dijo que no había podido obtener ninguna respuesta positiva de la gerencia sobre las propuestas para defender la salud de los trabajadores. "Sí, estamos preocupados por ti, dicen ellos, pero ya sabes, no lo suficiente como para hacer algo".

En Waterloo, Iowa, cientos de trabajadores de la planta Tyson Fresh Meats han pedido la baja médica esta semana para protestar por las condiciones en la planta. Dicen que la gerencia está encubriendo los casos de COVID-19 y no ha logrado garantizar la seguridad de los empleados. Dicen que la gerencia está decidida a mantener la producción a toda costa, y que está permitiendo que los trabajadores que sabe que están infectados entren a trabajar.

El lunes, docenas de trabajadores de la planta One World Beef en Brawley, California, se negaron a ir a trabajar por la propagación del COVID-19 en las instalaciones. Al menos una persona ha dado positivo por coronavirus en la planta.

Los trabajadores de Whole Foods protestar el Primero de Mayo pidiendo la baja médica a nivel nacional para protestar contra las condiciones. Las infecciones por COVID-19 en la cadena de supermercados propiedad de Amazon continúan aumentando, y trabajadores de comestibles en todo Estados Unidos están muriendo. Si bien los empleados han sido considerados "esenciales", los trabajadores dicen que la compañía ha hecho poco para abordar las preocupaciones de seguridad y ha dificultado el uso de la licencia por enfermedad. Whole Foods ha estado disfrutando de ventas récord durante la pandemia.

Diez enfermeras fueron suspendidas en el Centro Médico Providence St. Johns en Santa Mónica, California, esta semana, por organizar una protesta porque la administración no dio las máscaras N95 estándar. Un grupo de enfermeras registradas que trabajan en Mercy Medical Center Merced en Merced, California, también organizaron una protesta el miércoles por la falta de equipo de protección personal adecuado.

"Trabajadores esenciales" en cinco edificios de lujo en el norte de Jersey pararon el jueves durante 24 horas por la falta de medidas sanitarias y de seguridad adecuadas y por los bajos salarios. El jueves, los porteros de dos apartamentos de lujo en Manhattan pararon diciendo que carecían de licencia por enfermedad y equipo de protección.

La unificación de estas luchas y todas las formas de oposición de la clase trabajadora al sistema capitalista es una cuestión vital. Esto no será llevado a cabo por los sindicatos derechistas proempresariales. Un nuevo liderazgo basado en un programa y una perspectiva socialista es crítico para trazar un camino a seguir.

El Partido Socialista por la Igualdad pide la formación de comités de base en cada lugar de trabajo y fábrica, controlados democráticamente por los trabajadores, para luchar por defender vidas y medios de sustento. Estos comités deberían exigir un alto a toda la producción no esencial y una protección total basada en los estándares mundiales de salud para los trabajadores en industrias esenciales como la producción médica y alimentaria.

Todos los trabajadores deben recibir un salario completo y protección laboral. Debe haber un gasto masivo en atención médica, pruebas y rastreo de contactos para contener la pandemia y no volver al trabajo hasta que las condiciones sean seguras.

El autor también recomienda:

El "retorno al trabajo" impulsado por Gobierno de Trump alimentará la pandemia
[18 de abril de 2020]

More temporary plant closures as workers protest conditions at US meatpacking facilities
[17 April 2020]

Jeff Bezos de Amazon saca tajada de la pandemia del coronavirus, añadiendo $24 mil millones a su fortuna
[18 de abril de 2020]

(Publicado originalmente en inglés el 18 de abril de 2020)