COVID-19 devasta hogares de ancianos en EE. UU.

por Kevin Reed
17 abril 2020

Cuando el presidente Trump pisó el césped de la Casa Blanca el martes por la noche para jactarse falsamente de “un progreso sustancial en nuestra guerra contra el virus”, la verdad de la devastación en curso causada por el COVID-19 se reveló en la pasmosa cantidad de enfermos y muertos que se han reportado en los hogares de ancianos, los centros de vida asistida y las instalaciones de atención a largo plazo en Estados Unidos.

El New York Times identificó 2.500 centros de atención para personas mayores en todo el país con casos de coronavirus. El informe dice: “Más de 21.000 residentes y miembros del personal en esas instalaciones han contraído el virus, y más de 3.800 han muerto”.

Estos números son sin duda una subestimación del costo real que la pandemia está teniendo en esta sección más vulnerable de la población. Como explicó el Times, “Muchos estados, condados e instalaciones se han negado a proporcionar información o han proporcionado información parcial” con respecto a la escala y el alcance del coronavirus en los hogares de ancianos en los Estados Unidos. En algunos casos, los funcionarios del Gobierno mantienen en secreto esta información por temor a la reacción del público y las familias de quienes viven en circunstancias cada vez más mortales.

Una paciente de 83 evacuados del Magnolia Rehabilitation and Nursing Center en Riverside, California, 8 de abril (AP Photo/Chris Carlson)

Si bien todos los grupos de edad siguen siendo susceptibles a contraer COVID-19 y pueden enfermarse gravemente y morir a causa de este, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, sigla en inglés) informan que aproximadamente el 75 por ciento de los estadounidenses que han contraído el virus y el 78 por ciento de los que han muerto por él tienen 65 años o más.

En los últimos días, ha habido un número creciente de informes que revelan la horrible situación en los hogares de ancianos en todo el país:

Con docenas de informes similares en comunidades urbanas, suburbanas y rurales de todo el país, la pandemia está revelando un hecho inquietante de la vida en los EE. UU .: la industria de hogares de ancianos y cuidado de ancianos es una vasta red de instalaciones privadas que carecen de personal y pagan poco salarios a los trabajadores que no reciben capacitación o recursos adecuados.

La industria del cuidado de enfermería en Estados Unidos tiene un valor de mercado estimado de $139 mil millones. Hay aproximadamente 32.000 establecimientos, y la industria emplea a aproximadamente 1,7 millones de personas. Según un análisis de la industria publicado por IBISWorld, “En los últimos cinco años, la industria se ha beneficiado de una población cada vez más envejecida, que requiere mayores servicios de atención médica. Las personas de 65 años o más representan aproximadamente el 90,0 por ciento de los residentes en centros de atención de enfermería, por lo que a medida que la población continúa envejeciendo en promedio, se espera que los centros atiendan a un número creciente de residentes”.

Las corporaciones gigantes han estado aprovechando el envejecimiento de la población de los EE. UU. y, a través de arreglos financieros como el desembolso gubernamental de fondos de Medicaid y Medicare para el cuidado de hogares de ancianos, se acumulan enormes fortunas, mientras que la calidad de vida de los residentes de clase trabajadora en gran medida disminuye constantemente, como lo demuestran las terribles consecuencias de la pandemia.

Genesis Healthcare es una de las corporaciones más grandes en el negocio de “servicios de cuidados a corto plazo postseveros, rehabilitación, enfermería especializada y cuidados a largo plazo”. Tiene ingresos anuales de $5,7 mil millones y opera aproximadamente 500 centros de enfermería especializada y residencias para personas mayores/asistidas en 34 estados con 61.300 empleados. George V.Hager, Jr. es el CEO de Genesis Healthcare, Inc., y su compensación total en 2018 fue de $2.227.887, con $1,2 millones en salario en efectivo y el saldo en acciones corporativas.

(Publicado originalmente en inglés el 15 de abril de 2020)