¡Cierren la industria automotriz para detener la propagación del coronavirus!

por el Partido Socialista por la Igualdad (Estados Unidos)
16 marzo 2020

El Partido Socialista por la Igualdad exige un cierre inmediato de toda la producción no esencial automotriz en todo el país en respuesta a la pandemia de coronavirus, con un pago completo para todos los trabajadores afectados.

Dicha acción debe desarrollarse como parte de un plan integral para detener la propagación del virus y garantizar la seguridad de los trabajadores. Hasta ahora, todas las acciones tomadas por los gobiernos se han basado en mantener las ganancias de las corporaciones y los valores de las acciones en Wall Street.

Ya, los trabajadores automotores en las plantas de EE. UU. han contraído el virus, pero las plantas se mantienen abiertas. El sindicato UAW y las compañías automotrices quieren que los trabajadores arriesguen sus vidas para mantener fluidas las ganancias de las compañías automotrices, incluso cuando los gerentes y los líderes del UAW se retiran a la seguridad de sus propios hogares. Los trabajadores deben actuar ahora para salvar sus vidas y las de sus familias formando comités de base.

La ira está creciendo en las plantas automotrices de los EE. UU. y Canadá por la decisión de las compañías automotrices de mantener la producción normal incluso cuando la pandemia mundial se extiende. Esta es una política criminal, ordenada por un sistema capitalista que subordina la vida humana a la búsqueda de ganancias.

Planta de Ford Rouge en Dearborn, Michigan [Crédito: AP Foto/Carlos Osorio, Archivo]

FCA y el UAW obligaron a los trabajadores en Kokomo, Indiana, a permanecer en el trabajo incluso después de que un trabajador se comprobó positivo del virus en su planta.

En las plantas de todo el continente y en todo el mundo, el apoyo a una huelga masiva está creciendo. En Italia, los trabajadores comenzaron huelgas espontáneas para protestar por el hecho de que están obligados a continuar trabajando incluso con todo el país encerrado.

La administración de Trump y la Reserva Federal han puesto a disposición de los principales bancos 1.5 billones de dólares para apuntalar el vacilante mercado de valores, pero solo unos centavos para combatir el coronavirus. Las pruebas aún no están disponibles para las grandes masas de personas. Los gobiernos estatales y locales han prohibido grandes reuniones una tras otra, pero las plantas automotrices y otros lugares de trabajo han quedado exentos de estas órdenes para que los trabajadores puedan continuar generando ganancias.

Al momento de escribir este artículo, el recuento oficial de casos es más de 125,000 en todo el mundo y más de 1,000 en los Estados Unidos. Sin embargo, debido al desglose casi total en las pruebas de detección de la enfermedad en los EE. UU., la cifra real es mucho mas. En Ohio, donde viven y trabajan decenas de miles de trabajadores del automóvil, el gobierno estima que el uno por ciento del estado ya está infectado, o más de 110,000 personas.

Un brote de esta magnitud amenaza con abrumar a los sistemas de salud y provocará muertes en masa. Según el New York Times, el modelo interno del gobierno federal estima que hasta 1.7 millones de estadounidenses podrían morir, casi tres veces el número de muertos por la gripe española de 1918, la peor epidemia en la historia de Estados Unidos.

La epidemia puede ser controlada, pero solo tomando medidas drásticas. China solo pudo reducir la cantidad de casos nuevos cerrando lugares de trabajo en todo el país. La industria automotriz china, centrada en Wuhan, la fuente del brote, estuvo inactiva durante semanas.

Pero en América del Norte, no se están tomando medidas serias para combatir la epidemia porque la preocupación central del gobierno y la clase dominante ha sido proteger las ganancias corporativas. La perspectiva de la América corporativa se resumió en una declaración del ejecutivo de comunicaciones de Ford, Mark Truby, quien dijo a la prensa: “Obviamente, debemos mantener nuestras fábricas en movimiento. Ese es el objetivo".

La respuesta del UAW a la pandemia ha sido mentir a los trabajadores sobre la escala real de la crisis y mantenerlos en el trabajo. Ayer, el presidente del UAW, Rory Gamble, emitió un comunicado diciendo que el UAW protegería a sus burócratas al restringir sus viajes. Lástima: ¡una suspensión temporal de las cenas de filetes en Palm Springs pagó con las cuotas de los trabajadores! En cuanto a la salud de los trabajadores, Gamble escribió que el sindicato "mantendrá nuestra economía fluyendo" al obligar a los trabajadores a trabajar incluso cuando sus vidas estén en riesgo. El UAW simplemente les recordó a los trabajadores que "se laven las manos".

Lo mismo es cierto para los sindicatos en todos los países. Unifor, el sindicato de automóviles canadiense, respondió a una huelga ayer en la planta de ensamblaje Windsor de Fiat Chrysler ordenando a los trabajadores que regresen al trabajo. Los trabajadores mexicanos de GM en Silao tampoco han recibido información del sindicato CTM.

Pero no se trata solo de compañías automotrices. Condiciones similares prevalecen en todo el país e internacionalmente. No se toman consideraciones ni se toman medidas serias para proteger la salud de los trabajadores de distribución, trabajadores de servicios, trabajadores de fabricación y otras secciones de la clase trabajadora.

Los trabajadores deben organizarse independientemente para protegerse. Esto debe hacerse mediante la formación de comités de base para cerrar la producción. Los trabajadores deben mantener debates y reuniones en línea para elegir un liderazgo de base y presentar y acordar un programa de acción común. Deben coordinar sus actividades con trabajadores de otras plantas, trabajadores de otras industrias y trabajadores de todo el mundo; el coronavirus, después de todo, no respeta las fronteras nacionales ni las diferencias de secciones.

El Partido Socialista por la Igualdad propone que dichos comités adopten las siguientes demandas:

La pandemia de coronavirus ha expuesto gráficamente las divisiones de clase en el corazón de la sociedad estadounidense. Plantea directamente la pregunta: ¿quién dirige la sociedad? Al poner en peligro imprudentemente la vida de millones de personas, la clase capitalista y los dos partidos de las grandes empresas han perdido su derecho a gobernar.

Para evitar el estallido de tales catástrofes en el futuro, el sistema capitalista, un sistema económico basado en la desigualdad y la explotación, debe terminar. Su reemplazo es el socialismo, el funcionamiento de la sociedad directamente por la clase trabajadora en el interés de las necesidades humanas.

Trabajadores que estén de acuerdo con la necesidad de formar comités de base: contacten a sus compañeros de trabajo y organice discusiones para abordar la situación inmediatamente antes de que la crisis de salud se salga fuera de control.

(Publicado originalmente en inglés el 14 de marzo de 2020)